Ani­ma­les de com­pa­ñía

El ex­ter­mi­nio de los cam­peo­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

en­tre los éxi­tos más res­ta­llan­tes del re­cien­te ci­ne es­pa­ñol se cuen­ta Cam­peo­nes, la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Ja­vier Fes­ser, en la que un en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to in­ter­pre­ta­do por Ja­vier Gutiérrez, inmerso en un des­ba­ra­jus­te vi­tal, en­cuen­tra una re­den­ción per­so­nal di­ri­gien­do un equi­po de chi­cos con al­gún ti­po de de­fi­cien­cia psí­qui­ca. La pe­lí­cu­la ha gustado so­bre­ma­ne­ra a la so­cie­dad es­pa­ño­la, en la que sin em­bar­go es­te ti­po de per­so­nas lo tie­nen ca­da vez más cru­do… pa­ra na­cer. Pues lo cier­to es que en Es­pa­ña –co­mo, por lo de­más, ocu­rre en to­dos los ‘paí­ses de nues­tro en­torno’ eu­ge­né­si­co–nor­mal­men­te li­qui­da­mos a es­te ti­po de per­so­nas du­ran­te el em­ba­ra­zo. Po­dría­mos pro­bar a pre­gun­tar­nos –más allá de las vir­tu­des ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Cam­peo­nes– cuál se­rá la ra­zón ‘so­cio­ló­gi­ca’ de su éxi­to. ¿Se­rá qué nues­tra con­cien­cia mo­ral se sien­te in­ter­pe­la­da y nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre el ex­ter­mi­nio si­gi­lo­so de es­tas per­so­nas? ¿O se­rá más bien que en ella ha­lla­mos un desaho­go sen­ti­men­tal que nos per­mi­te ol­vi­dar más fá­cil­men­te es­te ex­ter­mi­nio? Y lo mis­mo po­dría­mos pre­gun­tar­nos so­bre esas cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias pre­sun­ta­men­te ‘sen­si­bi­li­za­do­ras’ (y en reali­dad obs­ce­na­men­te ter­nu­ris­tas) que nos mues­tran cuán ma­ra­vi­llo­sas y ri­sue­ñas son las per­so­nas con sín­dro­me de Down. Lo cier­to es que, mien­tras se es­tre­nan es­tas pe­lí­cu­las y se su­fra­gan es­tas cam­pa­ñas, en Es­pa­ña son ma­sa­cra­dos ca­si to­dos los ni­ños ges­tan­tes que pa­de­cen al­gún ti­po de de­fi­cien­cia psí­qui­ca; y que los po­cos que se sal­van de la es­ca­be­chi­na lo con­si­guen ma­yor­men­te por­que los diag­nós­ti­cos pre­na­ta­les no acier­tan a de­tec­tar su dis­ca­pa­ci­dad. Es­pe­cial­men­te so­bre­co­ge­do­ras re­sul­tan las ci­fras de na­ci­mien­tos de ni­ños con sín­dro­me de Down, que han lle­ga­do a ser ‘tes­ti­mo­nia­les’ y por lo ge­ne­ral fru­to de erro­res en el diag­nós­ti­co mé­di­co. La des­apa­ri­ción pro­gre­si­va de las per­so­nas con de­fi­cien­cias psí­qui­cas es una la­cra so­cial acon­go­jan­te, una cla­ra mues­tra del de­bi­li­ta­mien­to de nues­tra hu­ma­ni­dad. Pe­ro es­te ex­ter­mi­nio si­gi­lo­so re­sul­ta to­da­vía más ab­yec­to por­que lo acom­pa­ña­mos de una bo­chor­no­sa su­bli­ma­ción de las de­fi­cien­cias psí­qui­cas, con cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y me­diá­ti­cas en las que los ni­ños y jó­ve­nes que las su­fren pa­re­cen re­yes del mam­bo en un mun­do de al­go­dón de azú­car. Mien­tras ha­ce­mos postureo emo­ti­vis­ta an­te la