¿CONCILIAS CON TU PE­RRO?

¿CON QUIÉN SE QUE­DA CUAN­DO TE VAS A TRA­BA­JAR?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

SON UNO MÁS DE LA FA­MI­LIA Hay que mi­rar por su cui­da­do co­mo si de un hi­jo se tra­ta­ra. Así que si no hay dos ojos en ca­sa vi­gi­lan­do sus pa­sos, a ve­ces hay que bus­car so­lu­ción, que pue­de pa­sar por de­jar­lo con la fa­mi­lia, con un can­gu­ro o ma­tri­cu­lar­lo en la es­cue­la. Lo que sea pa­ra evi­tar mor­dis­cos ines­pe­ra­dos

Kia­ra (la pe­rri­ta pas­tor ale­mán de año y me­dio de la fo­to) no se pier­de una. Sus due­ños, Lo­re­na y Es­te­ban, la lle­van a to­das par­tes. «A no ser que se­pa­mos que va­mos a ir a co­mer a un res­tau­ran­te y va­ya­mos a es­tar dos ho­ras o a un cen­tro co­mer­cial que no pue­de pa­sar, pe­ro si no vie­ne a to­do», ex­pli­ca Lo­re­na. No mien­te. Kia­ra va has­ta a ha­cer la com­pra. «Sí, sí, si es pa­ra me­dia ho­ra la lle­vo siem­pre en el co­che. La de­jo con las ven­ta­ni­llas un po­qui­to abier­tas y que­da tran­qui­lí­si­ma», aña­de su due­ña. Es­ta con­ci­lia­ción con la vi­da do­més­ti­ca es po­si­ble (aho­ra) por­que Kia­ra se por­ta muy bien. Al prin­ci­pio no era así. «Te­nía mu­cha an­sie­dad. Nos ha lle­ga­do a rom­per un so­fá cuan­do era ca­cho­rro», ex­pli­ca. A Lo­re­na los mor­dis­cos de Kia­ra no le pi­lla­ron por sor­pre­sa. Ya ha­bía te­ni­do otra mas­co­ta que hin­ca­ba los col­mi­llos don­de no de­bía.

Pe­ro cuan­do Kia­ra le echó los dien­tes a un mue­ble, su pa­re­ja se mo­vió pa­ra po­ner­le so­lu­ción. Y así fue co­mo die­ron con Ós­car Roel de D Cans School, un cen­tro ca­nino de Sa­da. Co­men­za­ron yen­do con ella a cla­ses suel­tas va­rias ve­ces a la se­ma­na, pa­ra que, en­tre otras co­sas, apren­die­ra cier­tas nor­mas de com­por­ta­mien­to, pe­ro por el me­dio sur­gió el pro­ble­ma del tra­ba­jo de am­bos. «Yo es­toy en­can­ta­da, la de­ja­mos de lu­nes a miér­co­les des­de pri­me­ra ho­ra, que la lle­va mi pa­re­ja, y a ve­ces cuan­do la va­mos a re­co­ger a eso de las cua­tro de la tar­de, apro­ve­cha­mos pa­ra dar al­gu­na cla­se, otras ve­ces, va­mos des­pués... Cua­dra­mos los ho­ra­rios co­mo po­de­mos», se­ña­la Lo­re­na, que es­tá muy con­ten­ta del ca­ri­ño que re­ci­be su ani­mal. «Es­ta­mos su­per­con­ten­tos, por­que cuan­do tie­nes una per­so­na de con­fian­za, que sa­bes que va a tra­tar bien al pe­rro, y que en­tre­na con él, que va a es­tar en per­fec­tas con­di­cio­nes —aña­de—... No te­nía­mos otra op­ción, ade­más de que nues­tros pa­dres tra­ba­jan, no les de­ja­ría­mos ‘ese ma­rrón’». Por no ha­blar de que Kia­ra va en­can­ta­da. Se que­da fe­liz los días que le to­ca ir ‘al co­le’, aun­que co­mo to­do co­mien­zo es­co­lar tam­bién tu­vo una fa­se de adap­ta­ción. Po­co a po­co sus due­ños han no­ta­do gran­des avan­ces y a día de hoy has­ta se que­da al­gún ra­to so­la en ca­sa. «Una ho­ra o dos co­mo mu­cho, no las sie­te del tra­ba­jo», ma­ti­za. Eso sí cuan­do se que­da de Ro­drí­guez, le aco­tan una zo­na pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res. «La so­le­mos de­jar en la en­tra­da, que le co­ge el ba­ño tam­bién, y es don­de le po­ne­mos la co­mi­da y el agua», ex­pli­ca Lo­re­na. Di­ce que des­de que en­tre­na con Ós­car se por­ta mu­chí­si­mo me­jor por la ca­lle, les ha­ce más ca­so, pe­ro «es muy bru­ta y no se da cuen­ta de lo que mi­de y de lo que pe­sa, por eso a ve­ces cuan­do ve ni­ños sal­ta por­que los quie­re sa­lu­dar, y con­si­gue el efec­to con­tra­rio», co­men­ta Lo­re­na.

Con pre­vio avi­so y ba­jo dis­po­ni­bi­li­dad, Kia­ra tam­bién se pue­de que­dar los fi­nes de se­ma­na en la es­cue­la. «No­so­tros so­lo tu­vi­mos esa ne­ce­si­dad una vez, pe­ro te da mu­chí­si­mas op­cio­nes, no tie­nes pro­ble­ma, a no ser que ya ten­ga otros pe­rros y ten­ga ocu­pa­do el cu­po», di­ce Lo­re­na, que se­ña­la que tam­bién es una op­ción vá­li­da pa­ra aque­llos pe­rros a los que no les lle­ga la te­ra­pia un par de días a la se­ma­na y ne­ce­si­tan un in­ten­si­vo. Co­mo la con­vi­ven­cia de Lo­re­na y Es­te­ban con Kia­ra, por­que, «si no es­ta­mos tra­ba­jan­do, siem­pre es­tá con no­so­tros».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.