Un día

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

de 2009 –no re­cuer­da cuál–, An­drew Ho­gan to­mó una de­ci­sión: de­te­ner a Joa­quín Guz­mán, el Chapo, el hom­bre que du­ran­te 25 años fue res­pon­sa­ble de la mi­tad del con­su­mo de co­caí­na en Es­ta­dos Uni­dos. Qui­zá Ho­gan, exa­gen­te de la DEA, to­mó la de­ci­sión al es­tu­diar el ex­pe­dien­te del je­fe del cár­tel de Si­nao­la. To­dos que­rían echar­le el guan­te. No so­lo la Po­li­cía de su país, de Mé­xi­co, Co­lom­bia o Gua­te­ma­la, tam­bién sus ri­va­les. Du­ran­te años, si­ca­rios de otros nar­co­je­fes ha­bían tra­ta­do de dar con él. Ma­ta­ron, tor­tu­ra­ron y de­ca­pi­ta­ron a cen­te­na­res de per­so­nas. Pe­ro el Chapo se­guía vi­vo. Una y otra vez, Guz­mán ha­bía sa­li­do in­dem­ne de aten­ta­dos per­pe­tra­dos por los her­ma­nos Are­llano Fé­lix, sus enemi­gos del cár­tel de Ti­jua­na. Ha­bían ma­ta­do a su bra­zo de­re­cho, Ar­man­do López, se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do a seis de sus hom­bres, e hi­cie­ron es­ta­llar un co­che bom­ba fren­te a una de sus ca­sas. Ter­mi­na­ron por se­guir­lo has­ta el ae­ro­puer­to de Guadalajara, don­de un gru­po de pis­to­le­ros de­bía acri­bi­llar­lo en su Mer­cury Grand Mar­quis de co­lor blan­co. Dis­pa­ra­ron cen­te­na­res de ba­las. Pe­ro el au­to­mó­vil re­sul­tó ser otro Grand Mar­quis y su pa­sa­je­ro, el car­de­nal Posadas Ocampo, ar­zo­bis­po de Guadalajara. El Chapo iba me­tros por de­trás y apro­ve­chó la con­fu­sión pa­ra huir y es­con­der­se. Ocho años des­pués, en 2001, tam­bién es­ca­pó del Al­ti­plano, una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad me­xi­ca­na, des­de la cual si­guió di­ri­gien­do el cár­tel de Si­na­loa y re­ci­bió a de­ce­nas de pros­ti­tu­tas. En 2009, el Chapo acu­mu­la­ba más po­der que nun­ca. Ob­se­si­vo, no de­ja­ba na­da al azar. Ape­nas sa­bía leer y es­cri­bir, pe­ro te­nía el ca­cu­men de un con­se­je­ro delegado, rea­li­zan­do cons­tan­tes cálcu­los so­bre dro­gas, di­ne­ro y los ni­ve­les de con­fian­za y mie­do que con­ve­nía ins­pi­rar en ca­da mo­men­to. La re­vis­ta For­bes lo con­si­de­ra­ba la 41 per­so­na más po­de­ro­sa del mun­do y la 701 más ri­ca. Ho­gan ex­pli­ca: «Nun­ca es­ta­ble­cí vin­cu­la­ción emo­cio­nal con es­te in­di­vi­duo, con su le­yen­da, el mi­to. Nun­ca caí en la tram­pa de creer­me la pro­pa­gan­da, a di­fe­ren­cia de tan­tos otros».

UN CA­ZA­DOR PRE­COZ. Ho­gan –que ha co­la­bo­ra­do con el es­cri­tor Dou­glas Century en la ela­bo­ra­ción del li­bro Hun­ting el Chapo ('A la ca­za del Chapo')– tam­bién es, co­mo el Chapo, un hom­bre ob­se­si­vo que nun­ca de­ja na­da al azar. Pre­ca­vi­do, no re­ve­la detalles so­bre su fa­mi­lia, el lu­gar don­de re­si­de o su em­pleo ac­tual. Él es, an­te to­do, un ca­za­dor. De los de ver­dad. Un ti­po del cam­po, cre­ci­do en Kan­sas, que con 8 años sa­lió a ca­zar por pri­me­ra vez con su pa­dre. «No hay me­jor sen­sa­ción –ase­gu­ra– que es­tar es­con­di­do a la es­pe­ra de que tu pre­sa sal­ga. To­do es si­len­cio, pa­cien­cia y con­cen­tra­ción. En­ton­ces lle­ga el mo­men­to: tu pre­sa se con­vier­te en tu tro­feo». En lo re­fe­ren­te al Chapo, Ho­gan in­di­ca: «Mu­chos

