Los vie­jos fan­tas­mas vi­si­tan de nue­vo al PS­deG

La es­pan­ta­da del ex se­cre­ta­rio xe­ral tie­ne un im­pac­to emo­cio­nal que pue­de achi­car el par­ti­do en Ourense

La Voz de Galicia (Ferrol) - - GALICIA - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

Sep­tiem­bre del 2013. El ac­to de pro­cla­ma­ción de Bes­tei­ro co­mo lí­der del PS­deG pro­pi­ció la úni­ca fo­to que ate­so­ra el par­ti­do en la que apa­re­cen reuni­dos to­dos los se­cre­ta­rios xe­rais y ex­pre­si­den­tes de la Xun­ta del pe­río­do de­mo­crá­ti­co. Des­de el pri­mer Váz­quez, Fran­cis­co, has­ta el úl­ti­mo Váz­quez, Pa­chi, pa­san­do por Tou­ri­ño, An­to­nio Ro­drí­guez, La­xe, Sán­chez Pre­se­do o el ya fa­lle­ci­do Xo­sé Luís Ro­drí­guez Pardo. Aque­lla ima­gen, elo­gia­da por Ru­bal­ca­ba, en­ton­ces nú­me­ro uno en Fe­rraz, fue un ejer­ci­cio de cohe­sión pa­ra con­ju­rar los vie­jos fan­tas­mas: las cui­tas in­ter­nas y las zan­ca­di­llas que de­bi­li­ta­ron la or­ga­ni­za­ción.

Bes­tei­ro ini­ció el vue­lo de­ci­di­do a ac­tuar co­mo cas­co azul pa­ra au­nar sen­si­bi­li­da­des, pe­ro su la­bor que­dó in­te­rrum­pi­da al caer en pi­ca­do por las diez impu­tacio­nes ju­di­cia­les que pe­sa­ron co­mo el plo­mo en las alas. Y otra vez los fan­tas­mas. Una ges­to­ra cues­tio­na­da, ten­sio­nes pa­ra co­par pues­tos y una ofen­si­va lan­za­da con el pre­di­ca­men­to del al­cal­de de Vigo, Abel Ca­ba­lle­ro, pa­ra ocu­par el va­cío in­terno, pe­se a que aca­bó fra­ca­san­do.

Fue otro Ca­ba­lle­ro, su so­brino Gon­za­lo, el au­pa­do al fren­te del PS­deG con el apo­yo de mu­chas de las fa­mi­lias de­seo­sas de com­par­tir el éxi­to. De­trás de Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro tam­bién es­ta­ban los vo­tos tu­te­la­dos por Pa­chi Váz­quez en Ourense, los de Ri­car­do Varela en Lu­go o los ni­chos con­tro­la­dos por An­tón Lou­ro, Mo­des­to Po­se y La­ge Tu­ñas en Pon­te­ve­dra y A Coruña.

En el PS­deG im­pe­ra­ba ha­ce un año el de­seo de ce­rrar las he­ri­das y po­ner al par­ti­do en la sen­da co­rrec­ta, apro­ve­chan­do que Pe­dro Sán­chez aca­ba de re­cu­pe­rar el man­do en Fe­rraz. Pe­ro Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro ini­cio su pro­pio via­je, re­la­ti­vi­zan­do esa idea de la cohe­sión in­ter­na, que nun­ca con­vir­tió en el eje de su pro­yec­to, y ex­hi­bien­do el im­por­tan­te cau­dal de apo­yo re­ci­bi­do en las pri­ma­rias co­mo al­go pro­pio.

Ac­tuó sin ata­du­ras, ha­cien­do la di­rec­ción que qui­so. El mi­mo con el que em­pe­za­ron a ser tra­ta­dos en la nue­va eta­pa los ex­pe­dien­tes La­xe y Tou­ri­ño no se am­plió a los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les. Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro no es Bes­tei­ro, ni fal­ta que ha­ce. Tam­po­co tie­ne la pa­cien­cia del di­ri­gen­te lu­cen­se, ca­paz de des­ple­gar su sim­pa­tía pa­ra ven­cer los egos per­so­na­les de sus pre­de­ce­so­res pa­ra re­unir­los a to­dos en una fo­to.

Pa­chi Váz­quez y Bes­tei­ro, los dos úl­ti­mos lí­de­res del par­ti­do en Galicia, nun­ca fue­ron in­clui­dos en las li­tur­gias po­lí­ti­cas del nue­vo PS­deG. Cier­to que am­bos es­tán impu­tados, y que Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro es­ca­pa de esa fo­to; pe­ro tam­bién lo es­tá la al­cal­de­sa de Lu­go y al­gu­nos con­ce­ja­les de Vigo y el tra­to que se les brin­da es bien di­fe­ren­te.

La sa­li­da de Pa­chi Váz­quez del PS­deG tie­ne mu­cho de des­pe­cho. Pro­ba­ble­men­te no va­ya a te­ner un gran im­pac­to cuan­ti­ta­ti­vo, pues los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas no sue­len se­guir a na­die que se pue­da des­pe­ñar por un ba­rran­co, pe­ro sí lo va te­ner en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos y emo­cio­na­les.

Pa­chi Váz­quez no tie­ne la in­fluen­cia que tu­vo an­ta­ño. Sus hi­jos políticos se hi­cie­ron ma­yo­res. Pe­ro aún con­ser­va tro­pa en O Car­ba­lli­ño, Ma­ce­da, Pi­ñor, la ciu­dad de Ourense y di­fe­ren­tes pun­tos de Lu­go muy desafec­tos con la di­rec­ción del PS­deG.

A Pa­chi se le ago­ta­ron las mo­ne­das en el PS­deG. Se­gui­rá pro­ban­do suer­te fue­ra, ma­ne­jan­do al­gu­nos hi­los den­tro. Su ins­tin­to po­lí­ti­co es pa­re­ci­do al de un lu­dó­pa­ta que an­he­la el premio. Su som­bra se apa­re­ce­rá por Ourense co­mo las de los vie­jos fan­tas­mas que tan­to achi­ca­ron el PS­deG.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.