LA CRU­DA VER­DAD DE LA VIO­LA­CIÓN

La sen­ten­cia so­bre el ca­so de la Ma­na­da y las pro­tes­tas en la ca­lle han pues­to el de­ba­te so­bre la me­sa. ¿Por qué la víc­ti­ma de­be de­mos­trar que se ha de­fen­di­do? ¿Por qué se juz­ga su com­por­ta­mien­to en lu­gar del de sus agre­so­res? Y, so­bre to­do, ¿cuán­do po­drá

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por BEA­TRIZ G. MAN­SO

Tres ca­sos ca­da día se de­nun­cian en nues­tro país. So­lo son el 10% de los que se co­me­ten.

DDes­pués de cin­co me­ses de de­li­be­ra­ción, lle­gó la sen­ten­cia: la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Na­va­rra con­de­na­ba a ca­da uno de los cin­co miem­bros de La Ma­na­da a nue­ve años de cár­cel por abu­so se­xual con­ti­nua­do. Que­da­ban ab­suel­tos del de­li­to de agre­sión se­xual que pe­dían la Fis­ca­lía y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, al con­si­de­rar el tri­bu­nal que no hu­bo ni la vio­len­cia ni la in­ti­mi­da­ción ne­ce­sa­rias pa­ra con­si­de­rar­se vio­la­ción. Sin em­bar­go, los jue­ces des­cri­ben co­mo he­chos pro­ba­dos la si­tua­ción que vi­vió la víc­ti­ma, aquel 7 de ju­lio de 2016 en un por­tal de Pam­plo­na, con pá­rra­fos co­mo es­te: “La de­nun­cian­te en es­tos dos úl­ti­mos ví­deos es­tá aga­za­pa­da, aco­rra­la­da con­tra la pa­red por dos de los pro­ce­sa­dos, ex­pre­só gri­tos que re­fle­jan do­lor y no apre­cia­mos nin­gu­na ac­ti­vi­dad de ella; es­tas imá­ge­nes evi­den­cian que la de­nun­cian­te es­ta­ba ate­mo­ri­za­da y so­me­ti­da”. Mi­les de per­so­nas (so­bre to­do mu­je­res, pe­ro no so­lo) sin­tie­ron la sen­ten­cia co­mo una bo­fe­ta­da, al en­ten­der que los he­chos pro­ba­dos y ex­pues­tos por los jue­ces en to­da su crudeza (quién hi­zo qué, có­mo, cuán­tas ve­ces…) son la des­crip­ción inequí­vo­ca de una vio­la­ción en gru­po, mien­tras que la sen­ten­cia con­clu­ye lo con­tra­rio. Por eso sa­lie­ron a la ca­lle a mos­trar su in­dig­na­ción al gri­to de “No es abu­so, es vio­la­ción”. El cla­mor so­cial ha en­con­tra­do eco en el acuer­do de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en cuan­to a la ne­ce­si­dad de re­vi­sar la le­gis­la­ción y las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los de­li­tos pa­ra sal­var la dis­tan­cia que exis­te en­tre lo que el co­mún de las per­so­nas en­tien­de por vio­la­ción y vio­len­cia y lo que dic­tan los tri­bu­na­les.

