¡SOS! EL PLA­NE­TA DE­MAN­DA OTRA FOR­MA DE GE­NE­RAR RI­QUE­ZA

El No­bel otor­ga­do a los pa­dres de la eco­no­mía del cam­bio cli­má­ti­co re­fuer­za la ur­gen­cia de bus­car un mo­de­lo sos­te­ni­ble La di­mi­sión del mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te de Fran­cia o la elec­ción de Bol­so­na­ro en Bra­sil su­po­nen un du­ro re­vés pa­ra la ac­ción glo­bal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Xa­vier Fonseca

EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO SE HA ADUEÑADO DE LA AGEN­DA ECO­NÓ­MI­CA. LA CO­MU­NI­DAD CIEN­TÍ­FI­CA SOS­TIE­NE DE FOR­MA UNÁ­NI­ME QUE LAS DE­CI­SIO­NES QUE SE TOMEN EN LOS PRÓ­XI­MOS DIEZ AÑOS DE­CI­DI­RÁN EL FU­TU­RO DE LA TIE­RRA. EL MUN­DO BUS­CA UN MO­DE­LO QUE CONCILIE CRE­CI­MIEN­TO Y SOS­TE­NI­BI­LI­DAD: ES EL NUE­VO PA­RA­DIG­MA

La cien­cia lle­va un si­glo avi­san­do de que los com­bus­ti­bles fó­si­les que ha­cen gi­rar la rue­da del An­tro­po­ceno emi­ten ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. El sue­co Svan­te Arrhe­nius, pre­mio No­bel de Quí­mi­ca, pre­di­jo en 1896 que el ter­mó­me­tro del pla­ne­ta po­dría au­men­tar has­ta cin­co gra­dos de­bi­do a la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra. Mi­les de cien­tí­fi­cos han di­cho lo mis­mo des­de en­ton­ces. Pe­ro la evi­den­cia ha te­ni­do que li­diar con el ne­ga­cio­nis­mo, po­lí­ti­cas in­su­fi­cien­tes y una eco­no­mía que no se ha preo­cu­pa­do de es­ta ame­na­za. Sin una res­pues­ta con­tun­den­te, la tem­pe­ra­tu­ra me­dia ha subido ya un gra­do. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ase­gu­ra que las de­ci­sio­nes que se tomen du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da de­ci­di­rán el por­ve­nir de la vi­da en la Tie­rra. La re­le­van­cia del mo­men­to ac­tual se re­fle­ja en dos anun­cios re­cien­tes. El IPCC, el gru­po de cien­tí­fi­cos so­bre cam­bio cli­má­ti­co de la ONU, ha ad­ver­ti­do en su úl­ti­mo in­for­me que la tem­pe­ra­tu­ra no de­be­ría su­pe­rar el gra­do y me­dio de au­men­to. De lo con­tra­rio, el cli­ma po­dría en­trar en una fa­se de re­tro­ali­men­ta­ción. Ade­más, el No­bel de Eco­no­mía ha re­co­no­ci­do es­te año a los es­ta­dou­ni­den­ses Wi­lliam Nord­haus y Paul M. Ro­mer, los pa­dres de la eco­no­mía del cam­bio cli­má­ti­co.

«Ro­mer tra­ba­lla no cam­po da in­no­va­ción e a tec­no­lo­xía co­mo im­pul­so­res do cre­ce­men­to. A apor­ta­ción de Nord­haus foi a de in­cluír no cre­ce­men­to eco­nó­mi­co a va­ria­ble me­dioam­bien­tal. Fi­xoo en 1973, po­lo tan­to es­ta­mos an­te un vi­sio­na­rio», ex­pli­ca María Lou­rei­ro, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Eco­no­mía Am­bien­tal de la USC. «É un­ha no­ti­cia moi po­si­ti­va xa que por pri­mei­ra vez se con­ce­de o No­bel a eco­no­mis­tas am­bien­tais. A di­men­sión des­te re­co­ñe­ce­men­to re­sul­ta ade­mais es­pe­cial­men­te re­le­van­te no mo­men­to ac­tual», sub­ra­ya Xa­vier La­ban­dei­ra, pro­fe­sor de Eco­no­mía de la UVi­go y miem­bro del Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co de Na­cio­nes Uni­das. «Es una ma­ne­ra de dar pro­ta­go­nis­mo a los ex­per­tos que pro­po­nen que la eco­no­mía del fu­tu­ro de­be te­ner en cuen­ta los lí­mi­tes del pla­ne­ta o sim­ple­men­te no ha­brá eco­no­mía», aña­de Adi­na Du­mi­tru, coor­di­na­do­ra del Cam­pus Sus­ten­ta­bi­li­da­de de la UdC.

