EL TU­RIS­MO MA­RI­NE­RO SE DESATA

Las ini­cia­ti­vas para ex­plo­rar y dis­fru­tar del li­to­ral se mul­ti­pli­can La ma­yo­ría son au­tó­no­mos y pe­que­ñas em­pre­sas que re­gre­san a un mar con un po­ten­cial que es­pe­ra­ba a ser des­cu­bier­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mi­la Mén­dez

Las ini­cia­ti­vas para ex­plo­rar y dis­fru­tar del li­to­ral y las rías ga­lle­gas se han mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos tiem­pos por to­da la co­mu­ni­dad. La ma­yo­ría son pe­que­ñas fir­mas que ven­den ex­pe­rien­cias, co­no­cer el mar des­de den­tro y de la mano de sus pro­ta­go­nis­tas.

El mar era un lu­gar al que so­lo se acu­día para tra­ba­jar. En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de los pue­blos ma­ri­ne­ros sa­li­tre y su­dor van de la mano. El dis­fru­te era un go­zo prohi­bi­do a bor­do y los ve­le­ros ele­men­tos exó­ti­cos en puer­tos de lo­bos de mar. Las tor­nas han cam­bian­do. Aho­ra, al­gu­nos de esos pa­tro­nes han caí­do en la cuen­ta de que su ru­ti­na es lo emo­cio­nan­te para los que lle­gan de fue­ra. «Mis pa­dres no fue­ron a las Cíes ni a Sál­vo­ra y eso que son de Ri­bei­ra, de una fa­mi­lia de ma­ri­ne­ros de Ri­bei­ra», cuen­ta Pa­blo Ma­ri­ño, res­pon­sa­ble de Blus­cus. Ha­ce cua­tro años se le en­cen­dió la bom­bi­lla. Si los tu­ris­tas que­dan fas­ci­na­dos cuan­do les ha­blas de las ba­teas, ¿por qué no lle­var­los has­ta ellas?

Su em­pre­sa es una de las pio­ne­ras del tu­ris­mo ma­rí­ti­mo. Un sec­tor in­ci­pien­te en Ga­li­cia que suel­ta ama­rras a una ve­lo­ci­dad ré­cord. El al­qui­ler de go­le­tas para reunio­nes de em­pre­sa o para fies­tas era im­pen­sa­ble, sino inal­can­za­ble, ha­ce unos años. Lo mis­mo lle­gar a las Illas Atlán­ti­cas sin re­cu­rrir al ca­ta­ma­rán. En agos­to del 2018, tér­mi­nos co­mo ta­xi-ya­te se han in­terio­ri­za­do. La ofer­ta, si se con­sul­ta en In­ter­net, se ha mul­ti­pli­ca­do. «La gen­te ne­ce­si­ta al­go más que sol y pla­ya. Quie­re sa­ber de dón­de vie­ne lo que co­me, có­mo es la ex­trac­ción», ex­pli­ca Ma­ri­ño.

NE­GO­CIO A FLOTE

En Blus­cus via­jan a las Si­sar­gas; cuen­tan con un bar­co cien­tí­fi­co con dron sub­ma­rino que trans­mi­te en tiem­po real lo que su­ce­de ba­jo el agua; ofre­cen pa­seos en go­le­tas de más de cien años; mues­tran có­mo tra­ba­ja un cer­que­ro o la ac­ti­vi­dad en una ba­tea y tam­bién rea­li­zan ru­tas pe­lá­gi­cas de avis­ta­mien­to de ce­tá­ceos y aves a bor­do de un bar­co de pes­ca res­tau­ra­do, el Cha­su­la. «El mar es un re­cur­so por ex­plo­tar. Hay mu­cho por des­cu­brir, tam­bién para los lo­ca­les. Ha­bía ini­cia­ti­vas, co­mo los ca­ta­ma­ra­nes de O Gro­ve, pe­ro no de­ja­ban de ser un trans­por­te que te lle­va a. Aho­ra, ese trans­por­te es la pro­pia ex­pe­rien­cia», co­men­ta Ma­ri­ño. Los pa­tro­nes de las em­bar­ca­cio­nes de sus ru­tas son cur­ti­dos ma­ri­ne­ros. Es­to, uni­do al ca­rác­ter de las ex­cur­sio­nes, con gru­pos re­du­ci­dos, re­mar­ca, de­fien­de, el ca­rác­ter sos­te­ni­ble de las ini­cia­ti­vas que es­tán sa­lien­do a flote. «Di­vul­ga­mos los va­lo­res de la cul­tu­ra ma­ri­ne­ra: ofi­cios, es­fuer­zo, his­to­ria», re­mar­ca Ma­ri­ño.

En Vol­ta Mon­ta­na co­men­za­ron ha­ce dos años y me­dio. «Hay ne­ce­si­dad de co­no­cer más de cer­ca, pe­ro no so­lo a ni­vel pai­sa­jís­ti­co y cul­tu­ral, sino tam­bién so­cial. Su­ce­de en el mar y en el río. Quie­ren sa­ber có­mo se pes­ca la lam­prea o có­mo fun­cio­nan las pes­que­rías. Más allá del pro­duc­to que se cap­tu­ra, en Ga­li­cia no es­tá­ba­mos uti­li­zan­do a ni­vel so­cial y eco­nó­mi­co los re­cur­sos del mar», cuen­ta Cris­ti­na Co­lla­zo, de Vol­ta Mon­ta­na. En su ofer­ta hay ru­tas in­ter­pre­ta­das por Ons, Sál­vo­ra o Cor­te­ga­da. Las pre­pa­ran du­ran­te el in­vierno. «No so­mos una na­vie­ra que va a las is­las con cien­tos de pa­sa­je­ros. Es una ex­pe­rien­cia para dis­fru­tar y, para eso, hay que ir en gru­pos pe­que­ños», ar­gu­men­ta Co­lla­zo. «Por ejem­plo, no va­mos a las Cíes en ve­rano», aña­de.

