Una ga­ran­tía en la com­pra y ven­ta

Es fun­da­men­tal con­tar con el ase­so­ra­mien­to de una in­mo­bi­lia­ria pa­ra es­ta ope­ra­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial2 - - Inmobiliarias - LUIS CON­DE LA VOZ

A la ho­ra de po­ner a la ven­ta una vi­vien­da es nor­mal que sur­jan du­das so­bre el pre­cio, el con­tra­to y el pro­ce­so le­gal, en­tre otras cues­tio­nes. Es por es­ta ra­zón por la que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble con­tar con un ase­sor in­mo­bi­lia­rio pro­fe­sio­nal, que ayu­da­rá al pro­pie­ta­rio a ven­der el in­mue­ble de ma­ne­ra se­gu­ra y al me­jor pre­cio.

Es­to no es so­lo cues­tión de con­tra­tar a una per­so­na que di­bu­je y co­lo­que el ró­tu­lo de se ven­de. Pa­ra na­da. Una in­mo­bi­lia­ria siem­pre ase­so­ra­rá al ven­de­dor en te­mas de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra que la ope­ra­ción se lle­ve a buen tér­mino.

Lo más im­por­tan­te, y lo pri­me­ro que ha de ha­cer­se, es fi­jar en con­jun­to un pre­cio de ven­ta. Ha de ser com­pe­ti­ti­vo, y es­ti­pu­lar­se con ba­se en un es­tu­dio de mer­ca­do com­pa­ra­ti­vo, y evi­tar te­ner en ven­ta un in­mue­ble in­ven­di­ble por un cos­te al­to o ba­jo. La cues­tión le­gal es de gran im­por­tan­cia pa­ra cual­quier ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria. Pa­ra es­te pun­to se de­be te­ner cui­da­do de que quien otor­gue es­ta ase- so­ría sea abo­ga­do o es­te res­pal­da­do por al­guno. Y tam­bién par­te de la ase­so­ría le­gal in­clu­ye la do­cu­men­ta­ción, las ofer­tas, los con­tra­tos de com­pra­ven­ta y el trá­mi­te no­ta­rial.

El ase­sor de­be es­tar res­pal­da­do por un equi­po de pu­bli­ci­dad que ha­ga una co­rrec­ta e in­te­li­gen­te in­ver­sión de los re­cur- sos pa­ra pro­mo­cio­nar el in­mue­ble, la cap­ta­ción por di­fe­ren­tes me­dios on­li­ne y of­fli­ne es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que la pro­mo­ción sea un éxi­to. Un buen ase­sor in­mo­bi­lia­rio cui­da el pa­tri­mo­nio de sus clien­tes co­mo si fue­ra el su­yo pro­pio, por lo tan­to se com­pro­me­te con sus clien­tes fir­man­do un con­tra­to pa­ra pro­mo­ver el in­mue­ble por un tiem­po de­ter­mi­na­do.

El ran­go de ho­no­ra­rios lo de­fi­ne ca­da ase­sor in­mo­bi­lia­rio o empresa. La co­mi­sión os­ci­la apro­xi­ma­da­men­te en­tre el 3% y 5% del pre­cio fi­nal de ven­ta. Es­te por­cen­ta­je va­ría de acuer­do a la ca­li­dad y can­ti­dad de ser­vi­cios que otor­ga ca­da empresa, por que lo más ba­ra­to no siem­pre se­rá lo me­jor. Cuan­do se tra­ta de po­ner en ma­nos de un ter­ce­ro un pa­tri­mo­nio, el ven­de­dor o pro­pie­ta­rio del in­mue­ble de­be eva­luar la se­gu­ri­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo que brin­da y no so­lo el costo.

FO­TO A. LÓPEZ

Las in­mo­bi­lia­rias son un ins­tru­men­to se­gu­ro en la com­pra-ven­ta de vi­vien­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.