¿CUÁN­TO TRA­BA­JA TU HI­JO?

LOS EX­PER­TOS ANA­LI­ZAN EL HO­RA­RIO ES­CO­LAR Y SUS CON­SE­CUEN­CIAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOELIA SILVOSA

Es­cier­to que mu­chas ve­ces se pro­lon­ga, pe­ro nues­tra jor­na­da la­bo­ral es­tá es­tan­da­ri­za­da en ocho ho­ras. Ese es el tiem­po que se con­si­de­ra que un adul­to de­be per­ma­ne­cer ac­ti­vo en su pues­to de tra­ba­jo. Pe­ro, ¿qué hay del ni­ño? ¿Quién re­gu­la las ho­ras que se ti­ra en el cen­tro es­co­lar? Aun­que la ten­den­cia a la jor­na­da con­ti­nua se es­tá tras­la­dan­do a mu­chos co­le­gios con­cer­ta­dos y pri­va­dos, el ho­ra­rio par­ti­do de ma­ña­na y tar­de con­ti­núa ex­ten­di­do. En­tre las cla­ses, la ho­ra de in­glés y las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, el re­sul­ta­do es que mu­chos ni­ños se ti­ran diez, on­ce y has­ta do­ce ho­ras en el co­le. O en el co­le, o co­rrien­do des­de allí al con­ser­va­to­rio y al en­treno de fút­bol en días al­ter­nos.

«Des­de el mo­men­to en que ya exis­ten fár­ma­cos pa­ra la an­sie­dad in­di­ca­dos a los ni­ños, quie­re de­cir que es­ta­mos fa­llan­do», in­di­ca Jo­sé Ma­nuel Suá­rez San­do­min­go, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pe­da­go­gos de Ga­li­cia. Él co­no­ce a fon­do el de­ba­te so­bre los ho­ra­rios es­co­la­res: «Es­to em­pe­zó en el año 92 o 93, con unas huel­gas por par­te de los co­le­gios de­fen­dien­do la jor­na­da úni­ca pa­ra que los ni­ños tu­vie­sen más pre­sen­cia pa­ter­na y ma­ter­na en ca­sa. La en­se­ñan­za pú­bli­ca la apli­có, lo que pro­vo­có una he­ca­tom­be, y los pa­dres em­pe­za­ron a pre­gun­tar­se con quién de­ja­rían al ni­ño mien­tras no lle­ga­sen de tra­ba­jar, pe­ro la gen­te tra­tó de adap­tar­se». Los co­le­gios con­cer­ta­dos no die­ron el pa­so y ce­die­ron an­te las de­man­das pa­ter­nas, ga­ran­ti­zan­do las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res. «Así na­cie­ron los ni­ños-lla­ve con ocho o diez años. Pa­ra mí, en aquel mo­men­to la jor­na­da úni­ca fue un fra­ca­so to­tal, por­que so­cial­men­te no se ha­bían ge­ne­ra­do re­cur­sos. Co­mo los ho­ra­rios la­bo­ra­les son los que son, se han cu­bier­to las tar­des con mu­chas ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y lú­di­cas que an­tes no ha­bía», in­di­ca Suá­rez San­do­min­go. El pe­da­go­go po­ne el fo­co en la fal­ta de sin­cro­ni­za­ción so­cial de los ho­ra­rios: «En Fran­cia, que es­tá ahí al la­do, to­dos es­tán sin­cro­ni­za­dos, des­de la em­pre­sa pri­va­da has­ta la Ad­mi­nis­tra­ción, los ban­cos y los co­le­gios. Pe­ro aquí, en un mo­men­to da­do, se per­mi­tió que to­dos ten­ga­mos ho­ra­rios di­fe­ren­tes y es­ta­mos en un jue­go ma­la­bar en­tre las ac­ti­vi­da­des, los abue­los y las An­pas».

DE­RE­CHO AL JUE­GO El pro­fe­sor Cé­sar Bo­na, au­tor del bes­tse­ller La bue­na edu­ca­ción, tam­bién per­ci­be una fal­ta de sin­to­nía so­cial: «No po­de­mos car­gar to­do el pe­so en la es­cue­la. Si los tra­ba­jos se adap­ta­sen me­jor a los ho­ra­rios fa­mi­lia­res, otra co­sa se­ría». No obs­tan­te, Bo­na in­di­ca que, a ve­ces, «los gran­des de­ba­tes los ha­ce­mos los adul­tos. ¿Por qué no se les pre­gun­ta a ellos?». En cuan­to a la so­bre­car­ga de ac­ti­vi­da­des, el pro­fe­sor nos ad­vier­te de que no hay que ge­ne­ra­li­zar e in­di­ca que to­do de­pen­de de si al ni­ño le in­tere­san o no, y es que no hay que ol­vi­dar que en­tre los de­re­chos de la in­fan­cia es­tá el de es­par­ci­mien­to y jue­go —«yo in­clui­ría el de abu­rrir­se», aña­de—. La iner­cia es tal que Bo­na ya acu­ña a los ni­ños burn out, que­ma­dos: «Sé de un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio con un ni­ño de 7 años al que ha­bían apun­ta­do a una co­sa, a otra... Y un día, el ni­ño les di­jo: ‘Por fa­vor, de­jad­me tiem­po li­bre’».

