En­tre­vis­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JOSH GLANCY / FO­TO­GRA­FÍA: BE­NE­DICT EVANS

Ro­nan Fa­rrow, el hi­jo bio­ló­gi­co de Mia Fa­rrow y Woody Allen, se ha con­ver­ti­do en el pe­rio­dis­ta de mo­da. Sus re­por­ta­jes so­bre el ca­so Weins­tein le han va­li­do el Pu­lit­zer. Y va a por más, lo cual in­clu­ye a su pro­pio pa­dre, al que su her­ma­na acu­sa de abu­sos.

De ni­ño era fa­mo­so por ser el úni­co hi­jo bio­ló­gi­co de Woody Allen y Mia Fa­rrow. Hoy, su nom­bre ha da­do la vuel­ta al mun­do por ser el pe­rio­dis­ta que ha des­ta­pa­do los abu­sos se­xua­les en Holly­wood y ga­nar el Pre­mio Pu­lit­zer. Ha­bla­mos con Ro­nan Fa­rrow de su tra­ba­jo y de su pa­dre, acu­sa­do por su her­ma­na de abu­sar de ella con 7 años. RO­NAN FA­RROW ES EL REY DE NUE­VA YORK.

Es­ta­ba pre­des­ti­na­do a ello des­de que em­pe­zó a es­tu­diar en la uni­ver­si­dad, a la ri­dí­cu­la edad de 11 años. Hoy tie­ne 30, pe­ro con­ser­va ese as­pec­to de que­ru­bín que ha­cía las de­li­cias de los pa­pa­ra­zis en los no­ven­ta. Por en­ton­ces, sus pa­dres –Woody Allen y Mia Fa­rrow– eran la pa­re­ja más fa­mo­sa de Holly­wood. O ca­si. Se sa­bía que Ro­nan Fa­rrow era un jo­ven in­ge­nio­so y avis­pa­do. Pe­ro lo que lo ha he­cho ver­da­de­ra­men­te fa­mo­so ha si­do su re­cien­te y ex­plo­si­va la­bor pe­rio­dís­ti­ca so­bre el ca­so Weins­tein. Hoy, to­do el mun­do quie­re ha­blar con Fa­rrow. No so­lo es­cri­be en la re­vis­ta The New Yor­ker, tam­bién ha fir­ma­do por tres años con el ca­nal HBO pa­ra un in­for­ma­ti­vo y aca­ba de pu­bli­car War on pea­ce ('Gue­rra con­tra la paz'),

un li­bro que de­ja cla­ra su fa­ce­ta de es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. «Es­toy en un mon­tón de pro­yec­tos», me re­cuer­da du­ran­te la en­tre­vis­ta. Fa­rrow es una fi­gu­ra atí­pi­ca. Si un no­ve­lis­ta idea­se un per­so­na­je co­mo él, su edi­tor se lo qui­ta­ría de la ca­be­za por des­ca­be­lla­do: hi­jo de fa­mo­sos, ni­ño pro­di­gio, di­plo­má­ti­co en la ado­les­cen­cia, es­tu­dian­te con una be­ca Rho­des, pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción y, aho­ra, au­tor de un li­bro de al­to ni­vel so­bre po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Ex­ce­si­vo, ¿no?

