Horno de le­ña, in­ver­na­de­ro y ani­ma­les en una casa co­mu­ni­ta­ria que abre en Cos­pei­to

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - LUGO -

«No que­ría que mi pa­dre fue­se un hon­go plan­ta­do en un so­fá a par­tir de las tres de la tar­de. Tan pron­to co­mo pu­de bus­qué una al­ter­na­ti­va». En es­tos tér­mi­nos se ex­pre­só una lu­cen­se de A Mi­la­gro­sa que, por cues­tio­nes de tra­ba­jo, no tu­vo más re­me­dio que bus­car una re­si­den­cia pa­ra su pa­dre de 79 años. Eso era lo En las pró­xi­mas se­ma­nas tam­bién echa an­dar otra casa co­mu­ni­ta­ria, en es­te ca­so en Tá­mo­ga, a po­co más de un cuar­to de ho­ra de la ca­pi­tal lu­cen­se, en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Cos­pei­to. De­trás de la ini­cia­ti­va es­tán tres mu­je­res que co­no­cen al de­di­llo co­mo de­be ser la asis­ten­cia ge­riá­tri­ca, por­que du­ran­te mu­chos años tra­ba­ja­ron en di­ver­sos cen­tros.

La idea co­men­za­ron a fra­guar­la ha­ce sie­te años, cuan­do de­ci­die­ron apro­ve­char una casa de al­dea que em­pe­za­ba a es­tar des­aten­di­da. Pla­ni­fi­ca­ron pri­me­ro una pro­fun­da res­tau­ra­ción ex­te­rior, y lue­go, la adap­ta­ción pa­ra una casa co­mu­ni­ta­ria que ten­drá ca­pa­ci­dad pa­ra do­ce per­so­nas.

Tras mu­cho tiem­po de obras y de per­mi­so, aho­ra ven el fi­nal. Es­ta mis­ma se­ma­na la ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va en la vi­vien­da era que ocu­rría con la ma­yo­ría de las per­so­nas re­si­den­tes en uno gran cen­tro ge­riá­tri­co. Los ma­yo­res eran apar­ca­dos en so­fás de­lan­te de la tele des­de las dos y me­dia a las cin­co de la tar­de, la ho­ra de la me­rien­da.

Es­ta mu­jer se que­jó de la fal­ta de ac­ti­vi­da­des, del po­co in­te­rés por dar ali­cien­tes a los ma­yo­res. La­men­tó, in­clu­so, la fal­ta de cui­da­do a la ho­ra de se­lec­cio­nar los me­nús y ha­cer­los más sa­nos. «Ver co­mo pla­ni­fi­ca­ban los al­muer­zos y las me­rien­das no re­sul­ta­ba muy alen­ta­dor: to­dos los días eran a ba­se de bo­lle­ría o ga­lle­tas y de zu­mos in­dus­tria­les», in­di­có.

«Non por ir maior tes que que­dar apar­ca­do pa­ra to­da a vi­da. Na an­cia­ni­da­de di­mi­núen as no­sas ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, pe­ro, ollo, fre­né­ti­ca. Si na­da se tuer­ce, di­cen, es­ta­rán fun­cio­nan­do a me­dia­dos de es­te mes. Ya co­men­za­ron a re­ci­bir las pri­me­ras pe­ti­cio­nes de per­so­nas in­tere­sas. El pre­cio por mes se si­túa en al­go más de mil eu­ros.

Ac­ti­vi­da­des va­ria­das

La fi­lo­so­fía de las tres mu­je­res que lle­va­rán la casa es ofre­cer asis­ten­cia de ca­li­dad de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da. Na­da ten­drá que ver con el ser­vi­cio de las gran­des re­si­den­cias. De he­cho, en la casa ofer­ta­rán una se­rie de ac­ti­vi­da­des imposibles de con­se­guir en otros lu­ga­res. Un ejem­plo: la vi­vien­da dis­po­ne de horno de le­ña en el que los re­si­den­tes ten­drán la po­si­bi­li­dad de co­cer el pan que pre­via­men­te po­drán pre­pa­rar.

