Ani­ma­les de com­pa­ñía

Ca­ta­lu­ña car­lis­ta (I)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

no hay en Es­pa­ña plu­mí­fe­ro o his­to­ria­dor a la vio­le­ta, ga­ce­ti­lle­ro con ín­fu­las y, en fin, anal­fa­be­to con bal­co­nes a la ca­lle que, al re­fe­rir­se a la cri­sis ca­ta­la­na, no re­pi­ta co­mo un lo­ri­to que el in­de­pen­den­tis­mo es hi­jo del car­lis­mo. Se tra­ta de una ma­ma­rra­cha­da co­lo­sal que, mis­te­rio­sa­men­te, ha ca­la­do en­tre las ma­sas cre­ti­ni­za­das. Pe­ro el in­de­pen­den­tis­mo no es hi­jo del car­lis­mo, sino pre­ci­sa­men­te de la doc­tri­na ad­ver­sa. En su fa­mo­so opúscu­lo Qué es una na­ción, el li­be­ral Er­nest Re­nan es­ta­ble­ce que es la vo­lun­tad de los in­di­vi­duos la que afir­ma la exis­ten­cia de una na­ción. En lo que no ha­ce sino re­ela­bo­rar los con­cep­tos que Rous­seau pro­cla­ma­ba en su Con­tra­to so­cial, en don­de se con­sa­gra la exis­ten­cia de una «vo­lun­tad ge­ne­ral» que es una for­ma de so­be­ra­nía to­tal, in­con­di­cio­na­da e inalie­na­ble. Es­ta exal­ta­ción de la vo­lun­tad se com­ple­ta­ría des­pués con una re­tó­ri­ca ro­mán­ti­ca que in­vo­ca el «es­pí­ri­tu del pue­blo» (Volk­geist), un prin­ci­pio sub­je­ti­vo que se im­po­ne co­lec­ti­va­men­te a los hom­bres pa­ra uni­fi­car­los, a la vez que se­gre­ga a quie­nes se per­ci­ben co­mo ex­tra­ños. To­dos los na­cio­na­lis­mos se nu­tren de es­tos con­cep­tos li­be­ra­les; y tan­to el cen­tra­lis­mo es­pa­ño­lis­ta co­mo el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán son sus hi­jos le­gí­ti­mos. Pues, en efec­to, por más que an­den a la gre­ña (co­mo tan­tas ve­ces ocu­rre con los hi­jos de ma­la ma­dre), el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta y el es­pa­ño­lis­mo cen­tra­lis­ta son her­ma­nos de san­gre: igual­men­te li­be­ra­les, lai­cis­tas y enemi­gos de la tra­di­ción ca­ta­la­na e his­pá­ni­ca. El car­lis­mo, por el con­tra­rio, se re­co­no­ce en esa tra­di­ción. Fren­te a la or­gu­llo­sa exal­ta­ción de la so­be­ra­nía pro­pia de to­das las for­mas de na­cio­na­lis­mo (lo mis­mo cen­tra­lis­tas que in­de­pen­den­tis­tas), la tra­di­ción no re­co­no­ce otra so­be­ra­nía que la di­vi­na; fren­te a la exal­ta­ción de la política pro­me­tei­ca pro­pia de to­das las for­mas de na­cio­na­lis­mo (la política en­ten­di­da co­mo pu­ra poie­sis o ar­te de cons­truir abs­trac­cio­nes), la tra­di­ción se fun­da en una política aris­to­té­li­ca, en la pra­xis que par­te de la reali­dad his­tó­ri­ca pa­ra in­tro­du­cir­le co­rrec­cio­nes y me­jo­ras al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad. Y la reali­dad his­tó­ri­ca es­pa­ño­la es el re­co­no­ci­mien­to de una di­ver­si­dad cor­dial, in­te­gra­da so­li­da­ria­men­te a tra­vés de una fe co­mún. Tal uni­dad en la di­ver­si­dad se lo­gró a tra­vés de lo que Mon­tes­quieu de­no­mi­nó ‘go­bierno gó­ti­co’ (que ca­li­fi­có co­mo la «for­ma me­jor tem­pe­ra­da de go­bierno» que ha­ya ha­bi­do