'DE­CONS­TRUIR' A HAR­VEY WEINS­TEIN Los tres ar­tícu­los vi­trió­li­cos so­bre Har­vey Weins­tein que pu­bli­có en The New Yor­ker con­tri­bu­ye­ron al mo­vi­mien­to #Metoo y han si­do ga­lar­do­na­dos con el Pre­mio Pu­lit­zer de es­te año. Lo es­cri­to por Ro­nan hi­zo que mu­chas víc­ti­mas se de­ci­die­ran a ha­blar y re­ve­ló las tác­ti­cas del mag­na­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra ocul­tar su com­por­ta­mien­to, co­mo re­cu­rrir a exa­gen­tes del Mos­sad. Una de las per­so­nas afec­ta­das por las in­for­ma­cio­nes es­cri­tas por Ro­nan ha si­do su pro­pio pa­dre, Woody Allen, con quien Fa­rrow no se ha­bla. Ac­to­res co­mo Co­lin Firth y Re­bec­ca Hall han de­cla­ra­do que no vol­ve­rán a tra­ba­jar con él. El mo­ti­vo: las acu­sa­cio­nes de su hi­ja adop­ti­va, Dy­lan, con­tra el ci­neas­ta. Con­vie­ne re­cor­dar que Allen es­tá ca­sa­do con Soon-yi Pre­vin, la her­ma­na adop­ti­va del pro­pio Ro­nan Fa­rrow. «Mi pa­dre es­tá ca­sa­do con mi her­ma­na –di­jo Fa­rrow en­ton­ces–. De for­ma que aho­ra soy su hi­jo a la vez que su cu­ña­do. Lo que re­sul­ta mo­ral­men­te cues­tio­na­ble». ¿Su crí­ti­ca fu­ri­bun­da a Weins­tein fue la re­van­cha de un hi­jo que desea ven­gar a su ma­dre trai­cio­na­da? «To­dos es­tos ti­tu­la­res so­bre la co­ne­xión con Holly­wood, to­das es­tas his­to­rias de ven­gan­zas per­so­na­les, son mal pe­rio­dis­mo. Una narrativa fa­ci­lo­na que Har­vey Weins­tein ha tra­ta­do de usar en su be­ne­fi­cio. El hom­bre hi­zo lo po­si­ble por des­acre­di­tar a to­dos los pe­rio­dis­tas que in­ves­ti­ga­ron el asun­to, pe­ro, en mi ca­so, no pu­die­ron en­con­trar na­da. Y mi­ra que lo in­ten­ta­ron, que re­bus­ca­ron en la ba­su­ra a con­cien­cia. La ex­pli­ca­ción es más pro­sai­ca: la his­to­ria era de gran in­te­rés pú­bli­co y yo soy un pe­rio­dis­ta am­bi­cio­so». De he­cho, Fa­rrow te­nía bue­na re­la­ción con el pro­duc­tor an­tes de con­tri­buir a su caí­da. «Me lle­va­ba per­fec­ta­men­te bien con Har­vey Weins­tein. No es­ta­ba re­sen­ti­do con él, na­da de eso. Nues­tra re­la­ción era me­jor que bue­na. Mi pa­dre y mi ma­dre ha­bían tra­ba­ja­do en pe­lí­cu­las dis­tri­bui­das por él». En­ten­di­do: las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra Woody Allen fue­ron ac­ci­den­ta­les. Pe­ro Fa­rrow re­co­no­ce tam­bién que su «com­pren­sión emo­cio­nal» del ca­so Weins­tein tie­ne mu­cho que ver con «te­ner una her­ma­na que su­frió abu­sos se­xua­les y más tar­de los de­nun­ció en pú­bli­co». La acu­sa­ción de Dy­lan Fa­rrow con­tra Allen por abu­sos es an­ti­gua. Se ha­bló de ellos por pri­me­ra vez en 1993, cuan­do Allen y Fa­rrow se se­pa­ra­ron. Dy­lan re­to­mó su de­nun­cia en 2014, en una car­ta abier­ta a The New York Ti­mes en la que ex­pli­ca­ba que el ci­neas­ta abu­só de ella en un des­ván cuan­do te­nía 7 años. Allen siem­pre des­min­tió es­tas acu­sa­cio­nes. Ro­nan siem­pre ha creí­do a su her­ma­na. Weins­tein, Allen, Trump... Fa­rrow ve pa­ra­le­lis­mos en la for­ma en que los fa­mo­sos usan su di­ne­ro y su po­si­ción pa­ra mo­vi­li­zar a un ejér­ci­to de abo­ga­dos, de re­la­cio­nes pú­bli­cas y de pe­rio­dis­tas ami­gos pa­ra aca­llar a quie­nes quie­ren sacar a la luz sus des­ma­nes. «Usan ese sis­te­ma pa­ra in­ti­mi­dar a la gen­te y que cie­rren el pi­co», di­ce. Él, ase­gu­ra, lo ha vis­to con sus pro­pios ojos en el ca­so de su pa­dre y su her­ma­na. En 2016 es­cri­bió so­bre «la in­ce­san­te ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca» que Allen uti­li­zó pa­ra po­ner sor­di­na a las acu­sa­cio­nes de Dy­lan. «Es­te con­jun­to de ex­pe­rien­cias me lle­vó a en­ten­der la po­de­ro­sa ca­pa­ci­dad de los ri­cos y

