Sí, po­de­mos clo­nar ya a nues­tra mas­co­ta

LOS LÍ­MI­TES DE LA CIEN­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Per­der a tu pe­rro es un tran­ce muy du­ro. Pe­ro un ve­te­ri­na­rio de Co­rea del Sur lo­gra que el due­lo sea más lle­va­de­ro. Clo­na mas­co­tas a cam­bio de ci­fras mi­llo­na­rias. Ri­cos de to­do el mun­do con­tra­tan sus ser­vi­cios. Vi­si­ta­mos su po­lé­mi­co la­bo­ra­to­rio.

Los pe­rros no son exac­ta­men­te igua­les; la si­mi­li­tud de­pen­de de lo que ocu­rra du­ran­te el em­ba­ra­zo

El­cu­chi­llo lá­ser que el doc­tor Hwang sos­tie­ne en la mano des­pren­de tan­to ca­lor que hue­le a car­ne que­ma­da. El bis­tu­rí cau­te­ri­za a la vez que cor­ta, así que del cuer­po de la ma­dre no bro­ta una so­la go­ta de san­gre. doc­tor hur­ga en las en­tra­ñas del ani­mal con los de­dos en­guan­ta­dos y ex­trae el úte­ro, que emer­ge con un so­ni­do vis­co­so. Un nue­vo ta­jo con el es­cal­pe­lo de ca­lor y la bol­sa se abre, cho­rrean­do flui­do. El es­pe­cia­lis­ta le­van­ta al re­cién na­ci­do: el be­bé 1192. El be­bé es un ca­cho­rri­llo de bull­dog in­glés blan­co. Pe­ro su ma­dre es una pe­rra mes­ti­za, sin ra­za, de co­lor par­do... Los dos ani­ma­les no com­par­ten la me­nor re­la­ción ge­né­ti­ca. El ca­cho­rri­llo es un clon, la co­pia de otro pe­rro –que mu­rió dos se­ma­nas an­tes en la otra pun­ta del mun­do–, con­ce­bi­do en un la­bo­ra­to­rio e im­plan­ta­do en el úte­ro de una ma­dre su­bro­ga­da. Es­ta proeza de la cien­cia ha si­do eje­cu­ta­da por afán de lu­cro. Los fu­tu­ros pro­pie­ta­rios del pe­que­ño bull­dog han pa­ga­do por él a la sur­co­rea­na Sooam Bio­tech Re­search Foun­da­tion 100.000 dó­la­res. En to­do el mun­do, mi­llo­na­rios aman­tes de los ani­ma­les –Bar­bra Strei­sand lo ha re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te– es­tán re­cu­rrien­do a los cien­tí­fi­cos pa­ra que lle­ven a ca­bo lo más pa­re­ci­do a un mi­la­gro: la 're­su­rrec­ción' de su mas­co­ta fa­lle­ci­da.

CUES­TIÓN DE MA­TI­CES

Cu­rio­sa­men­te la per­so­na que se ha­lla de­trás de es­te pseu­do­mi­la­gro es Hwang Woo-suk. Ha­ce 13 años, nues­tro hom­bre era un hé­roe na­cio­nal en Co­rea del Sur, un ti­po des­ti­na­do a ga­nar el Pre­mio No­bel. Pe­ro la glo­ria aca­bó de for­ma so­na­da. Se des­cu­brió que era un em­bau­ca­dor y fue con­de­na­do. Pe­ro aho­ra ha vuel­to, re­su­ci­tan­do mas­co­tas. Los ge­ne­tis­tas ex­pli­can que, al com­par­tir el mis­mo ADN, los clo­nes son co­mo unos her­ma­nos ge­me­los na­ci­dos en mo­men­tos dis­tin­tos. Pe­ro los ca­nes no son exac­ta­men­te igua­les. Pue­den apa­re­cer pe­que­ñas va­ria­cio­nes en el pe­la­je: pe­que­ñas man­chas blan­cas en al­gu­nos pun­tos del cuer­po. «Pue­den dar­se di­fe­ren­cias –co­rro­bo­ra Hwang– en fun­ción de lo que ocu­rra en el úte­ro de la ma­dre su­bro­ga­da. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, los em­brio­nes pue­den ver­se afec­ta­dos por al­go que la su­bro­ga­da ha­ya co­mi­do o por las hor­mo­nas en su or­ga­nis­mo». Co­mo su­ce­de con los ge­me­los, tam­po­co es se­gu­ro que va­yan a te­ner idén­ti­co tem­pe­ra­men­to; hay que te­ner pre­sen­te la in­ter­ac­ción con nu­me­ro­sos fac­to­res am­bien­ta­les que in­flu­yen en la