Ho­gan y otro agen­te lo­gra­ron in­fil­trar­se en el cár­tel. Blan­quea­ban di­ne­ro pa­ra el Chapo

com­pa­ñe­ros me de­cían: 'Pier­des el tiem­po'. Pe­ro pa­ra mí lo me­jor es la ca­ce­ría. El desafío. Da­ba igual que ha­blá­ra­mos del Chapo o de Pa­pá Noel. Era pre­ci­so cap­tu­rar­lo». En Ari­zo­na, Ho­gan y un co­la­bo­ra­dor –al que lla­ma Die­go– re­ci­bie­ron un so­plo. Una mu­jer vin­cu­la­da al cár­tel ne­ce­si­ta­ba que al­guien le blan­quea­ra mi­llo­nes de dó­la­res (los nar­cos siem­pre an­dan ne­ce­si­ta­dos de ope­ra­do­res pa­ra el blan­queo). Die­go se reunió con la mu­jer, que, tras in­te­rro­gar­lo, lo pu­so en con­tac­to con una se­gun­da mu­jer, quien, tras in­te­rro­gar­lo, lo pu­so en con­tac­to con unos in­di­vi­duos de la cús­pi­de del cár­tel. Die­go pre­gun­tó de quién era el di­ne­ro que se de­bía blan­quear. «De él –le di­je­ron–. Del Chapo». Y Ho­gan y Die­go em­pe­za­ron a blan­quear bi­lle­tes. Lle­ga­ban en cons­tan­tes remesas: 544.000 dó­la­res, 560.000 li­bras es­ter­li­nas, 800.000 dó­la­res ca­na­dien­ses… Trans­fe­rían la 'pas­ta' a una cuen­ta del Deuts­che Bank en Nue­va York y, de allí, a otra en Mé­xi­co. Has­ta que un día el Chapo so­li­ci­tó un nue­vo en­car­go: ¿po­dían en­tre­gar 1,2 mi­llo­nes de dó­la­res en un par­king de Mé­xi­co D. F. al día si­guien­te? El Chapo les pe­día que cru­za­ran la fron­te­ra y ba­ja­ran a Mé­xi­co: su te­rri­to­rio. Ho­gan trans­por­tó el di­ne­ro en un avión pri­va­do y con­du­jo has­ta el apar­ca­mien­to. El hom­bre del Chapo te­nía una ci­ca­triz ba­jo un ojo. El ti­po co­gió el di­ne­ro y, po­co des­pués, Ho­gan so­li­ci­tó el tras­la­do a Mé­xi­co. ¿Qué sen­tía en­ton­ces? Es pre­ci­so re­cor­dar lo que le su­ce­dió a Enrique Ca­ma­re­na Sa­la­zar, un agen­te de la DEA que se in­fil­tró en un cár­tel me­xi­cano en los ochen­ta. De­sen­mas­ca­ra­do, a Ca­ma­re­na le hi­cie­ron tri­zas la na­riz y los pó­mu­los, le

"El tru­co es ma­ne­jar el mie­do y es­tar dis­pues­to a dar el si­guien­te pa­so"

