Los ta­xis­tas de Pon­te­deu­me re­sis­ten

Lle­ga­ron a ser 22, hoy que­dan 16 y al mu­ni­ci­pio, por po­bla­ción, le co­rres­pon­de­rían tan so­lo ocho li­cen­cias. La de­man­da ha caí­do, pe­ro aguantan con la clien­te­la lo­cal

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - COMARCAS - A. F. C.

Jo­sé Ra­món Barbeito, de los más ve­te­ra­nos de la pa­ra­da de ta­xis de Pon­te­deu­me, evo­ca los bue­nos tiem­pos de los as­ti­lle­ros: «Ha­bía mu­chos ex­tran­je­ros, es­co­ce­ses, in­gle­ses, ame­ri­ca­nos... Mu­chos vi­vían de al­qui­ler en Pon­te­deu­me mien­tras du­ra­ba la cons­truc­ción del bar­co y tra­ba­já­ba­mos mu­chí­si­mo, no te­nían pro­ble­mas de di­ne­ro y lo gas­ta­ban, ve­nían con apun­tes de res­tau­ran­tes de la zo­na, los bue­nos, los ca­ros, pa­ra que los lle­vá­ra­mos». Es­te fe­rro­lano de 49 años (28 de ta­xis­ta) re­cuer­da la épo­ca del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio: «Mu­chos lo ha­cían en la Ma­ri­na y los vier­nes, los sá­ba­dos y los do­min­gos ve­nían de fies­ta, y en­tre las ocho y las nue­ve de la tar­de y la ho­ra to­pe que te­nían pa­ra vol­ver a entrar en el cuar­tel era un ir y ve­nir cons­tan­te, por­que en­ton­ces Pon­te­deu­me te­nía mu­cho au­ge».

La cri­sis del na­val y la des­apa­ri­ción de la mi­li han per­ju­di­ca­do a los ta­xis­tas eu­me­ses. Lle­ga­ron a ser 22, hoy que­dan 16 y al mu­ni­ci­pio, con po­co más de ocho mil ha­bi­tan­tes, le co­rres­pon­de­rían tan so­lo ocho li­cen­cias (la Lei de Trans­por­te Pú­bli­co de Per­soas en Vehícu­los de Tu­ris­mo de Ga­li­cia es­ti­pu­la una au­to­ri­za­ción por ca­da 1.100 ve­ci­nos en con­ce- llos de me­nos de 20.000 em­pa­dro­na­dos). Car­los Sán­chez, eu­més de 41 años, lle­va ca­si me­dia vi­da al vo­lan­te. «Los sá­ba­dos, el tra­ba­jo ha cam­bia­do un 80 %; an­tes, des­de las diez y me­dia o las on­ce de la no­che no pa­ra­bas has­ta las sie­te de la ma­ña­na, ha­bía mo­vi­mien­to con­ti­nuo, aho­ra son muy flo­jos. Ve­nía gen­te de to­da la co­mar­ca, Pon­te­deu­me es­ta­ba de mo­da», re­la­ta. La des­apa­ri­ción de la dis­co­te­ca Co­li­seo in­flu­yó, pe­ro la ac­ti­vi­dad del sá­ba­do tam­bién ha caí­do du­ran­te el día. «An­tes del cie­rre del mer­ca­do, la ma­ña­na era bue­na, eso nos ha per­ju­di­ca­do, igual que el ba­jón del fei­rón». Aho­ra les que­da el ve­rano —«es la tem­po­ra­da de más gen­te y más ser­vi­cios»— y el día a día, con las ca­rre­ras a los hos­pi­ta­les (Fe­rrol) y, en me­nor me­di­da, a los ae­ro­puer­tos de A Co­ru­ña o San­tia­go. Y los via­jes con los clien­tes ha­bi­tua­les des­de las al­deas, Ca­ba­nas y zo­nas pró­xi­mas.

«Aquí fun­cio­na el bo­ca a bo­ca»

«En la pa­ra­da ape­nas es­toy, aquí fun­cio­na el bo­ca a bo­ca, un clien­te te re­co­mien­da a otro», in­di­ca Ra­món. «Ca­da uno se bus­ca la vi­da», abun­da Car­los. Re­co­no­cen que Pon­te­deu­me es una pla­za tran­qui­la y, a di­fe­ren­cia de las ciu­da­des, no su­fren la com­pe­ten­cia de los VTC (Vehícu­los de Tu­ris­mo con Con­duc­tor). «Aquí los hu­bo to­da la vi­da, co­ches de al­qui­ler guar­da­dos en ga­ra­jes», apun­ta Ra­món. Can­sa­do del ofi­cio, va­ti­ci­na «que Uber o Ca­bify o lo que sea, tam­bién lle­ga­rán aquí»; y po­ne de­be­res al co­lec­ti­vo en Pon­te­deu­me: «El sec­tor es­tá an­ti­cua­do, hay tec­no­lo­gías nue­vas que la gen­te de­man­da, to­do el mun­do tie­ne te­lé­fono mó­vil y quie­ren lla­mar al ta­xi y pa­gar­lo a tra­vés de una apli­ca­ción».

ESTEVO BA­RROS

Un ta­xis­ta en la pa­ra­da, ayer, en­tre ca­rre­ra y ca­rre­ra ha­cia el monte de Brea­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.