Me­dir la in­ti­mi­da­ción

El Có­di­go Pe­nal de­fi­ne la vio­la­ción co­mo la in­tro­duc­ción del pe­ne por vía va­gi­nal, anal u oral, así co­mo la pe­ne­tra­ción di­gi­tal y la in­tro­duc­ción de ob­je­tos por las dos pri­me­ras vías uti­li­zan­do pa­ra ello la vio­len­cia y la in­ti­mi­da­ción. Esas dos úl­ti­mas han si­do las pa­la­bras cla­ve en una sen­ten­cia que de­ja cla­ro que los cin­co hom­bres, de edad y com­ple­xión su­pe­rio­res a las de la víc­ti­ma, co­me­tie­ron esos ac­tos con ella. Por tur­nos o si­mul­tá­nea­men­te, al­gu­nos más de una vez y sin pre­ser­va­ti­vo. “Pe­ro, ¿qué es lo que se con­si­de­ra vio­len­cia? ¿Có­mo se mi­de la in­ti­mi­da­ción?”, se pre­gun­ta Ma­ri­ti Pe­rei­ra, di­rec­to­ra de CAVASYM As­tu­rias, una or­ga­ni­za­ción que lle­va 25 años asis­tien­do a víc­ti­mas de agre­sión se­xual y mal­tra­to. “Por­que es­ta no se ejer­ce so­lo con gol­pes o ame­na­zas –ar­gu­men­ta–. El mie­do es li­bre. ¿Pro­vo­car el pá­ni­co no es un mo­do de vio­len­cia? ¿Pen­sar que no tie­nes es­ca­pa­to­ria no es in­ti­mi­dan­te?”. Por esos már­ge­nes de la ley que que­dan su­je­tos a la in­ter­pre­ta­ción de los jue­ces, mu­chos ca­sos que no se ci­ñen al “ma­nual” co­rren el ries­go de caer al va­cío de la im­pu­ni­dad. Se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en Es­pa­ña se re­gis­tran 1.200 vio­la­cio­nes al año. Tres al día. Es­tas no son, ni de cer­ca, las ci­fras reales, so­lo las que se de­nun­cian: un es­ca­so 10 o 12% de las que se co­men­ten en reali­dad. Y eso nos si­túa en el pues­to 25 de los 32 paí­ses eu­ro­peos en nú­me­ro de de­nun­cias. De en­tre to­das, las me­nos son las que se ci­ñen a esa es­ce­na, vis­ta en mil pe­lí­cu­las, en la que un des­co­no­ci­do asal­ta a la mu­jer en un des­cam­pa­do o un apar­ca­mien­to so­li­ta­rio y la agre­de bru­tal­men­te, ba­jo ame­na­zas y vio­len­cia. La gran ma­yo­ría, en­tre el 70 y el 80% son per­pe­tra­das por al­guien del en­torno de la víc­ti­ma: fa­mi­lia­res, pa­re­ja o ex, ami­gos, com­pa­ñe­ros, li­gues de una no­che… Y ca­si siem­pre sin nin­gu­na con­se­cuen­cia.

El agre­sor es­tá cer­ca

A H. M. la vio­ló un ami­go cer­cano. “Que­dá­ba­mos con fre­cuen­cia pa­ra char­lar, con­tar­nos nues­tros pro­ble­mas o pa­ra sa­lir. A ve­ces, ve­nía a ca­sa pa­ra ju­gar a las car­tas o ver una pe­lí­cu­la y se que­da­ba a dor­mir en el sa­lón cuan­do se ha­cía muy tar­de. Una vez in­clu­so hi­ci­mos el amor, pe­ro eso fue to­do. Has­ta aque­lla tar­de. No en­ten­dí có­mo ni cuán­do al­go cam­bió. Me aplas­tó con­tra el so­fá, yo le gri­té: “¿Pe­ro es­tás lo­co? ¿De qué vas?”. Él me di­jo: “¡Cá­lla­te, te va a gus­tar!”. Ella de­ja su re­la­to en una web de de­nun­cias, jun­to al de otras mu­je­res. Co­mo Sa­ra, que ju­ga­ba a la se­duc­ción con un ve­cino de la edad de su pa­dre: mi­ra­das, po­ses in­si­nuan­tes en la pis­ci­na, fra­ses con do­ble sen­ti­do en el as­cen­sor... Un día, él sim­ple­men­te lla­mó a la puer­ta, en­tró y la vio­ló. Co­mo la ma­yo­ría, ellas tam­po­co lo de­nun­cia­ron. El por­qué no es di­fí­cil de en­ten­der a la vis­ta de lo su­ce­di­do du­ran­te el jui­cio de La Ma­na­da. “¿Qué pen­sa­rán quie­nes ha­yan pa­sa­do por al­go así, es­tén pen­san­do si de­nun­ciar­lo o no, y ha­yan se­gui­do el jui­cio a tra­vés de los me­dios?”, se pre­gun­ta Ma­ría Mar­tín, abo­ga­da del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Ovie­do y miem­bro del Gru­po de Tra­ba­jo de Gé­ne­ro del Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía. “Pues pro­ba­ble­men­te es­te ca­so ha­brá he­cho de­can­tar­se a mu­chas por no ha­cer­lo –ase­gu­ra–, por­que ha que­da­do cla­ro por lo que van a te­ner que pa­sar: cues­tio­na­mien­to, jui­cios de va­lor so­bre su com­por­ta­mien­to, es­cru­ti­nio de su vi­da, es­car­nio pú­bli­co… Es una vic­ti­mi­za­ción se­cun­da­ria ab­so­lu­ta­men­te te­rri­ble”. Ese es uno de los mo­ti­vos por los que la in­men­sa ma­yo­ría de las agre­sio­nes se si­len­cian. En la web mehan­vio­la­do. com, una mu­jer ti­tu­la su tes­ti­mo­nio: “Di­ces no y en­tien­de sí”. Y es­cri­be có­mo le con­tes­tó NO, NO, NO, en ma­yús­cu­las y mu­chas ve­ces a su pa­re­ja,