frac­tu­ra­ron las cos­ti­llas, le es­tru­ja­ron la trá­quea y le per­fo­ra­ron el crá­neo con un ta­la­dro mien­tras le in­yec­ta­ban me­tan­fe­ta­mi­na pa­ra que no per­die­ra el co­no­ci­mien­to. Ho­gan es­ta­ba ca­sa­do y te­nía hi­jos pe­que­ños. «Si eres de la DEA, ya sa­bes que tra­ba­jar en un país ex­tran­je­ro con­lle­va pe­li­gros reales –di­ce–. De­bes eva­luar ries­gos mi­nu­to a mi­nu­to, fi­ján­do­te en lo que su­ce­de al­re­de­dor. Nun­ca sa­bes quién pue­de es­tar vi­gi­lán­do­te: miem­bros del cár­tel o el pro­pio Go­bierno. De­bes an­dar con los ojos bien abier­tos, co­mo un pa­tru­lle­ro por un ba­rrio pe­li­gro­so». El ca­za­dor ha­ce en­ton­ces una pau­sa. «A ve­ces te en­tran es­ca­lo­fríos. El tru­co es­tá en ma­ne­jar­te con el mie­do, en abra­zar el mie­do, res­pi­rar a tra­vés del mie­do que sien­tes; y en con­ti­nuar ade­lan­te y dar el si­guien­te pa­so. Es la vi­da que he es­co­gi­do. Siem­pre es­toy dis­pues­to a dar el si­guien­te pa­so». Una vez en Ciu­dad de Mé­xi­co, Ho­gan se acos­tum­bró a mo­ver­se co­mo un pa­tru­lle­ro por un ba­rrio pe­li­gro­so. Ob­ser­va­ba a la gen­te, los co­ches, tra­ta­ba de de­tec­tar a un fu­lano con una ci­ca­triz en la ca­ra... Y fue ha­cien­do pro­gre­sos.

MA­GO DEL ESCAPISMO. En 2012, épo­ca de su tras­la­do, la DEA se ha­bía in­fil­tra­do en el sis­te­ma de men­sa­je­ría de las Blac­kberry del cár­tel. Con un GPS, vie­ron que el mó­vil del 'se­ñor de los nar­cos' se ha­lla­ba en una de sus man­sio­nes, en una ca­lle sin sa­li­da de la tu­rís­ti­ca Ca­bo San Lu­cas. La Po­li­cía Fe­de­ral ro­deó la ca­lle, re­gis­tra­ron la vi­vien­da..., pe­ro se es­ca­bu­lló. Una vez más. En el D. F., Ho­gan pei­nó los men­sa­jes de las Blac­kberry. Los SMS re­bo­ta­ban de uno a otro des­ti­na­ta­rio, has­ta lle­gar a los lu­gar­te­nien­tes del Chapo. Com­pren­dió que ne­ce­si­ta­ba des­en­ma­ra­ñar el fun­cio­na­mien­to de to­da la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va del Chapo. Lla­mó a es­pe­cia­lis­tas en tec­no­lo­gía del De­par­ta­men­to de In­te­rior y de la DEA. Ob­tu­vo las ór­de­nes ju­di­cia­les per­ti­nen­tes, que las te­le­fó­ni­cas es­ta­ban obli­ga­das a aca­tar. Efec­tuó un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co: fre­cuen­cia de men­sa­jes a los nú­me­ros tal, lo­ca­li­za­ción por GPS… Le­yó los SMS. Des­ci­fró los có­di­gos, los pa­tro­nes a par­tir de los apo­dos de los des­ti­na­ta­rios. Pu­so una pi­za­rra en la pa­red y ela­bo­ró un gráfico. «Me fi­jo en los detalles, las pe­que­ñas co­sas –re­ve­la–, pe­ro con la ima­gen de con­jun­to siem­pre pre­sen­te». Ho­gan se­guía ade­lan­te. Re­pa­ró en que los men­sa­jes se­guían pa­tro­nes es­pe­cí­fi­cos: ha­bía nú­cleos prin­ci­pa­les y ele­men­tos pe­ri­fé­ri­cos. Pres­tó aten­ción a los apo­dos: To­ca­llo, Lic F, Lic Oro, Chuy, Six­to, Pe­pe, Fres­na, Tur­bo. Chuy se ha­cía con la co­ca en Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. Pe­pe ope­ra­ba en las sel­vas de esos paí­ses. Six­to era un pi­lo­to. Fres­na se en­car­ga­ba de las pis­tas de ate­rri­za­je. To­ca­llo, po­si­ble­men­te, te­nía que ver con la pa­la­bra 'to­ca­yo'. Ho­gan se di­jo que qui­zá se tra­ta­ra de uno de los hi­jos del Chapo, co­no­ci­do por sus Fe­rra­ris y sus pis­to­las en­gas­ta­das con pie­dras pre­cio­sas. Y qui­zá el Sue­gro era el pa­dre de la quin­ta es­po­sa del Chapo, Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro, una chi­ca de 20 años. Con la ayu­da de un fun­cio­na­rio de In­te­rior es­ta­dou­ni­den­se, al que lla­ma Brady Fa­llon, Ho­gan co­men­zó a re­cons­truir la vi­da en­te­ra del Chapo. El es­tu­dio de los men­sa­jes le in­di­có que ha­bía al­guien si­tua­do es­ca­la­fón arri­ba: el Cón­dor. Los de­más en­via­ban men­sa­jes al Cón­dor y le de­cían que sa­lu­da­ra al Ge­ren­te o al Se­ñor de su par­te. Ho­gan con­clu­yó que era el asis­ten­te per­so­nal del Chapo y aho­ra se en­con­tra­ba en si­tua­ción de leer los tex­tos di­ri­gi­dos al pro­pio Chapo… Con las res­pues­tas de es­te úl­ti­mo.

