El res­pe­to de la tra­di­ción

Si­tua­da en Alla­riz, es un gran ejem­plo de có­mo ven­cer al feís­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Ca­si 16 años des­pués de su aper­tu­ra, la Ca­sa Ru­ral Vi­la­boa, en la al­dea ho­mó­ni­ma, acu­sa el pa­so del tiem­po. Pe­ro no pa­ra mal, sino jus­to pa­ra to­do lo con­tra­rio: ha co­gi­do una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro por la sen­da de la ca­li­dad que ha he­cho que su va­lor in­trín­se­co au­men­te y su co­ti­za­ción en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo se dis­pa­re. Y ello es, cla­ro es­tá, mé­ri­to de su due­ño, Car­los, un ca­ta­lán tan in­te­gra­do en Ga­li­cia y en Alla­riz —mu­ni­ci­pio don­de abre sus puer­tas Ca­sa Vi­la­boa— que has­ta se le ha con­ta­gia­do la que pa­re­ce inimi­ta­ble re­tran­ca ga­lle­ga.

Él es uno de los cons­tan­tes pro­mo­to­res y de­fen­so­res del buey de Alla­riz, que en es­tos tres o cua­tro úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en el nue­vo icono de esa lo­ca­li­dad que ya ce­le­bra­ba, des­de lue­go de ma­ne­ra muy dis­tin­ta, la Fes­ta do Boi. Y en el co­me­dor gran­de hay mu­chos días de over­boo­king por­que esa es una car­ne hoy en día muy de­man­da­da.

Ca­sa Vi­la­boa la con­for­man dos edi­fi­cios. En reali­dad, tres, si se cuen­ta la vi­vien­da pri­va­da de Car­los. Man­tie­nen una ar­mo­nía es­té­ti­ca, ya que man­da la pie­dra, los gran­des si­lla­res. El equi­li­brio de for­mas lo da la al­tu­ra, gran­de (y to­da­vía da la im­pre­sión de ser­lo más), de la ca­sa prin­ci­pal, en la que una ga­le­ría se­me­ja ser el puen­te de man­do de un gran bu­que, y apre­ta­das con­tra el sue­lo tan­to esa vi­vien­da pri­va­da co­mo el lu­jo­so co­me­dor. Pe­ro no hay mo­no­to­nía ni de lí­neas ni cro­má­ti­ca, por­que una par­te mues­tra una ori­gi­nal ma­de­ra ex­te­rior que pa­re­ce dar­le vi­da al con­jun­to.

Por­que hay que ha­blar de lu­jo, y en un do­ble sen­ti­do. Por un la­do, se ve en la de­co­ra­ción, en la dis­po­si­ción de las me­sas en ese es­pa­cio que per­mi­te una co­lo­ca­ción hol­ga­da, sin apre­tu­ras, y que in­ci­ta a la con­ver­sa­ción sin que el ve­cino es­té prác­ti­ca­men­te en­ci­ma. Y por otro la­do, por­que es un lu­jo his­tó­ri­co co­mer en una an­ti­gua fá­bri­ca de cur­ti­dos que Car­los ha te­ni­do el buen sen­ti­do de re­cu­pe­rar pe­ro sin al­te­rar na­da: to­do un ejem­plo de có­mo ha­cer las co­sas bien.

De­jan­do atrás el co­me­dor —¡Qué chu­le­tas y al­bón­di­gas de buey! ¡Qué im­pre­sio­nan­te ba­ca­lao so­bre sal­sa ro­mes­co!— se des­cien­den unas es­ca­le­ras y en un ni­vel por lo tan­to in­fe­rior se ha­lla la en­tra­da del edi­fi­cio que al­ber­ga las sie­te ha­bi­ta­cio­nes.

Y una sor­pre­sa: una vez en el in­te­rior, a la iz­quier­da, con pa­re­des de pie­dra y pa­red de cris­tal, ¡otro co­me­dor! De di­men­sio­nes más re­du­ci­das, Car­los lo abre cuan­do la afluen­cia de clien­tes lle­na el prin­ci­pal… Y cuan­do tie­ne un ca­ma­re­ro más, que sue­le ser lo más di­fí­cil de en­con­trar, al igual que en to­do el mun­do ru­ral ga­lle­go.

Fren­te a ese co­me­dor, una sa­la que es en sí mis­ma un pe­que­ño mu­seo et­no­grá­fi­co que no de­be pa­sar inad­ver­ti­do. Por ese la­do hay tam­bién otra en­tra­da a es­te edi­fi­cio de gran­des vo­lú­me­nes

pe­ro que, gra­cias a una dis­cre­ta y ele­gan­te de­co­ra­ción ba­sa­da en de­ta­lles de la­bran­za y ob­je­tos tra­di­cio­na­les, re­sul­ta al mis­mo tiem­po aco­ge­dor.

En las sie­te ha­bi­ta­cio­nes la ma­de­ra se ha­ce mu­cho más pre­sen­te y lle­na la re­ti­na, ga­nán­do­le al gris del gra­ni­to. A des­ta­car su lu­mi­no­si­dad y su am­pli­tud, una am­pli­tud que vie­ne da­da no por el ta­ma­ño de los cuar­tos, que tam­bién, sino por­que to­do es­tá dis­pues­to de tal ma­ne­ra que da esa sen­sa­ción ab­so­lu­ta­men­te con­tra­ria a es­tar abi­ga­rra­do o pre­sio­na­do por el am­bien­te.

No re­sul­ta fá­cil en­con­trar na­da ne­ga­ti­vo, pe­ro la per­fec­ción no exis­te. Car­los re­co­no­ce que la pis­ta de lle­ga­da es es­tre­cha, pe­ro eso ya no de­pen­de de él, y ade­más se tra­ta de una en­tra­da muy tra­di­cio­nal y am­pliar­la se­ría des­truir ele­men­tos cons­truc­ti­vos que se con­ci­bie­ron y em­plea­ron des­de ha­ce si­glos. Sú­me­se­le que el apar­ca­mien­to, por la mis­ma ra­zón, es de di­men­sio­nes jus­tas.

Y pues­tos ya a bus­car ba­jo las pie­dras, me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, qui­zás la mú­si­ca am­bien­tal del co­me­dor no sea la más idó­nea. Tam­po­co se tra­ta de po­ner un rap du­ro, pe­ro se­gu­ro que Car­los co­no­ce la mú­si­ca ga­lle­ga mo­der­na de es­ti­lo cel­ta, o la clá­si­ca mun­dial del si­glo XVIII o XIX. En fin, pa­ra gus­tos se pin­tan co­lo­res.

Y así, Ca­sa Vi­la­boa es un ejem­plo por par­ti­da do­ble. Es un ejem­plo de có­mo se pue­den re­cu­pe­rar edi­fi­cios tra­di­cio­na­les pa­ra dar­les nue­vos usos con cri­te­rios que de­mues­tran que el feís­mo es muy fá­cil­men­te de­rro­ta­ble, y es un ejem­plo tam­bién de in­te­gra­ción hu­ma­na: Car­los es un ca­ta­lán tan bien in­te­gra­do en Ga­li­cia que, con mu­cho sen­ti­do co­mún y co­no­ci­mien­to, ha­bla de los pro­ble­mas de des­po­bla­ción del mun­do ru­ral sin­tién­do­los su­yos. Un gran si­tio es­te es­ta­ble­ci­mien­to del inigua­la­ble Alla­riz.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

La com­bi­na­ción del gris del gra­ni­to con los to­nos ma­rro­nes de la ma­de­ra im­pri­me un cier­to ai­re de for­ta­le­za a la ca­sa ru­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.