Me­di­das reales pa­ra erra­di­car un mal que se ha co­bra­do mil vi­das des­de el 2003

La Xun­ta cuen­ta con una red de es­tra­te­gias pa­ra apo­yar a las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial1 - - Los Recursos En Galicia - SA­RA CA­BRE­RO

La so­cie­dad si­gue sin en­con­trar sa­li­da a uno de los pro­ble­mas más gra­ves que nos ro­dean. La te­rri­ble la­cra de la vio­len­cia ma­chis­ta si­gue ses­gan­do vi­das, de­jan­do fa­mi­lias ro­tas y co­pan­do ti­tu­la­res ca­da po­co tiem­po. Y las co­sas no me­jo­ran. En lo que va de año más de cua­ren­ta mu­je­res han fa­lle­ci­do a ma­nos de sus pa­re­jas y sus ex­pa­re­jas, una te­rri­ble ci­fra a la que ha­bría que su­mar tam­bién a los me­no­res que han si­do ase­si­na­dos. Los nú­me­ros preo­cu­pan aún más si ca­be si se echa la vis­ta atrás. Des­de el 2003, cuan­do em­pe­za­ron a re­gis­trar­se los ca­sos, la vio­len­cia ma­chis­ta se ha lle­va­do la vi­da de ca­si mil mu­je­res en Es­pa­ña. Un nú­me­ro que ani­ma a la re­fle­xión.

En Ga­li­cia las ci­fras tam­po­co son muy ha­la­güe­ñas. En la co­mu­ni­dad, más de 3.200 mu­je­res se en­cuen­tran ba­jo pro­tec­ción po­li­cial por­que su vi- da es­tá ame­na­za­da por sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas. Mu­je­res que han pa­de­ci­do en sus car­nes al­gún epi­so­dio de agre­sión fí­si­ca o psí­qui­ca y que vi­ven con mie­do a, sim­ple­men­te, po­ner un pie en la ca­lle.

El pro­ble­ma va mu­cho más allá. Por­que otras tan­tas mu­je­res ca­llan y es­con­den el pro­ble­ma en­tre las cua­tro pa­re­des de su ca­sa sin bus­car una ayu­da que les per­mi­ta ver que hay po­si­bi­li­da­des más allá de la pe­sa­di­lla que es­tán vi­vien­do. El pa­ro, el mie­do a las re­pre­sa­lias, la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la ver­güen­za son los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que ale­gan las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro pa­ra no de­nun­ciar. Se­gún un re­cien­te in­for­me de la Fun­da­ción Adec­co, el des­em­pleo es uno de los prin­ci­pa­les fre­nos que im­pi­de que mu­chas mu­je­res den el pa­so y se atre­van a pe­dir ayu­da, tal y co­mo afir­ma un 71 % de las en­cues­ta­das.

Hay sa­li­da. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que mu­chas pien­sen que se en­con­tra­rán en el ca­mino, de­ben sa­ber que no es­tán so­las. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas cuen­tan con to­da una se­rie de pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a to­das las víc­ti­mas y con­se­guir, de una vez, ex­tir­par de raíz es­te tu­mor que tan­to nos afec­ta. Ga­li­cia tam­bién cuen­ta con to­da una se­rie de re­cur­sos a dis­po­si­ción de to­das las víc­ti­mas.

In­for­ma­ción De im­por­tan­cia de­ci­si­va

La red de cen­tros de in­for­ma­ción á mu­ller (CIMs) jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal den­tro de los re­cur­sos que ofre­ce la co­mu­ni­dad con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta. Tie­nen una im­por­tan­cia de­ci­si­va en el ám­bi­to lo­cal en la pro­mo­ción de la igual­dad de gé­ne­ro gra­cias a las ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llan. Pe­ro, ade­más, es­tos cen­tros pres­tan una aten­ción ines­ti­ma­ble a las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta, prin­ci­pal­men­te en los ám­bi­tos ju­rí­di­co, psi­co­ló­gi­co y de in­for­ma­ción de ac­ce­so a los re­cur­sos dis­po­ni­bles.