Co­mo no exis­te una fór­mu­la má­gi­ca pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma del ca­len­ta­mien­to glo­bal, la so­lu­ción de­be pa­sar obli­ga­to­ria­men­te por es­ta­ble­cer una nue­va re­la­ción con la na­tu­ra­le­za. Y un pa­so im­por­tan­te en esa di­rec­ción tie­ne que dar­lo la eco­no­mía, de­jan­do de con­si­de­rar al me­dio am­bien­te co­mo una ex­ter­na­li­dad. «Se­rá ne­ce­sa­rio pen­sar en mo­de­los que tras­cien­dan el con­cep­to de pa­gar por el da­ño que ha­ce­mos. Si con­si­de­ra­mos que los lí­mi­tes pla­ne­ta­rios son ab­so­lu­tos hay que ir más allá. Por ejem­plo, los pre­cios de­be­rían in­cluir el com­po­nen­te am­bien­tal. Hoy con­su­mi­mos bie­nes ba­ra­tos por­que se pro­du­cen en con­di­cio­nes que no res­pe­tan los lí­mi­tes am­bien­ta­les. Los bie­nes que res­pe­ten el me­dio am­bien­te de­be­rían ser más ba­ra­tos y los que no, más ca­ros», apun­ta Du­mi­tru. «O grao de trans­for­ma­ción que se ne­ce­si­ta é so­bre to­do eco­nó­mi­co, cun mo­de­lo de con­su­mo moi di­fe­ren­te ao que te­mos ho­xe. De­be­mos ir ca­ra un­ha so­cie­da­de que use tec­no­lo­xías lim­pas e con ou­tro con­cep­to do trans­por­te. O sec­tor pri­va­do e os in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos te­ñen que xo­gar un pa­pel fun­da­men­tal», pro­po­ne La­ban­dei­ra.

«BU­SI­NESS AS USUAL»

Si la hu­ma­ni­dad op­ta por no ha­cer na­da, un es­ce­na­rio al que la cien­cia se re­fie­re co­mo bu­si­ness as usual, to­dos per­de­mos; los se­res vi­vos, el pla­ne­ta y tam­bién la eco­no­mía glo­bal. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford mues­tra el im­pac­to eco­nó­mi­co que po­dría oca­sio­nar ca­da gra­do que au­men­te la tem­pe­ra­tu­ra me­dia. Si sube cua­tro, al­go que no se pue­de des­car­tar en ab­so­lu­to, el PIB mun­dial po­dría caer a lo lar­go del si­glo un 30 %, un des­cen­so ma­yor que du­ran­te la Gran De­pre­sión de 1930. Por el con­tra­rio, una tran­si­ción eco­ló­gi­ca su­pon­dría un be­ne­fi­cio pa­ra to­dos. Una in­ves­ti­ga­ción de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gías Re­no­va­bles in­di­ca que si en el 2030 la ge­ne­ra­ción de ener­gías re­no­va­bles al­can­za­se el 30 % el PIB mun­dial cre­ce­ría un 1,1 % y se crea­rían 24 mi­llo­nes de em­pleos.

