MA­YO DEL 68, 50 AÑOS DES­PUÉS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por LO­LA FER­NÁN­DEZ

Me­dio si­glo des­pués de aquel ma­yo del 68, las mu­je­res han vuel­to a las ca­lles de to­do el mun­do re­cla­man­do sus de­re­chos. Via­je­mos en el tiem­po pa­ra ave­ri­guar cuán­to he­mos avan­za­do. ¿O aca­so no tan­to?

Las his­to­ria­do­ras es­tán de acuer­do: la de ma­yo del 68 fue una re­vo­lu­ción ma­chis­ta. Los hom­bres mo­no­po­li­za­ron el de­ba­te po­lí­ti­co e in­vi­si­bi­li­za­ron a las es­tu­dian­tes y las obre­ras. La lec­tu­ra de aque­lla pro­tes­ta glo­bal se lee hoy en cla­ve ge­ne­ra­cio­nal: el baby boom cum­plía la ma­yo­ría de edad y es­ta­lla­ba su de­seo re­vo­lu­cio­na­rio de vi­vir en una so­cie­dad más li­bre, pa­cí­fi­ca (se li­bra­ba la gue­rra de Viet­nam) y an­ti­con­su­mis­ta. A 50 años de aque­llas se­ma­nas de pro­tes­tas obre­ras y es­tu­dian­ti­les que sa­cu­die­ron Pa­rís, Lon­dres, Nue­va York, Ber­lín o To­kio, no po­de­mos de­cir que los “re­vo­lu­cio­na­rios” lo­gra­ran ins­tau­rar ese “otro mun­do po­si­ble”; más bien al con­tra­rio. Sin em­bar­go, la pos­ter­ga­ción de las mu­je­res, re­le­ga­das po­lí­ti­ca­men­te a re­par­tir pan­fle­tos y azu­za­das a “li­be­rar­se” se­xual­men­te den­tro de los már­ge­nes del de­seo mas­cu­lino, pro­pul­só su in­me­dia­ta or­ga­ni­za­ción en el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción de las Mu­je­res (MLF), el más ra­di­cal de los crea­dos en Eu­ro­pa. Hoy no es arries­ga­do de­cir que la ca­si úni­ca he­ren­cia po­lí­ti­ca que de­jó el 68 fue el fe­mi­nis­mo, qui­zá por­que en su seno no ha­bía una ex­plo­si­va re­vo­lu­ción, sino una cons­tan­te re­bel­día.

SE­XIS­MO LA­BO­RAL

La huel­ga ge­ne­ral pa­ra­li­zó Fran­cia en ma­yo del 68 gra­cias al pac­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra (11 mi­llo­nes de per­so­nas) y los es­tu­dian­tes. Los ope­ra­rios de las fá­bri­cas tra­ba­ja­ban en con­di­cio­nes te­rri­bles y de­man­da­ron subidas sa­la­ria­les y suel­dos men­sua­les en vez de por ho­ra, ade­más de po­si­bi­li­da­des de for­ma­ción. Se lo­gra­ron, pe­ro las me­jo­ras si­guie­ron be­ne­fi­cian­do más a los tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos que a las mu­je­res y los in­mi­gran­tes, que ocu­pa­ban pues­tos no cua­li­fi­ca­dos. En Es­ta­dos Uni­dos, don­de so­lo tra­ba­ja­ba el 38% de las mu­je­res, la si­tua­ción era si­mi­lar pa­ra las mu­je­res de ra­za no blan­ca y sin for­ma­ción. Las de cla­se me­dia y al­ta ape­nas po­dían ac­ce­der a pues­tos de se­cre­ta­rias, en­fer­me­ras o pro­fe­so­ras. So­lo un 6%

eran mé­di­cas, un 3% abo­ga­das y un 1% in­ge­nie­ras. En agos­to de 1970, 150.000 mar­cha­ron en la Huel­ga de las Mu­je­res por la Igual­dad pa­ra exi­gir ac­ce­so digno al mer­ca­do la­bo­ral. Hoy, el pa­ro si­gue afec­tan­do más a las mu­je­res y los jó­ve­nes, so­bre to­do en los paí­ses del sur de Eu­ro­pa.

