¿So­mos no­vios... o so­mos pa­na?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . LA LENGUA DEL REGUETÓN - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Hay dos pa­la­bras pa­ra ha­blar de se­xo: co­ger y re­gre­sar

Pe­rrear, chi­char, gua­yar... La mú­si­ca la­ti­na ha si­do un vehícu­lo tre­men­do pa­ra la trans­mi­sión de sus ex­pre­sio­nes has­ta nues­tro país. Al­gu­nas han pa­sa­do a usar­se en con­ver­sa­cio­nes del día a día mien­tras que otras pue­blan las re­des so­cia­les. ¿Cuán­to in­flu­ye el re­gue­tón en la len­gua?

El len­gua­je, tan pro­pio del ser hu­mano co­mo la mú­si­ca, es un vehícu­lo in­creí­ble­men­te efi­caz pa­ra con­tras­tar la ac­tua­li­dad del día a día. En un mun­do en cons­tan­te cam­bio, es nor­mal que las len­guas mu­ten en ca­da con­ver­sa­ción. La glo­ba­li­za­ción es lo que tie­ne. Se mez­clan idio­mas, se to­man ex­pre­sio­nes y se en­ri­que­cen las pa­la­bras. La mú­si­ca es una ex­ce­len­te con­tri­bui­do­ra pa­ra ge­ne­rar nuevos diá­lo­gos que, en mu­chas oca­sio­nes, las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes to­man co­mo pro­pios. La­ti­noa­mé­ri­ca que­da a mi­les de ki­ló­me­tros pe­ro sus can­cio­nes a un so­lo click de distancia, por lo que el acer­ca­mien­to en­tre las ex­pre­sio­nes del con­ti­nen­te ame­ri­cano y nues­tra pe­nín­su­la nun­ca ha­bía si­do tan evi­den­te. En­ton­ces, ¿so­mos no­vios o so­mos pa­na?

Se­gu­ra­men­te les sue­ne esa pa­la­bra, y so­bra de­cir que no ha­bla­mos de la te­la grue­sa de al­go­dón. En va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo Hon­du­ras, Pa­na­má, Puer­to Ri­co o Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sig­ni­fi­ca ‘ami­go’ o ‘com­pa­ñe­ro’. En­ri­que Iglesias la ha traí­do a España en la le­tra de su úl­ti­mo éxi­to jun­to a Bad Bunny, El Ba­ño. Ca­si dos­cien­tas mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes des­pués, la ex­pre­sión se cue­la en los hash­tags y las fo­tos que pu­lu­lan por Ins­ta­gram y otras re­des. Ya for­ma par­te de ese nue­vo vo­ca­bu­la­rio que la mú­si­ca ha ido tra­yen­do des­de el otro la­do del char­co. Cuan­do uno oye la pa­la­bra ce­lu­lar es pro­ba­ble que pien­se pri­me­ro en la bio­lo­gía, pe­ro to­dos los ar­tis­tas la­ti­nos ha­cen re­fe­ren­cia a sus te­lé­fo­nos mó­vi­les. Un uten­si­lio bá­si­co en nues­tro tiem­po y cu­yo vo­ca­blo aquí no aca­ba de cua­jar. Sí lo hi­zo en su día carro, que se ha que­da­do co­mo un si­nó­ni­mo de co­che por to­dos co­no­ci­do. Y no di­ga­mos en las can­cio­nes de aho­ra.

Los jue­gos de sig­ni­fi­ca­dos y los cam­bios se­gún el te­rri­to­rio dan mu­cho de sí en las com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les. Hay dos ejem­plos tí­pi­cos a la ho­ra de ha­blar de ello: co­ger y re­gre­sar. La pri­me­ra, en bue­na par­te de Amé­ri­ca, no se re­la­cio­na ex­clu­si­va­men­te con el he­cho de to­mar un ob­je­to con la mano, sino que tie­ne una con­no­ta­ción se­xual ex­plí­ci­ta. De igual ma­ne­ra, re­gre­sar no es ‘vol­ver a un lu­gar o un em­pla­za­mien­to’, sue­le es­tar más re­la­cio­na­do con ‘de­vol­ver una po­se­sión a su due­ño’. Vol­vien­do al te­ma del se­xo, chi­char es una pa­la­bra muy usa­da en Puer­to Ri­co co­mo sus­ti­tu­to de ‘ha­cer el amor’, tal co­mo de­ja cons­tan­cia el can­tan­te de re­gue­tón J Alvarez en tu can­ción Tú Re­gre­sas.

El gé­ne­ro dis­co­te­que­ro por ex­ce­len­cia po­see un dic­cio­na­rio pro­pio enor­mí­si­mo, que sus in­tér­pre­tes han ido am­plian­do con los años y ex­ten­dién­do­lo por el mun­do. Gua­yan­do, por ejem­plo. Esa pa­la­bra que de­fi­ne ‘el ac­to de bai­lar pe­ga­dos, ro­zan­do los cuer­pos’. Daddy Yan­kie y Nicky Jam lo de­ja­ron bien cla­ro en la can­ción a la que el pro­pio tér­mino da tí­tu­lo. ¿Más? Pe­rrear, tam­bién co­mo si­nó­ni­mo de ‘bai­lar’; ti­rar­se, que ven­dría a ser ‘lan­zar­se a por al­guien’, aun­que si es en­tre hom­bre y hom­bre se­ría dis­cu­tir; fe­ca, que sig­ni­fi­ca po­pu­lar­men­te ‘men­ti­ra’ en Pa­na­má y Puer­to Ri­co.

Tam­bién el trap es­tá pe­gan­do du­ro a la ho­ra de abor­dar el cas­te­llano. Su ca­so es par­ti­cu­lar, pues be­be más del ar­got ur­bano y no tan­to de la am­bi­güe­dad del dic­cio­na­rio. Abu­sa de cier­tos an­gli­cis­mos, y España no ha te­ni­do que mi­rar al otro la­do del char­co a la ho­ra de bus­car vo­ca­blos. Los lo­ca­les van so­bra­dos: fe­ka, ‘ton­to’; jo­sar, ‘bus­car­se la vi­da; co­co, ‘co­caí­na’...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.