No fal­ta­rá tam­po­co la huer­ta y el in­ver­na­de­ro. En am­bos es­pa­cios ten­drán par­ti­ci­pa­ción los non as emo­cio­nais. Em­po­de­rar ao maior é o no­so re­to», ex­pli­có Eva Ma­ría Nú­ñez, una en­fer­me­ra lu­cen­se que, jun­to a dos de sus her­ma­nas, abri­rá muy pron­to la Casa de Maio­res de Pe­na­rru­bia, en el mu­ni­ci­pio de Lu­go. Se tra­ta de un in­mue­ble to­do de ma­de­ra en el que la luz na­tu­ral y los gran­des es­pa­cios tie­nen es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo.

Las tres her­ma­nas de es­te es­ta­ble­ci­mien­to (ca­sa­de­maio­res­wix­si­te.com) pon­drán en prác­ti­ca re­si­den­tes que lo deseen. La in­ten­ción es que el es­ta­ble­ci­mien­to dis­pon­ga de ga­lli­ne­ro y otros ani­ma­les que es­ta­rán al cui­da­do de aque­llas per­so­nas in­tere­sa­das en su aten­ción. El es­ta­ble­ci­mien­to se lla­ma Avi­me Fo­gar y cu­bri­rá una de las ca­ren­cias el mo­de­lo de aten­ción per­so­na­li­za­da. Tie­nen do­ce pla­zas pa­ra per­so­nas sin lí­mi­te de edad ni de­pen­den­cias.

Eva ase­gu­ra que otro de los ob­je­ti­vos es con­se­guir que quie­nes es­tén en la vi­vien­da se sien­tan par­ti­ci­pa­ti­vos «e, den­tro dun­ha or­de, po­dan to­mar de­ci­sións á ho­ra das ac­ti­vi­da­des que lles gus­ta­ría fa­cer».

En la casa ha­brá me­nús adap­ta­dos a ca­da uno de los re­si­den­tes, con ali­men­tos fres­cos, die­tas de­pu­ra­ti­vas y pro­duc­tos eco­ló­gi­cos. Ofre­cen tam­bién gim­na­sia de relajación y otra se­rie de te­ra­pias. Tam­bién plan­tean abrir un huer­to eco­ló­gi­co, en el que po­drán te­ner par­ti­ci­pa­ción los re­si­den­tes. Ade­más ten­drán ta­lle­res, de nu­tri­ción y otra se­rie de ac­ti­vi­da­des, se­gún des­ta­can que tie­ne el mu­ni­ci­pio en aten­ción a ma­yo­res.

«Te­re­mos ta­mén ser­vi­zos de fi­sio­te­ra­pia, pe­rru­que­ría e es­té­ti­ca. Os coida­dos se­rán sem­pre per­so­na­li­za­dos. O no­so ob­xec­ti­vo, en de­fi­ni­ti­va, é ofre­cer un ser­vi­zo to­tal­men­te pro­fe­sio­nal pa­ra las pro­mo­to­ras del mo­derno re­cin­to, ubi­ca­do en una par­ce­la de 6.500 me­tros cua­dra­dos, de los cua­les 500 son de in­mue­ble.

Co­me­dor y chi­me­nea

Es­tá pen­sa­do pa­ra aco­ger a do­ce per­so­nas en ha­bi­ta­cio­nes de do­bles. La vi­vien­da dis­po­ne de co­me­dor, chi­me­nea, una sa­la po­li­va­len­te y des­pa­chos de con­sul­tas.

La fi­lo­so­fía, in­sis­ten las pro­mo­to­ras de es­ta ini­cia­ti­va de Pe­na­rru­bia, es que las per­so­nas a las que atien­dan se en­cuen­tren arro­pa­das emo­cio­nal­men­te en es­te ho­gar. Des­pués de te­ner aca­ba­das las obras ha­ce tiem­po y re­sol­ver la am­plia bu­ro­cra­cia ofi­cial exi­gi­da pa­ra la pues­ta en mar­cha de es­te ti­po de instalaciones, el cen­tro arran­ca en las pró­xi­mas se­ma­nas.

«Non por ser maior tes por que que­dar apar­ca­do pa­ra to­da a vi­da», di­ce Eva Nú­ñez

ga­ran­tir un­ha es­ta­día de má­xi­ma dig­ni­da­de e ca­li­da­de a to­das aque­las per­soas que te­ña­mos con nós na casa e que, por cer­to, re­ci­bi­re­mos cos bra­zos aber­tos», apun­tó Mon­tse Gon­zá­lez Ló­pez, una de las tres im­pul­so­ras de es­ta casa.

CAR­LOS CAS­TRO

Las tres pro­mo­to­ras de Avi­me de­lan­te de la casa que abri­rán en breve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.