ja­más so­bre la faz de la tie­rra), fun­da­do en el pac­tis­mo: el mo­nar­ca re­co­no­cía las li­ber­ta­des con­cre­tas de los pue­blos y las ins­ti­tu­cio­nes que las pro­te­gían; y a cam­bio los pue­blos ju­ra­ban leal­tad al mo­nar­ca. Y, mien­tras ri­gió es­te ‘go­bierno gó­ti­co’ so­bre el que se fun­da la tra­di­ción ca­ta­la­na e his­pá­ni­ca, Ca­ta­lu­ña de­mos­tró, co­mo nos en­se­ña Tir­so de Mo­li­na, que «si en con­ser­var sus pri­vi­le­gios era te­na­cí­si­ma, en ser­vir a sus re­yes era sin ejem­plo ex­tre­ma­da». Así se ex­pli­ca que, en 1714, nadie de­fen­die­ra tan ar­do­ro­sa­men­te la tra­di­ción co­mo los pa­trio­tas ca­ta­la­nes, con Rafael de Ca­sa­no­va a la ca­be­za, quien en su cé­le­bre pre­gón del 11 de sep­tiem­bre es­cri­bie­ra: «To­dos los ver­da­de­ros hi­jos de la pa­tria, aman­tes de la li­ber­tad, acu­di­rán a los lu­ga­res se­ña­la­dos, a fin de de­rra­mar glo­rio­sa­men­te su san­gre y vi­da por su Rey, por su ho­nor, por la pa­tria y por la li­ber­tad de to­da Es­pa­ña». Así se ex­pli­ca tam­bién que no ha­ya ha­bi­do pue­blo tan per­se­ve­ran­te y he­roi­co co­mo el ca­ta­lán en su lu­cha con­tra las in­fil­tra­cio­nes li­be­ra­les, que com­ba­tió en sie­te gue­rras con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, des­de 1794 a 1875: la Gue­rra Gran o Gue­rra del Ro­se­llón; la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia; la Gue­rra Rea­lis­ta du­ran­te el trie­nio li­be­ral de 1820-1823; la Gue­rra dels Mal­con­tents con­tra la de­ri­va afran­ce­sa­da de la Dé­ca­da Omi­no­sa; la Pri­me­ra Gue­rra Car­lis­ta, en­tre 1833 y 1840; la Gue­rra dels Ma­ti­ners o Se­gun­da Gue­rra Car­lis­ta; y, en fin, la Ter­ce­ra Gue­rra Car­lis­ta, en­tre 1872 y 1875. Y en to­das es­tas gue­rras, Ca­ta­lu­ña no com­ba­tía por la in­de­pen­den­cia, sino por el res­ta­ble­ci­mien­to de sus li­ber­ta­des e ins­ti­tu­cio­nes. Ca­ta­lu­ña se man­tu­vo fiel a los re­yes de Es­pa­ña y los sir­vió ex­tre­ma­da­men­te, mien­tras esos re­yes cum­plie­ron lo pac­ta­do; y, cuan­do los re­yes de­ja­ron de cum­plir lo pac­ta­do y tra­ta­ron de su­plan­tar la tra­di­ción política his­pá­ni­ca con im­por­ta­cio­nes li­be­ra­les (ta­les co­mo el cen­tra­lis­mo), Ca­ta­lu­ña se re­vol­vió con­tra ellos. Pe­ro la Ca­ta­lu­ña car­lis­ta, sien­do muy aman­te de sus tra­di­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes,

El mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta y el es­pa­ño­lis­mo cen­tra­lis­ta son her­ma­nos de san­gre: igual­men­te li­be­ra­les y lai­cis­tas

Qa­ma­ba tam­bién (has­ta el de­rra­ma­mien­to de la san­gre) a Es­pa­ña, en la que veía una unión de pue­blos que­ri­da por la Pro­vi­den­cia. ¿Có­mo se con­vir­tió ese amor en odio se­pa­ra­tis­ta? Pre­ci­sa­men­te por­que Ca­ta­lu­ña de­jó de ser car­lis­ta; por­que re­ne­gó de su tra­di­ción, ha­cién­do­se li­be­ral. Lo ex­pli­ca­re­mos en una pró­xi­ma en­tre­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.