El ca­na­lón de alu­mi­nio to­ma ven­ta­ja so­bre el de plás­ti­co

Es­te sis­te­ma ofre­ce nu­me­ro­sas ven­ta­jas, en­tre las que des­ta­can su es­ta­bli­dad, re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial2 - - Reformas - LUIS CON­DE

Con el pa­so de los años, los ca­na­les de plás­ti­co han si­do sus­ti­tui­dos pau­la­ti­na­men­te por los de alu­mi­nio. En mu­chas vi­vien­das se han apro­ve­cha­do sus reha­bi­li­ta­cio­nes pa­ra ha­cer­lo. Hay que des­ta­car que es­te es un ele­men­to esen­cial de cual­quier edi­fi­cio o vi­vien­da uni­fa­mi­liar. Los ca­na­les evi­tan en épo­cas de pre­ci­pi­ta­cio­nes que el agua o la nie­ve se acu­mu­le en te­ja­dos y pa­re­des, per­mi­tien­do que ha­ya una cir­cu­la­ción flui­da, que, sin du­da, evi­ta atas­cos, fugas y fil­tra­cio­nes. Es­tas úl­ti­mas son pe­li­gro­sas, ya que aca­ban por de­te­rio­rar las pa­re­des, con el con­si­guien­te pe­li­gro de de­rrum­be.

Ha­blar de ca­na­les de alu­mi­nio es ha­cer­lo de ven­ta­jas. Son con­ti­nuos y ade­más se con­fi­gu­ran en fun­ción de las di­men­sio­nes de los te­ja­dos en los que se van a co­lo­car. No te­ner que em­pa­tar pie­zas, tal y co­mo ocu­rría con los de plás­ti­co, im­pi­de que se pro­duz­can fil­tra­cio­nes por las jun­tas. To­do ello es si­nó­ni­mo de es­ta­bi­li­dad y de re­sis­ten­cia. Es por es­ta ra­zón por la que los pro­fe­sio­na­les del sec­tor se in­cli­nan por es­ta fór­mu­la muy no­ve­do­sa.

El man­te­ni­mien­to de es­tos ca-

na­lo­nes de alu­mi­nio es bas­tan­te sen­ci­llo, y pa­sa por lim­piar­los de ma­ne­ra más o me­nos pe­rió­di­ca —es re­co­men­da­ble ha­cer­lo una vez al año— y por en­de­re­zar tra­mos en los que pue­da ha­ber al­gu­na abo­lla­du­ra. No es ne­ce­sa­rio más que un ce­pi­llo o un mar­ti­llo. La fa­ci­li­dad pa­ra lim­piar­los tam­bién la de­ter­mi­na el he­cho de que con­ten­gan gan­chos ex­te­rio­res.

Es cier­to que el ca­na­lón de alu­mi­nio in­cre­men­ta su pre­cio con res­pec­to al de plás­ti­co, pe­ro la in­ver­sión ini­cial bien me­re­ce la pe­na, so­bre to­do por las al­tas pres­ta­cio­nes que ofre­ce. El cos­te apro­xi­ma­do as­cien­de a 18 eu­ros por me­tro li­neal co­lo­ca­do.

Su com­por­ta­mien­to y es­ta­bi­li­dad a la in­tem­pe­rie es mu­cho ma­yor. Es­te sis­te­ma es el ideal pa­ra cual­quier clien­te que quie­ra evi­tar re­pa­ra­cio­nes con­ti­nuas, de­for­ma­cio­nes es­té­ti­cas y es­truc­tu­ra­les.

La co­mer­cia­li­za­ción

Ac­tual­men­te, el ca­na­lón de alu­mi­nio que tie­ne más éxi­to en el mer­ca­do es el que po­see un diá­me­tro de 30 cen­tí­me­tros. Tam­bién cuen­tan con bas­tan­te de­man­da aque­llos que tie­nen 33,5, 38 y 44 cen­tí­me­tros. El per­fil del clien­te res­pon­de al de pro­pie­ta­rios de ca­sas uni­fa­mi­lia­res y co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos de in­mue­bles.

Los ca­na­les de alu­mi­nio se fa­bri­can en me­tal. Se les apli­ca una pá­ti­na de co­lor que los pro­te­ge. Es una im­pri­ma­ción la­ca­da con se­ca­do al horno. El co­lor de es­tos ca­na­lo­nes se man­tie­ne bri­llan­te du­ran­te mu­chos años, a di­fe­ren­cia de los de plás­ti­co, que con el sol aca­ban por de­te­rio­rar­se es­té­ti­ca­men­te.

Los ca­na­lo­nes de alu­mi­nio son fá­ci­les de ins­ta­lar y de lim­piar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.