EL DI­LE­MA DE LOS CO­MU­NES

El cam­bio cli­má­ti­co re­pre­sen­ta una ame­na­za pla­ne­ta­ria y por tan­to la res­pues­ta so­lo pue­de ser glo­bal. Pe­ro a pe­sar de las cons­tan­tes alar­mas que lan­za la cien­cia y aún sa­bien­do que la inac­ción con­du­ce al co­lap­so me­dioam­bien­tal y eco­nó­mi­co, la res­pues­ta, de mo­men­to, so­lo pue­de ca­li­fi­car­se co­mo ti­bia. Las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono no de­jan de cre­cer ca­da año y al­gu­nas de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas van en con­tra de lo que de­be­ría es­pe­rar­se. Ha­ce dos se­ma­nas, Bra­sil, la sex­ta eco­no­mía del mun­do y el quin­to país más con­ta­mi­nan­te a cau­sa de la de­fo­res­ta­ción del Ama­zo­nas, ha ele­gi­do a un pre­si­den­te que no pa­re­ce dis­pues­to a re­nun­ciar al cre­ci­mien­to en de­tri­men­to del me­dio am­bien­te. La elec­ción de Bol­so­na­ro lle­ga pocas se­ma­nas des­pués de que el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te de Fran­cia di­mi­tie­se tras re­co­no­cer que no po­día lle­var a ca­bo su agen­da. «Si las per­so­nas que pue­den ha­cer al­go aban­do­nan es­tá cla­ro que te­ne­mos un pro­ble­ma. La lle­ga­da de Trump al po­der y la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­rís ha ge­ne­ra­do una quie­bra en es­te frá­gil acuer­do y es­ta­mos asis­tien­do a lo que Adam Smith lla­ma­ba el di­le­ma de los co­mu­nes. En es­te mo­men­to, el in­te­rés na­cio­nal, eco­nó­mi­co y cor­to­pla­cis­ta, nos per­ju­di­ca a to­dos a me­dio pla­zo», con­fie­sa Du­mi­tru. «Cal­que­ra per­soa me­dia­na­men­te in­for­ma­da sa­be que non es­ta­mos ben. Ago­ra mes­mo hai un cla­ro dé­fi­cit en­tre o que te­mos que fa­cer e o que es­ta­mos fa­cen­do», re­co­no­ce Xa­vier.

EL CA­SO JULIANA

Al rit­mo ac­tual de con­su­mo, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ten­drán que so­por­tar un cli­ma mu­cho más hos­til, con­vi­vir con es­ca­sez de re­cur­sos bá­si­cos, co­mo el agua, una eco­no­mía em­po­bre­ci­da y mi­gra­cio­nes ma­si­vas. Los jó­ve­nes es­tán em­pe­zan­do a ser cons­cien­tes del mun­do que he­re­da­rán y han em­pe­za­do a reac­cio­nar. En Es­ta­dos Uni­dos, el úni­co país que aho­ra mis­mo se opo­ne al Acuer­do de Pa­rís, 21 jó­ve­nes, con eda­des en­tre 11 y 22 años, han de­nun­cia­do a la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral del Es­ta­do de Ore­gón por en­ten­der que el Go­bierno de Trump no es­tá ac­tuan­do pa­ra evi­tar un pro­ble­ma con efec­tos tan de­vas­ta­do­res. La Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha pre­sen­ta­do un re­cur­so pe­ro el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha da­do la ra­zón a los de­man­dan­tes. El his­tó­ri­co jui­cio por el ca­so Juliana per­mi­ti­rá in­ves­ti­gar las po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les del Go­bierno.

UNA TA­SA PA­RA EL CAR­BONO

Una fór­mu­la efi­caz pa­ra des­per­tar con­cien­cias es ata­car di­rec­ta­men­te al bol­si­llo. Ya se es­tá ha­cien­do

