El ciu­da­dano por la Cons­ti­tu­ción

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - OPINIÓN - DE GUARISNAIS JO­SÉ PI­CA­DO

La Au­dien­cia de A Coruña emi­tió sen­ten­cia de muer­te con­tra los Aman­tes de la Cons­ti­tu­ción. Fue el 8 de ju­lio de 1815, a re­sul­tas de una de­nun­cia pre­sen­ta­da por Fray Ni­co­lás de Cas­tro an­te el In­qui­si­dor Ge­ne­ral con­tra to­da la co­lec­ción del pe­rió­di­co ti­tu­la­do El Ciu­da­dano por la Cons­ti­tu­ción, pu­bli­ca­do en La Coruña des­de sep­tiem­bre de 1812 has­ta ma­yo de 1814, «con el ma­yor es­cán­da­lo de to­do el Reino de Galicia y de las pro­vin­cias a don­de lle­ga­ban es­tos par­tos del in­fierno». El pe­rió­di­co ha­bía si­do crea­do por los li­be­ra­les y li­bre­pen­sa­do­res de la aso­cia­ción Aman­tes de la Cons­ti­tu­ción, con la fi­na­li­dad de de­fen­der y po­ner en prác­ti­ca los va­lo­res de la Pe­pa, la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da por las Cor­tes de Cá­diz de 1812. Per­mí­tan­me re­cor­dar­les el ex­tra­or­di­na­rio pa­pel que el fe­rro­lano Jo­sé Alon­so Ló­pez ju­gó tan­to en la re­dac­ción del tex­to co­mo en las po­nen­cias y de­li­be­ra­cio­nes de otros mu­chos asun­tos; igual­men­te par­ti­ci­pó en las ter­tu­lias li­be­ra­les co­ru­ñe­sas del Ca­fé de la Es­pe­ran­za, lu­gar en el que se es­ta­ble­ció la aso­cia­ción y se asen­tó la se­de del pe­rió­di­co. El au­to con­de­na­to­rio di­ce, en­tre otras mu­chas co­sas: «Por lo que re­sul­ta de es­ta cau­sa se con­de­na a D. Mar­ce­lino Ca­le­ro y a D. Jo­sé Con­nock, ca­pi­tán de fra­ga­ta de la Real Ar­ma­da, co­mo ca­be­zas prin­ci­pa­les del Club del Ca­fé de la Es­pe­ran­za y pro­mo­to­res del plan re­vo­lu­cio­na­rio ba­jo pre­tex­to de be­ne­fi­cen­cia, a la pe­na or­di­na­ria de la hor­ca y la con­fis­ca­ción de sus bie­nes… Y en las mis­mas pe­nas y con igual ca­li­dad que a los an­te­rio­res se con­de­na al pres­bí­te­ro D. Ma­nuel Pardo de An­dra­de, di­rec­tor del pe­rió­di­co, por lo que con­tra él re­sul­ta de es­tos au­tos…» Con­ti­núa con múl­ti­ples pe­nas de pre­si­dio, des­tie­rros y mul­tas a to­dos los de­fen­so­res del tex­to cons­ti­tu­cio­nal, en mu­chos ca­sos con la con­si­de­ra­ción de «ho­rri­bles de­mó­cra­tas y re­vo­lu­cio­na­rios». Así co­men­zó nues­tra his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal. La pri­me­ra Cons­ti­tu­ción, la Pe­pa de 1812 fue de­ro­ga­da en 1814 por el in­fa­me Fer­nan­do VII. Le si­guie­ron una car­ta mag­na con­ser­va­do­ra en 1837, la de Isabel II en 1845, la Glo­rio­sa de 1869, de nue­vo otro tex­to con­ser­va­dor en 1876 y la de la II Re­pú­bli­ca en 1931. Un de­rro­te­ro cons­ti­tu­cio­nal na­da bri­llan­te —si ana­li­za­mos sus fru­tos— crea­do en­tre los si­glos XIX y XX en me­dio de gue­rras, al­za­mien­tos, dic­ta­du­ras, dos re­pú­bli­cas y una bue­na co­lec­ción de mo­nar­cas con los que se pue­de apren­der más de con­duc­tas psi­co­pa­to­ló­gi­cas que de des­tre­za po­lí­ti­ca. Lle­ga­mos a la Cons­ti­tu­ción de 1978 fru­to del diá­lo­go, la ra­zón y el an­he­lo por de­jar atrás la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. Es­pa­ña pa­só del blan­co y ne­gro al co­lor, del ais­la­cio­nis­mo a ser una de las 20 de­mo­cra­cias ple­nas del mun­do, del te­rror a la li­ber­tad. Y lo hi­zo en bue­na ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.