"LO DE QUE SOY HI­JO DE FRANK SI­NA­TRA ES OTRO CUEN­TO CHINO QUE LA GEN­TE EN­CUEN­TRA DI­VER­TI­DO" "MI IN­VES­TI­GA­CIÓN SO­BRE EL CA­SO WEINS­TEIN NO ES UNA VEN­GAN­ZA. SIM­PLE­MEN­TE ERA UNA BUE­NA HIS­TO­RIA"

pri­vi­le­gia­dos pa­ra dis­tor­sio­nar la narrativa y si­len­ciar a las per­so­nas. Y lo mu­cho que las víc­ti­mas ne­ce­si­ta­ban una pla­ta­for­ma co­mo mis ar­tícu­los pa­ra que al­guien les hi­cie­ra ca­so». Él mis­mo ex­pe­ri­men­tó mie­do y pa­ra­noia al pre­pa­rar los tex­tos so­bre Weins­tein. Lle­gó a aban­do­nar su pi­so en Man­hat­tan an­te la sos­pe­cha de que es­ta­ba sien­do vi­gi­la­do. ¿Lo si­guie­ron? ¿Tu­vo que to­mar pre­cau­cio­nes? «Sí, y mu­chas. Se pro­du­je­ron una se­rie de cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas, de las que te me­ten el mie­do en el cuer­po». No da de­ta­lles «por­que la Jus­ti­cia in­ves­ti­ga lo su­ce­di­do».

LA FUER­ZA DE UNA MA­DRE Su as­pec­to vul­ne­ra­ble ca­sa mal con su evi­den­te se­gu­ri­dad en sí mis­mo, pe­ro la combinación re­sul­ta irre­sis­ti­ble. Ya tra­te con di­no­sau­rios de la po­lí­ti­ca o con víc­ti­mas de abu­sos, Fa­rrow con­si­gue que le ha­gan unas re­ve­la­cio­nes que son la en­vi­dia de la pro­fe­sión. En gran par­te por­que se lo tra­ba­ja. «Pue­do ser muy irri­tan­te –di­ce con una son­ri­sa–, co­mo te po­drán con­fir­mar to­das y ca­da de una mis fuen­tes». Y aña­de: «Lo úni­co que cuen­ta es el tra­ba­jo. He te­ni­do mo­men­tos bue­nos y ma­los». Co­mo en 2015, cuan­do su pro­gra­ma de te­le­vi­sión fue can­ce­la­do. «Los re­co­no­ci­mien­tos vie­nen y van. Al fi­nal, lo úni­co que im­por­ta es si es­tás ha­cien­do un buen tra­ba­jo. Si es­tás con­tri­bu­yen­do a cam­biar las co­sas. Si sa­co a la luz unas cuan­tas ver­da­des, en­ton­ces me sien­to con­ten­to con mi la­bor. Si no, me frus­tro y an­do de los ner­vios». Pe­ro ¿de dón­de le vie­ne esa pa­sión por el tra­ba­jo? Ro­nan lo acha­ca a su ma­dre, «una mu­jer in­creí­ble y una de las per­so­nas con ma­yor di­men­sión éti­ca que he co­no­ci­do». La fi­lan­tro­pía de Mia Fa­rrow la lle­vó a adop­tar a diez ni­ños, que su­ma a sus cua­tro hi­jos bio­ló­gi­cos; en su ma­yo­ría, dis­ca­pa­ci­ta­dos y de Viet­nam y Co­rea. «Tu­ve la suer­te de que me in­su­fla­ran el só­li­do con­ven­ci­mien­to de que has de ha­cer lo po­si­ble por los de­más. Ten­go una fa­mi­lia in­creí­ble con miem­bros del mun­do en­te­ro. Y tu­ve la suer­te de cre­cer con cier­to sen­ti­do de la pers­pec­ti­va, con la obli­ga­ción de ayu­dar tan­to co­mo pu­die­ra». Ro­nan, de he­cho, vino al mun­do con el nom­bre de Sat­chel, pe­ro su ma­dre se lo cam­bió des­pués de la en­co­na­da se­pa­ra­ción de Allen. Pa­só gran par­te de la ado­les­cen­cia en la Fa­cul­tad de De­re­cho