Una vez que ha apar­ta­do la le­che pa­ra ha­cer si­tio en el in­te­rior de la ne­ve­ra, ha de con­tac­tar con un ve­te­ri­na­rio pa­ra que ha­ga biop­sias del ca­dá­ver: tres de la piel y tres del múscu­lo. El afli­gi­do amo del pe­rro tie­ne que lle­var las mues­tras en per­so­na, en su equi­pa­je de mano. [No es­tá per­mi­ti­do que una em­pre­sa de men­sa­je­ría reali­ce el trans­por­te]. Una vez en Sooam, se co­ge un ova­rio de la pe­rra seleccionada co­mo ma­dre su­bro­ga­da y ex­tir­pan su nú­cleo. A con­ti­nua­ción in­ser­tan una cé­lu­la del ani­mal muer­to, con su ADN, en es­te ova­rio va­cío. Una minúscula des­car­ga eléc­tri­ca los fu­sio­na y vuel­ven a ser im­plan­ta­dos en el úte­ro de la ma­dre su­bro­ga­da. Se­sen­ta días des­pués, si to­do va bien, afir­man, na­ce un ca­cho­rri­llo.

per­so­na­li­dad (ya sea la ali­men­ta­ción o el mo­do en que ha si­do cria­do). Hwang Woo-suk, de 65 años, es un hom­bre de ori­gen muy hu­mil­de. Su pa­dre cul­ti­va­ba arroz. Aun así, es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Seúl y ter­mi­nó de­can­tán­do­se por la Ve­te­ri­na­ria por­que es­ta­ba em­pe­ña­do en me­jo­rar la suer­te de fa­mi­lias cam­pe­si­nas co­mo la su­ya. Sus pri­me­ros pro­yec­tos fue­ron prác­ti­cos: la me­jo­ra de la ca­li­dad de la le­che y la car­ne me­dian­te el re­to­que ge­né­ti­co de va­cas y cer­dos. En 1999 se hi­zo fa­mo­so al anun­ciar que ha­bía clo­na­do una va­ca. Y, en 2004, la re­vis­ta Scien­ce pu­bli­có que ha­bía crea­do con éxi­to cé­lu­las ma­dre hu­ma­nas. Los cien­tí­fi­cos del mun­do en­te­ro lle­va­ban años en pos de un avan­ce de es­te ti­po. Quin­ce me­ses des­pués, en ma­yo de 2005, Woo-suk pu­bli­có un se­gun­do ar­tícu­lo im­pac­tan­te, en el que des­cri­bía la crea­ción con éxi­to de 11 «lí­neas» de cé­lu­las ma­dre pro­du­ci­das a par­tir del ma­te­rial ge­né­ti­co de en­fer­mos con do­len­cias me­du­la­res. Tres me­ses más tar­de pre­sen­tó un pe­rro af­gano lla­ma­do Snuppy: el pri­mer can clo­na­do de la his­to­ria. En Co­rea del Sur, los lo­gros de Hwang fue­ron aco­gi­dos con un triun­fa­lis­mo tal que el Go­bierno creó un la­bo­ra­to­rio mun­dial de cé­lu­las ma­dre, que el pro­pio Woo-suk de­bía di­ri­gir. En no­viem­bre de 2005, las co­sas se com­pli­ca­ron. Woo-suk aca­bó re­co­no­cien­do que ha­bía uti­li­za­do óvu­los pro­ce­den­tes de dos de las in­ves­ti­ga­do­ras a sus ór­de­nes pa­ra sus ex­pe­ri­men­tos. Se dis­cul­pó, ex­pli­can­do que «me ob­se­sio­né en ex­ce­so; no ten­dría que ha­ber ido tan rá­pi­do». Pe­ro la co­sa no que­dó ahí. Uno de sus co­la­bo­ra­do­res re­co­no­ció que la ma­yo­ría de las lí­neas ce­lu­la­res eran una fal­si­fi­ca­ción. Dos se­ma­nas des­pués lle­gó el gol­pe de gra­cia, los dos ar­tícu­los de Scien­ce no eran más que una fal­si­fi­ca­ción de los he­chos. In­me­dia­ta­men­te, Hwang fue des­pe­di­do de la uni­ver­si­dad y en 2006 se abrió un lar­go pro­ce­so ju­di­cial. Ab­suel­to del de­li­to de es­ta­fa, fue con­de­na­do por que­bran­tar las le­yes sur­co­rea­nas que re­gu­lan la bio­éti­ca y por apro­pia­ción in­de­bi­da. En li­ber­tad ba­jo fian­za du­ran­te to­do el pro­ce­so, no lle­gó a pi­sar la cár­cel. El juez sus­pen­dió la con­de­na a 18 me­ses de pri­sión di­cien­do que Woo-suk «ha­bía he­cho ga­la de sin­ce­ro arre­pen­ti­mien­to».

