Pon­te­ve­dra es pa­ra co­mer­la ca­lle a ca­lle

La ca­pi­tal de la Rías Baixas pro­yec­ta un mo­de­lo de ciu­dad que le per­mi­te dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía en sus in­fi­ni­tas te­rra­zas de la zo­na vie­ja y aco­ge­rá en­tre el 10 y 12 de no­viem­bre la fe­ria gour­met Eti­que­ta Ne­gra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - De Ruta - TEX­TO NIE­VES D. AMIL IMA­GEN RA­MÓN LEIRO

Pon­te­ve­draes un des­tino pa­ra co­mer­lo po­co a po­co, rin­cón a rin­cón. Un pa­seo por la ciu­dad es un gus­to pa­ra el pea­tón, pe­ro tam­bién lo es pa­ra el aman­te de la bue­na me­sa por­que en es­ta pe­que­ña ur­be de las Rías Baixas el pla­cer ema­na de sus pie­dras y de sus fo­go­nes. Di­cen que la Boa Vi­la da de be­ber a quen pa­sa, pe­ro tam­bién da de co­mer. En quin­ce días arran­ca la ter­ce­ra edi­ción de la fe­ria Eti­que­ta Ne­gra, un es­ca­pa­ra­te pa­ra los sa­bo­res ga­lle­gos, don­de se po­ne en va­lor la tradición de nues­tros pro­duc­tos des­de un pun­to de vis­ta gour­met. No ha­brá sa­bor gallego que no es­té en es­te sa­lón pro­mo­vi­da por el Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra. Y es que la ciu­dad se abre a sus gen­tes a tra­vés de la gas­tro­no­mía y de las in­fi­ni­tas te­rra­zas de la zo­na vie­ja. El vian­dan­te se ve se­du­ci­do por las pe­que­ñas pla­zas a la vuel­ta de cual­quier es­qui­na, pun­tos don­de con­ver­gen los pla­ce­res. El bu­lli­cio se apo­de­ra de rin­co­nes co­mo A Le­ña o la ca­lle Fi­gue­roa, que desem­bo­ca en ese em­ble­má­ti­co rin­cón pre­si­di­do por un cru­cei­ro y ro­dea­do por lo­ca­les don­de se aú­na la co­ci­na tra­di­cio­nal con pla­tos de van­guar­dia. A es­pa­cios co­mo es­te se lle­ga si­guien­do el sen­ti­do del ol­fa­to y del oí­do. No so­lo el pul­po con ca­che­los se im­po­nen en es­tas me­sas, don­de O Ei­ra­do da Le­ña, el Loai­ra, el Rian­xo, el Ba­dia­na, la Ta­ber­na de Félix o los ca­la­ma­res del Es­tre­lla con­flu­yen en esa ex­plo­sión de sa­bo­res que im­preg­nan el en­torno e in­vi­tan a sen­tar­se en sus te­rra­zas. De eso sa­be mu­cho Pe­pe Viei­ra, que apos­tó por ubi­car­se en el co­ra­zón de la ciu­dad, en los ba­jos del Mu­seo de Pon­te­ve­dra, con una co­ci­na arries­ga­da y a buen pre­cio. Con los años ha con­ver­ti­do el Ul­tra­mar en un pun­to de re­fe­ren­cia cu­li­na­ria pa­ra to­dos los bol­si­llos. No hay rin­cón de la ciu­dad don­de el buen co­mer y el buen be­ber no sea el pro­ta­go­nis­ta en per­fec­ta com­bi­na­ción con la ciu­da­da­nía. Los lo­ca­les dan vi­da y los pon­te­ve­dre­ses la dis­fru­tan. En el úl­ti­mo año el cen­so de ve­la­do­res se ele­vó has­ta los 1.907, 250 más que ha­ce seis años, lo que su­po­nen pa­ra las ar­cas mu­ni­ci­pa­les más de dos­cien­tos mil eu­ros al año. Las te­rra­zas for­man par­te del pai­sa­je ur­bano de la ciu­dad y se han con­ver­ti­do en un di­na­mi­za­dor y un atrac­ti­vo más pa­ra los ciu­da­da­nos y pa­ra los tu­ris­tas que vi­si­tan la ca­pi­tal del Lé­rez des­de to­dos los pun­tos del pla­ne­ta. Los ba­res con te­rra­za au­men­ta­ron en los úl­ti­mos 20 años a un rit­mo de uno al mes. Una nue­va or­de­nan­za mu­ni­ci­pal ve­ta aho­ra los tol­dos la­te­ra­les y las pi­za­rras en la zo­na vie­ja pa­ra in­ten­tar man­te­ner la es­té­ti­ca. Las pla­zas

de Cu­rros En­rí­quez, Mén­dez Nú­ñez o la Ver­du­ra, en­tre otras, reúnen a de­ce­nas de per­so­nas ca­da día pa­ra dis­fru­tar del en­torno con unas ca­ñas.

Pon­te­ve­dra es­con­de en sus ca­lles esa ar­mo­nía, que el pe­rió­di­co in­glés The

Guardian ca­li­fi­có de pa­raí­so por bo­ca de su pe­rio­dis­ta Step­hen Bur­gen. Se cum­plen ya 19 años de un mo­de­lo de ciu­dad que sa­có el trá­fi­co del cen­tro his­tó­ri­co y dio el pro­ta­go­nis­mo a los ve­ci­nos de es­ta ca­pi­tal de pro­vin­cia que con los años se ha con­so­li­da­do co­mo ese pa­raí­so te­rre­nal e in­clu­so gas­tro­nó­mi­co del que ha­bla el dia­rio bri­tá­ni­co. Ese pa­so ade­lan­te que ha da­do el Con­ce­llo en lo ur­ba­nís­ti­co se com­ple­ta con una ofer­ta cu­li­na­ria de van­guar­dia, pe­ro con­ser­van­do siem­pre el sa­bor de los tra­di­cio­nal. La fe­ria Eti­que­ta Ne­gra es­tá lla­ma­da a con­ver­tir­se en una ci­ta ase­gu­ra­da den­tro del pa­no­ra­ma ferial gallego. So­lo en la pa­sa­da edi­ción más de se­ten­ta ex­po­si­to­res ani­ma­ron es­te es­pa­cio de van­guar­dia. Y es que en Pon­te­ve­dra es­te con­cep­to se en­tre­la­za con la tradición pa­ra sa­bo­rear los pla­ce­res te­rre­na­les que se vi­ven fren­te a un buen pla­to de co­mi­da y un buen va­so de vino.

OP­CIO­NES PA­RA TO­DOS Pon­te­ve­dra es una gran te­rra­za que en­tre­ga al clien­te el pla­cer del des­can­so. En la ima­gen gran­de, la pla­za de la Ver­du­ra, y jun­to a es­tas lí­neas, de arri­ba a aba­jo, el Ul­tra­mar de Pe­pe Viei­ra, en el Mu­seo, un pla­to del Loai­ra y el Ba­dia­na, am­bos en la pla­za de la Le­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.