Los CIM —cu­ya la­bor ha si­do ca­pi­tal pa­ra ayu­dar a mu­je­res en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad— son he­rra­mien­tas de­ci­si­vas en la pre­ven­ción, de­tec­ción, tra­ta­mien­to y lu­cha con­tra es­ta pla­ga so­cial des­de una re­la­ción de pro­xi­mi­dad y aten­ción di­rec­ta con las víc­ti­mas.

La co­mu­ni­dad cuen­ta, en la ac­tua­li­dad, con 81 cen­tros de in­for­ma­ción á mu­ller, de los cua­les 29 se en­cuen­tran en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, 27 se si­túan en la de Pon­te­ve­dra, 14 de ellos es­tán en Ou­ren­se, mien­tras que Lu­go cuen­ta con 11. Has­ta es­tos lu­ga­res lle­gan ca­da año más de 77.000 con­sul­tas, un da­to que de­mues­tra lo la­ten­te que si­gue el pro­ble­ma en la so­cie­dad. Cons­cien­te de la in­ne­ga­ble la­bor que rea­li­zan es­tas en­ti­da­des, la Xun­ta ha in­ver­ti­do, des­de el 2009 y has­ta es­te año, más de 38 mi­llo­nes de eu­ros al man­te­ni­mien­to de es­tas en­ti­da­des.

Aco­gi­da Vol­ver a em­pe­zar

Es­par­ci­dos por to­da la co­mu­ni­dad, los cen­tros de aco­gi­da son uno de los re­cur­sos más im­por­tan­tes pa­ra las víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta. Son re­cur­sos es­pe­cia­li­za­dos re­si­den­cia­les y tem­po­ra­les que ofre­cen aco­gi­da, aten­ción y re­cu­pe­ra­ción a las mu­je­res que su­fren cual­quier ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro. Pe­ro tam­bién en es­tos lu­ga­res se pro­te­ge a los me­no­res a su car­go que re­quie­ren de un es­pa­cio de aten­ción y pro­tec­ción de­bi­do a la si­tua­ción de in­de­fen­sión o ries­go en la que se en­cuen­tran.

En es­tos cen­tros, las víc­ti­mas se en­con­tra­rán en to­do mo­men­to aten­di­das por equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res que dan co­ber­tu­ra in­te­gral de aten­ción y re­cu­pe-

ra­ción. De es­ta for­ma, se ofre­ce aten­ción psi­co­ló­gi­ca, edu­ca­ti­va, so­cio­la­bo­ral y ju­rí­di­ca. Pe­ro tam­bién se fa­vo­re­ce la nor­ma­li­za­ción de la si­tua­ción per­so­nal de las mu­je­res, de su uni­dad per­so­nal y de la su­pera­ción de los efec­tos de vio­len­cia de gé­ne­ro.

En los cen­tros —tres si­tua­dos en A Co­ru­ña y uno en Lu­go, otro en Ou­ren­se y un úl­ti­mo en Pon­te­ve­dra— se ha aco­gi­do des­de el año 2009 a un to­tal de 1.601 víc­ti­mas. Una ci­fra a la que ha­bría que su­mar­le a ma­yo­res los da­tos del Cen­tro de Emer­xen­cia de Vigo (Cem­vi), que aten­dió a 835 per­so­nas des­de el 2009.

Re­cu­pe­ra­ción Aten­ción in­te­gral

Otra de las en­ti­da­des que ayu­dan a las víc­ti­mas es el Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción In­te­gral (CRI), cu­ya fi­na­li­dad es desa­rro­llar un mo­de­lo de aten­ción in­te­gral pa­ra las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro y pa­ra sus hi­jas e hi­jos me­no­res. Ade­más, tam­bién se ofre­ce ayu­da a los me­no­res que se en­cuen­tren ba­jo su tu­te­la o guar­dia y cus­to­dia.

