«Hay me­no­res víctimas de vio­len­cia de gé­ne­ro, ni­ños con in­fan­cias ro­tas»

En el cen­tro cons­tan cin­co ór­de­nes de pro­tec­ción a mu­je­res en Or­ti­guei­ra, tres en Ca­ri­ño, una en Cer­di­do y en Ce­dei­ra

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - COMARCAS - ANA F. CU­BA

Ha­ce unos días se ce­le­bró la reu­nión anual del equi­po que for­ma el Pro­to­co­lo Mu­ni­ci­pal de Coor­di­na­ción In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal con­tra a Vio­len­cia de Xé­ne­ro del Con­ce­llo de Or­ti­guei­ra. Es­ta vez, jun­to al al­cal­de, la jue­za y los re­pre­sen­tan­tes del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Ferrol pa­ra es­te par­ti­do ju­di­cial, el cen­tro de salud, Ser­vi­zos So­ciais, la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Lo­cal, se sen­tó la nue­va res­pon­sa­ble de la uni­dad con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro de la Sub­de­le­ga­ción del Gobierno. Y las im­pul­so­ras de es­ta ini­cia­ti­va, en mar­cha des­de 2012, Ana Do­pi­co, ase­so­ra ju­rí­di­ca y di­rec­to­ra del Cen­tro de In­for­ma­ción á Mu­ller (CIM), y Ro­cío Blan­co, psi­có­lo­ga de es­te ser­vi­cio.

«Es una he­rra­mien­ta im­por­tan­te por­que nos per­mi­te una aten­ción más efi­caz de las víctimas», des­ta­ca Blan­co so­bre el pro­to­co­lo. «Fa­ci­li­ta la coor­di­na­ción directa en­tre los dis­tin­tos pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de abor­dar un ca­so y ha­cer su se­gui­mien­to», abun­da Do­pi­co. En es­te en­cuen­tro anual y en las reunio­nes tri­mes­tra­les del CIM con Po­li­cía Lo­cal, Guar­dia Ci­vil y Ser­vi­zos So­ciais se plan­tean las ne­ce­si­da­des, co­mo la au­sen­cia de juz­ga­do de guar­dia en Or­ti­guei­ra los fi­nes de se­ma­na y los fes­ti­vos, lo que im­pi­de re­mi­tir de in­me­dia­to el par­te mé­di­co an­te la sos­pe­cha de un po­si­ble ca­so de mal­tra­to.

En es­tos años se han lo­gra­do avan­ces. Las res­pon­sa­bles del cen­tro cuen­tan que an­tes, cuan­do una pa­cien­te con sín­to­mas de ha­ber su­fri­do ma­los tra­tos era de­ri­va­da del cen­tro de salud a Ferrol, el hos­pi­tal re­mi­tía el par­te mé­di­co al juz­ga­do de guar­dia de la ciu­dad y tar­da­ba días en en­viar­lo al de Or­ti­guei­ra. Aho­ra, del cen­tro de salud se man­da di­rec­ta­men­te al tri­bu­nal or­te­gano.

El ám­bi­to edu­ca­ti­vo

An­te la exis­ten­cia de «bas­tan­tes ca­sos» de me­no­res víctimas de vio­len­cia de gé­ne­ro —la Ley de la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia, en vi­gor des­de 2015, re­co­no­ce co­mo víctimas a los me­no­res ex­pues­tos a vio­len­cia de gé­ne­ro—, se ba­ra­ja la in­cor­po­ra­ción de los cen­tros edu­ca­ti­vos en el pro­to­co­lo. Do­pi­co con­fir­ma que tan­to la Fis­ca­lía de Me­no­res co­mo la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca han so­li­ci­ta­do in­for­mes so­bre va­rios ni­ños «que su­fren las con­se­cuen­cias» de la vio­len­cia ma­chis­ta. «Real­men­te, es­ta­mos vien­do ni­ños con in­fan­cias ro­tas», sen­ten­cia.

En cuan­to a las ór­de­nes de pro­tec­ción a mu­je­res mal­tra­ta­das, en el CIM —que cuen­ta con un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con los con­ce­llos de Ca­ri­ño, Cer­di­do, Mañón y Ce­dei­ra— cons­ta la exis­ten­cia de cin­co en Or­ti­guei­ra, tres en Ca­ri­ño, una en Cer­di­do y una en Ce­dei­ra. Es­to no sig­ni­fi­ca que no se ha­yan dic­ta­do más. En cual­quier ca­so, «es­to es so­lo la pun­ta del ice­berg», apun­tan las en­car­ga­das del cen­tro.