CON COM­PLE­JO DE TO­PO. Al­go em­pe­za­ba a que­dar cla­ro. El Chapo con­tro­la­ba ca­da de­ta­lle. Se­guía el re­co­rri­do de los ali­jos y del di­ne­ro; tra­ta­ba de aho­rrar gas­tos. Pe­ro ha­bía más. Re­ci­bía in­for­mes del Ejér­ci­to y la Po­li­cía con re­gu­la­ri­dad. Por eso siem­pre sa­bía de an­te­mano por dón­de iban a ve­nir. Ade­más, es­ta­ba ob­se­sio­na­do con «los ho­yos»: sus in­ge­nie­ros ha­bían ex­ca­va­do de­ce­nas de tú­ne­les, la ma­yo­ría ba­jo la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, y era un adic­to al tra­ba­jo. Cuan­do que­ría re­la­jar­se, ha­cía que le en­via­ran un lis­ta­do de pros­ti­tu­tas; elegía a una de ellas y ha­cía que un chó­fer re­co­gie­ra a la mu­jer –a la mu­cha­cha, con fre­cuen­cia– y la tra­je­ra a su ca­sa. Po­co des­pués se po­nía a tra­ba­jar otra vez.

Ho­gan lle­gó a con­tro­lar los mó­vi­les del cár­tel. Un día, el Chapo man­dó un SMS y... ¡bin­go!

Al exa­mi­nar las coor­de­na­das del GPS, Ho­gan ad­vir­tió que for­ma­ban «una dia­na» con su cen­tro en Culiacán (Si­na­loa), cu­na de mu­chos miem­bros del cár­tel. En el ma­pa de Ho­gan, el cen­tro de la dia­na no lo ocu­pa­ba una ca­sa, sino mu­chas.

