Se bus­can de­tec­ti­ves pri­va­dos

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - DA­NIEL TO­MÁS LÓ­PEZ

La pa­sa­da se­ma­na pu­bli­ca­ba el Tri­bu­nal Su­pre­mo una sen­ten­cia que asu­mía un cri­te­rio ju­ris­pru­den­cial has­ta aho­ra mi­no­ri­ta­rio y que sin du­da su­pon­drá un vuel­co en la prác­ti­ca de nues­tros juz­ga­dos de Fa­mi­lia. Ex­pre­sa­do de mo­do so­me­ro, el sen­ti­do de la re­so­lu­ción del Al­to Tri­bu­nal, con­fir­man­do el fa­llo que ha­bía adop­ta­do la Au­dien­cia de Va­lla­do­lid, su­pri­mió el de­re­cho de uso del do­mi­ci­lio fa­mi­liar que se ha­bía atri­bui­do a la pro­ge­ni­to­ra cus­to­dia por­que es­ta re­si­día en ese in­mue­ble con su nue­va pa­re­ja sen­ti­men­tal. La sen­ten­cia fi­ja la li­qui­da­ción de la so­cie­dad de ga­nan­cia­les co­mo el mo­men­to en que se ex­tin­gui­rá ese uso que dis­fru­ta­ba la ma­dre con sus hi­jos. El fa­llo, le­jos de ser un pan­fle­to reac­cio­na­rio o ma­chis­ta, co­mo ha si­do ca­li­fi­ca­do en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción por di­le­tan­tes opi­na­do­res y opi­na­do­ras le­gos en De­re­cho, al­guno de los cua­les re­sul­ta du­do­so que ha­yan leí­do la re­so­lu­ción y mu­cho me­nos la ha­yan com­pren­di­do, no ha­ce sino asu­mir, por el pleno de la Sa­la Pri­me­ra na­da me­nos, una doc­tri­na mo­der­na lar­ga­men­te re­cla­ma­da en el De­re­cho de Fa­mi­lia y que se fun­da­men­ta en que al con­vi­vir la pro­ge­ni­to­ra con una ter­ce­ra per­so­na la vi­vien­da pier­de la na­tu­ra­le­za que te­nía de vi­vien­da fa­mi­liar «por ser­vir en su uso a una fa­mi­lia dis­tin­ta». La sen­ten­cia no pri­va a los ni­ños de su de­re­cho a una vi­vien­da, ni cam­bia la cus­to­dia de la ma­dre, ni mu­cho me­nos nie­ga su de­re­cho a es­ta­ble­cer nue­vas re­la­cio­nes de pa­re­ja.

No al­ber­go la me­nor du­da de que ese cri­te­rio se va a se­guir por to­dos los juz­ga­dos de Fa­mi­lia en el fu­tu­ro, sal­vo al­gún dís­co­lo que ose con­tra­de­cir el punto de vis­ta del Su­pre­mo. En to­do ca­so, la apun­ta­da línea ju­ris­pru­den­cial ter­mi­na­rá im­po­nién­do­se al me­nos por la ra­zón de su im­pe­rio. No po­de­mos ol­vi­dar la ob­vie­dad que es in­he­ren­te a los pro­ce­sos de Fa­mi­lia; y es que hay que exa­mi­nar con mi­nu­cio­si­dad ca­da ca­so con­cre­to que siem­pre es dis­tin­to del an­te­rior. Mi ex­pe­rien­cia me su­gie­re que la ex­tin­ción del de­re­cho de uso por la con­vi­ven­cia ma­ri­tal con ter­ce­ra per­so­na se va a con­ver­tir ex­clu­si­va­men­te en una cues­tión de prue­ba en los plei­tos de Fa­mi­lia, dan­do por sen­ta­do que el cri­te­rio del Tri­bu­nal Su­pre­mo ni si­quie­ra va a ser dis­cu­ti­do.

Y lo mis­mo que ocu­rre en los asun­tos en que se ins­ta la ex­tin­ción de la pen­sión com­pen­sa­to­ria por la con­vi­ven­cia del be­ne­fi­cia­rio con otra per­so­na (ex­pre­sa­men­te pre­vis­to en el ar­tícu­lo 101 del Có­di­go Ci­vil), la vi­da ma­ri­tal de es­tos ha pa­sa­do a ser ob­je­to prin­ci­pal de esos jui­cios y de los po­cos asun­tos en que in­ter­vie­nen de­tec­ti­ves pri­va­dos pa­ra tra­tar de acre­di­tar con los se­gui­mien­tos que efec­túan que la nue­va pa­re­ja no so­lo per­noc­ta oca­sio­nal­men­te en el do­mi­ci­lio, sino que dis­po­ne de ce­pi­llo de dien­tes en ese ho­gar. Qui­zá no fue­ra tan ma­la idea la de Spa­de en la fa­bu­lo­sa no­ve­la de An­drés Tra­pie­llo Los Amigos del Cri­men Per­fec­to (per­mí­ta­se­me la pe­dan­te­ría), que de­ci­dió aban­do­nar la es­cri­tu­ra de no­ve­las po­li­cía­cas pa­ra abrir una agen­cia de de­tec­ti­ves, pues gran par­te de los plei­tos que lle­guen a los juz­ga­dos al al­bur de la nue­va doc­tri­na del Al­to Tri­bu­nal se pre­ten­de­rán re­sol­ver con in­for­mes de esos pro­fe­sio­na­les con el pro­pó­si­to de de­mos­trar que el pro­ge­ni­tor cus­to­dio (ma­dre o pa­dre) con­vi­ve en el que era ho­gar fa­mi­liar con una ter­ce­ra per­so­na, al­go que por des­con­ta­do se­rá ne­ga­do por es­ta con ro­tun­di­dad.

PILAR CANICOBA

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.