Vi­vir sin re­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

aun­que mis ami­gos co­no­cen so­bra­da­men­te (y es­pe­ro que mis lec­to­res tam­bién) mi aver­sión a las re­des so­cia­les to­da­vía me tro­pie­zo con gen­tes a las que sor­pren­de que no ten­ga cuen­ta o per­fil o co­mo se di­ga en nin­gu­na ‘red so­cial’, tam­po­co gua­sá o gua­só en el mó­vil. He des­cu­bier­to, ade­más, que el gra­do de es­tul­ti­cia o ma­ja­de­ría de una per­so­na pue­de me­dir­se con exac­ti­tud mi­li­mé­tri­ca con tan só­lo re­pa­rar en la reac­ción que mues­tra cuan­do sa­be que no po­drá en­con­trar­me en nin­guno de esos qui­lom­bos: el bo­ta­ra­te sin re­mi­sión ha­ce as­pa­vien­tos, se car­ca­jea, es­pan­ta o es­can­da­li­za; el mos­tren­co me mi­ra con per­ple­ji­dad, co­mo si yo fue­se un mar­ciano; pe­ro en­tre las per­so­nas in­te­li­gen­tes des­cu­bro siem­pre, tras la sor­pre­sa ini­cial, un fon­do de me­lan­có­li­ca en­vi­dia. Y no es pa­ra me­nos, por­que la reali­dad es que sus vi­das se han de­te­rio­ra­do mu­cho, des­de que que­da­ron atra­pa­das en esa en­ga­ñi­fa de las ‘re­des’. Y no só­lo sus vi­das. Hay que em­pe­zar a lla­mar a las co­sas por su nom­bre: las re­des so­cia­les afec­tan a la in­te­li­gen­cia, la vuel­ven ner­vio­sa y sal­tim­ban­qui, le im­pi­den fi­jar­se en la con­tem­pla­ción y en el es­tu­dio de las co­sas. Tal vez por ha­ber­me que­da­do en la ori­lla, pue­do dis­tin­guir me­jor los efec­tos idio­ti­zan­tes de es­tas re­des o en­re­da­de­ras en la con­duc­ta de las per­so­nas que me ro­dean: su aten­ción es­tá siem­pre dis­traí­da y co­mo za­ran­dea­da por sú­bi­tas pre­mu­ras; y su ca­rác­ter se ha al­te­ra­do, siem­pre pa­ra peor, tor­nán­do­se más an­sio­so y des­qui­cia­do. Ten­go ami­gos, du­ran­te dé­ca­das lec­to­res em­pe­der­ni­dos, que aho­ra son in­ca­pa­ces de man­te­ner la con­cen­tra­ción en la lec­tu­ra du­ran­te más de me­dia ho­ra, acu­cia­dos por el tim­bre del ca­cha­rri­to que les ad­vier­te que han re­ci­bi­do un nue­vo men­sa­je, o que les han con­tes­ta­do al que man­da­ron. Tam­bién co­noz­co a per­so­nas de tem­pe­ra­men­to an­ta­ño bo­nan­ci­ble (al­gu­nas muy fa­mo­sas) que hoy es­tán siem­pre cris­pa­das, en­re­da­das en tri­ful­cas pe­re­gri­nas y gro­tes­cas con sus se­gui­do­res u odia­do­res de Twit­ter, o fre­né­ti­cas por no sé qué chu­mi­na­das po­li­ti­qui­llas que an­tes les im­por­ta­ban un ble­do (y aho­ra los tie­nen pren­di­dos de la pan­ta­lla de su mó­vil). En los pro­gra­mas de te­le­vi­sión veo a los par­ti­ci­pan­tes pres­tan­do más aten­ción a los mer­lu­zos que les de­jan men­sa­jes en su Twit­ter que a lo que en el pro­gra­ma se es­tá dis­cu­tien­do; e, inevi­ta­ble­men­te, sus par­ti­ci­pa­cio­nes de­no­tan dis­trac­ción y des­pis­te, a ve­ces una ab­sur­da al­te­ra­ción (por­que lo que el