Are­nas mo­ve­di­zas

A pro­pó­si­to de Ju­lio Ce­rón Ayuso

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

eja­ba es­cri­tas aquí al­gu­nas no­tas la pa­sa­da se­ma­na so­bre el gran Cé­sar de los Ríos, en­sa­yis­ta y pe­rio­dis­ta re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do. Mo­vi­do por el re­cuer­do de es­te, a quien ten­go por uno de mis in­du­da­bles maes­tros, an­du­ve bus­can­do vie­jas en­tre­vis­tas y apa­ri­cio­nes su­yas con la in­ten­ción de re­cor­dar al­gu­na de sus in­te­li­gen­tes pré­di­cas. Di con una ex­ce­len­te en­tre­vis­ta que le hi­zo Ja­vier Ru­bio pa­ra su se­rie Con­tem­po­rá­neos y sur­gió de re­pen­te, en un mo­men­to da­do, co­mo un ra­yo ines­pe­ra­do, el nom­bre de Ju­lio Ce­rón Ayuso, fun­da­dor del FELIPE, gru­po po­lí­ti­co en el que mi­li­tó Cé­sar. El Fren­te de Li­be­ra­ción Po­pu­lar era una suer­te de al­ter­na­ti­va de iz­quier­das al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, don­de po­día en­con­trar­se a no po­cos cris­tia­nos y a al­gu­nos de los que te­nían re­pa­ro in­te­lec­tual al dog­ma­tis­mo so­vie­ti­zan­te que flo­ta­ba en el úni­co par­ti­do con ca­ra y ojos de la opo­si­ción de la épo­ca. En el FELIPE po­día en­con­trar­se uno de to­do, gen­te que des­pués ha ti­ra­do ha­cia la de­re­cha, ha­cia el li­be­ra­lis­mo o ha­cia el mar­xis­mo al­go me­nos tras­no­cha­do del que vi­vio­se en años tan prie­tos, ca­tó­li­cos, ateos, ver­des, ro­jos, so­cial­de­mó­cra­tas, so­cia­lis­tas hir­su­tos y opo­si­to­res en ge­ne­ral. A Ce­rón, di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra, la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca le cos­tó la cár­cel y el apar­ta­mien­to de la pro­fe­sión, so­lo re­suel­to cuan­do Jo­sé Pe­dro Pé­rez-llor­ca fue mi­nis­tro de Ex­te­rio­res y lo res­ti­tu­yó en su pues­to; el pro­ble­ma es­tu­vo en­ton­ces en qué des­tino po­dría ser­le pro­pi­cio, ya que se le ofre­cie­ron va­rios y to­dos los re­cha­zó. Miguel Án­gel Agui­lar, que tan­to lo co­no­cía, es­cri­bió de­li­cio­sas des­crip­cio­nes del per­so­na­je: es­tan­do en el cas­ti­llo fran­cés en el que vi­vía, le lle­gó la no­ti­cia de que le de­vol­vían la púr­pu­ra del ofi­cio, y to­do fue­ron cá­ba­las de cuál se­ría la em­ba­ja­da ade­cua­da pa­ra re­tor­nar. Se pen­só en Ti­ra­na, ya que en ese mo­men­to se es­ta­ble­cían re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el vie­jo cuar­tel de En­ver Hox­ha, y tam­bién se ba­ra­jó el Va­ti­cano, don­de se su­po­nía que de­bía in­fluir pa­ra ele­gir un Pa­pa que ha­bla­se es­pa­ñol; él lo re­cha­zó de plano, ya que so­lo con­ce­bía que el nue­vo Pa­pa de­bía ser él y, de no ser así, no va­lía la pe­na desem­pe­ñar tra­ba­jo al­guno en Ro­ma. Ju­lio Ce­rón es­cri­bió no po­co en ABC. Luis Ma­ría An­són lo ad­mi­tió en su seno y dis­pu­so unos re­cua­dros ti­tu­la­dos Suel­to en ABC, que, jun­to con al­gu­nas ter­ce­ras, con­fi­gu­ra­ron una suer­te de bri­llan­tes je­ro­glí­fi­cos que cual­quie­ra pue­de con­sul­tar en la Red. Su pro­sa era un re­fle­jo de su pen­sa­mien­to, a ve­ces in­des­ci­fra­ble, pe­ro siem­pre in­te­li­gen­te. Efec­ti­va­men­te, la in­te­li­gen­cia de Ce­rón era por­ten­to­sa, tan­to que en el desa­rro­llo de su la­bor co­mo tra­duc­tor no se ha vis­to otro ca­so: en la Unes­co, don­de la­bo­ra­ba, re­cuer­dan que era ca­paz de dic­tar el mis­mo tex­to a tres se­cre­ta­rias si­mul­tá­nea­men­te en tres idio­mas di­fe­ren­tes. Su agu­de­za en el diag­nós­ti­co y su cla­ri­vi­den­cia en la ex­po­si­ción lo hi­cie­ron acree­dor de no po­ca ex­pec­ta­ción cuan­do era lla­ma­do a con­fe­ren­ciar. Cuen­ta Agui­lar que, lle­ga­do a Ma­drid pa­ra dic­tar con­fe­ren­cia, se hi­zo ven­dar los ojos des­de Ba­ra­jas has­ta Eloy Gon­za­lo y abrió la char­la con una fra­se que pue­de ser la más ci­ta­da de su inago­ta­ble la­pi­da­rio: «Cuan­do mu­rió Fran­co, el des­con­cier­to fue gran­de: no ha­bía cos­tum­bre». Otras han si­do no me­nos fe­li­ces; uti­li­zó pa­ra re­tra­tar el por­ve­nir un tan­to du­do­so que nos es­pe­ra­ba un pro­nós­ti­co fe­liz y bri­llan­te­men­te pe­si­mis­ta: «La ley de la gra­ve­dad no es na­da en com­pa­ra­ción con lo que nos es­pe­ra». Si us­ted bus­ca su nom­bre y al­gu­na de sus afir­ma­cio­nes su­rrea­lis­tas, en­con­tra­rá al­gu­na lle­na

De­bía in­fluir pa­ra ele­gir un Pa­pa que ha­bla­se es­pa­ñol; él lo re­cha­zó de plano, ya que so­lo con­ce­bía que el nue­vo Pa­pa de­bía ser él y, de no ser así, no va­lía la pe­na tra­ba­jar en Ro­ma

Qde ese ob­je­ti­vis­mo que des­ti­lan los bri­llan­te­men­te me­lan­có­li­cos cuan­do de­ben des­cri­bir lo inevi­ta­ble; lo re­tra­tó cuan­do de­jó di­cho: «La ver­dad siem­pre res­plan­de­ce al fi­nal; eso sí, cuan­do ya se ha ido to­do el mun­do». Des­pués de ser con­de­na­do a ocho años de cár­cel, que no pa­só com­ple­tos en pri­sión, Ce­rón re­sul­tó ejem­plar tan­to en su opo­si­ción co­mo en el man­te­ni­mien­to de su tem­ple pro­fe­sio­nal. Tal vez sus­pi­ró por úl­ti­ma vez co­mo de­jó di­cho de un ami­go su­yo, que, al mo­rir, pro­nun­ció tres pa­la­bras de­fi­ni­ti­vas y de­fi­ni­to­rias: «mi­ca, cuar­zo y fel­des­pa­to». Un sus­pi­ro de gra­ni­to pa­ra una men­te de vue­lo li­bre, li­ge­ro y lu­mi­no­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.