Ba­sa­do en un sis­te­ma coor­di­na­do, es­te cen­tro ofre­ce re­cur­sos y me­di­das de ca­rác­ter so­cial, la­bo­ral y eco­nó­mi­co; per­mi­tien­do evi­tar du­pli­ci­da­des y ra­cio­na­li­zar la ges­tión.

Si­tua­do en San­tia­go, la apor­ta­ción de es­te cen­tro de re­fe­ren­cia y coor­di­na­dor de la red ga­lle­ga de aco­gi­da al fin de la la­cra es in­ne­ga­ble. Des­de aquí se rea­li­zan ta­reas tan im­por­tan­tes co­mo tra­mi­tar las de­ri­va­cio­nes de las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro fue­ra de Ga­li­cia, for­mar a los pro­fe­sio­na­les y a la so­cie­dad en la lu­cha con­tra la vio­len­cia o im­pul­sar la crea­ción de gru­pos de au­to­ayu­da pa­ra las víc­ti­mas.

Apo­yo eco­nó­mi­co Ayu­das pa­ra sa­lir ade­lan­te

La co­mu­ni­dad cuen­ta con tres ti­pos de ayu­das eco­nó­mi­cas pa­ra las víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Las pri­me­ras, las de pa­go pe­rió­di­co, tie­ne co­mo fi­na­li­dad pro­por­cio­nar apo­yo eco­nó­mi­co a las víc­ti­mas pa­ra in­ten­tar ga­ran­ti­zar­les unas con­di­cio­nes su­fi­cien­tes de in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Gra­cias a es­te im­pul­so, mu­chas mu­je­res se atre­ven a dar el pri­mer pa­so y a rom­per con una si­tua­ción en la que co­rren pe­li­gro. La me­dia de es­ta ayu­da as­cien­de has­ta los 600 eu­ros (pue­de ir des­de los 300 has­ta los 800); y su cuan­tía vie­ne cal­cu­la­da en fun­ción del nú­me­ro de hi­jos a su car­go o si la so­li­ci­tan­te o los me­no­res tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad.

Ade­más, la ad­mi­nis­tra­ción tie­ne las ayu­das de pa­go úni­co, des­ti­na­das a aque­llas víc­ti­mas que se si­túen en un de­ter­mi­na­do ni­vel de ren­tas y so­bre las que se pre­su­ma que, por su edad, fal­ta de pre­pa­ra­ción y cir­cuns­tan­cias so­cia­les, tie­nen es­pe­cia­les di­fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner un em­pleo. El im­por­te que se otor­ga­rá a es­tas víc­ti­mas se­rá equi­va­len­te al de seis me­ses del sub­si­dio por des­em­pleo vi­gen­te, que ac­tual­men­te as­cien­de a los 430,27 eu­ros.

La ter­ce­ra pa­ta de es­te pa­que­te de ayu­das la con­for­man las in­dem­ni­za­cio­nes. Las re­ci­bi­rán las mu­je­res que su­fren vio­len­cia de gé­ne­ro y los me­no­res afec­ta­dos que no ha­yan po­di­do re­ci­bir las in­dem­ni­za­cio­nes que les co­rres­pon­dan por los da­ños y pér­di­das cau­sa­dos. La cuan­tía se­rá fi­ja­da por la re­so­lu­ción ju­di­cial co­rres­pon­dien­te y en ba­se a la can­ti­dad que que­de pendiente de pa­gar tras la de­cla­ra­ción de in­sol­ven­cia del obli­ga­do a ha­cer­se car­go.

FOTO M. MÍ­GUEZ

La ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca otor­ga ayu­das eco­nó­mi­cas a las víc­ti­mas de mal­tra­to, un pro­ble­ma que ca­da vez en­cuen­tra ma­yor res­pues­ta en la opi­nión pú­bli­ca.

FOTO S. ALON­SO

El cen­tro de re­cu­pe­ra­ción in­te­gral pa­ra las víc­ti­mas es­tá si­tua­do en San­tia­go.

DPA

S. ALON­SO

FOTO M. FERREIROS

Más de 40 mu­je­res han muer­to en lo que va de año, víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.