cuan­do in­sis­tió en te­ner re­la­cio­nes sin pro­tec­ción. Ni ca­so. “Me pe­ne­tró del ti­rón, mien­tras me de­cía: “Tran­qui­la” (…). Si­gue di­cien­do que no es res­pon­sa­bi­li­dad su­ya. Que yo es­ta­ba en su ca­sa, des­nu­da, en su ca­ma”.

Jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble

Es­tas his­to­rias y las que cien­tos de mu­je­res han subido a las re­des con la eti­que­ta #Cuén­ta­lo tras co­no­cer­se la polémica sen­ten­cia, po­nen en evi­den­cia que si­guen muy vi­gen­tes las vie­jas creen­cias y las ideas pre­con­ce­bi­das en torno a la vio­len­cia se­xual que sir­ven pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble: que si te has be­sa­do con al­guien en la dis­co­te­ca o si vis­tes y ac­túas de ma­ne­ra pro­vo­ca­ti­va, te lo es­tás bus­can­do; que si vas a ca­sa de tu li­gue o le in­vi­tas a la tu­ya, sa­bes lo que hay y lue­go no te que­jes; que los hom­bres cuan­do se ex­ci­tan no pue­den pa­rar, que es­tá en la na­tu­ra­le­za mas­cu­li­na; que si di­ces no, en el fon­do quieres de­cir sí; que cuan­do con­sien­tes una re­la­ción, ese con­sen­ti­mien­to se man­tie­ne en to­do mo­men­to y no pue­des echar­te atrás... Son al­gu­nos de los ele­men­tos de lo que se lla­ma cul­tu­ra de la vio­la­ción, que no es otra co­sa que un en­torno so­cial que des­pre­cia el de­seo y la de­ci­sión de las mu­je­res, que ex­cu­sa los abu­sos y ha­ce que la lí­nea que los se­pa­ra de un ac­to con­sen­ti­do se con­tem­ple co­mo fi­na y borrosa, con la per­mi­si­vi­dad so­cial y la im­pu­ni­dad co­mo cóm­pli­ces. “Pa­re­ce que el con­sen­ti­mien­to es al­go que las mu­je­res otor­ga­mos de ma­ne­ra im­plí­ci­ta, a tra­vés del mo­do en que nos ves­ti­mos, nos mo­ve­mos o de la vi­da que lle­va­mos… Pa­re­ce que se otor­ga en fun­ción de pa­tro­nes culturales arrai­ga­dos y ex­ten­sa­men­te nor­ma­li­za­dos, pe­ro no es así. El con­sen­ti­mien­to pa­ra ca­da re­la­ción se­xual tie­ne que ser cla­ro, ex­pre­so y ma­ni­fies­to, de­be ha­cer­se de ma­ne­ra li­bre y sin que que­de nin­gu­na du­da”, afir­ma la abo­ga­da. The New York Ti­mes re­co­ge la his­to­ria del psi­có­lo­go Sa­muel D. Smithy­man, que en 1976 pu­so un anun­cio en el pe­rió­di­co: “¿Es us­ted un vio­la­dor?” Tra­ba­ja­ba en su te­sis doc­to­ral so­bre el per­fil de los vio­la­do­res “no iden­ti­fi­ca­dos”, los que no son de­nun­cia­dos ni aca­ban en la cár­cel. Pen­só que na­die res­pon­de­ría, pe­ro tu­vo más de 200 lla­ma­das: un pro­gra­ma­dor que vio­ló a su no­via, un pin­tor que ata­có a la mu­jer de un co­no­ci­do...