SU­FRI­MIEN­TO Y SA­CRI­FI­CIO

Hoy, Woo-suk si­gue di­cien­do que to­do fue mon­ta­je, que ha si­do una víc­ti­ma, que él no hi­zo na­da ma­lo. Ade­más, no fue des­acre­di­ta­do del to­do. El in­for­me in­cul­pa­to­rio pu­bli­ca­do por la uni­ver­si­dad lo ex­cul­pa­ba en un pun­to. Su in­ves­ti­ga­ción de las cé­lu­las ma­dre fue un mon­ta­je, pe­ro Snuppy –el pe­rro af­gano– era real. Efec­ti­va­men­te, Hwang ha­bía crea­do el pri­mer pe­rro por clo­na­ción. Y es­ta iba a ser su sal­va­ción. Hay ar­gu­men­tos po­de­ro­sos pa­ra con­si­de­rar que la clo­na­ción de pe­rros de com­pa­ñía no so­lo es una ex­cen­tri­ci­dad, sino que re­sul­ta di­rec­ta­men­te in­mo­ral. El sa­cri­fi­cio de in­con­ta­bles pe­rros sin due­ño es al­go que su­ce­de to­dos los días en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. ¿Qué jus­ti­fi­ca­ción tie­ne gas­tar unas su­mas tan con­si­de­ra­bles pa­ra traer otros al mun­do? Ade­más, la clo­na­ción cau­sa su­fri­mien­to, en­tre las ma­dres su­bro­ga­das so­bre to­do; hay que so­me­ter­las a tres ope­ra­cio­nes con­se­cu­ti­vas: pa­ra ex­traer los ova­rios, pa­ra re­im­plan­tár­se­los y pa­ra traer sus re­to­ños al mun­do. En Sooam di­cen que han re­du­ci­do es­tas in­ter­ven­cio­nes al mí­ni­mo.

¿Y CLO­NAR HU­MA­NOS?

Pe­ro si acep­ta­mos que al­gu­nas per­so­nas quie­ren tan­to a los pe­rros co­mo otras a sus hi­jos y que los clo­nes pue­den sus­ti­tuir a los ca­nes con éxi­to, lo que si­gue es in­quie­tan­te: ¿los pa­dres que han per­di­do a sus hi­jos tie­nen de­re­cho a clo­nar­los? ¿Y qué hay de las per­so­nas que han per­di­do a sus pa­dres? ¿O a sus ami­gos? Por no ha­blar de quie­nes no tie­nen hi­jos, pe­ro es­tán en­ca­pri­cha­dos del hi­jo de otro y que­rrían con­tar con una co­pia per­so­nal. «Voy a ser­le sin­ce­ro –di­ce Hwang–. Sí que nos lle­gan so­li­ci­tu­des de clo­na­ción hu­ma­na. Pe­ro soy con­tra­rio a es­ta cla­se de pe­ti­cio­nes. Co­mo lo son mis co­la­bo­ra­do­res. Es al­go que te­ne­mos muy cla­ro». Sin em­bar­go, en otros mo­men­tos se mues­tra me­nos ta­jan­te. «A mi mo­do de ver, son unas prác­ti­cas que en­tran en lo cri­mi­nal», in­sis­te. Pe­ro al po­co tiem­po ma­ti­za: «Aho­ra bien, des­de el pun­to de vis­ta so­cial... A ve­ces en­cuen­tro que es­tas pe­ti­cio­nes de clo­na­ción hu­ma­na tie­nen cier­to sen­ti­do. Aun­que, si de­ja­mos de se­guir cier­tos prin­ci­pios éti­cos, la tec­no­lo­gía pue­de es­ca­pár­se­nos de las ma­nos. Es­ta­mos obli­ga­dos a ac­tuar con­for­me a la éti­ca». Del mis­mo mo­do que es ca­paz de re­vi­vir un ca­cho­rro fa­lle­ci­do por me­dio de la co­pia ge­né­ti­ca, Hwang Woo-suk se las ha arre­gla­do pa­ra re­su­ci­tar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que mu­chos da­ban por muer­ta y en­te­rra­da.

El su­fri­mien­to de las ma­dres su­bro­ga­das es enor­me: a las pe­rras las ope­ran tres ve­ces

"Tam­bién re­ci­bi­mos pe­ti­cio­nes de clo­na­cio­nes hu­ma­nas", re­co­no­ce el cien­tí­fi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.