Cons­ta­tan la exis­ten­cia de «ca­sos igual de com­pli­ca­dos, que ne­ce­si­tan or­den de pro­tec­ción, pe­ro no la tie­nen; mu­je­res que de­ci­den se­pa­rar­se de mu­tuo acuer­do, co­mo si se lle­va­ran bien con su pa­re­ja, pa­ra aca­bar con la si­tua­ción y por­que no quie­ren que le pa­se na­da, no quie­ren que va­ya a la cár­cel, por­que es el pa­dre de sus hi­jos». Pe­ro, en mu­chos ca­sos, los epi­so­dios de vio­len­cia con­ti­núan, «y des­pués de­nun­cian, pe­ro a ve­ces no re­sul­ta creí­ble por­que pa­re­ce que es pa­ra sa­car par­ti­do le­gal de la si­tua- ción, por­que an­tes no ha­bían ha­bla­do de ma­los tra­tos y la se­pa­ra­ción fue de mu­tuo acuer­do».

«Te­ne­mos gen­te que de­nun­ció y pa­ra la que no se de­cre­tó or­den de pro­tec­ción, pe­ro tie­ne te­le­asis­ten­cia de pro­tec­ción [un ser­vi­cio te­le­fó­ni­co que pres­ta Cruz Ro­ja, a tra­vés de un con­ve­nio en­tre el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP)]», abun­dan. «Fun­cio­na muy bien, rea­li­zan un se­gui­mien­to con­ti­nuo de las víctimas; es muy im­por­tan­te, so­bre to­do en un ám­bi­to ru­ral co­mo en el que nos mo­ve­mos no­so­tros, por la es­ca­sez de me­dios [fal­ta de efec­ti­vos de Po­li­cía Lo­cal y Guar­dia Ci­vil] y la gran ex­ten­sión, lo que di­fi­cul­ta el ac­ce­so a los re­cur­sos», sub­ra­yan.

Te­mor a que no te crean

Es­tas cir­cuns­tan­cias se su­man al ais­la­mien­to y los con­di­cio­nan­tes so­cia­les, que man­tie­nen a las víctimas en si­len­cio. «Un fac­tor im­por­tan­te —in­di­can— es la acep- Pa­ra Do­pi­co y Blan­co no siem­pre re­sul­ta fá­cil co­rro­bo­rar un ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro: «A ve­ces ne­ce­si­tas va­rias en­tre­vis­tas, no lo quie­ren con­tar, so­bre to­do si afec­ta al en­torno, a los hi­jos, a los pa­dres; y cuan­do em­pie­zan a re­co­no­cer­lo, no es por lo que es­tén pa­de­cien­do ellas, sino por sus hi­jos. Hay ni­ños que han di­cho ‘ma­má, es­tás pa­de­cien­do ma­los tra­tos’». Bue­na par­te de su la­bor va di­ri­gi­da a «sen­si­bi­li­zar y con­cien­ciar», pa­ra pre­ve­nir, con ta­lle­res (co­mo los del pro­yec­to In­di­ra, de em­po­de­ra­mien­to, au­to­es­ti­ma y re­com­po­si­ción), for­ma­ción o pro­gra­mas que dan voz a la mu­jer.

En 2015, el CIM re­ci­bió un im­por­tan­te galardón, otor­ga­do por la FEMP, por el tra­ba­jo de coor­di­na­ción con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro a tra­vés del pro­to­co­lo que re­dac­ta­ron Do­pi­co y Blan­co. Pe­se a to­do, con­clu­yen, hay es­pe­ran­za. «El tiem­po ayu­da [a la víc­ti­ma] a re­co­lo­car su vi­da y la de sus hi­jos, en un es­ce­na­rio nue­vo, re­cu­pe­rar su es­pa­cio y la tran­qui­li­dad [...], aun­que sue­len ser re­cu­rren­tes en la aten­ción psi­co­ló­gi­ca».

I. F.

Ana Do­pi­co (iz­quier­da), ase­so­ra ju­rí­di­ca y di­rec­to­ra del CIM de Or­ti­guei­ra, y Ro­cío Blan­co, psi­có­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.