con las bol­sas de plás­ti­co y aho­ra po­dría lle­gar­le el turno a aque­llas ac­ti­vi­da­des que emi­ten dió­xi­do de car­bono. En es­te sen­ti­do, el Go­bierno es­pa­ñol ha es­tre­cha­do el cer­co so­bre el sec­tor del au­to­mó­vil, plan­tean­do una subida de im­pues­tos al ga­soil. La me­di­da no ha si­do aco­gi­da de for­ma muy po­si­ti­va pe­ro al me­nos ha cap­ta­do la aten­ción de to­dos. «En Eu­ro­pa xa exis­te den­de fai anos un mer­ca­do de emi­sións que esi­xe ter un per­mi­so pa­ra con­ta­mi­nar e po­lo que se pa­ga un pre­zo. O que oco­rre é que en Es­pa­ña o sec­tor do trans­por­te non es­tá den­tro de es­te mer­ca­do e por iso crear un pre­zo de car­bono en for­ma de im­pos­to ten sen­ti­do. Es­ta­ble­cer es­te ti­po de pre­zo re­sul­ta ade­mais un ins­tru­men­to moi po­ten­te pa­ra fa­ci­li­tar a tran­si­ción dun sis­te­ma eco­nó­mi­co», ase­gu­ra La­ban­dei­ra.

LA SO­LU­CIÓN TEC­NO­LÓ­GI­CA

Si la po­lí­ti­ca ter­mi­na fa­llan­do, la eco­no­mía se nie­ga a tran­si­tar e in­clu­so si los jó­ve­nes fra­ca­san, to­da­vía que­da­rá una úl­ti­ma ba­za, la de la cien­cia. Las tec­no­lo­gías que es­tán sur­gien­do de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial des­cri­ben un fu­tu­ro mu­cho más sos­te­ni­ble pa­ra to­dos los sec­to­res; el trans­por­te, el ur­ba­nis­mo, la ener­gía o la ali­men­ta­ción. En el MIT ( Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts) tra­ba­jan mi­les de in­ge­nie­ros con una so­la con­sig­na, so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad. Uno de ellos es Eduardo Cas­te­llo, que atien­de a La Voz por Sky­pe. Cas­te­llo for­ma par­te del pro­yec­to Open Agri­cul­tu­ra. «En el mun­do ac­tual to­do se pro­du­ce de for­ma glo­ba­li­za­da. Si quie­res con­su­mir un pro­duc­to en una épo­ca con­cre­ta, co­mo una na­ran­ja por ejem­plo, tienes que com­prar­la en Chi­na. La lo­gís­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra trans­por­tar esa na­ran­ja es enor­me, emi­te mu­chos ga­ses de efec­tos in­ver­na­de­ro y es­tá ba­sa­da en áto­mos. Pe­ro si esa na­ran­ja pu­die­ra ser co­di­fi­ca­da en bits y se en­via­ra al lu­gar don­de se va a con­su­mir pa­ra ser des­pués ser re­cons­trui­da, nos aho­rra­ría­mos to­da la ca­de­na de pro­duc­ción. Lo que es­ta­mos ha­cien­do es crear una in­ter­faz que per­mi­ta co­ger los bits de in­for­ma­ción del pro­duc­to y pa­sar­los a áto­mos pa­ra ge­ne­rar la na­ran­ja de ma­ne­ra fí­si­ca», ex­pli­ca.

Ca­da ga­lle­go ge­ne­ra al año unas cin­co to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono con sus ac­ti­vi­da­des. El cam­bio glo­bal que se de­man­da co­mien­za de for­ma in­di­vi­dual, mo­di­fi­can­do sen­ci­llos há­bi­tos de con­su­mo. «La pri­me­ra de­ci­sión útil se­ría pa­sar a una die­ta que su­pon­ga me­nos con­su­mo in­ten­si­vo de car­ne in­dus­trial. Tam­bién ayu­da com­prar pro­duc­tos más lo­ca­les pa­ra que no ten­gan una hue­lla de trans­por­te ele­va­da y a ser po­si­ble op­tar por ca­mi­nar o usar la bi­ci­cle­ta a la ho­ra de des­pla­zar­nos», re­co­mien­da Du­mi­tru. Los ex­per­tos re­cuer­dan ade­más que no exis­te nin­gún es­tu­dio to­da­vía que de­mues­tre que uno es más fe­liz cuan­to más tie­ne.

JUAN. S. G

ILUS­TRA­CIÓN: MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.