Con vien­tos de co­la se vo­la­ba me­jor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Pa­tri­cio Sán­chez PA­TRI­CIO SÁN­CHEZ es pro­fe­sor de Economía Fi­nan­cie­ra y Sub­di­rec­tor del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia.

El úl­ti­mo tri­mes­tre del año se ave­ci­na con cla­ras in­cer­ti­dum­bres en lo que a lo eco­nó­mi­co se re­fie­re. Es­ta vuel­ta al co­le ser­vi­rá pa­ra con­cre­tar la ten­den­cia y có­mo se en­ca­ra el fu­tu­ro tan­to a me­dio co­mo lar­go pla­zo. Los me­ses de ve­rano no han ser­vi­do, más bien to­do lo con­tra­rio, pa­ra po­der an­ti­ci­par si la re­cu­pe­ra­ción se ter­mi­na­rá de con­so­li­dar o, co­mo al­gu­nos ana­lis­tas aven­tu­ran, co­mien­za un nue­vo ci­clo des­cen­den­te. De he­cho, en las lec­tu­ras ve­ra­nie­gas al­gu­nas vo­ces ba­jis­tas aler­tan de al­gu­nas tur­bu­len­cias que pue­den re­tro­ce­der a la economía ha­cía mí­ni­mos no muy le­ja­nos.

Si una co­sa sa­be­mos de to­dos los vai­ve­nes que he­mos pa­de­ci­do en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da es que rea­li­zar pre­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas es un cla­ro de­por­te de ries­go y que to­da cau­te­la es po­ca a la ho­ra de prac­ti­car­lo. No obs­tan­te, si al­go pa­re­ce cla­ro es que los co­no­ci­dos co­mo vien­tos de co­la se han amai­na­do, cuan­do no des­apa­re­ci­do di­rec­ta­men­te. En­tre es­tos, ca­be se­ña­lar de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca dos ayudas que han re­ma­do a nues­tro fa­vor ha­cia la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos: el pre­cio del pe­tró­leo, con­te­ni­do du­ran­te los úl­ti­mos años, y los es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros apli­ca­dos por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). Na­die dis­cu­te que am­bos han re­sul­ta­do de­ter­mi­nan­tes en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de nues­tra economía y que los lo­gros eco­nó­mi­cos es­tán sus­ten­ta­dos en bue­na par­te en los mis­mos. Sin em­bar­go, el nue­vo ejer­ci­cio eco­nó­mi­co se en­fren­ta a una reali­dad dis­tin­ta, con un cru­do a unos ni­ve­les que pue­den ser con­si­de­ra­dos más rea­lis­tas y con el anun­cio por par­te de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria eu­ro­pea del fin de la era del tap­pe­ring (que es co­mo en la jer­ga se co­no­ce a los es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros).

Acep­ta­da es­ta nue­va si­tua­ción no que­da otra que se­guir el cur­so, sien­do cons­cien­tes de que las na­ves tam­bién se tri­pu­lan con el vien­to en con­tra, y no a fa­vor co­mo has­ta aho­ra. En es­te sen­ti­do, re­sul­ta im­por­tan­te ser cons­cien­tes que lo que no es­tá en nues­tra mano que­da fue­ra de nues­tro al­can­ce y, por ello, la me­jor de­ci­sión es adap­tar­se al en­torno (en es­te ca­so el eco­nó­mi­co).

LA IN­CER­TI­DUM­BRE PO­LÍ­TI­CA

Y en es­ta tra­ve­sía apa­re­ce un nue­vo ele­men­to con­tra el que nues­tra economía tie­ne que lu­char. Ade­más, pre­sen­ta la ca­rac­te­rís­ti­ca de que no se tra­ta de un as­pec­to eco­nó­mi­co o fi­nan­cie­ro co­mo los se­ña­la­dos, sino que su ca­rác­ter es mar­ca­da­men­te po­lí­ti­co. Se tra­ta de la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que ace­cha a nues­tro en­torno cual­quie­ra que sea la di­rec­ción que mi­re­mos. En cual­quier ma­nual de economía po­lí­ti­ca se nos in­sis­te que la fal­ta de con­fian­za y se­gu­ri­dad se lle­va muy mal con los pro­ce­sos de desa­rro­llo y con­so­li­da­ción, y el ac­tual es buen ejem­plo de es­ta cir­cuns­tan­cia.

Pa­ra con­cre­tar po­dría­mos ha­blar de tres fo­cos en los que cen­trar la aten­ción: Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y, en cla­ve in­ter­na, España. En el pri­mer ca­so, el inefa­ble pre­si­den­te ame­ri­cano nos re­ser­va se­ma­nal­men­te sorpresas con cla­ras re­per­cu­sio­nes. El ca­so de Tur­quía ha si­do el úl­ti­mo que con­tri­bu­ye más si ca­be a una cla­ra gue­rra co­mer­cial que no be­ne­fi­cia a na­die. El se­gun­do fo­co tie­ne que ver con la Unión Eu­ro­pea o más bien lo que que­da de ella, an­te el cla­ro pro­ce­so de di­fu­mi­na­ción de va­lo­res y es­tra­te­gias de li­de­raz­go. Fi­nal­men­te, tam­po­co el es­ce­na­rio es­pa­ñol in­vi­ta al op­ti­mis­mo en lo que a es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca se re­fie­re, con un Go­bierno con es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra y con un evi­den­lí­ti­co te pro­ble­ma po­lí­ti­co ubi­ca­ña do en Ca­ta­lu­ña que es­tá lla­ma- do a con­di­cio­nar cual­quier po­lí­ti­ca que se quie­ra im­ple­men­tar.

Así pues, se ave­ci­na un ho­ri­zon­te com­pli­ca­do: sin vien­tos de co­la en lo eco­nó­mi­co y con cla­ros vien­tos en con­tra en lo po­lí­ti­co. Se re­quie­re pa­ra ello de pi­lo­tos pre­pa­ra­dos y con ex­pe­rien­cia pa­ra tri­pu­lar en con­di­cio­nes com­pli­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.