mer­lu­zo les ha es­cri­to los ha sa­ca­do de sus ca­si­llas), amén de una ex­pre­sión más tó­pi­ca y ma­zo­rral (co­mo inevi­ta­ble­men­te ocu­rre cuan­do te­ne­mos la ca­be­za en otra co­sa). Re­sul­ta, en ver­dad, muy lla­ma­ti­vo que na­die ha­ble se­ria­men­te de los efec­tos arra­sa­do­res de es­tas re­des o en­re­da­de­ras en el ca­rác­ter y en la con­duc­ta. Bas­ta via­jar en tren o au­to­bús y te­ner unas ele­men­ta­les ca­pa­ci­da­des de ob­ser­va­ción pa­ra com­pro­bar que hay gen­te por com­ple­to rehén de es­tas hi­jas de Cir­ce. He vis­to a per­fec­tos im­bé­ci­les via­jar al la­do de chi­cas gua­pí­si­mas con las que no cru­zan una so­la pa­la­bra, ocu­pa­dos en aten­der com­pul­si­va­men­te to­da la mo­rra­lla que les lle­ga al mó­vil; o bien no dig­nar­se si­quie­ra al­zar la vis­ta pa­ra con­tem­plar por la ven­ta­ni­lla unas cum­bres ne­va­das que a cual­quier per­so­na con una mí­ni­ma sen­si­bi­li­dad in­vi­ta­rían a la me­di­ta­ción go­zo­sa; y, en fin, cons­tan­te­men­te veo a per­so­nas que, aun­que se es­fuer­zan por leer, son in­ca­pa­ces de man­te­ner la aten­ción quie­ta en la lec­tu­ra y cons­tan­te­men­te –co­mo si de un ac­to re­fle­jo se tra­ta­se– ne­ce­si­tan dis­traer­se con su mó­vil, con­sul­tar com­pul­si­va­men­te los pu­ñe­te­ros gua­sás o tuits y res­pon­der­los, o aguar­dar res­pues­ta a los que han es­cri­to. Es un es­pec­tácu­lo do­lo­ro­so que mue­ve a la pie­dad; por­que, aun­que se tra­te de ocul­tar, de­trás de es­tos com­por­ta­mien­tos hay muy pro­ba­ble­men­te tras­tor­nos ner­vio­sos no diag­nos­ti­ca­dos y tal vez tam­bién re­cón­di­tas al­te­ra­cio­nes en las si­nap­sis neu­ro­na­les. De lo que no hay nin­gu­na du­da es de que la adic­ción a es­tas re­des o en­re­da­de­ras cam­bia el ca­rác­ter de las per­so­nas, las desa­zo­na e in­ca­pa­ci­ta pro­gre­si­va­men­te pa­ra ac­ti­vi­da­des que exi­gen so­sie­go; y tam­po­co ca­be du­da de que de­trás de su uso hay mu­chas in­se­gu­ri­da­des en­fer­mi­zas, mu­cho mor­bo­so afán de no­to­rie­dad y pro­ta­go­nis­mo, mu­cho com­ple­ji­to su­bli­ma­do y re­bo­za­do de jac­tan­cia o pa­vo­neo. Lo he com­pro­ba­do en di­ver­sas per­so­nas a las que co­noz­co des­de ha­ce dé­ca­das y no ne­ce­si­to que nin­gún cien­tí­fi­co me lo con­fir­me (mu­cho me­nos

En­tre las per­so­nas in­te­li­gen­tes des­cu­bro siem­pre, tras la sor­pre­sa ini­cial, un fon­do de me­lan­có­li­ca en­vi­dia

que nin­gún apo­lo­ge­ta zas­can­dil de es­tas re­des o en­re­da­de­ras me lo re­ba­ta). Pe­ro es­ta evi­den­cia gi­gan­tes­ca se ocul­ta con os­cu­ros pro­pó­si­tos. Vi­vir sin re­des es una go­za­da. Las chi­cas gua­pas (va­le, y los chi­cos), las cum­bres ne­va­das y los doc­tos li­bros es­tán pi­dien­do a gri­tos que aban­do­ne­mos esa co­chi­que­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.