Vi­si­ta­mos en Bos­ton a tres de los ma­te­má­ti­cos del MIT que han sentado las ba­ses de la crip­to­gra­fía mo­der­na. Des­cu­bra a los guar­dia­nes de nues­tros se­cre­tos en la web.

Ca­da vez que es­cri­bi­mos una con­tra­se­ña, com­pra­mos al­go por In­ter­net o en­tra­mos en nues­tra cuen­ta ban­ca­ria usa­mos un al­go­rit­mo crea­do por es­tos ma­te­má­ti­cos. Ro­nald Ri­vest, Sha­fi Gold­was­ser y Sil­vio Mi­ca­li han si­do re­co­no­ci­dos con el Pre­mio Fun­da­ción BB­VA F

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR ANA TAGARRO FO­TO­GRA­FÍA: L. BARRY HETHERINGTON

¿Qué dos nú­me­ros hay que mul­ti­pli­car pa­ra que el re­sul­ta­do sea esa ci­fra?

No es un acer­ti­jo ni un pro­ble­ma de ma­te­má­ti­cas con 'tru­co'. Es el pri­me­ro de los pro­to­co­los se­gu­ros de la crip­to­lo­gía mo­der­na, la cien­cia que se ocu­pa de crear al­go­rit­mos que do­tan de se­gu­ri­dad a las co­mu­ni­ca­cio­nes y ga­ran­ti­zan la pri­va­ci­dad de sus usua­rios. En otras pa­la­bras, la ra­zón por la que exis­ten las con­tra­se­ñas en nues­tros or­de­na­do­res y po­de­mos com­prar o ha­cer transac­cio­nes por In­ter­net de for­ma se­gu­ra. Esa pre­gun­ta es la que plan­tea­ron en 1977 los ma­te­má­ti­cos Ro­nald Ri­vest, Adi Sha­mir y Leonard Ad­le­man co­mo ejem­plo del RSA, el sis­te­ma de en­crip­ta­ción que in­ven­ta­ron (lle­va las ini­cia­les de sus ape­lli­dos) pa­ra en­viar men­sa­jes con el mé­to­do lla­ma­do de 'lla­ve pú­bli­ca': ca­da in­ter­lo­cu­tor tie­ne dos claves, una pú­bli­ca que se usa pa­ra en­crip­tar el men­sa­je y otra pri­va­da pa­ra des­en­crip­tar­lo. El mé­ri­to del RSA es que el pro­ble­ma que plan­tea –la fac­to­ri­za­ción de un nú­me­ro pri­mo con mu­chos dí­gi­tos– es im­po­si­ble de re­sol­ver [vea el re­cua­dro de la pá­gi­na 19].

UNA LAR­GA HIS­TO­RIA.

El RSA su­pu­so un pa­so de gi­gan­te en la his­to­ria de la crip­to­gra­fía. El ori­gen de es­ta cien­cia se re­mon­ta al año 400 an­tes de Cristo, cuan­do los es­par­ta­nos crea­ron la es­cí­ta­la, una te­la con le­tras es­cri­tas en ella que so­lo po­día leer­se en­vuel­ta en una va­ra de un de­ter­mi­na­do gro­sor. Y es que guar­dar se­cre­tos es tan an­ti­guo co­mo la hu­ma­ni­dad y el ar­te de trans­mi­tir­los sin que pue­da des­ci­frar­los el enemi­go ha si­do de­ci­si­vo tan­to en gue­rras co­mo en acuer­dos co­mer­cia­les. Aho­ra, con las nue­vas tec­no­lo­gías, la crip­to­gra­fía ha de­ja­do de ser un asun­to re­ser­va­do a los ser­vi­cios de es­pio­na­je de em­pre­sas o go­bier­nos. Aho­ra to­dos es­ta­mos preo­cu­pa­dos por pre­ser­var nues­tra pri­va­ci­dad, al tiem­po que no du­da­mos en com­par­tir nues­tra in­ti­mi­dad en to­do ti­po de re­des y nu­bes. Ron Ri­vest, Sil­vio Mi­ca­li y Sha­fi Gold­was­ser, del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, son tres de los más im­por­tan­tes criptógrafos del mun­do y por ello aca­ban de re­ci­bir, jun­to con Adi Sha­mir, del Ins­ti­tu­to Weiz­mann de Is­rael, el Pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción. Sus fór­mu­las ma­te­má­ti­cas son las que sos­tie­nen el có­di­go in­for­má­ti­co que nos per­mi­te ope­rar en In­ter­net con se­gu­ri­dad. Y su tra­ba­jo se­rá ca­da vez más de­ter­mi­nan­te en la medida en que se avan­ce en el big da­ta y el block­chain, es de­cir, el uso de datos ma­si­vos y la des­cen­tra­li­za­ción de la red.

EL CO­NO­CI­MIEN­TO CE­RO.

Uno de los pro­to­co­los más re­le­van­tes de la crip­to­gra­fía ac­tual es el Ze­ro Know­led­ge Proof (ZKP), un sis­te­ma in­ven­ta­do por Mi­ca­li y Gold­was­ser en 1985 ca­paz de de­mos­trar que al­go es ver­dad sin que na­die ni na­da vea ese 'al­go'. Ya en con­tra­se­ñas y fir­mas di­gi­ta­les, pe­ro tie­ne mu­chas otras apli­ca­cio­nes. Un ejem­plo: ima­gi­ne que quie­re con­tra­tar un se­gu­ro mé­di­co, pe­ro que no se sien­te có­mo­do sa­bien­do que eso im­pli­ca trans­mi­tir a una em­pre­sa datos tan pri­va­dos co­mo qué medicamentos to­ma o su pre­sión san­guí­nea. El ZKP ase­gu­ra que los datos que us­ted trans­mi­te son los que exi­ge el se­gu­ro sin que esos datos ten­gan que ser leí­dos por na­die en nin­gún mo­men­to. «Na­die ve los datos –acla­ra Gold­was­ser–. He­mos crea­do un pro­gra­ma que es ca­paz de ha­cer ope­ra­cio­nes con esa in­for­ma­ción en­crip­ta­da sin ne­ce­si­dad de ac­ce­der a su con­te­ni­do. Si el pro­gra­ma ase­gu­ra, en tér­mi­nos ma­te­má­ti­cos, que tus datos son com­pa­ti­bles con los datos re­que­ri­dos, es que lo son. Sin nin­gu­na du­da» [vea el re­cua­dro de la pá­gi­na 21]. Aun­que es­te pro­to­co­lo exis­te, to­da­vía no se usa ha­bi­tual­men­te. «Pe­ro se usa­rá –ase­ve­ra la crip­tó­gra­fa–. Los his­to­ria­les mé­di­cos ca­da vez se van a ges­tio­nar más a tra­vés de la nu­be, y to­do el mun­do coin­ci­de en que el sis­te­ma de sa­lud va a fun­cio­nar me­jor cuan­ta más in­for­ma­ción ten­ga, pe­ro la cues­tión es: ¿los pa­cien­tes van a fa­ci­li­tar esos datos tan pri­va­dos sin más? ¿Tú los

"HOY LA CRIP­TO­GRA­FÍA PER­MI­TE CON­FIR­MAR DATOS MÉ­DI­COS PRI­VA­DOS SIN QUE NA­DIE, NI UNA MÁ­QUI­NA, LLE­GUE A VER ESOS DATOS"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.