Ani­ma­les de com­pa­ñía

El moho y la ca­rro­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

l las­ti­mo­so es­can­da­le­te pro­ta­go­ni­za­do por Cris­ti­na Ci­fuen­tes ha ser­vi­do pa­ra que se­pa­mos que in­fi­ni­dad de po­li­ti­qui­llos se tu­nean el cu­rrí­cu­lum, aña­dién­do­le doc­to­ra­dos y li­cen­cia­tu­ras que no po­seen, o ade­re­zán­do­lo con cur­si­llos ín­fi­mos que ha­cen pa­sar por ti­tu­la­cio­nes de rin­go­rran­go. Pe­ro es­tos je­tas pen­sa­rán: «Si las ma­ci­zas que po­san pa­ra las re­vis­tas tie­nen de­re­cho a tu­near­se la je­ta con fo­to­chop, ¿por qué no voy a te­ner yo de­re­cho a tu­near­me el cu­rrí­cu­lum?». Me en­can­ta el ver­bo ‘tu­near’, pues, aun­que a sim­ple vis­ta pa­re­ce un an­gli­cis­mo (de ‘tu­ning’, me­jo­rar el ren­di­mien­to o la apa­rien­cia de un vehícu­lo), pue­de en­ten­der­se tam­bién co­mo el ver­bo que des­cri­be las ac­cio­nes pro­pias del tuno o tu­nan­te. Co­mo tu­near­se el cu­rrí­cu­lum, por ejem­plo. Tu­nan­tes que han pro­ba­do suer­te con la im­pos­tu­ra, pa­ra dar­se pis­to y ha­cer­se pa­sar por quie­nes no eran, los ha ha­bi­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Ahí te­ne­mos, por ejem­plo, al lam­pi­ño Ja­cob, que pa­ra que su pa­dre Isaac, cie­go y acha­co­so, lo con­fun­die­ra con el ve­llu­do Esaú, se cu­brió el bra­zo con una piel de ca­bri­ti­lla; y así, ca­bri­ti­llean­do, ob­tu­vo la ben­di­ción pa­ter­na, que ten­dría que ha­ber re­ci­bi­do Esaú, por ser el pri­mo­gé­ni­to. Aun­que, en ho­nor a la ver­dad, es­ta pi­car­día la ur­dió Ja­cob des­pués de que su her­mano Esaú le ven­die­ra sus de­re­chos por un pla­to de len­te­jas. Que es, exac­ta­men­te, lo mis­mo que ha­cen es­tos ca­bri­ti­llos o po­li­ti­qui­llos tu­nan­tes que se tu­nean el cu­rrí­cu­lum: pues, an­tes de en­ga­ñar­nos con sus tí­tu­los apó­cri­fos, con­si­guie­ron que les en­tre­gá­ra­mos la uni­ver­si­dad por un pla­to de len­te­jas bo­lo­ñe­sas. Y, na­tu­ral­men­te, la con­vir­tie­ron en un patio de Mo­ni­po­dio. Re­sul­ta, en ver­dad, tan pas­mo­sa co­mo irri­so­ria es­ta ma­nía de tu­near­se el cu­rrí­cu­lum que tie­nen los po­li­ti­qui­llos tu­nan­tes. Pe­ro mu­cho más in­tere­san­te to­da­vía re­sul­ta el me­ca­nis­mo psi­co­ló­gi­co que los em­pu­ja a ha­cer­lo, mu­cho más com­ple­jo de lo que a sim­ple vis­ta pa­re­ce. En el po­li­ti­qui­llo tu­nan­te que tu­nea su cu­rrí­cu­lum hay, en pri­mer lu­gar, des­pre­cio ha­cia los po­bres ilu­sos que le vo­tan, a quie­nes con­si­de­ra una chus­ma de pa­lur­dos fá­cil­men­te im­pre­sio­na­bles. Y, jun­to a es­te des­pre­cio ha­cia sus ilu­sos vo­tan­tes, en el po­li­ti­qui­llo tu­nan­te que tu­nea su cu­rrí­cu­lum en­con­tra­mos el pa­té­ti­co com­ple­jo pro­pio del min­dun­di, que con­fía en po­der dis­fra­zar a tra­vés de tan bur­da im­pos­tu­ra su in­com­pe­ten­cia, su inani­dad, su ig­no­ran­cia su­pi­na. Es­ta apes­to­sa mez­cla de des­pre­cio ha­cia el pró­ji­mo y re­cha­zo ha­cia uno mis­mo só­lo ad­mi­te una ex­pli­ca­ción pa­to­ló­gi­ca. E in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre un ré­gi­men po­lí­ti­co que en­cum­bra y en­tre­ga el man­do a per­so­nas tan las­ti­mo­sas, tan co­rroí­das a la vez de re­sen­ti­mien­to y pe­tu­lan­cia, tan he­ri­das de os­cu­ros trau­mas e in­ca­pa­ces de acep­tar­se co­mo real­men­te son. Pe­ro, en un ni­vel to­da­vía más pro­fun­do, nos tro­pe­za­mos con otra reali­dad aún más ame­dren­ta­do­ra. El po­li­ti­qui­llo que se sa­ca un mas­ter­ci­to de chi­chi­na­bo sin pi­sar por cla­se o que se doc­to­ra con una te­sis que le es­cri­be un ne­gro sa­be que cha­po­tea en la de­ge­ne­ra­ción; pe­ro se tra­ta de una de­ge­ne­ra­ción ple­na­men­te le­gal. Na­tu­ral­men­te, el po­li­ti­qui­llo sa­ca más ta­ja­da de es­ta de­ge­ne­ra­ción que el es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio llano, que tie­ne que asis­tir a cla­se y no pue­de su­fra­gar­se un ne­gro que le es­cri­ba la te­sis (so­bre to­do por­que pa­gar la ma­trí­cu­la del más­ter de chi­chi­na­bo lo ha de­ja­do sin aho­rros); pe­ro, aun­que no dis­fru­te de las ven­ta­jas del po­li­ti­qui­llo, el uni­ver­si­ta­rio llano es­tá par­ti­ci­pan­do tam­bién de la de­ge­ne­ra­ción que ha con­ver­ti­do la uni­ver­si­dad en ca­sa de tó­ca­me Ro­que, sa­ca­pe­rras in­fa­me y ex­pen­de­du­ría de tí­tu­los de la se­ño­ri­ta Pe­pis. Y es­ta de­ge­ne­ra­ción, que tie­ne raí­ces muy pro­fun­das que aho­ra no po­de­mos de­ta­llar, ha al­can­za­do es­pe­sor de mu­gre o de cié­na­ga con el plan o con­tu­ber­nio de Bo­lo­nia, que ha arra­sa­do con los úl­ti­mos ves­ti­gios del sa­ber aca­dé­mi­co y con­ver­ti­do la uni­ver­si­dad en una char­ca de ra­nas re­gi­da por cri­te­rios de mar­ke­ting em­pre­sa­rial.

