Es­plen­dor mo­der­nis­ta

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - FERROL - JO­SÉ PI­CA­DO

Las Cien­cias So­cia­les nos en­se­ñan que una épo­ca de­ter­mi­na­da so­lo pue­de en­ten­der­se des­de una pers­pec­ti­va mul­ti­dis­ci­pli­nar. Na­da se ex­pli­ca en fun­ción de una úni­ca cau­sa por muy im­por­tan­te que pa­rez­ca. Los aná­li­sis eco­nó­mi­cos, an­tro­po­ló­gi­cos, fi­lo­só­fi­cos, so­cio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos, en­tre otros, apor­tan su vi­sión par­cial a los his­to­ria­do­res, en­car­ga­dos de re­don­dear la des­crip­ción com­ple­ta de nues­tro pa­sa­do. To­me­mos, co­mo ejem­plo, el pri­mer ter­cio del si­glo XX en nues­tra ciu­dad de­par­ta­men­tal. Fe­rrol, co­mo to­do el Es­ta­do, se es­for­za­ba por sa­cu­dir­se el pe­si­mis­mo de­ci­mo­nó­ni­co de­ri­va­do de la pér­di­da de los te­rri­to­rios de ul­tra­mar. Mu­chas fa­mi­lias re­tor­na­ban de Cu­ba, al­gu­nas con áni­mo de em­pren­der ne­go­cios e in­ver­tir los aho­rros acau­da­la­dos. Los as­ti­lle­ros y ar­se­na­les es­ta­ban lle­nos de tra­ba­ja­do­res, ma­ri­nos y bar­cos, con­se­cuen­cia del Plan Fe­rrán­diz. Se ha­bía crea­do la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Cons­truc­ción Na­val, lla­ma­da co­lo­quial­men­te La Cons­truc­to­ra, en­car­ga­da de do­tar a la Ar­ma­da de nue­vos aco­ra­za­dos, des­truc­to­res y ca­ño­ne­ros. En el ac­cio­na­ria­do de La Cons­truc­to­ra in­ter­ve­nían el marqués de Co­mi­llas y el con­de de Zu­bi­ría, pe­ro ma­yo­ri­ta­ria­men­te era ca­pi­tal in­glés a tra­vés de las em­pre­sas John Brown & Com­pany y Vic­kers-Arms­trong. Es­te he­cho in­flu­yó de­ci­si­va­men­te en la lle­ga­da a la ciu­dad de mu­chos téc­ni­cos, maes­tros y ope­ra­rios in­gle­ses con sus fa­mi­lias. Se crea­ron el Sa­lón New England y la Es­cue­la In­gle­sa, se po­ten­cia­ron el fút­bol y los scouts, y se adop­ta­ron cos­tum­bres y usos so­cia­les que fue­ron re­co­gi­dos, más tar­de, en el len­gua­je. Fe­rrol ya con­ta­ba con un mag­ní­fi­co Ate­neo, so­cie­da­des fi­lar­mó­ni­cas y mu­si­ca­les, tea­tros y ca­fés. Era, ade­más, una ciu­dad vol­ca­da con la edu­ca­ción, con múl­ti­ples aca­de­mias y la Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios, la pri­me­ra cons­ti­tui­da en Ga­li­cia. En ella, en­tre otros ar­tis­tas, cur­só es­tu­dios un mu­cha­cho lla­ma­do Ro­dol­fo Ucha Pi­ñei­ro en el año 1895-96, ob­te­nien­do gran apro­ve­cha­mien­to es­pe­cial­men­te en el di­bu­jo: li­neal, de adorno, to­po­grá­fi­co, de fi­gu­ras, de pai­sa­je, co­pia­do del ye­so, co­lo­ri­do y pin­tu­ra de­co­ra­ti­va. Unos años des­pués Ro­dol­fo Ucha se fue a es­tu­diar Ar­qui­tec­tu­ra a Ma­drid, de don­de re­gre­só pa­ra con­cur­sar a la pla­za de ar­qui­tec­to mu­ni­ci­pal, en 1909. La ciu­dad vi­vía una épo­ca de cre­ci­mien­to. El op­ti­mis­mo y la bue­na si­tua­ción de la Ma­ri­na y la Cons­truc­to­ra Na­val pro­pi­cia­ron la im­plan­ta­ción de nue­vos co­mer­cios, ho­te­les y ca­fés. El es­ce­na­rio era el ade­cua­do pa­ra que la des­ca­ra­da co­rrien­te Mo­der­nis­ta (Art Nou­veau), de mo­da en to­da Eu­ro­pa, se di­bu­ja­se con los lá­pi­ces de Ro­dol­fo Ucha. El ge­nial ar­qui­tec­to pu­do desa­rro­llar su crea­ti­vi­dad y la ciu­dad se em­be­lle­ció gra­cias a sus fa­cha­das trans­gre­so­ras, atre­vi­das, mo­der­nas. Fue su be­lle épo­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.