Siem­pre hay fu­tu­ro

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - OPINIÓN - JO­SÉ AN­TO­NIO PONTE FAR

Ca­da edad tie­ne su afán y su in­te­rés pa­ra el ser hu­mano. A la pu­jan­za con que se vi­ve la ju­ven­tud, si­gue la tem­plan­za y la se­re­ni­dad con que se pue­de dis­fru­tar la ma­du­rez. En es­tos tiem­pos, en que ju­ven­tud y ma­du­rez se alar­gan mu­chos más años en sus ci­clos res­pec­ti­vos, ca­si no que­da es­pa­cio ni tiem­po pa­ra la ve­jez. Ade­más, ya los clá­si­cos afir­ma­ban que la ju­ven­tud de las per­so­nas no se de­be me­dir por los años que tie­ne, sino por la cu­rio­si­dad que de­mues­tran. Di­cho de otra ma­ne­ra: se pue­de ser vie­jo men­tal­men­te a los vein­te años y jo­ven a los ochen­ta, de­pen­de de la ac­ti­tud con que se es­té en la vi­da, del in­te­rés que se ten­ga por apren­der al­go nue­vo, de es­tar abier­tos a lo que no co­no­ce­mos, de des­cu­brir afi­cio­nes y cul­ti­var­las con in­te­rés. Yo tu­ve la cer­te­za de que mi abue­lo ha­bía en­tra­do en la ve­jez cuan­do en ca­sa com­pra­ron un te­le­vi­sor y él no se atre­vía ni a en­cen­der­lo ni a apa­gar­lo, por mie­do a no saber ha­cer­lo y es­tro­pear el apa­ra­to, con lo ca­ros que eran... Y mu­chos años más tar­de tu­ve tam­bién el con­ven­ci­mien­to de que mi ma­dre se ha­bía he­cho ma­yor cuan­do se ne­gó a me­ter en ca­sa un horno mi­cro­on­das por mie­do a no en­ten­der­lo. Ya no qui­so saber na­da del in­ven­to. Pe­ro en es­tos úl­ti­mos vein­te o trein­ta años se han abier­to, afor­tu­na­da­men­te, mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra que la gen­te ma­yor si­ga es­tan­do al día, es­pe­cial­men­te en el te­rreno de la cul­tu­ra, del saber, de la tec­no­lo­gía…, y ca­da vez hay más hom­bres y mu­je­res ju­bi­la­dos dis­pues­tos a apro­ve­char esas op­cio­nes pa­ra man­te­ner­se a gus­to con ellos mis­mos y en sin­to­nía con los de­más.

Por eso, siem­pre sen­tí des­de siem­pre una gran es­ti­ma por esas per­so­nas ma­yo­res que van su­man­do años, pe­ro no pierden el in­te­rés por apren­der, ni la cu­rio­si­dad por lo nue­vo, ni las an­sias de saber, lo que, en de­fi­ni­ti­va, no es otra co­sa que te­ner ga­nas de vi­vir. Aún re­cuer­do un ar­tícu­lo del lon­ge­vo y gran es­cri­tor Fran­cis­co Aya­la que­ján­do­se, con 92 años, de que el nue­vo mo­de­lo de or­de­na­dor que se ha­bía com­pra­do le es­ta­ba oca­sio­nan­do al­gu­nos que­bra­de­ros de ca­be­za, co­mo per­der­le un tra­ba­jo que le ha­bía lle­va­do días re­dac­tar. Él ve­nía de usar uno de aque­llos Ams­trad pa­leo­lí­ti­cos, y el nue­vo PC le re­sul­ta­ba de­ma­sia­do com­pli­ca­do. No sé có­mo aca­bó esa re­la­ción, pe­ro apos­ta­ría a que, en los diez lar­gos años que aún vi­vió Aya­la des­de la com­pra de ese nue­vo or­de­na­dor, el es­cri­tor aca­bó do­mi­nan­do la má­qui­na. La te­na­ci­dad ju­ve­nil de una per­so­na ma­yor aca­ba siem­pre im­po­nién­do­se. Tam­bién mi ad­mi­ra­do Jor­ge Luis Bor­ges es­ta­ba em­pe­zan­do a es­tu­diar ára­be y japonés cuan­do le lle­gó la muer­te, a los 86 años… Y en uno de los úl­ti­mos di­bu­jos de Go­ya, se ve un vie­jo en­cor­va­do y apo­ya­do en un bas­tón, de pe­lo y bar­ba blan­cos, con es­ta le­yen­da: «To­da­vía apren­do». Es un au­to­rre­tra­to del pin­tor sor­do y ya muy en­fer­mo, y el tex­to, una de­cla­ra­ción del es­pí­ri­tu in­do­ma­ble del ar­tis­ta que aún tie­ne co­sas que apren­der en su ofi­cio… Por suer­te, hoy en día los ju­bi­la­dos tie­nen mu­chas más ex­pec­ta­ti­vas que la de se­guir a dia­rio las obras en cons­truc­ción que hay en su pue­blo. Pa­ra apro­ve­char el tiem­po li­bre, hay Aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les, pe­ñas ex­cur­sio­nis­tas, la Uni­ver­si­dad sé­nior, bi­blio­te­cas, clu­bes de lec­tu­ra, tra­ba­jos ma­nua­les, en­tre­te­ni­mien­tos en la huer­ta, etc. que sir­ven pa­ra que se sien­tan vi­vos y úti­les, al mis­mo tiem­po que cul­ti­van sus afi­cio­nes o au­men­tan co­no­ci­mien­tos so­bre te­mas di­ver­sos. La me­jor fór­mu­la pa­ra se­guir sien­do jo­ven…, de es­pí­ri­tu y de ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.