Ani­ma­les de com­pa­ñía

In­dig­ni­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por

nun­ca fue Cris­ti­na Ci­fuen­tes san­to de mi de­vo­ción; me atre­ve­ría a de­cir, in­clu­so, que siem­pre me sus­ci­tó la mis­ma aver­sión (de la que ren­dí cuen­ta en nu­me­ro­sos ar­tícu­los). Su pu­ri­ta­nis­mo, que la im­pul­sa­ba a apa­re­cer an­te los ojos de la ‘opi­nión pú­bli­ca’ co­mo epí­to­me de la lim­pie­za y la ho­nes­ti­dad en me­dio del al­ba­ñal de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, siem­pre me re­sul­tó ab­yec­to. Per­so­ni­fi­ca­ba a ese ti­po de po­lí­ti­co que ha di­mi­ti­do de to­dos los prin­ci­pios, sus­ti­tu­yén­do­los por un afán de me­dro que la lle­va­ba a abra­zar los prin­ci­pios (ca­si siem­pre erró­neos) que nues­tra épo­ca con­sa­gra, co­mo exi­gen­cia de triun­fo. Y, en fin, era uno de esos po­lí­ti­cos tan tris­te­men­te abun­dan­tes en la de­re­cha que, en su afán de postureo an­te la ga­le­ría, es­tá dis­pues­to a des­aten­der e in­clu­so hu­mi­llar a sus pro­pios vo­tan­tes. El es­cán­da­lo de su más­ter de tó­ca­me Ro­que no va­rió ape­nas la pé­si­ma con­si­de­ra­ción que Cris­ti­na Ci­fuen­tes me me­re­cía. Pe­ro el mé­to­do que se uti­li­zó pa­ra fi­nal­men­te de­fe­nes­trar­la me pa­re­ce de una in­dig­ni­dad inigua­la­ble. Y muy de­la­tor del ni­vel de in­dig­ni­dad en el que cha­po­tea nues­tra épo­ca. No es le­gí­ti­mo des­truir a un ser hu­mano co­mo se ha des­trui­do a Cris­ti­na Ci­fuen­tes. No hay de­re­cho a que se di­vul­gue ar­te­ra­men­te un ví­deo co­mo el que oca­sio­nó su de­fi­ni­ti­va ex­pul­sión a las ti­nie­blas. No es mo­ral­men­te ad­mi­si­ble esa co­lu­sión del pe­rio­dis­mo ca­rro­ñe­ro y el re­van­chis­mo po­lí­ti­co. Pe­ro tal abe­rra­ción se ha pro­du­ci­do, co­mo si tal co­sa, an­te los ojos en­go­lo­si­na­dos de una so­cie­dad que se re­fo­ci­la en el fan­go. Por­que só­lo una so­cie­dad en­fan­ga­da pue­de acep­tar co­mo si na­da que se di­vul­gue, sie­te años después de su gra­ba­ción, un ví­deo que la ley exi­ge des­truir a los trein­ta días. Só­lo una so­cie­dad que se ha acos­tum­bra­do a res­pi­rar el ai­re de la pes­ti­len­cia pue­de so­por­tar que se ex­hi­ban las mi­se­rias del pró­ji­mo pa­ra des­truir­lo; y no unas mi­se­rias cua­les­quie­ra, sino mi­se­rias muy do­lo­ro­sas, que a buen se­gu­ro –las ha­ya su­pe­ra­do o no– ha­brán pro­vo­ca­do a quien las pa­de­ce in­fi­ni­tas tri­bu­la­cio­nes. Si aún que­da­ra un ápi­ce de dig­ni­dad en nues­tro país, el pe­rio­dis­mo ba­su­rien­to que di­vul­gó esas imá­ge­nes ha­bría si­do pues­to en la pi­co­ta; y si nues­tra cas­ta po­lí­ti­ca no cha­po­tea­se en el lo­da­zal de la de­gra­da­ción se ha­bría de in­me­dia­to re­vuel­to con­tra es­ta in­dig­ni­dad y pro­mo­vi­do una in­ves­ti­ga­ción que con­du­je­se a la cár­cel a los con­ju­ra­dos. El