QEl con­tu­ber­nio de Bo­lo­nia ha arra­sa­do con los úl­ti­mos ves­ti­gios del sa­ber aca­dé­mi­co y con­ver­ti­do la uni­ver­si­dad en una char­ca de ra­nas

En reali­dad, los cu­rrícu­los tu­nea­dos de es­tos po­li­ti­qui­llos tu­nan­tes no son más que la ex­pre­sión más au­tén­ti­ca –si se quie­re ri­dí­cu­la y pin­tu­re­ra, mas no por ello me­nos au­tén­ti­ca– de una uni­ver­si­dad fiam­bre, que ha con­ver­ti­do los exi­gen­tes tí­tu­los aca­dé­mi­cos de an­ta­ño en una bi­rrio­sa ‘tar­je­ta de pun­tos’ que el es­tu­dian­te com­ple­ta li­bre­men­te, co­mo quien en­tra en una tien­da de chu­ches y va lle­nan­do la bol­sa con cur­si­llos pa­pa­rru­ches­cos (y ca­rí­si­mos) que lo ha­cen creer­se el rey del mam­bo. En reali­dad, los cu­rrícu­los tu­nea­dos de nues­tros po­li­ti­qui­llos no son más que la or­la de moho que flo­re­ce en torno a la ca­rro­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.