Sin con­sen­ti­mien­to

Al­gu­nos es­tu­dios pos­te­rio­res en­tre alum­nos de ins­ti­tu­tos y uni­ver­si­da­des de EE.UU. arro­jan con­clu­sio­nes lla­ma­ti­vas: “Pre­gun­ta­dos so­bre si han rea­li­za­do pe­ne­tra­ción sin con­sen­ti­mien­to, el en­tre­vis­ta­do di­ce sí. Pre­gun­ta­do so­bre si al­gu­na vez ha co­me­ti­do vio­la­ción, la res­pues­ta es ca­si siem­pre no”, ex­pli­ca al dia­rio neo­yor­quino la in­ves­ti­ga­do­ra Mary P. Koss, de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na. “Ni son ton­tos ni se lo ha­cen –con­tes­ta Ma­ri­ti Pe­rei­ra–. Sa­ben per­fec­ta­men­te cuán­do exis­te con­sen­ti­mien­to o no, lo que pa­sa es que has­ta aho­ra siem­pre se han to­le­ra­do esos com­por­ta­mien­tos, se han pa­sa­do por al­to y han he­cho lo que han que­ri­do sin con­se­cuen­cias. Así que aho­ra pien­san: si es­to siem­pre se ha po­di­do ha­cer y nun­ca ha pa­sa­do na­da, ¿por qué no voy a po­der se­guir ha­cién­do­lo? Es tan sen­ci­llo co­mo eso: se da por sen­ta­do que el con­sen­ti­mien­to exis­te sal­vo que se di­ga lo con­tra­rio, y es jus­to al re­vés”. Pe­rei­ra re­cuer­da el ca­so de unas de las mu­je­res aten­di­das en su aso­cia­ción, que le pi­dió al chi­co con el que es­ta­ba que pa­ra­ra cuan­do el se­xo em­pe­zó to­mar un ca­riz que no le gus­ta­ba: “Dé­ja­me”, le di­jo. Pe­ro él no pa­ró. El re­sul­ta­do fue una le­sión tan gra­ve que re­qui­rió una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. El juez lo con­si­de­ró abu­so, no agre­sión”. En la aso­cia­ción tam­bién han vis­to a ado­les­cen­tes cu­ya pri­me­ra ex­pe­rien­cia se­xual ha si­do abu­si­va. Unas son chan­ta­jea­das por sus no­vios y no se re­co­no­cen co­mo víc­ti­mas (otro de los mo­ti­vos por el que las agre­sio­nes de co­no­ci­dos que­dan im­pu­nes), “otras sa­len de fies­ta, be­ben y no re­cuer­dan na­da, pe­ro al día si­guien­te no­tan mo­les­tias, tie­nen san­gre o la ro­pa ro­ta, y se dan cuen­ta de que al­go pa­só, ob­via­men­te en con­tra de su vo­lun­tad, por­que ni se en­te­ra­ron”. La es­cri­to­ra Ruth To­le­dano re­la­ta­ba en el­dia­rio.es có­mo fue vio­la­da por un ti­po al que co­no­ció en un bar y a quien acom­pa­ñó a su ca­sa, tras una no­che de co­pas, con la in­ten­ción de acos­tar­se con él. “En mi­lé­si­mas de se­gun­do, su­pe que pa­sa­ba al­go. La ca­ra de él se ha­bía trans­for­ma­do. Lo que an­tes era ama­ble y son­rien­te se con­vir­tió en du­ro y ame­na­zan­te. Yo ca­si no ha­bía te­ni­do tiem­po de iden­ti­fi­car ese cam­bio, pe­ro cuan­do me mi­ró fi­ja­men­te sen­tí mie­do. Eran la mi­ra­da y el ges­to de al­guien que po­día, aca­so bus­ca­ba, ha­cer­me da­ño (…) No sé cuán­tas ve­ces le di­je que que­ría ir­me. Pue­de que no mu­chas, pa­ra que no se pu­sie­ra más agre­si­vo. Cuan­do vi que se acer­ca­ba a la puer­ta de en­tra­da, da­ba la vuel­ta a la ce­rra­du­ra y se guar­da­ba las lla­ves en el bol­si­llo, su­pe que yo iba a su­frir y que aca­so po­día mo­rir de ma­ne­ra ho­rri­ble. En­ton­ces de­ci­dí de­jar­me ha­cer”. To­le­dano no acu­dió a la po­li­cía. No ha­bía se­ña­les de vio­len­cia en su cuer­po. “So­lo ha­bría te­ni­do mi pa­la­bra con­tra la de él”. Por­que no se ve a sim­ple vis­ta el des­tro­zo por den­tro: mie­do, cul­pa y ver­güen­za, desáni­mo, pe­sa­di­llas o in­som­nio, an­gus­tia y an­sie­dad, que pue­den agra­var el ries­go de con­duc­tas au­to­le­si­vas…

