«Fa­mi­lias vul­ne­ra­bles vi­ven en las ca­sas me­nos efi­cien­tes, y de­be­ría ser al re­vés»

Lan­za un plan pa­ra ais­lar me­jor ho­ga­res de fa­mi­lias que su­fren po­bre­za ener­gé­ti­ca; ya han de­tec­ta­do 14 in­mue­bles en Galicia

La Voz de Galicia (Ferrol) - - ECONOMÍA - F. FER­NÁN­DEZ

La Fun­da­ción Na­turgy lan­zó ha­ce un mes un plan pa­ra me­jo­rar el ais­la­mien­to tér­mi­co de ho­ga­res en los que re­si­den fa­mi­lias con po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Ha arran­ca­do en Galicia, Ma­drid y Ca­ta­lu­ña. Pa­ra fi­nan­ciar las obras, la ini­cia­ti­va in­clu­ye la crea­ción de un fon­do so­li­da­rio pa­ra re­cau­dar apor­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res que la fun­da­ción, di­ri­gi­da por Mar­tí So­lá, se com­pro­me­te a igua­lar.

—¿Có­mo van las apor­ta­cio­nes?

—Buf, aún es­ta­mos en el es­ta­do ini­cial del fon­do, em­pe­za­mos en oc­tu­bre. An­da­mos con la­bo­res de di­vul­ga­ción pa­ra que la gen­te va­ya efec­tuan­do sus apor­ta­cio­nes. Cuan­do pa­sen nue­ve me­ses o así ha­re­mos un ba­lan­ce. En cual­quier ca­so, la fun­da­ción se com­pro­me­te a igua­lar las apor­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res.

—Pe­ro ¿tie­nen al­gu­na can­ti­dad en men­te a la que pre­ten­dan lle­gar?

—Lo que pre­ten­de­mos es que el fon­do lle­gue al ma­yor nú­me­ro de fa­mi­lias po­si­ble.

—¿Có­mo se eje­cu­ta­rá ese plan de reha­bi­li­ta­cio­nes? ¿Có­mo ele­gi­rán las vi­vien­das?

—El des­tino del fon­do son vi­vien­das de fa­mi­lias vul­ne­ra­bles y co­mo era muy di­fí­cil (o im­po­si­ble) ir ca­sa por ca­sa, lo que hi­ci­mos fue ges­tio­nar­lo a tra­vés de en­ti­da­des del ter­cer sec­tor. Lo ha­ce­mos así por­que un por­cen­ta­je muy ele­va­do de fa­mi­lias vul­ne­ra­bles vi­ven de al­qui­ler, y no se­ría ló­gi­co que no­so­tros de­di­cá­ra- mos unos re­cur­sos a un pi­so que hoy es vi­vien­da social, pe­ro igual den­tro de dos me­ses ya no. Pa­ra que la in­ver­sión sea per­ma­nen­te lo ha­ce­mos a tra­vés de es­tas en­ti­da­des, que tie­nen vi­vien­das en pro­pie­dad, o ce­di­das, de­di­ca­das a alo­jar a fa­mi­lias en apu­ros. En Galicia es­ta­mos con Cá­ri­tas de A Coruña, que ya ha iden­ti­fi­ca­do 14 in­mue­bles y las obras que pre­ci­san pa­ra ha­cer­los más efi­cien­tes ener­gé­ti­ca­men­te.

—¿Y qué ti­po de reha­bi­li­ta­cio­nes se aco­me­te­rán?

—Reha­bi­li­tar ener­gé­ti­ca­men­te un edi­fi­cio en­te­ro cues­ta por vi­vien­da en­tre 25.000 y 30.000 eu­ros. Es­te gas­to es im­po­si­ble pa­ra fa­mi­lias que lle­gan a fi­nal de mes con di­fi­cul­ta­des. Hi­ci­mos un es­tu­dio que ha aca­ba­do sien­do un li­bro que se lla­ma Reha­bi­li­ta­ción ex­prés de vi­vien­das vul­ne­ra­bles, so­lu­cio­nes de ba­jo cos­te. En él ana­li­za­mos me­di­das que no re­quie­ren ni per­mi­sos ni ar­qui­tec­to y que se pue­den eje­cu­tar con las per­so­nas vi­vien­do den­tro. He­mos he­cho un ca­tá­lo­go de 77 me­di­das. En­tre otras, apli­car pin­tu­ras ais­lan­tes o co­lo­car bur­le­tes en puer­tas y ven­ta­nas. Tam­bién hay otras más com­ple­jas co­mo in­yec­tar re­si­nas en las pa­re­des que fil­tran hu­me­dad. La ma­yor par­te de las vi­vien­das es­tán cons­trui­das an­tes de 1980, que es cuan­do apa­re­ció el có­di­go téc­ni­co de la edi­fi­ca­ción que obli­ga a po­ner ais­la­mien­to. Y coin­ci­de que mu­chas de es­tas fa­mi­lias vi­ven en ese ti­po de pi­sos mal ais­la­dos y que tie­nen un con­su­mo ener­gé­ti­co ele­va­do. Con la reha­bi­li­ta­ción ex­prés con­se­gui­mos ais­lar­los bien y aho­rrar.

—¿Cuán­to?

—De­pen­de de las me­di­das y de la zo­na cli­má­ti­ca, pe­ro el aho­rro pue­de al­can­zar el 40 %.

—Son ac­tua­cio­nes pe­que­ñas en las vi­vien­das. ¿Cuán­to cues­tan? ¿Y cuál es el pre­su­pues­to to­tal?