ga­le­ría con los ni­ños de­fi­cien­tes, los es­ta­mos des­cuar­ti­zan­do en el só­tano os­cu­ro. Y es­cri­bo ‘de­fi­cien­tes’ por­que con­si­de­ro que no lo­gra­re­mos com­ba­tir es­ta la­cra mien­tras nos afe­rre­mos al postureo emo­ti­vis­ta. Es una evi­den­cia in­con­tes­ta­ble que el ma­qui­lla­je o em­be­lle­ci­mien­to de las de­fi­cien­cias psí­qui­cas con eu­fe­mis­mos ño­ños ha dis­cu­rri­do pa­ra­le­lo al ex­ter­mi­nio de los ni­ños que las pa­de­cen. Las pa­la­bras sir­ven pa­ra con­fron­tar­nos con las reali­da­des; y cuan­do las pa­la­bras se re­tuer­cen pa­ra mi­ti­gar la reali­dad, re­sul­ta mu­cho más sen­ci­llo es­ca­mo­tear la reali­dad y ti­rar­la al cu­bo de la ba­su­ra. Y lo que de­ci­mos del len­gua­je sir­ve tam­bién pa­ra otras for­mas de edul­co­ra­mien­to. Pue­de so­nar sar­cás­ti­co, pe­ro lo cier­to es que los ni­ños de­fi­cien­tes es­tán sien­do ta­cha­dos del li­bro de la vi­da en­tre al­mi­ba­ra­dos ho­me­na­jes y se­rá­fi­cas jer­gas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas, pa­ra desaho­go sen­ti­men­tal de quie­nes los es­ta­mos ma­sa­cran­do. Pa­ra com­ba­tir es­te ex­ter­mi­nio si­gi­lo­so, en lu­gar de bar­ni­zar la de­fi­cien­cia men­tal con eu­fe­mis­mos me­ren­go­sos, de­be­ría­mos em­pe­zar por afron­tar la cru­da reali­dad. Así tal vez lo­gra­ría­mos des­per­tar el dor­mi­do he­roís­mo que es pre­ci­so pa­ra re­ci­bir amo­ro­sa­men­te a es­tos ni­ños que aho­ra ta­cha­mos tan cam­pan­tes del li­bro de la vi­da, mien­tras la­gri­mea­mos en el ci­ne. Es men­ti­ra que es­tos ni­ños sean «co­mo no­so­tros»; es ba­zo­fia sen­ti­men­tal afir­mar que son «tan ca­pa­ces» co­mo el res­to. Alum­brar y cui­dar a un ni­ño de­fi­cien­te pue­de pro­cu­rar in­fi­ni­tas re­com­pen­sas y re­mu­ne­ra­cio­nes espirituales; pe­ro pa­ra al­can­zar­las an­tes hay que aca­tar los sa­cri­fi­cios más ab­ne­ga­dos y las más do­lo­ro­sas re­nun­cias; hay, en fin, que acep­tar una for­ma de vi­da en­tre­ga­da que nues­tra épo­ca de­tes­ta. Pa­ra alum­brar y cui­dar a un ni­ño de­fi­cien­te hay que te­ner el cua­jo de ab­ju­rar de la li­ber­tad que nues­tra épo­ca ce­le­bra, que es la li­ber­tad en­ten­di­da co­mo exal­ta­ción del de­seo, y abra­zar­se a la li­ber­tad que nues­tra épo­ca pros­cri­be, que es la li­ber­tad en­ten­di­da co­mo res­pon­sa­bi­li­dad y exi­gen­cia. Pa­ra alum­brar y cui­dar a

Mien­tras ha­ce­mos postureo emo­ti­vis­ta an­te la ga­le­ría con los ni­ños de­fi­cien­tes, los es­ta­mos des­cuar­ti­zan­do en el só­tano os­cu­ro

Qun ni­ño de­fi­cien­te hay que atre­ver­se a amar y a re­ci­bir amor con una in­ten­si­dad des­me­di­da que in­ti­mi­da a nues­tra ge­ne­ra­ción po­dri­da por emo­ti­vis­mos fo­fos. Es na­tu­ral que una ge­ne­ra­ción así no ten­ga va­lor pa­ra te­ner ni­ños de­fi­cien­tes; y que lue­go ne­ce­si­te anegar su hi­pó­cri­ta con­cien­cia eu­ge­né­si­ca con desaho­gos sen­ti­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.