úni­co al que es­cu­ché pa­la­bras mag­ná­ni­mas ha­cia la víc­ti­ma y fe­ro­ces ha­cia los ar­tí­fi­ces de es­te des­mán fue, di­cho sea en su ho­nor, Pablo Igle­sias. Na­tu­ral­men­te, es­te ví­deo no se ha­bría po­di­do mos­trar sin la aquies­cen­cia de muy ele­va­das ins­tan­cias de po­der. Pe­ro aquí nos in­tere­sa pre­gun­tar­nos por el cli­ma mo­ral que ad­mi­te ta­les ab­yec­cio­nes. Ha­ce ca­si un si­glo, un hom­bre fa­mo­so di­jo –y se equi­vo­ca­ba– que Es­pa­ña ha­bía de­ja­do de ser ca­tó­li­ca; quien hoy re­pi­tie­se esa fra­se acer­ta­ría ple­na­men­te. Pues si hay al­go cons­ti­tu­ti­vo del et­hos ca­tó­li­co –fren­te al et­hos pu­ri­tano– es la mi­ra­da mi­se­ri­cor­dio­sa so­bre los pe­ca­dos aje­nos, que nun­ca son peo­res que los nues­tros; y la cer­te­za de que cual­quier per­so­na, por mu­chas vi­le­zas que ha­ya co­me­ti­do, pue­de con­ver­tir­se en una per­so­na nue­va, pue­de re­di­mir­se y tie­ne de­re­cho a que na­die le re­cuer­de su pa­sa­do. Es­te et­hos ca­tó­li­co tan ca­rac­te­rís­ti­co de los es­pa­ño­les de otras épo­cas (con in­de­pen­den­cia de que fue­sen o no cre­yen­tes) ha­bría pro­vo­ca­do al ins­tan­te un im­pla­ca­ble re­pu­dio so­cial an­te la ex­hi­bi­ción de ese ví­deo in­fa­me; y ha­bría desata­do una có­le­ra uná­ni­me fren­te a los mi­se­ra­bles que pro­pi­cia­ron su di­vul­ga­ción. No se nos es­ca­pa que la pro­pia Cris­ti­na Ci­fuen­tes, con su em­pe­ño des­nor­ta­do por ad­he­rir­se a to­das las ideo­ló­gi­cas en bo­ga y su pu­ri­ta­nis­mo es­to­ma­gan­te, ha con­tri­bui­do a la di­so­lu­ción de es­te et­hos ca­tó­li­co; y no fal­ta­rá quien pien­se que en el pe­ca­do lle­va la pe­ni­ten­cia. Pe­ro quien tal co­sa pien­se ya ha si­do atra­pa­do en las re­des del pu­ri­ta­nis­mo. En la tras­tien­da de ese ví­deo hay mu­cho do­lor, tal vez in­clu­so ten­den­cias mor­bo­sas que sin du­da ha­brán cau­sa­do in­gen­te su­fri­mien­to a quien las pa­de­ció o pa­de­ce; en la tras­tien­da de ese ví­deo hay una per­so­na en lu­cha con una pul­sión au­to­des­truc­ti­va que re­quie­re

QNo es le­gí­ti­mo des­truir a un ser hu­mano co­mo se ha des­trui­do a Cris­ti­na Ci­fuen­tes. No hay de­re­cho a que se di­vul­gue un ví­deo co­mo el que oca­sio­nó su de­fi­ni­ti­va ex­pul­sión a las ti­nie­blas

Dios y ayu­da –mu­cho Dios y mu­cha ayu­da– pa­ra ser ven­ci­da. El da­ño aními­co y mo­ral que a esa per­so­na se le ha in­fli­gi­do di­vul­gan­do se­me­jan­te ví­deo es mons­truo­so: só­lo ali­ma­ñas de la peor es­pe­cie pue­den brin­dar­se a tal tro­pe­lía; y só­lo una so­cie­dad de­ja­da de la mano de Dios pue­de acep­tar­la. Me he aver­gon­za­do de ser es­pa­ñol en es­tos días. Ex­tra­via­do su et­hos ca­tó­li­co, Es­pa­ña es hoy una co­chi­que­ra don­de se re­fo­ci­lan los pu­ri­ta­nos y los des­al­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.