El queso que sor­pren­dió a un rey

Al­fon­so XIII pro­bó el pro­duc­to en una ex­po­si­ción ce­le­bra­da en Ma­drid en 1913

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial1 - - Feira De San Simón - CAR­LOS GARCÍA FRA­GA

El queso de San Simón ce­le­bra un año más su fe­ria los días 7 y 8 de abril, tal co­mo que­dó es­ta­ble­ci­da ha­ce 24 años: pri­mer do­min­go del mes de abril siem­pre que es­te no coin­ci­die­se en día pri­me­ro, es de­cir, el día de la fe­ria de Vi­lal­ba del mes de abril. La pri­me­ra se de­no­mi­nó del queso de San Simón y otros pro­duc­tos de la Te­rra Chá.

Na­die se atre­ve a ase­gu­rar el ori­gen de es­ta fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal. Unos lo atri­bu­yen a pue­blos cas­tre­ños de la serra da Car­ba y O Xis­tral, pe­ro con exac­ti­tud no se pue­de pre­ci­sar. Di­re­mos, eso sí, que su for­ma de te­ti­lla es y ha si­do siem­pre ex­clu­si­va de es­ta pa­rro­quia chai­re­ga de San Simón da Cos­ta. Los pa­res de queso de San Simón (pues así se es­ta­ble­cían, por pa­res) han si­do uti­li­za­dos pa­ra el pa­go de fo­ros y ren­tas y ra­ra era la ca­sa de la pa­rro­quia que no fa­bri­ca­ba que­sos: unos, pa­ra con­su­mo pro­pio; otros, pa­ra la ven­ta en las fe­rias de Vi­lal­ba, y otra úl­ti­ma can­ti­dad, no me­nos im­por­tan­te, pa­ra ob­se­quios y re­ga­los, ya que, co­mo di­ce un ami­go mío, «un par de quei­xos abre moi­tas por­tas».

La me­jor épo­ca pa­ra los que­sos era siem­pre la de los na­bos por la ali­men­ta­ción de las va­cas, aun­que no era pre­ci­sa­men­te la de ma­yor ven­ta, que, sal­vo Na­vi­dad, que­da­ba pa­ra los me­ses de ve­rano, en los que ve­nían fo­ras­te­ros y el pro­duc­to te­nía más sa­li­da.

Du­ran­te to­do el mes se pre­pa­ra­ban los que­sos que trae­rían en sus ces­tas a la ven­ta al fei­rón y a la fe­ria vi­lal­be­sa, sien­do el lu­gar des­ti­na­do la pla­za del Co­ro­nel Pena; pe­ro no so­lo es­te ti­po de que­sos sino tam­bién los co­no­ci­dos co­mo del país, que se ela­bo­ra­ban y aún se si­guen ha­cien­do en mu­chas pa­rro­quias de nues­tro ayun­ta­mien­to, tan­to fres­cos co­mo cu­ra­dos.

La diferencia que an­tes se es­ta­ble­cía en­tre unas fe­chas y otras pa­ra la me­jo­ría del pro­duc­to hoy, afor­tu­na­da­men­te, ha que­da­do su­pe­ra­da de­bi­do al con­trol que se es­ta­ble­ce por el Con­se­llo Re­gu­la­dor y por el pro­pio in­te­rés de los fa­bri­can­tes en que la ca­li­dad sea la me­jor a lo lar­go de to­do el año.

Co­mo da­to in­for­ma­ti­vo di­re­mos que los que­sos ar­te­sa­na­les de San Simón acu­die­ron a Ma­drid, en el año 1913, a una ex­po­si­ción de in­dus­trias lác­teas, sien­do la Dipu­tación Pro­vin­cial la en­car­ga­da de pre­sen­tar un lo­te de es­tos que­sos. La ex­po­si­ción fue vi­si­ta­da por Su Ma­jes­tad Al­fon­so XIII, quien al ver el ta­ma­ño, la for­ma y el as­pec­to de los mis­mos se in­tere­só por co­no­cer su pro­ce­den­cia y los de­ta­lles de su fa­bri­ca­ción, pro­ban­do uno de aque­llos que­sos, de los que hi­zo gran­des elo­gios.

En los años 60 se lle­gó a te­mer por la des­apa­ri­ción del queso, ya que las per­so­nas que lo ha­cían ya eran ma­yo­res y ca­da vez re­sul­ta­ba me­nos ren­ta­ble su fa­bri­ca­ción, pues­to que era más in­tere­san­te la ven­ta de la le­che de sus ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras. Afor­tu­na­da­men­te, la ten­den­cia cam­bió gra­cias al in­te­rés de en­ti­da­des y per­so­nas a ve­ces po­co re­co­no­ci­das, co­mo Mar­tín Se­co Cen­dán, quien pu­so to­do su em­pe­ño en el plan ener­gé­ti­co de la zo­na sin el que no se­ría po­si­ble po­ner en mar­cha la ac­ti­vi­dad, o José Mou­ri­ño Cu­ba au­tor del li­bro O quei­xo de San Simón. A súa re­cu­pe­ra­ción, que lo­gra­ron que en un tiem­po ré­cord lo que era una in­dus­tria ar­te­sa­nal y ma­nual en fa­se de des­apa­ri­ción se con­vir­tie­se en prós­pe­ro ne­go­cio y las que­se­rías fue­ran es­ta­ble­cién­do­se po­co a po­co en la pa­rro­quia, en su ma­yo­ría en ré­gi­men fa­mi­liar, dan­do em­pleo a una im­por­tan­te can­ti­dad de per­so­nas.

Co­mo el pro­pio Mou­ri­ño na­rra en su li­bro, se con­tó con los tra­ba­jos lle­va­dos a ca­bo por los téc­ni­cos de la ad­mi­nis­tra­ción, que em­pe­za­ron por con­ven­cer, en con­ti­nuas reunio­nes, a los pro­duc­to­res de la po­si­bi­li­dad de un pro­yec­to en el que creía fir­me­men­te. Hoy se fa­bri­can cien­tos de mi­les al año, lo que su­po­ne unos im­por­tan­tes in­gre­sos pa­ra los pro­pie­ta­rios de las fá­bri­cas.

Vi­lal­ba cuen­ta hoy con una im­por­tan­te mar­ca de que­sos que por su ca­li­dad con­si­gue los pri­me­ros pre­mios en los cer­tá­me­nes a los que se pre­sen­ta, una re­nom­bra­da fe­ria anual de ca­po­nes a la que ha­bría que de­vol­ver­le el es­plen­dor del que go­zó y unos ros­co­nes de al­men­dra cu­ya fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal ha­bría que im­pul­sar y pro­te­ger. Se­gún se de­mos­tró con los que­sos de San Simón, to­do es po­si­ble si se cree y se tie­ne fe en un pro­yec­to ilu­sio­nan­te.

Los que­sos se usa­ban por pa­res pa­ra pa­go de fo­ros y de ren­tas

En los 60 se te­mió por su des­apa­ri­ción por fal­ta de ren­ta­bi­li­dad

FO­TO AL­BER­TO LÓ­PEZ

El queso es hoy una no­ta­ble mar­ca de Vi­lal­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.