El sui­ci­dio de las ba­lle­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

su­ce­dió ha­ce po­co en una pla­ya al su­r­oes­te de Aus­tra­lia: cien­to cin­cuen­ta ba­lle­nas pi­lo­to que­da­ron va­ra­das y mu­rie­ron po­co des­pués. Pe­se a los de­no­da­dos es­fuer­zos de ba­ñis­tas y au­to­ri­da­des por sal­var­les la vi­da, so­lo seis, las de me­nor ta­ma­ño, pu­die­ron ser de­vuel­tas al mar. ¿Por qué se sui­ci­dan las ba­lle­nas? ¿Qué ha­ce que una de ellas se di­ri­ja de pron­to ha­cia la cos­ta y to­das sus com­pa­ñe­ras la si­gan has­ta que­dar mor­tal­men­te va­ra­das? Na­die lo sa­be, es un mis­te­rio. Lo que sí se sa­be, en cam­bio, es que el fe­nó­meno se pro­du­ce tam­bién en­tre otros ce­tá­ceos. Qui­nien­tos ochen­ta del­fi­nes en Tie­rra del Fue­go de­ci­die­ron ha­ce po­co se­guir igual des­tino, mien­tras que al­go des­pués se­ten­ta ca­cha­lo­tes co­rrían idén­ti­ca suer­te en Nue­va Ze­lan­da. El sui­ci­dio en el mun­do ani­mal es más co­mún de lo que pue­da pa­re­cer. En 2009, vein­tio­cho va­cas y to­ros se lan­za­ron mis­te­rio­sa­men­te por un acan­ti­la­do en Sui­za, y es sa­bi­do que hor­mi­gas y ter­mi­tas se rom­pen de­ter­mi­na­das glán­du­las en un pro­ce­so au­to­des­truc­ti­vo lla­ma­do 'au­to­ti­sis'. Lo que no se sa­bía has­ta aho­ra era que a otros co­lec­ti­vos, en es­te ca­so hu­ma­nos, tam­bién les die­ra por el sui­ci­dio en ma­sa. Al me­nos yo no te­nía ni idea has­ta que em­pe­cé a re­pa­rar en lo que ha pa­sa­do en el Par­ti­do Po­pu­lar. Los pri­me­ros sín­to­mas de tan asom­bro­so pro­ce­der ha­bría que bus­car­los va­rios años atrás, cuan­do los po­pu­la­res con­ta­ban en sus fi­las con al me­nos cin­co lí­de­res tan­to o más pre­si­den­cia­bles que Ra­joy. Sin em­bar­go, co­mo en la no­ve­la Diez ne­gri­tos, de Agat­ha Ch­ris­tie, po­co a po­co co­men­za­ron a su­cum­bir uno tras otro. Unos por so­ber­bia, no po­cos por co­rrup­ción, al­gu­nos por fue­go ami­go has­ta lle­gar al pá­ra­mo en que aho­ra se en­cuen­tra el par­ti­do. Aun así, y co­mo en el ca­so de las ba­lle­nas, es di­fí­cil ex­pli­car por qué se pro­du­cen tan­tos 'sui­ci­dios', so­bre to­do y más re­cien­te­men­te en­tre miem­bros del Go­bierno. Ha­ce unas se­ma­nas Das­tis de­ci­dió dar la pun­ti­lla a su muy gris ges­tión co­mo mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res re­fren­dan­do las de­cla­ra­cio­nes de su co­le­ga ale­ma­na con res­pec­to a la de­ci­sión de los jue­ces de ese país en el ca­so Puig­de­mont. Más lla­ma­ti­va­men­te aún Mén­dez de Vigo (mi­nis­tro de Edu­ca­ción y tam­bién con­se­ller del mis­mo ra­mo en Ca­ta­lu­ña, no ol­vi­de­mos) op­tó por po­ner fin a to­do su pre­di­ca­men­to al aban­do­nar a su suer­te a los pa­dres que re­cla­ma­ban el de­re­cho a edu­car a sus hi­jos en cas­te­llano. Ca­ta­lu­ña, ob­via­men­te, es la pe­li­gro­sa pla­ya en la que más ce­tá­ceos po­lí­ti­cos han em­ba­rran­ca­do, em­pe­zan­do por So­ra­ya Sáez de San­ta­ma­ría y ter­mi­nan­do por Ra­joy. El pre­si­den­te del Go­bierno, por ejem­plo, con sus dos úni­cas es­tra­te­gias, la de «exis­ten dos ti­pos de pro­ble­mas, los que se arre­glan so­los y los que no tie­nen so­lu­ción» y la de «co­mo ten­go ra­zón no ha­ce fal­ta que ha­ga na­da, ya se ahor­ca­rán ellos mis­mos con su pro­pia so­ga», a pun­to es­tá de pa­sar a la his­to­ria co­mo uno de los go­ber­nan­tes más sui­ci­da­men­te in­do­len­tes, co­bar­des e inope­ran­tes que se re­cuer­den. Y, por fin, el úl­ti­mo ca­cha­lo­te en sui­ci­dar­se –y de pa­so sui­ci­dar al Go­bierno y a to­dos no­so­tros– ha si­do Cris­tó­bal Mon­to­ro cuan­do, pa­ra re­go­ci­jo de los se­ce­sio­nis­tas y pa­ra que to­men bue­na no­ta los jue­ces ale­ma­nes, ase­ve­ró que «ni un eu­ro de di­ne­ro pú­bli­co ha ido a fi­nan­ciar al in­de­pen­den­tis­mo». Pe­ro es­te ex­tra­ño fe­nó­meno de pe­gar­se ti­ros en el pie no afec­ta so­lo al Go­bierno o al Par­ti­do Po­pu­lar. El PSOE, por ejem­plo, lo ha he­cho eli­gien­do pri­me­ro y, tras un sin­fín de de­sas­tres, re­eli­gien­do por se­gun­da vez a Pe­dro Sánchez co­mo lí­der, mien­tras que lo que es­tá ocu­rrien­do en Po­de­mos es una mez­cla en­tre la in­mo­la­ción de los no­ve­cien­tos do­ce de­vo­tos de la sec­ta Tem­plo del Pue­blo y las pur­gas de Sta­lin. Y tam­po­co fue­ra de nues­tras fron­te­ras fal­tan los des­ba­rran­ca­mien­tos en ma­sa. Que se lo pre­gun­ten si no a los in­gle­ses con su bre­xit o a los nor­te­ame­ri­ca­nos con Trump. Hay di­ver­sas hi­pó­te­sis que

Es­te ex­tra­ño fe­nó­meno de pe­gar­se ti­ros en el pie no afec­ta so­lo al Go­bierno o al Par­ti­do Po­pu­lar

in­ten­tan ex­pli­car por qué se sui­ci­dan las ba­lle­nas. Unas sos­tie­nen que se de­be a fe­nó­me­nos am­bien­ta­les, otras que se tra­ta de una su­til pur­ga de la ma­dre na­tu­ra­le­za. Oja­lá la ex­pli­ca­ción sea es­ta se­gun­da, pe­ro mien­tras tan­to no­so­tros, ató­ni­tos ba­ñis­tas en una pla­ya pla­ga­da de ago­ni­zan­tes ca­cha­lo­tes, va­na­men­te in­ten­ta­mos re­ani­mar­los a ver si re­cu­pe­ran el nor­te y no nos con­du­cen a to­dos a em­ba­rran­car en pa­ra­jes aún más ig­no­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.