Más ahorro con sue­lo ra­dian­te

Es­te ti­po de ca­le­fac­ción per­mi­te que el gas­to dis­mi­nu­ya en un 20% res­pec­to a la tra­di­cio­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial1 - - Fontanería Y Calefacción - LUIS CON­DE

La lle­ga­da del frío obli­ga a po­ner en mar­cha la ca­le­fac­ción. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo que per­si­gue el con­su­mi­dor es con­se­guir un buen ser­vi­cio a un precio com­pe­ti­ti­vo. Son nu­me­ro­sos los sis­te­mas de ca­le­fac­ción que exis­ten en el mer­ca­do. Con el pa­so de los años han ido apa­re­cien­do nue­vas fór­mu­las que se adap­tan al pa­rá­me­tro bue­na ca­li­dad y buen precio, y ade­más son res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te.

Uno de los sis­te­mas que tie­ne más aceptación es el sis­te­ma de ca­le­fac­ción de sue­lo ra­dian­te. Una ins­ta­la­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas per­mi­te un ahorro de en­tre el 10% y el 20% en re­la­ción con otros sis­te­mas de ca­le­fac­ción con­ven­cio­na­les. Es­te ahorro lo pro­vo­ca el he­cho de que la tem­pe­ra­tu­ra de im­pul­sión del agua es muy ba­ja —es­tá en­tre los 30 y los 40 gra­dos—. Hay que te­ner en cuen­ta que en los con­ven­cio­na­les es­ta tem­pe­ra­tu­ra se dis­pa­ra a los 85 gra­dos.

El sis­te­ma de ca­le­fac­ción de sue­lo ra­dian­te es si­nó­ni­mo de confort, ya que la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re cer­cano al sue­lo es li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re a la al­tu­ra de la ca­be­za. Otra ven­ta­ja a te­ner en cuen­ta es que el ca­lor se re­par­te de for­ma uni­for­me por to­da la vi­vien­da. Es­to no pa­sa en las ca­le­fac­cio­nes con­ven­cio­na­les. Aquí, en los ra­dia­do­res, el ca­lor sube al te­cho y el sue­lo es­tá prác­ti­ca­men­te frío, pe­ro con sue­lo ra­dian­te la tem­pe­ra­tu­ra en los pies puede lle­gar a los 20 gra­dos.

Es­te sis­te­ma puede tra­ba­jar mu­chas ho­ras de ma­ne­ra con­ti­nua, cir­cuns­tan­cia que la con­vier­te en idó­nea pa­ra aque­llas ca­sas con una ocu­pa­ción de ho­ra­rio al­ta. A di­fe­ren­cia de los ra­dia­do­res, no ocupa tan­to es­pa­cio y es mu­cho más es­té­ti­ca pues­to que no afec­ta a la de­co­ra­ción de la vi­vien­da. El he­cho de con­tar con plan­cha aís­la bas­tan­te más el so­ni­do.

El sue­lo ra­dian­te uti­li­za dis­tin­tos sis­te­mas de ca­len­ta­mien­to de agua. El sis­te­ma que usan la ma­yo­ría de las em­pre­sas que co­lo­can sue­lo ra­dian­te per­mi­te te­ner una tem­pe­ra­tu­ra di­fe­ren­te en las dis­tin­tas es­tan­cias de la vi­vien­da, ya que ca­da ha­bi­ta­ción dis­po­ne de un ter­mos­ta­to.

Es cier­to que la in­ver­sión ini­cial pa­ra co­lo­car sue­lo ra­dian­te es im­por­tan­te, pe­ro es­te gas­to que­da amor­ti­za­do a cor­to pla­zo. Por lo que res­pec­ta al man­te­ni­mien­to de la ins­ta­la­ción, la la­bor esen­cial es lim­piar y re­ci­clar el agua que se en­cuen­tra en el sis­te­ma.

El sue­lo ra­dian­te pro­por­cio­na un ma­yor confort y el ca­lor se re­par­te de for­ma uni­for­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.