Lle­ga­dos a es­te pun­to, ¿cuán­tas ho­ras de­be­rían pa­sar en el co­le? Bo­na in­sis­te en que de­pen­de de la ca­li­dad de ese tiem­po y, so­bre to­do, de que es­tén bien: «Es ne­ce­sa­ria cier­ta fle­xi­bi­li­dad. Si tú es­tás a gus­to, el tiem­po vue­la. Y hay que te­ner en cuen­ta el tiem­po que trans­cu­rre des­de que sa­len del co­le­gio, por­que no se pue­de per­mi­tir que es­tén to­da la tar­de ha­cien­do de­be­res». Suá­rez San­do­min­go y la psi­có­lo­ga in­fan­til Ale­jan­dra Do­tor sí que se mo­jan: con cin­co o seis ho­ras de cla­ses es su­fi­cien­te. «Yo par­to de la ba­se de que las asig­na­tu­ras no de­be­rían exis­tir y de que ni­ños y pro­fe­so­res de­be­rían ac­tuar dis­tin­to, pe­ro en el sis­te­ma que te­ne­mos, con cin­co o seis ho­ras ya ha­ce­mos un ma­cha­que im­por­tan­te pa­ra el ni­ño. Tú en el tra­ba­jo ya tie­nes un en­fo­que de lo que tie­nes que ha­cer, pe­ro él no. Le achi­cha­rran con te­mas nue­vos cons­tan­te­men­te», ase­gu­ra el pe­da­go­go.

Do­tor aña­de a las cin­co ho­ras lec­ti­vas un in­gre­dien­te de va­rie­dad y otro de po­ten­ciar las áreas don­de el ni­ño des­ta­ca: «Si yo soy bueno en es­to, pue­do ser­lo en lo que me dé la ga­na. Es me­jor que po­ner un ap­to o un no ap­to, que son pe­ga­ti­nas y es­tig­mas». La psi­có­lo­ga, al igual que Bo­na y que Suá­rez San­do­min­go, re­suel­ve que en lo que hay que pen­sar es en el ni­ño: «Yo es­toy en con­tra del in­di­vi­dua­lis­mo. Si no pue­des lle­var­lo al par­que o a una ac­ti­vi­dad, pi­de ayu­da a la ma­dre o al pa­dre del ni­ño con el que se lle­va bien. Pi­de ayu­da y que tu hi­jo dis­fru­te. Hay que bus­car re­des y ha­cer co­mu­ni­dad, la so­cie­dad la crea­mos en­tre to­dos», reivin­di­ca. Co­mo Bo­na, re­cla­ma ese de­re­cho a la di­ver­sión, —«no le qui­ta­rías la me­rien­da, pues un dis­fru­te tam­po­co pue­des»—, y ti­ra pie­dras con­tra el es­trés: «El día de ma­ña­na no echa­rá de me­nos ir en el co­che de aquí pa­ra allá, sino ju­gar o co­men­tar una pe­li con­ti­go».

¿Jor­na­da con­ti­nua o par­ti­da? «Es­ta es una opi­nión ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal, no co­mo edu­ca­dor: si yo tu­vie­ra un hi­jo, me gus­ta­ría pa­sar el ma­yor nú­me­ro de ho­ras con él», res­pon­de Bo­na. Suá­rez San­do­min­go le da más im­por­tan­cia a la car­ga ho­ra­ria: «Sea de una for­ma u otra, no de­be­ría su­pe­rar las seis ho­ras. Y de­pen­de de si el ni­ño es o no un cu­lo in­quie­to, que es al­go que no se tie­ne en cuen­ta en es­ta es­cue­la go­ber­na­da des­de arri­ba en la que no te pue­des mo­ver de la si­lla». Do­tor abo­ga por no car­gar­les de­ma­sia­do: «Esos pa­dres que los apun­tan a to­do, emo­cio­nal­men­te ha­cen lo que creen me­jor pa­ra sus hi­jos, pe­ro son in­ca­pa­ces de ver que ha­cer un puz­le una tar­de con ellos es lo que ne­ce­si­tan». Y un ni­ño fe­liz es más in­te­li­gen­te.

Los de­re­chos de la in­fan­cia de­be­rían in­cluir el de abu­rrir­se”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.