Fal­ta de prue­bas

Mu­chas de esas emo­cio­nes se mul­ti­pli­can cuan­do hay un víncu­lo afec­ti­vo con el agre­sor o en fun­ción de cuán­to ha­ya du­ra­do o de si ha pro­du­ci­do re­pe­ti­da­men­te. La reali­dad es, sin em­bar­go, que cuan­do no de­ja mar­cas, la agre­sión (co­mo se ha vis­to en el ca­so de La Ma­na­da) es muy di­fí­cil

No to­dos los da­ños que­dan a la vis­ta: mie­do, cul­pa, ver­güen­za, an­gus­tia, an­sie­dad...

de de­fen­der an­te un tri­bu­nal. Aun­que no im­po­si­ble. “Nues­tra le­gis­la­ción y nues­tra ju­ris­pru­den­cia es­ta­ble­cen cla­ra­men­te que, si cum­ple una se­rie de re­qui­si­tos, la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma pue­de ser su­fi­cien­te prue­ba de car­go pa­ra rom­per la pre­sun­ción de inocen­cia. Si no fue­ra así, la ma­yor par­te de los de­li­tos que­da­rían im­pu­nes. Pe­ro yo he te­ni­do bas­tan­tes ca­sos así y es di­fí­cil”, acla­ra la abo­ga­da Ma­ría Mar­tín. De he­cho, los da­tos del Ob­ser­va­to­rio con­tra la Vio­len­cia Do­més­ti­ca y de Gé­ne­ro del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial di­cen que el mo­ti­vo de ab­so­lu­ción más fre­cuen­te es la fal­ta de prue­ba su­fi­cien­te, por cons­tar so­lo la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma. En los tri­bu­na­les se es­cu­chan pre­gun­tas del ti­po: ¿ce­rró bien las pier­nas?, ¿se re­sis­tió con fuer­za?, que con­vier­ten a la víc­ti­ma en cul­pa­ble o al me­nos en sos­pe­cho­sa de ha­ber con­sen­ti­do, fa­ci­li­ta­do, pro­vo­ca­do… “¿Qué ma­ni­fes­ta­ción hi­zo us­ted pa­ra que ellos su­pie­sen que es­ta­ba en si­tua­ción de shock y que es­ta­ban te­nien­do esa si­tua­ción de re­la­cio­nes se­xua­les sin con­sen­ti­mien­to por su par­te?”, pre­gun­tó du­ran­te el jui­cio de Pam­plo­na Ri­car­do Gon­zá­lez, el ma­gis­tra­do que emi­tió un vo­to dis­cre­pan­te de la sen­ten­cia y pi­dió la ab­so­lu­ción de los acu­sa­dos en­ten­dien­do que los he­chos su­ce­die­ron en un am­bien­te de “jol­go­rio y re­go­ci­jo”. “No cons­ta acre­di­ta­do –ar­gu­men­ta– que la de­nun­cian­te du­ran­te las re­fe­ri­das re­la­cio­nes se­xua­les se en­con­tra­se en una si­tua­ción de shock o blo­queo que le hu­bie­se im­pe­di­do co­mu­ni-