—Los cos­tes que pen­sa­mos in­ver­tir por vi­vien­da van del cen­te­nar de eu­ros a 3.000 o 4.000, por­que nos in­tere­sa lle­gar al má­xi­mo nú­me­ro de fa­mi­lias, y no ac­tuar en tres vi­vien­das muy bien he­chas y de­jar las de­más. Aho­ra es­ta­mos con la iden­ti­fi­ca­ción de los in­mue­bles y de lo que hay que ha­cer en ca­da uno de ellos, en mu­chos ca­sos hay que arre­glar hu­me­da­des, y en al­gu­nas hay que po­ner cris­ta­les. Así que de­pen­de­rá del cos­te uni­ta­rio por vi­vien­da y de las apor­ta­cio­nes que con­si­ga­mos.

—¿Por qué un plan pa­ra reha­bi­li­tar vi­vien­das?

—La fun­da­ción pu­so en mar­cha el plan de vul­ne­ra­bi­li­dad ener­gé­ti­ca ha­ce dos años, con di­fe­ren­tes lí­neas de tra­ba­jo. Man­te­ne­mos acuer­dos con en­ti­da­des del ter­cer sec­tor, por­que la po­bre­za ener­gé­ti­ca no es un pro­ble­ma ais­la­do. Una fa­mi­lia vul­ne­ra­ble, po­bre, tie­ne dis­tin­tos as­pec­tos a tra­ba­jar, la vi­vien­da, la ali­men­ta­ción, y tam­bién la po­bre­za ener­gé­ti­ca. Vi­mos que te­nía­mos que co­la­bo­rar con es­tas en­ti­da­des, que no po­día­mos ir so­los a tra­tar un pro­ble­ma ge­ne­ral abor­dan­do un as­pec­to es­pe­cí­fi­co. Tam­bién nos di­mos cuen­ta de que la vi­vien­da es un fac­tor es­truc­tu­ral y fun­da­men­tal. Hay ayu­das co­mo el bono social que van di­rec­ta­men­te a un pro­ble­ma pun­tual, pe­ro se va a ne­ce­si­tar año tras año si no so­mos ca­pa­ces de me­jo­rar la ca­li­dad de las vi­vien­das. Las fa­mi­lias vul­ne­ra­bles vi­ven en las ca­sas me­nos efi­cien­tes, cuan­do de­be­ría ser al con­tra­rio y de­ci­di­mos cen­trar­nos en eso y ela­bo­rar un plan de reha­bi­li­ta­ción. Es fun­da­men­tal que los ho­ga­res sean más efi­cien­tes, así me­nos re­cur­sos ten­drán que de­di­car es­tas fa­mi­lias al ca­pí­tu­lo ener­gé­ti­co. No­so­tros no va­mos a po­der arre­glar el 80 % de las vi­vien­das, pe­ro sí que con­se­gui­mos in­cen­ti­var es­te te­ma. Ais­lar me­jor las vi­vien­das de las fa­mi­lias me­nos pu­dien­tes for­ma par­te del plan de vul­ne­ra­bi­li­dad que pu­so en mar­cha la fun­da­ción ha­ce dos años. Es­tá do­ta­do con 4,5 mi­llo­nes de eu­ros.

—¿Qué otras ini­cia­ti­vas in­clu­ye ese plan?

—Te­ne­mos 500 vo­lun­ta­rios de Na­turgy que con­jun­ta­men­te con uno de Cá­ri­tas o de Cruz Ro­ja lo­ca­li­za­mos fa­mi­lias en po­bre­za ener­gé­ti­ca, mi­ra­mos su fac­tu­ra, ve­mos có­mo es­tán sus elec­tro­do­més­ti­cos... Y les acon­se­ja­mos. Tam­bién te­ne­mos tres te­lé­fo­nos gra­tis de aten­ción a los clien­tes vul­ne­ra­bles que pre­fie­ren no ir a ser­vi­cios so­cia­les. Aten­de­mos a fa­mi­lias que se en­cuen­tran con que no pue­den pa­gar la fac­tu­ra y les pro­po­ne­mos ha­cer un apla­za­mien­to en el pa­go, en mu­chos ca­sos les acon­se­ja­mos que so­li­ci­ten ayu­das co­mo el bono social o el ti­que eléc­tri­co en Galicia. Te­ne­mos acuer­dos con co­mu­ni­da­des y ayun­ta­mien­to pa­ra pro­te­ger a los clien­tes vul­ne­ra­bles de los cor­tes de luz. Al­go fun­da­men­tal es que te­ne­mos que co­no­cer aque­llas fa­mi­lias que son vul­ne­ra­bles pa­ra tra­tar­las de for­ma di­fe­ren­te.

—¿Y lo con­si­guen?

—En el 2017 aten­di­mos a más de 30.000 fa­mi­lias en es­ta si­tua­ción. Nos en­con­tra­mos con mu­chas que no pue­den pe­dir el bono social por­que vi­ven de al­qui­ler y el con­tra­to no es­tá a su nom­bre. En la ma­yor par­te de los ca­sos lo­gra­mos so­lu­cio­nar el pro­ble­ma.

—¿Qué más in­clu­ye el plan con­tra la vul­ne­ra­bi­li­dad ener­gé­ti­ca?

—Te­ne­mos una es­cue­la de ener­gía, que no es fí­si­ca. Reuni­mos a tra­ba­ja­do­res so­cia­les y a fa­mi­lias vul­ne­ra­bles y en una char­la les ex­pli­ca­mos có­mo me­jo­rar sus há­bi­tos de con­su­mo. Les de­ci­mos si pue­den re­du­cir la po­ten­cia con­tra­ta­da, por ejem­plo. Si lo ha­cen, les ad­ver­ti­mos que no po­drán po­ner la­va­do­ra, horno, se­ca­dor de pe­lo y as­pi­ra­dor a la vez.

Cá­ri­tas ha iden­ti­fi­ca­do 14 ca­sas en A Coruña que se van a reha­bi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.