"LOS RI­COS Y PO­DE­RO­SOS TIE­NEN GRAN CA­PA­CI­DAD PA­RA DIS­TOR­SIO­NAR LA NARRATIVA Y SI­LEN­CIAR A LAS PER­SO­NAS"

de Ya­le, por cu­yos co­rre­do­res se des­pla­za­ba en si­lla de rue­das tras con­traer una ra­ra en­fer­me­dad ósea du­ran­te una es­tan­cia en Sudán. «No re­sul­tó na­da fá­cil –re­cuer­da–, y me­nos a una edad en la que lo que quie­res es sa­lir con chi­cas y di­ver­tir­te. Es otro fac­tor de ais­la­mien­to». Des­pués in­gre­só en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, don­de se con­vir­tió en el pro­te­gi­do de Ri­chard Hol­broo­ke, re­pre­sen­tan­te es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos en Af­ga­nis­tán. Hol­broo­ke fa­lle­ció en 2010 a con­se­cuen­cia de un pa­ro car­dia­co so­bre­ve­ni­do en el cur­so de una reunión con Hi­llary Clin­ton, y Fa­rrow pa­só a tra­ba­jar pa­ra la en­ton­ces se­cre­ta­ria de Es­ta­do co­mo ase­sor es­pe­cial so­bre la ju­ven­tud en el mun­do.