Ama­re Tu­ris­mo Náu­ti­co en­se­ña a pes­car una lu­bi­na así co­mo los se­cre­tos del is­lo­te de Rúa, en A Illa de Arou­sa. Bu­ceo Fis­te­rra se cen­tra en ac­ti­vi­da­des del mun­do sub­ma­rino. El Ta­xi­mar de Juan Allo es­tá dis­po­ni­ble las 24 ho­ras de los 365 días del año para acer­car al pa­sa­je­ro a don­de lo ne­ce­si­te por las rías de Arou­sa y Pon­te­ve­dra. «Era ma­ri­ñei­ro, non ti­ña ou­tra al­ter­na­ti­va», con­fie­sa Allo. En Vi­vei­ro, Que­res­ve­la des­cu­bre los agui­llóns de ca­bo Or­te­gal des­de el mar. «Te­nía el ve­le­ro a ni­vel par­ti­cu­lar. Mon­ta­mos un ho­tel y co­men­cé ha­cien­do ex­cur­sio­nes con los clientes. Aho­ra, ya so­lo me de­di­co a es­to», apun­ta Ál­va­ro Ca­rro­de­guas, pa­trón del Que­res­ve­la.

365 DÍAS

Vi­vir to­do el año de es­ta ac­ti­vi­dad se ha­ce más cues­ta arri­ba. «En Ga­li­cia, por las rías, se pue­de na­ve­gar ca­si los 365 días del año», de­fien­de Pa­blo Ma­ri­ño. «Lo fuer­te es en ve­rano, el res­to del año vas pi­can­do al­go», re­co­no­ce Ca­rro­de­guas. «So­mos atlán­ti­cos», ale­ga Da­vid Tri­llo. Creó Na­viei­ra Ja­li­sia co­mo un ex­pe­ri­men­to. Es ma­rino mer­can­te y com­pró su lan­cha, Ro­bin­són da Lo­bei­ra, con ca­pa­ci­dad para cin­co per­so­nas y fon­dea­da en Cor­cu­bión, para ha­cer unos ex­tras en va­ca­cio­nes. Na­ve­ga por O Pin­do, O Éza­ro, ca­bo Vi­lán, Illas Lo­bei­ras... Y trans­mi­te la cul­tu­ra ma­ri­ne­ra. Em­pe­zó en ju­nio y no da abas­to. «En­vío clientes á com­pe­ten­cia. En Fis­te­rra an­tes só es­ta­ba o bar­co que te le­va ver o sol­por. Ago­ra un ma­ris­ca­dor ta­mén mon­tou un ta­xi con te­rra­za flo­tan­te. Por su­pos­to que hai un po­ten­cial no mar. Hai clientes que xa re­pe­ti­ron nas mi­ñas via­xes. Un de­les, Da­vid Sum­mers», re­mar­ca.

An­te los que te­men por la sos­te­ni­bi­li­dad del me­dio ma­rino an­te es­te bum, res­pon­de: «Co­mo vai ser is­to ma­lo? So­mos tan mi­ni­fun­dis­tas... Trá­ta­se de pór en va­lor a cos­ta que te­mos, coida­la e po­ten­cia­la. É o no­so pa­tri­mo­nio. Que é pre­fe­ri­ble? Que os fa­ros se re­cu­pe­ren ou que se­xan un­ha ruí­na? A Cos­ta da Mor­te é un de­ser­to de vi­las bal­dei­ras. Os no­vos emi­gran. Te­mos a po­si­bi­li­da­de de crear postos de tra­ba­llo no mar». Co­bra 20 eu­ros per­so­na, 50 co­mo mí­ni­mo por una sa­li­da. Pa­blo Ma­ri­ño cree que es cuan­do se co­no­ce el me­dio cuan­do más se cui­da. «I am in the hea­ven», di­ce, es una fra­se que se re­pi­te mu­cho en­tre los ex­cur­sio­nis­tas ex­tran­je­ros.

Las ac­ti­vi­da­des ven­den ex­pe­rien­cias. Co­no­cer el mar des­de den­tro y con sus tra­ba­ja­do­res

El Club da Au­ga de Ga­li­cia es una pro­pues­ta de la Xun­ta para au­nar pro­pues­tas de ocio sos­te­ni­bles

| P. M.

Una de las ru­tas a bor­do del Cha­su­la, un bar­co de pes­ca res­tau­ra­do, con­sis­te en co­no­cer el tra­ba­jo de las ba­teas.

| A. T.

En sus ex­cur­sio­nes Ama­re Tu­ris­mo en­se­ña a pes­car, en la fo­to unas ca­ba­llas.

| JO­SÉ LOU­RI­DO

Que­res­ve­la ofre­ce ex­plo­rar la cos­ta de la ría de Or­ti­guei­ra des­de el mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.