UNA BEL­GA EN BU­ÑO

MA­TRI­CU­LA­DA CON EL NÚ­ME­RO 3.033 Y CON LA C DE CO­RU­ÑA, ES­TA MO­TO­CI­CLE­TA DE LA MAR­CA FN —ABRE­VIA­TU­RA DE FA­BRI­QUE NA­TIO­NA­LE—, CONS­TRUI­DA EN BÉL­GI­CA EN 1928, LLE­GÓ A GA­LI­CIA UN AÑO DES­PUÉS Y ES­TU­VO MÁS DE 50 AÑOS RE­CO­RRIEN­DO IN­CAN­SA­BLE LA COS­TA NO­ROES­TE CORUÑ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Ós­car Aye­rra

La his­to­ria de una de las pri­me­ras mo­tos que cir­cu­la­ron por Ga­li­cia, res­tau­ra­da tras ca­si un si­glo de pe­ri­pe­cias.

Es­ta mo­to po­dría ha­ber pa­sa­do des­aper­ci­bi­da si no no lle­ga a ser por­que to­da­vía es re­cor­da­da, en pleno si­glo XXI, por su ca­rac­te­rís­ti­co so­ni­do que ha­cía cuan­do en los años 50 y 60 era la en­car­ga­da de trans­por­tar el co­rreo a Ber­gan­ti­ños, una pe­que­ña co­mar­ca en el no­roes­te ga­lle­go. «El rui­do era in­con­fun­di­ble, sa­bía­mos cuán­do lle­ga­ba el co­rreo a nues­tro pue­blo por el es­truen­do de su mo­tor», así re­cor­da­ba Ra­món, su ac­tual pro­pie­ta­rio, cuan­do en el año 2010 se lo es­cu­chó de­cir a un afi­cio- na­do de mo­tos en una de las con­cen­tra­cio­nes de mo­tos clá­si­cas a las que sue­le asis­tir. En aquel mo­men­to de­ci­dió ave­ri­guar el pa­ra­de­ro de es­ta sin­gu­lar mo­to­ci­cle­ta. He­cho que ocu­rrió me­ses des­pués en Bu­ño, una pe­que­ña lo­ca­li­dad cer­ca de Mal­pi­ca (A Co­ru­ña). Ba­jo cien­tos de ki­los de le­ña dor­mi­ta­ba, ca­si fo­si­li­za­da, una es­truc­tu­ra de hie­rros y pie­zas oxi­da­das. Co­men­za­ba así el res­ca­te de una de las pri­me­ras mo­tos ma­tri­cu­la­das en Ga­li­cia.

FA­BRI­CA­DA EN BÉL­GI­CA

To­do co­men­zó en 1929 cuan­do un mé­di­co ga­lle­go afin­ca­do en San­tia­go lo­gra­ba traer­la des­de Áfri­ca. Era bas­tan­te ha­bi­tual que mu­chas de es­tas mo­tos se en­tre­ga­sen a la co­lo­nia bel­ga de Áfri­ca pa­ra fi­nes mi­li­ta­res gra­cias a su con­tras­ta­da fia­bi­li­dad en te­rre­nos tan du­ros, pa­ra más tar­de ven­der­se. Tras su es­tan­cia en Com­pos­te­la, fue ad­qui­ri­da por el cu­ra de Bu­ño a prin­ci­pios de los años 30. El sa­cer­do­te se de­di­có, du­ran­te mu­chos años, a vi­si­tar a sus fe­li­gre­ses en es­ta mon­tu­ra tan sin­gu­lar. Du­ran­te la gue­rra ci­vil pu­do in­clu­so sal­var­se de las mul­ti­tu­di­na­rias con­fis­ca­cio­nes y re­qui­sas mi­li­ta­res gra­cias a que la igle­sia so­lía es­tar exen­ta.