BA­JA­DA DE HU­MOS Más tar­de ob­tu­vo una be­ca Rho­des y se mar­chó a es­tu­diar a Ox­ford. La ex­pe­rien­cia fue una cu­ra de hu­mil­dad, «por­que las per­so­nas be­ca­das con una Rho­des son muy es­pe­cia­les: una bai­la­ri­na cua­dri­plé­ji­ca que a la vez es un ge­nio de la fí­si­ca, co­sas así. Lo que te ba­ja los hu­mos». Hol­broo­ke y la re­la­ción de Fa­rrow con él cons­ti­tu­yen el nú­cleo del nue­vo li­bro. Nor­mal­men­te re­ser­va­do, Ro­nan in­clu­ye al­gún apun­te per­so­nal en la na­rra­ción. Men­cio­na la ofer­ta de tra­ba­jo he­cha por –se adi­vi­na– la CIA mien­tras es­ta­ba tra­ba­jan­do en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, pe­ro no quie­re ex­ten­der­se so­bre es­te epi­so­dio, li­mi­tán­do­se a con­si­de­rar­lo «uno de tan­tos ca­sos in­con­ta­bles» en los que la po­lí­ti­ca ex­te­rior de su país pri­vi­le­gia a mi­li­ta­res y es­pías en de­tri­men­to de los di­plo­má­ti­cos ci­vi­les. Qui­zá por­que no quie­re re­ve­lar de­ma­sia­das co­sas, Ro­nan Fa­rrow re­cu­rre a es­tas res­pues­tas am­pu­lo­sas. Pe­ro a ve­ces se le es­ca­pa al­go. Pre­gun­to so­bre las con­se­cuen­cias que su fe­bril ac­ti­vi­dad tie­ne so­bre su vi­da so­cial. Por po­ner un ejem­plo, la ela­bo­ra­ción de los ar­tícu­los so­bre Weins­tein le im­pi­dió asis­tir a la bo­da de su her­ma­na Quincy. «Aho­ra mis­mo no ten­go tiem­po pa­ra ca­si na­da que no ten­ga que ver con el tra­ba­jo. Con el tiem­po ten­dré que ha­cer fren­te a es­te pro­ble­ma y lle­var una vi­da de ver­dad. Pe­ro, aho­ra mis­mo, el tra­ba­jo lo es ca­si to­do en mi vi­da». El en­can­to per­so­nal no ocul­ta lo ace­ra­do de su ca­rác­ter. Las po­cas ve­ces que le pre­gun­to por cues­tio­nes per­so­na­les, en sus ojos apa­re­ce un bri­llo que de­la­ta al­go pa­re­ci­do al des­dén. ¿Qué nos di­ce del ru­mor –ini­cia­do por su pro­pia ma­dre– de que su pa­dre bio­ló­gi­co pu­do ser Frank Si­na­tra? «Es otra de esas co­sas que to­do el mun­do me pre­gun­ta. Otro cuen­to chino que la gen­te en­cuen­tra in­tere­san­te y di­ver­ti­do». Fa­rrow no ha ha­bla­do mu­cho del te­ma, y cuan­do lo ha he­cho, se ha ex­pre­sa­do con am­bi­güe­dad. «A ver, to­dos po­dría­mos ser hi­jos de Frank Si­na­tra», tui­teó cuan­do su ma­dre reali­zó aque­llas de­cla­ra­cio­nes. ¿Ha pen­sa­do en ha­cer­se un aná­li­sis ge­né­ti­co?, pre­gun­to. Vuel­ve a ful­mi­nar­me con la mi­ra­da. «Eres de­ma­sia­do buen pe­rio­dis­ta pa­ra ha­cer pre­gun­tas de es­te ti­po», con­tes­ta. Me di­go que oja­lá tu­vie­ra ra­zón. Su vi­da se­xual tam­bién ha si­do ob­je­to de es­pe­cu­la­ción. Hom­bres, mu­je­res... es­tá cla­ro que re­sul­ta atrac­ti­vo pa­ra uno y otro se­xo. Ha­ce po­co acep­tó un pre­mio en re­co­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo in­for­ma­ti­vo en pro del gru­po LGBT; du­ran­te la en­tre­ga, Fa­rrow de­cla­ró que su per­te­nen­cia a tal co­mu­ni­dad era «una in­creí­ble fuen­te de po­de­río». Se cree que su ac­tual pa­re­ja es Jon Lo­vett, an­ti­guo es­cri­tor de dis­cur­sos pa­ra Oba­ma. ¿Si­guen man­te­nien­do re­la­ción? «Sí –res­pon­de–. Nun­ca me he es­con­di­do a la ho­ra de sa­lir con una pa­re­ja, y con eso ten­dría que bas­tar­te». A sus 30 años, es­te jo­ven ha vi­vi­do co­sas más bien ex­tra­ñas. No es fá­cil per­ci­bir qué ci­ca­tri­ces se es­con­den ba­jo su agu­do in­te­lec­to y su piel de ala­bas­tro, pe­ro al­gu­na tie­ne que ha­ber, ¿no? «Ya lo creo que sí. El mi­to de que siem­pre lo he te­ni­do to­do muy fá­cil y bo­ni­to no pa­sa de ser eso: un mi­to. Oja­lá fue­ra ver­dad; he vi­vi­do mo­men­tos muy do­lo­ro­sos. He te­ni­do suer­te de sa­lir in­dem­ne –más o me­nos– de las ma­las ex­pe­rien­cias. A us­ted le to­ca de­ter­mi­nar si me han de­ja­do mal de la ca­be­za o no».

Una fa­mi­lia úni­ca San Pe­ters­bur­go, años ochen­ta. Ro­nan (el be­bé), Dy­lan (en bra­zos de Woody Allen, a quien hoy acu­sa de abu­sos se­xua­les) y Mo­ses (con ga­fas) son hi­jos de Allen y Mia Fa­rrow. De iz­quier­da a de­re­cha: Lark, Flet­cher, Daisy y Soon-yi (hoy...

Na­ci­do so­li­da­rio Con 14 años, en Ni­ge­ria, con su ma­dre, em­ba­ja­do­ra de Uni­cef. «La mu­jer con más éti­ca que co­noz­co».

Mi je­fa Hi­llary Ro­nan tra­ba­jó co­mo ase­sor es­pe­cial pa­ra Hi­llary Clin­ton cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.