BRE­CHA SA­LA­RIAL

El pro­ble­ma de la de­sigual­dad de los suel­dos se con­vir­tió muy pron­to en uno de los ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les de los mo­vi­mien­tos de mu­je­res. Las es­ta­dou­ni­den­ses, con la es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta Betty Fried­man a la ca­be­za, ya ha­cían lobby en el Con­gre­so en 1966 pa­ra ob­te­ner igual sa­la­rio. En 1968, 850 tra­ba­ja­do­ras de la fac­to­ría Ford en Da­gen­ham (Reino Uni­do) fue­ron a la huel­ga pa­ra pro­tes­tar por­que su sa­la­rio era un 15% me­nor que el de sus co­le­gas mas­cu­li­nos. El Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de las Mu­je­res bri­tá­ni­co pe­día la igual­dad sa­la­rial, la lu­cha con­tra el aco­so se­xual y la dis­cri­mi­na­ción, y guar­de­rías gra­tui­tas las 24 ho­ras. En las re­vuel­tas de Pa­rís, la reivin­di­ca­ción sa­la­rial no tu­vo lec­tu­ra de gé­ne­ro, pe­ro las fe­mi­nis­tas or­ga­ni­za­das des­pués en el MLF lo con­vir­tie­ron en una de sus de­man­das. Han te­ni­do que pa­sar 50 años pa­ra que un país prohí­ba por ley la bre­cha sa­la­rial: fue Is­lan­dia, el pa­sa­do enero.

PRE­CA­RI­ZA­CIÓN

La lu­cha de las tra­ba­ja­do­ras pre­ca­rias, li­de­ra­das en Es­pa­ña por las kellys (las ca­ma­re­ras de pi­so de los ho­te­les), tam­po­co es des­gra­cia­da­men­te nue­va. A prin­ci­pios de los 70, se creó en Reino Uni­do el mo­vi­mien­to Night Clea­ners Cam­paign [Cam­pa­ña de las lim­pia­do­ras noc­tur­nas], pa­ra de­fen­der de los sa­la­rios mi­se­ra­bles

EN 1968, LAS MU­JE­RES YA PE­DÍAN LA IGUAL­DAD SA­LA­RIAL; EN 2018, SO­LO UN PAÍS LA HA IM­PLAN­TA­DO.

y los re­cor­tes de las sub­con­tra­tas a las lim­pia­do­ras noc­tur­nas de ofi­ci­nas. En Es­ta­dos Uni­dos, la ac­ti­vis­ta afro­ame­ri­ca­na An­ge­la Da­vis exi­gió que las fe­mi­nis­tas blan­cas no in­vi­si­bi­li­za­ran la ex­plo­ta­ción de las tra­ba­ja­do­ras de otras ra­zas, opri­mi­das do­ble­men­te por el ra­cis­mo y el ma­chis­mo, e in­clu­so obli­ga­das a cum­plir pro­gra­mas de es­te­ri­li­za­ción.

EN CA­SA

Tí­mi­da­men­te du­ran­te la dé­ca­da de los 60, y de­ci­di­da­men­te en los 70, las mu­je­res oc­ci­den­ta­les re­cha­za­ron ma­si­va­men­te el pa­pel úni­co de es­po­sa, ma­dre y ama de ca­sa, cui­da­do­ra y or­ga­ni­za­do­ra bá­si­ca de la vi­da fa­mi­liar. La es­cri­to­ra Glo­ria Stei­nem re­su­mía la cues­tión así: “Una mu­jer ne­ce­si­ta a un hom­bre co­mo un pez ne­ce­si­ta una bi­ci­cle­ta”. ¿Se rom­pió la “mís­ti­ca de la fe­mi­ni­dad” por los de­seos de tra­ba­jar y po­seer au­to­no­mía en to­das las fa­ce­tas de la vi­da? No tan­to. Las mu­je­res ne­ga­ron la tu­te­la de sus ma­ri­dos (que fue le­gal has­ta 1970 en Fran­cia y has­ta la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia en nues­tro país), pe­ro po­co a po­co vol­vie­ron a su­je­tar­se a otra tu­te­la me­nos vi­si­ble: la de las re­glas de lo fe­me­nino que em­pu­jan a cul­ti­var be­lle­za, ju­ven­tud y cier­ta car­ga eró­ti­ca. Ade­más, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual ha­ce que la fa­mi­lia no sim­bo­li­ce tan­to la opre­sión co­mo el re­fu­gio, y el fe­mi­nis­mo ha pa­sa­do de rom­per los ni­dos a reivin­di­car pro­tec­ción y sa­la­rios pa­ra ma­dres y cui­da­do­ras. Sin em­bar­go, si­gue sin afron­tar­se la si­tua­ción del tra­ba­jo do­més­ti­co, que ha pa­sa­do a ser rea­li­za­do por mi­gran­tes y tra­ba­ja­do­ras pre­ca­rias, sin que se plan­tee el pe­lia­gu­do de­ba­te so­bre el re­par­to de las ta­reas de ca­sa.