Tras la gue­rra, se­gún acla­ra su ac­tual due­ño, un ac­ci­den­te en un puente cer­cano a Co­ris­tan­co, una lo­ca­li­dad a 22 ki­ló­me­tros de Mal­pi­ca, pu­so fin a la vi­da de es­te cu­ra, que­dan­do la mo­to con im­por­tan­tes da­ños. Es­ta FN pa­sa en­ton­ces por va­rias ma­nos has­ta que lle­ga a prin­ci­pios de los años 40 a In­da­le­cio, un jo­ven afi­cio­na­do a las mo­tos, que más tar­de se­ría el en­car­ga­do, con su mu­jer, de la ofi­ci­na de co­rreos de la zo­na de Bu­ño. En­tre los años 40 y 60 la mo­to su­frió múl­ti­ples arre­glos, re­pa­ra­cio­nes y ac­tua­li­za­cio­nes que fue­ron cam­bian­do su fi­so­no­mía. Re­ci­bió sus­pen­sio­nes,

hor­qui­llas, y par­tes me­cá­ni­cas de otras mon­tu­ras do­nan­tes que sus­ti­tuían a las pie­zas originales, da­do la im­po­si­bi­li­dad de com­prar­las a la fá­bri­ca bel­ga.

Se­gún re­cuer­da el hi­jo de In­da­le­cio, «mi pa­dre pa­sa­ba mu­chas ho­ras en­ci­ma de la mo­to, via­ja­ba des­de Bu­ño a Mal­pi­ca y tam­bién A Co­ru­ña». En aque­lla épo­ca las ca­rre­te­ras, en su ma­yo­ría, eran de tie­rra y se en­con­tra­ban en un es­ta­do de­plo­ra­ble, lo que su­po­nía una exi­gen­te prue­ba de fia­bi­li­dad pa­ra cual­quier mo­to­ci­cle­ta, y el due­ño es­ta­ba obli­ga­do a sa­ber de me­cá­ni­ca.

LA BIELA BEL­GA

A prin­ci­pios de 1961 la mo­to su­frió un gra­ve pro­ble­ma, la ro­tu­ra de una biela la de­jó in­vá­li­da. Una pie­za im­po­si­ble de con­se­guir en Es­pa­ña, pe­ro no así pa­ra In­da­le­cio, se­gún na­rra su hi­jo: «Mi pa­dre tu­vo la ocu­rren­cia de en­viar una car­ta a la Ca­sa Real bel­ga, don­de ex­pli­ca­ba su pro­ble­ma téc­ni­co y una so­li­ci­tud for­mal de la pie­za en cues­tión». Re­cor­de­mos que Fa­bio­la de Bél­gi­ca, de ori­gen es­pa­ñol, aca­ba­ba de ca­sar­se con el rey Bal­duino unos me­ses an­tes. Me­ses des­pués, aña­de, «la Guar­dia Ci­vil de Car­ba­llo se pre­sen­tó en nues­tra ca­sa con un pe­que­ño pa­que­te pa­ra mi pa­dre. El re­cam­bio ha­bía lle­ga­do des­de Bél­gi­ca». Lo que em­pe­zó sien­do una bro­ma ca­se­ra del «si co­la, co­la» con el país cen­troeu­ro­peo re­sul­tó ser un mé­to­do de lo más efec­ti­vo.

Du­ran­te los años si­guien­tes es­ta in­com­bus­ti­ble mo­to­ci­cle­ta ejer­cía de vehícu­lo mul­ti­ta­rea. In­clu­so pres­ta­ba ser­vi­cio en la fa­mo­sa ce­rá­mi­ca de Bu­ño co­mo vehícu­lo de car­ga y de per­so­nas, co­mo, se­gún le han con­ta­do a su ac­tual due­ño, «una ta­bla en­tre el asien­to del con­duc­tor y la pe­que­ña va­ca tra­se­ra ha­cía de ban­co im­pro­vi­sa­do pa­ra tres via­je­ros». Fi­nal­men­te, a prin­ci­pios de los 70 se le bus­ca el re­ti­ro en un pe­que­ño almacén de la fa­mi­lia don­de per­ma­ne­ce­rá has­ta el 2010, en el que sa­le de su es­con­di­te for­zo­so.