car a los cin­co acu­sa­dos, si así lo hu­bie­se que­ri­do, que su de­seo era el de no man­te­ner­las”. Ma­ri­ti Pe­rei­ra, se in­dig­na: “Juz­gar una reac­ción es fa­ci­lí­si­mo; vi­vir­lo es otra his­to­ria. En una si­tua­ción así, yo de­fien­do mi vi­da. Y si ni si­quie­ra soy ca­paz de de­cir­te que no por mie­do, mi si­len­cio es mi re­sis­ten­cia”. La lec­tu­ra po­si­ti­va que Ma­ría Mar­tín, abo­ga­da y au­to­ra de En­fo­que de gé­ne­ro en la ac­tua­ción le­tra­da ha­ce de es­te jui­cio es que ha ser­vi­do pa­ra abrir el de­ba­te so­bre la ur­gen­cia de que los ac­to­res del sis­te­ma ju­di­cial in­cor­po­ren la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. “Una per­so­na de­be­ría po­der con­fiar en que lle­ga a un sis­te­ma cu­ya im­par­cia­li­dad no se vea

“Si ni si­quie­ra soy ca­paz de de­cir que no por mie­do, mi si­len­cio es mi re­sis­ten­cia”.

com­pro­me­ti­da por un ses­go de gé­ne­ro. Pe­ro pa­ra avan­zar en es­te ca­mino pri­me­ro te­ne­mos que re­co­no­cer que nues­tra so­cie­dad es­tá cons­trui­da so­bre la ba­se de mitos y es­te­reo­ti­pos que si­guen vi­gen­tes; de­be­mos nom­brar­los, for­mar­nos pa­ra re­co­no­cer­los y así eli­mi­nar­los de nues­tras re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les”. Uno de ellos es la es­ca­sa cre­di­bi­li­dad que se otor­ga a las mu­je­res. De he­cho, has­ta no ha­ce tan­to, el tes­ti­mo­nio fe­me­nino ni si­quie­ra era ad­mi­ti­do en un jui­cio. “A no­so­tras nun­ca nos creen, te­ne­mos que lle­var las mar­cas de la agre­sión y la ca­be­za de­ba­jo del bra­zo pa­ra que se con­si­de­re que ha exis­ti­do. Y aun así siem­pre hay sos­pe­chas y sus­pi­ca­cias. ¿Si te ro­ban un re­loj de oro, al­guien in­si­núa que lo has pro­vo­ca­do por lle­var­lo pues­to? ¿A una víc­ti­ma de te­rro­ris­mo, al­guien le su­gie­re que la cul­pa fue su­ya por pa­sar por allí? Pe­ro cuan­do se tra­ta del com­por­ta­mien­to de la mu­jer, to­dos pue­den opi­nar y te­ne­mos que de­mos­trar que so­mos cas­tas y he­mos de­fen­di­do nues­tra in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral”, di­ce Pe­rei­ra, que re­cuer­da un ca­so re­cien­te y do­lo­ro­so. En 2005, una chi­ca de 17 años de­nun­ció a su cu­ña­do por vio­lar­la a pun­ta de pu­ñal. Na­die la cre­yó, la acu­sa­ron de in­ven­tár­se­lo y tu­vo que mar­char­se del pue­blo. El hom­bre que­dó li­bre y si­guió ha­cien­do su vi­da. Se lla­ma­ba Jo­sé En­ri­que Abuín. “Él ma­tó a Dia­na Quer y pro­ba­ble­men­te tam­bién la agre­dió se­xual­men­te. Si hu­bie­ran creí­do a esa chi­ca, si se hu­bie­ra te­ni­do en cuen­ta su tes­ti­mo­nio y se hu­bie­ra in­ves­ti­ga­do, a lo me­jor Dia­na no es­ta­ría muer­ta”.

Arri­ba, La úl­ti­ma ca­sa a la iz­quier­da (2009), que na­rra un se­cues­tro con vio­len­cia se­xual in­clui­da. Aba­jo, Joan es vio­la­da por su pro­me­ti­do en la se­rie Mad Men (2008).

Isa­be­lle Hup­pert pro­ta­go­ni­za la pe­lí­cu­la Elle, que gi­ra en torno a la vio­la­ción de su per­so­na­je, Mi­che­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.