LA VI­DA SE­XUAL

La li­be­ra­ción se­xual fue uno de los ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les del dis­cur­so de ma­yo del 68, co­mo par­te del de­seo de las mu­je­res de li­be­rar­se del vie­jo or­den en­car­na­do por

la ge­ne­ra­ción de sus pa­dres. La píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va co­men­zó a co­mer­cia­li­zar­se en Fran­cia en 1967 (en 1978 en Es­pa­ña) y sig­ni­fi­có una re­vo­lu­ción de las cos­tum­bres se­xua­les. Al­gu­nas fe­mi­nis­tas, co­mo la es­cri­to­ra Lau­ra Frei­xas, re­co­no­cen hoy que aque­lla uto­pía tu­vo su ca­ra amar­ga: “Aque­llos años de ex­pe­ri­men­ta­ción ne­ce­sa­ria si­guie­ron el mo­de­lo de lo mas­cu­lino, el de la pro­mis­cui­dad y lo in­ter­cam­bia­ble”. Los re­la­tos fe­me­ni­nos que na­rra­ron des­pués aque­lla épo­ca de se­xo li­bre y co­mu­nas mues­tran có­mo, des­pués de los con­cier­tos, las fies­tas y los en­cuen­tros se­xua­les, las que se­guían lim­pian­do y co­ci­nan­do eran las mu­je­res. Hoy, el fe­mi­nis­mo tra­ta de re­si­tuar el de­ba­te so­bre el se­xo no en el con­sen­ti­mien­to pu­ro y du­ro, sino en la cen­tra­li­dad del de­seo fe­me­nino. No se tra­ta de con­sen­tir, sino de desear.

VIO­LEN­CIA MA­CHIS­TA

Hoy, es el prin­ci­pal aglu­ti­na­dor de la lu­cha de las mu­je­res, el fac­tor trans­ver­sal que ex­pli­ca la po­ten­cia de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. La de­nun­cia de las vio­len­cias se­xua­les (des­de el aco­so a la vio­la­ción), tam­bién cen­tró la agen­da del fe­mi­nis­mo de los 60 y 70 en Fran­cia, Reino Uni­do y EE.UU. De he­cho, la se­gun­da ola del fe­mi­nis­mo lo­gró sa­car la vio­len­cia del te­rreno de lo pri­va­do y lle­var­la al ám­bi­to pú­bli­co, de­man­dan­do le­yes que pro­te­gie­ran a las mu­je­res. En el 68, el mo­vi­mien­to NOW, li­de­ra­do por Betty Fried­man, lo­gró que el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se apro­ba­ra una ley pa­ra que las tra­ba­ja­do­ras pu­die­ran de­nun­ciar a sus je­fes por aco­so o asal­to se­xual. Fue un pri­mer pa­so que su­po a sal­to de gi­gan­te, pues en to­do Oc­ci­den­te el mal­tra­to fí­si­co y la vio­la­ción no sus­ci­ta­ban cen­su­ra so­cial; se con­si­de­ra­ba pre­rro­ga­ti­va de los ma­ri­dos, pro­pie­ta­rios de sus es­po­sas

HOY, EL PRIN­CI­PAL AGLU­TI­NA­DOR DE LA LU­CHA FE­MI­NIS­TA ES EL FRENO A LAS VIO­LEN­CIAS SE­XUA­LES.

5. La ac­triz Fran­ces Fis­her, en un ac­to de #Metoo. 6. En los Glo­bos de Oro, ac­ti­vis­tas y es­tre­llas (Mi­che­lle Wi­lliams, Ame­ri­ca Fe­rra­ra, Jes­si­ca Chas­tain, Meryl Streep, Kerry Was­hing­ton y Na­ta­lie Port­man), vis­tie­ron de ne­gro. 6

5

8

7. Jes­si­ca Chas­tain y Ch­loe Gra­ce Mo­retz, en la Mar­cha de las Mu­je­res en Was­hing­ton, en 2017. 8. Glo­ria Stei­nem (en el cen­tro), con Ma­do­na, Amy Schu­mer y Deb­bie Ma­zur. 7

1. Ángela Da­vis, en una ma­ni­fes­ta­ción por los de­re­chos ci­vi­les, en Was­hing­ton (1974). 2. La ac­ti­vis­ta Ka­te Mi­llet en una mar­cha por la igual­dad en Nue­va York (1971). 1

4

3. Betty Frie­dan, en una ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de las tra­ba­ja­do­ras, en Nue­va York (1970). 4. La es­cri­to­ra Glo­ria Stei­nem, en una in­ter­ven­ción an­te la pren­sa. 2

3

En las pro­tes­tas de Pa­rís de 1968 (izq.), las mu­je­res, co­mo la mí­ti­ca Ca­ro­li­ne de Ben­derm, eran mi­no­ría. Arri­ba, ma­ni­fes­ta­ción del 8M en Bil­bao, ca­si ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.