SO­LO PUE­DE QUE­DAR UNO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Tim Swee­ney

CEO DE EPIC GA­MES

Aún no ha vis­to la luz for­mal­men­te, pe­ro es co­sa de un tiem­po que a al­guno de esos em­pren­de­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos con ideas tan ab­sur­das co­mo ren­ta­bles se le ocu­rra po­ner en mar­cha la ru­ta de los só­ta­nos y ga­ra­jes. Un via­je por to­das esas ca­sas cé­le­bres en Es­ta­dos Uni­dos por ha­ber alum­bra­do gad­gets que han mar­ca­do es­ta era o ha­ber si­do el ger­men de al­gu­nos de los gi­gan­tes em­pre­sa­ria­les del si­glo XXI. Mi­cro­soft, Ap­ple, Ama­zon, Hew­lett Pac­kard... La lis­ta de com­pa­ñías e ico­nos de las fi­nan­zas que co­men­za­ron a crear va­lor aña­di­do allí don­de se al­ma­ce­nan to­do ti­po de en­se­res es in­con­ta­ble. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta, Tim Swee­ney (Po­to­mac, Mary­land, 1970), es uno de ellos. El fun­da­dor de Epic Ga­mes es el hom­bre del mo­men­to. Su úl­ti­ma crea­ción, Fort­ni­te, lo ha he­cho aún in­men­sa­men­te más ri­co de lo que ya era. Las ci­fras que se ma­ne­jan al­re­de­dor del vi­deo­jue­go de lu­cha a muer­te (so­lo uno de los par­ti­ci­pan­tes pue­de que­dar en pie) abru­man: 125 mi­llo­nes de ju­ga­do­res en to­do el pla­ne­ta, 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos pre­vis­tos pa­ra es­te año...

Lo in­creí­ble del ca­so es que Swee­ney ha re­ven­ta­do la má­qui­na ha­cien­do lo im­pen­sa­ble: re­ga­lán­do­lo. En lu­gar de pa­gar 60 eu­ros por ad­qui­rir el pro­duc­to, los usua­rios com­pran mien­tras jue­gan una mo­ne­da vir­tual que les per­mi­te ad­qui­rir ves­tua­rios, ar­mas o mi­sio­nes es­pe­cia­les. To­do un fi­lón pa­ra Epic Ga­mes. Ac­to­res, ce­le­bri­da­des, es­tre­llas de la NBA y la NFL, fut­bo­lis­tas, ni­ños, ado­les­cen­tes, adul­tos... Fort­ni­te es un fe­nó­meno glo­bal, co­mo que­dó de ma­ni­fies­to en la fi­nal del re­cien­te Mun­dial de fút­bol, cuan­do An­toi­ne Griez­mann ce­le­bró su tan­to an­te Croa­cia bai­lan­do el Ta­ke the L, la alo­ca­da dan­za que apa­re­ce en el vi­deo­jue­go.

La co­ti­za­ción de Epic Ga­mes se ha dis­pa­ra­do con el fe­nó­meno Fort­ni­te. Tan­to co­mo la le­yen­da de Swee­ney. In­ge­nie­ro me­cá­ni­co, con 11 años apren­dió a pro­gra­mar con un or­de­na­dor que ha­bía por ca­sa. Lo hi­zo, có­mo no, en el só­tano de la vi­vien­da de sus pa­dres. Te­nía más hob­bies, co­mo di­sec­cio­nar cuan­to ca­cha­rro elec­tró­ni­co lle­ga­ra a sus ma­nos. Lo su­yo eran las compu­tado­ras, pe­ro tam­bién los ne­go­cios. A los 15 años de­jó la fe­rre­te­ría en la que es­ta­ba em­plea­do por­que to­dos ga­na­ban lo mis­mo in­de­pen­dien­te­men­te de lo que tra­ba­ja­sen, y le pi­dió a su pa­dre que le pres­ta­se su trac­tor pa­ra cor­tar­le el cés­ped a sus ve­ci­nos. Con 21 años em­pe­zó a crear sus pro­pios videojuegos y a en­car­gar­se de su dis­tri­bu­ción por me­dio de dis­que­tes que en­via­ba por co­rreo a sus clien­tes. Ga­na­ba 100 dó­la­res al día. Ha­bía na­ci­do Epic Ga­mes, la com­pa­ñía ma­dre del Fort­ni­te, pe­ro tam­bién del po­pu­lar mo­tor de de­sa­rro­llo Un­real En­gi­ne y de otros éxi­tos de la in­dus­tria co­mo Mass Ef­fect o Gears of War.

Aman­te de los co­ches de­por­ti­vos —tie­ne un Fe­rra­ri, un Lam­borg­hi­ni y un Cor­vet­te— y de la co­mi­da ba­su­ra, Tim Swee­ney es pa­ra­dó­ji­ca­men­te un de­cla­ra­do con­ser­va­cio­nis­ta, una de las ob­se­sio­nes en las que ha vol­ca­do una par­te im­por­tan­te de su for­tu­na. En el úl­ti­mo de­ce­nio ha com­pra­do más de 14.000 hec­tá­reas de bos­ques en Ca­ro­li­na del Nor­te pa­ra pro­te­ger­las del im­pac­to hu­mano. Su prin­ci­pal ob­se­sión, con to­do, si­gue sien­do el tra­ba­jo. Hoy, co­mo ha­cía a co­mien­zos de los no­ven­ta, se­gu­ro que es­tá ma­qui­nan­do ya en su si­guien­te vi­deo­jue­go.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.