RES­TAU­RA­CIÓN ME­TICU­LOSA

Dos años ne­ce­si­tó Ra­món, su ac­tual pro­pie­ta­rio, pa­ra de­vol­ver­le la vi­da. Va­rios me­ses so­lo pa­ra do­cu­men­tar­se so­bre qué par­tes ha­bían si­do sus­ti­tui­das a lo lar­go de su exis­ten­cia. Un pro­ce­so que si­guió con el des­mon­ta­je, ca­ta­lo­ga­ción y res­tau­ra­ción de ca­da una de las pie­zas que com­po­nían es­te rom­pe­ca­be­zas de hie­rro. Y por su­pues­to, mu­chas ho­ras in­ver­ti­das en la bús­que­da ex­haus­ti­va de pie­zas originales en webs del sec­tor, y vi­si­tas a va­rios mer­ca­di­llos eu­ro­peos de re­cam­bios de clá­si­cas. «To­da­vía me fal­ta el es­ca­pe ori­gi­nal» acla­ra con ra­bia Ra­món, una pie­za muy difícil de con­se­guir y que si­gue bus­can­do. Pro­vi­sio­nal­men­te lle­va uno de ace­ro. So­la­men­te el fa­ro de­lan­te­ro, que en sus ini­cios la mo­to­ci­cle­ta no lle­va­ba, es la úni­ca li­cen­cia que por se­gu­ri­dad ha ins­ta­la­do, «des­mon­ta­ble, eso sí, por si se de­ja co­mo sa­lió de fá­bri­ca en 1928».

« «Mi pa­dre tu­vo la ocu­rren­cia de en­viar una car­ta a la Ca­sa Real bel­ga so­li­ci­tan­do la pie­za que le fal­ta­ba»

RES­TAU­RA­CIÓN COM­PLE­TA Ori­gi­nal­men­te no te­nía fa­ro ni sus­pen­sión tra­se­ra, pa­ra cam­biar de mar­cha era ne­ce­sa­rio sol­tar la mano del ma­ni­llar de­re­cho y ac­cio­nar la pa­lan­ca si­tua­da a la al­tu­ra de la ro­di­lla de­re­cha mien­tras se ac­cio­na­ba el em­bra­gue pa­ra se­gui­da­men­te ace­le­rar. Ca­si hay que ser una es­pe­cie de ma­la­ba­ris­ta, aun­que pa­ra Ra­món (iz­quier­da), su ac­tual due­ño, no tie­ne nin­gún se­cre­to.

DOS PRO­PIE­TA­RIOS PE­CU­LIA­RES El cu­ra de Bu­ño (de­re­cha). Mon­ta­do en la FN bel­ga re­co­rría la co­mar­ca an­tes de per­der la vi­da en ella a prin­ci­pios de los años 40. Aba­jo, el si­guien­te pro­pie­ta­rio, In­da­le­cio, quién la uti­li­za­ría en­tre otras la­bo­res co­mo trans­por­te del co­rreo en los años 50 y 60, has­ta que la ju­bi­ló a prin­ci­pios de los 70.

CON PIE­ZAS DE VA­RIAS MO­TOSAsí se la en­con­tró su ac­tual due­ño en 2010 . A lo lar­go del tiem­po su­frió di­fe­ren­tes mo­di­fi­ca­cio­nes, prin­ci­pal­men­te por la fal­ta de pie­zas originales. El cam­bio, la di­rec­ción, el de­pó­si­to, el es­ca­pe, las mar­chas o par­tes del cha­sis fue­ron cam­bia­dos a lo lar­go de su exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.