EL NA­RIZ SE DESCUIDA. Un día, Ho­gan se to­pó con un men­sa­je es­pe­cial­men­te in­tere­san­te: el Chapo que­ría ver a uno de sus se­cua­ces. En­vió a uno de sus chó­fe­res, el Na­riz, a re­co­ger­lo. Ha­bía des­apa­re­ci­do co­ca y aquel ti­po era el res­pon­sa­ble. Ho­gan si­guió el ras­tro de su mó­vil con el GPS. ¿Po­dría el Na­riz con­du­cir­lo has­ta el Chapo? Pe­ro el Na­riz des­co­nec­tó el te­lé­fono mien­tras tras­la­da­ba por Culiacán al miem­bro del cár­tel se­ña­la­do. El con­duc­tor se an­da­ba con cui­da­do, has­ta que de pron­to vol­vió a co­nec­tar­lo pa­ra en­viar un SMS: «Abra la puer­ta». La ver­ja au­to­má­ti­ca del Chapo se ha­bía que­da­do atas­ca­da. ¡Bin­go! Ho­gan ha­bía da­do con su hom­bre. ¿Si­guien­te pa­so? Or­ga­ni­zar un ope­ra­ti­vo con la in­fan­te­ría de ma­ri­na me­xi­ca­na, que pro­por­cio­nó he­li­cóp­te­ros, ca­mio­nes y de­ce­nas de hom­bres. Pe­ro el tiem­po apre­mia­ba, ya que el Chapo tam­bién ob­ser­va­ba a Ho­gan con sus pro­pios in­for­man­tes. El agen­te de la DEA in­di­có a los ma­ri­nes que di­se­mi­na­sen in­for­ma­ción fal­sa. Que el des­plie­gue res­pon­día a unas sim­ples ma­nio­bras. Es­tu­dió las res­pues­tas. La gen­te del Chapo se lo ha­bía tra­ga­do. Por el mo­men­to. Los ma­ri­nes y Ho­gan vo­la­ron a Culiacán e irrum­pie­ron en las cin­co ca­sas se­gu­ras del ca­po. El mo­bi­lia­rio era ba­ra­to, con so­fás de po­li­piel, pe­ro las puer­tas eran de ace­ro re­for­za­do. En­con­tra­ron dro­ga; Cia­lis, un fár­ma­co pa­ra la dis­fun­ción eréc­til; y va­rias go­rras de béis­bol del Chapo. Ho­gan co­gió una de ellas y se cu­brió la ca­be­za. En el cuar­to de ba­ño de una de las ca­sas se tro­pe­za­ron con una ba­ñe­ra que pen­día de una po­lea hi­dráu­li­ca. Y de­ba­jo ha­bía un tú­nel. Los ma­ri­nes se aven­tu­ra­ron por el in­te­rior. El Chapo se ha­bía es­ca­bu­lli­do por las cloa­cas de Culiacán. Le si­guie­ron la pis­ta tres días y lo ca­za­ron. Tras huir en pa­ños me­no­res, uno de sus hom­bres lo ha­bía lle­va­do en co­che has­ta Mazatlán, don­de se re­fu­gió en un ho­tel con su mu­jer y sus hi­jas ge­me­las. Ho­gan es­tu­vo pre­sen­te cuan­do lo en­con­tra­ron. Ha­bía se­gui­do el ras­tro de­ja­do por la co­ca. Ha­bía se­gui­do el ras­tro del di­ne­ro. Ha­bía leí­do sus men­sa­jes. Y aho­ra es­ta­ban el uno fren­te al otro, ca­ra a ca­ra. Ho­gan lle­va­ba pues­ta la go­rra del Chapo. «Ho­la, Chapo, ¿qué tal?», sa­lu­dó. Lo que pa­só des­pués ya es his­to­ria. En­ce­rra­ron al Chapo. Se fu­gó y se ocul­tó en las mon­ta­ñas. Se reunió con la ac­triz Ka­te del Cas­ti­llo y el ac­tor Sean Penn y vol­vie­ron a de­te­ner­lo el 8 de enero de 2016. Un año des­pués fue ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos, el día an­te­rior a que Do­nald Trump to­ma­ra po­se­sión, en un in­ten­to del Go­bierno me­xi­cano por con­gra­ciar­se con el nue­vo pre­si­den­te. Hoy, el Chapo re­si­de en una pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad en Man­hat­tan.

"Ho­la, Chapo, ¿qué tal?", sa­lu­dó el agen­te cuan­do por fin se vie­ron las ca­ras

La cap­tu­ra de­fi­ni­ti­va Ima­gen del 8 de enero de 2016 en Los Mo­chis (Si­na­loa). Fue su úl­ti­ma de­ten­ción tras fu­gar­se de un pe­nal me­xi­cano de al­ta se­gu­ri­dad 181 días an­tes. Los fis­ca­les que lo acu­san en Es­ta­dos Uni­dos di­cen te­ner prue­bas con­tra él pa­ra...

Su ar­ma se­cre­ta: su quin­ta es­po­sa Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro –su quin­ta es­po­sa– li­de­ra una cam­pa­ña pa­ra li­be­rar al pa­dre de sus ge­me­las. Ase­gu­ra que se es­tán vio­lan­do los de­re­chos hu­ma­nos de su es­po­so, un hom­bre con fa­ma de mu­je­rie­go en se­rie y pa­dre de, al...

De mi­to a mono de fe­ria El nar­co es­tá pre­so en el 'pe­que­ño Guan­tá­na­mo', el Me­tro­po­li­tan Co­rrec­tio­nal Cen­ter de Nue­va York, en con­di­cio­nes más du­ras que en Mé­xi­co. La cár­cel es pun­to de in­te­rés tu­rís­ti­co en Man­hat­tan, co­mo sus tras­la­dos al tri­bu­nal que...

Fe­cha se­ña­la­da El Chapo fue ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos el 19 de enero de 2017, vís­pe­ra de la to­ma de po­se­sión de Trump. ¿Ges­to de bue­na vo­lun­tad ha­cia el nue­vo pre­si­den­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.