El país de los ta­xis vo­la­do­res

El es­ta­do del sol na­cien­te fi­gu­ra en­tre los can­di­da­tos de Uber pa­ra des­ple­gar su flo­ta de vehícu­los con ca­pa­ci­dad pa­ra des­pe­gar y ate­rri­zar ver­ti­cal­men­te den­tro de las ciu­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ma­ría Puer­to

Las imá­ge­nes fu­tu­ris­tas de pe­lí­cu­las de cien­cia ficción don­de los co­ches des­pe­gan en ver­ti­cal pa­ra vo­lar por en­ci­ma de las ca­lles pue­den es­tar cer­ca de ha­cer­se reali­dad. Y Ja­pón as­pi­ra a ser uno de esos es­ce­na­rios. La pla­ta­for­ma de co­ches com­par­ti­dos Uber ha anun­cia­do que el país del sol na­cien­te es uno de los cin­co es­ta­dos pre­se­lec­cio­na­dos pa­ra pro­bar el ser­vi­cio de ta­xis aé­reos que pre­ten­de co­mer­cia­li­zar en el año 2023.

El pro­yec­to de Uber pa­sa por desa­rro­llar vehícu­los eléc­tri­cos vo­la­do­res que des­pe­ga­rán y ate­rri­za­rán ver­ti­cal­men­te. Ten­drán au­to­no­mía pa­ra vo­lar una dis­tan­cia de 96 ki­ló­me­tros con una so­la car­ga de ba­te­ría, a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 320 km/h y a una al­ti­tud de en­tre 300 y 600 me­tros.

El in­no­va­dor ser­vi­cio se ha bau­ti­za­do co­mo Ube­rAir. La com­pa­ñía de­fien­de que el avión de des­pe­gue y ate­rri­za­je ver­ti­cal (VTOL, por sus si­glas en in­glés) fa­ci­li­ta­rá la vi­da de las per­so­nas acor­tan­do la dis­tan­cia de los tra­yec­tos, des­con­ges­tio­nan­do las ca­lles y ayu­dan­do a re­du­cir la con­ta­mi­na­ción. Y destaca que, al con­tra­rio que la red de trans­por­te pú­bli­co, su pro­pues­ta no ne­ce­si­ta­rá se­guir rutas fi­jas, con lo que se me­jo­ra­rá la mo­vi­li­dad en las ciu­da­des.

Uber ya ha se­lec­cio­na­do Da­llas y Los An­ge­les pa­ra ini­ciar los vue­los de de­mos­tra­ción en el 2020 y, tres años más tar­de, co­mer­cia­li­zar­los. Aho­ra bus­ca una ter­ce­ra ciu­dad fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra su­mar­se a su plan pi­lo­to. Los paí­ses pre­se­lec­cio­na­dos pa­ra ele­gir la can­di­da­ta ideal son: Ja­pón, In­dia, Aus­tra­lia, Bra­sil y Fran­cia.

En­tre las di­fe­ren­tes va­ria­bles que Uber va­lo­ra­rá es­tá el vo­lu­men y den­si­dad de po­bla­ción de la ciu­dad, que no ten­ga un cli­ma ex­tre­mo y que dis­pon­ga de un gran ae­ro­puer­to que exi­ja un des­pla­za­mien­to de más de una ho­ra. Es­tá pre­vis­to que en seis me­ses fi­na­li­ce el pro­ce­so de se­lec­ción.

El mo­de­lo de Uber es bus­car un so­cio local que apor­te ra­mi­fi­ca­cio­nes en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio con el ob­je­ti­vo de agi­li­zar la cons­truc­ción de las fu­tu­ras pa­ra­das de ta­xi. Pe­ro, so­bre to­do, ase­gu­ran des­de la com­pa­ñía, per­si­gue en­con­trar un so­cio vi­sio­na­rio dis­pues­to a su­pe­rar obs­tácu­los pa­ra im­pul­sar nue­vas re­gu­la­cio­nes en el es­pa­cio aé­reo y en el sis­te­ma de usos de la ciu­dad.

La pla­ta­for­ma de trans­por­te com­par­ti­do ha des­ta­ca­do de Ja­pón que tie­ne uno de los sis­te­mas de trans­por­te pú­bli­co más avan­za­dos. El ser­vi­cio de ta­xis vo­la­do­res ne­ce­si­ta que ya exis­ta una red de trans­por­te pa­ra ga­ran­ti­zar bue­nas co­ne­xio­nes.

Ja­pón res­pal­da el pro­yec­to y ha crea­do un con­se­jo pú­bli­co-pri­va­do pa­ra ela­bo­rar una ho­ja de ru­ta so­bre el de­sa­rro­llo de es­te ti­po de trans­por­te. El con­se­jo ya ha ce­le­bra­do una pri­me­ra reunión que ha con­ta­do con la pre­sen­cia de más de 20 ex­per­tos y em­pre­sas, en­tre las que des­ta­can Su­ba­ru Corp. o ANA Hol­dings.

Ja­pón es­ta­ría in­tere­sa­do en desa­rro­llar es­te ti­po de ser­vi­cios pa­ra las áreas ru­ra­les. Se­rían una so­lu­ción pa­ra las zo­nas mon­ta­ño­sas y me­jo­ra­rían la co­mu­ni­ca­ción en­tre las pe­que­ñas is­las. En la ca­pi­tal, To­kio, po­dría apor­tar so­lu­cio­nes a la con­ges­tión del trá­fi­co y a los des­pla­za­mien­tos a las nue­vas ter­mi­na­les, ca­da vez más ale­ja­das de la ciu­dad.

Pe­ro de to­das for­mas son so­lu­cio­nes par­cia­les, ya que el ta­xi aé­reo nun­ca pue­de ser una so­lu­ción al trans­por­te pú­bli­co, muy efi­cien­te en Ja­pón, que pue­de mo­ver a mi­llo­nes de per­so­nas.

La apues­ta fu­tu­ris­ta del país asiá­ti­co con­tras­ta con la reali­dad ac­tual. Uber ha en­con­tra­do mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra en­trar en el pro­te­gi­do mer­ca­do ni­pón. La ley prohí­be ex­pre­sa­men­te el uso de vehícu­los pri­va­dos en el trans­por­te y por tan­to los co­ches com­par­ti­dos. Sus ser­vi­cios se li­mi­tan al al­qui­ler de co­ches de lu­jo con chó­fer o al re­par­to de co­mi­da a do­mi­ci­lio. A pe­sar de ello, la em­pre­sa no ti­ra la toa­lla e intenta com­prar fir­mas de ta­xi lo­ca­les y ofre­cer ser­vi­cios de ta­xi com­par­ti­do en zo­nas ru­ra­les pa­ra la en­ve­je­ci­da po­bla­ción ni­po­na que no pue­de con­du­cir. Ade­más, se ha aso­cia­do con To­yo­ta pa­ra desa­rro­llar co­ches au­tó­no­mos sin con­duc­tor.

SO­CIOS LO­CA­LES. Uber ha con­tac­ta­do ya con so­cios lo­ca­lespa­ra desa­rro­llar las pa­ra­das de sus ta­xis vo­la­do­res. Ja­pón ha crea­do ade­más un con­se­jopú­bli­co y pri­va­do pa­ra im­pul­sar es­te ti­po de trans­por­te den­tro de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.