Abs­tén­gan­se se­res hu­ma­nos, por fa­vor

Los pro­nós­ti­cos con­fia­ron en ex­ce­so en la ven­ta­ja crea­ti­va del hom­bre: en Chi­na ya hay pre­sen­ta­do­res vir­tua­les, ro­bots es­cri­bien­do poe­mas y an­droi­des en guar­de­rías cui­dan­do a be­bés

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Vi­ñas

Con­ta­ba ha­ce so­lo seis me­ses Ta­ma­ra Mon­te­ro en es­tas mis­mas pá­gi­nas que ha­brá ha­bi­li­da­des que no po­drán desa­rro­llar las má­qui­nas, que, a pe­sar de que cer­ca del 35 % de los em­pleos en Es­pa­ña son sus­cep­ti­bles de ser au­to­ma­ti­za­dos, so­bre­vi­vi­rán re­duc­tos que re­quie­ran crea­ti­vi­dad, ha­bi­li­da­des so­cia­les y ges­tión emo­cio­nal. Tam­bién por en­ton­ces las pre­dic­cio­nes apun­ta­ban a que ca­si la mi­tad de los tra­ba­jos ac­tua­les se­rán desa­rro­lla­dos en el 2055 por or­de­na­do­res, pe­ro la tec­no­lo­gía, ve­loz, tie­ne las pa­tas lar­gas y se ha da­do más que pri­sa: me­dio año es pa­ra ella to­da una vi­da. El es­ce­na­rio ya ha cam­bia­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te: en Chi­na, un pre­sen­ta­dor vir­tual es­tá pre­pa­ra­do pa­ra em­pe­zar a in­for­mar a los te­les­pec­ta­do­res sin des­can­so en un ca­nal 24 ho­ras, re­pro­du­cien­do ges­tos y mo­vi­mien­tos hu­ma­nos; hay an­droi­des que acu­nan be­bés en guar­de­rías y má­qui­nas con ca­bles y chips —ni ras­tro de neu­ro­nas zur­ci­das en ma­te­ria gris— que ale­gre­men­te com­po­nen ba­la­das y es­cri­ben so­ne­tos de ca­li­dad, na­da de pie­zas vul­ga­res y me­cá­ni­cas. La co­sa em­pie­za a po­ner­se se­ria.

La ra­za ro­bó­ti­ca es una gran fa­mi­lia nu­me­ro­sa con múl­ti­ples ra­mas: de bra­zos ar­ti­cu­la­dos -—ro­bots in­dus­tria­les co­mu­nes— a dro­nes, pa­san­do por ca­cha­rros do­més­ti­cos in­te­li­gen­tes —as­pi­ra­do­ras o pro­ce­sa­do­res de ali­men­tos—, co­bots, idea­dos pa­ra tra­ba­jar «co­do con co­do» con las per­so­nas, au­tó­ma­tas orien­ta­dos a la edu­ca­ción o hu­ma­noi­des, má­qui­nas cu­ya mor­fo­lo­gía es si­mi­lar a la nues­tra pre­ci­sa­men­te pa­ra po­der adap­tar­se a un mun­do di­se­ña­do a es­ca­la hu­ma­na. Son es­tos, so­bre to­do, y no los asis­ten­cia­les ni los in­dus­tria­les, los que ac­ti­van las alar­mas, los que el ser hu­mano pue­de lle­gar a en­ten­der co­mo una ame­na­za, un com­pe­ti­dor di­rec­to en un fu­tu­ro la­bo­ral cer­cano: hay es­tu­dios que de­mues­tran que cuan­to más se per­fec­cio­na fí­si­ca­men­te una má­qui­na, más mie­do te­ne­mos a que pue­da cum­plir me­jor nues­tro co­me­ti­do o, co­mo mí­ni­mo, de que lo ha­ga con un me­nor mar­gen de error. El Par­la­men­to Eu­ro­peo ya ha em­pe­za­do a to­mar car­tas en el asun­to: tra­ba­ja pa­ra, en­tre otras co­sas, res­pe­tar el re­cha­zo a la aten­ción por par­te de un ro­bot —el clien­te pue­de ne­gar­se a ser aten­di­do por un au­tó­ma­ta—, pro­te­ger a la hu­ma­ni­dad de ser ma­ni­pu­la­da por las má­qui­nas a tra­vés de las emo­cio­nes y evi­tar que los víncu­los so­cia­les se di­suel­van, prin­ci­pal­men­te en lo que res­pec­ta a la sa­lud y al cui­da­do de los ma­yo­res.

FOTOMONTAJE: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.