A Soe­da­de, una pla­za que co­no­ció días de más lim­pie­za y es­plen­dor

Ca­si a dia­rio hay ba­su­ra fue­ra de los con­te­ne­do­res y el pa­vi­men­to pre­ci­sa un la­va­do a fon­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - LUGO - E. G. SOUTO

La ca­pi­tal lu­cen­se me­re­ció pre­mios por la lim­pie­za de sus ca­lles y pla­zas. Pe­ro eso es his­to­ria; re­cien­te, pe­ro his­to­ria. Ya sea por la ges­tión del go­bierno lo­cal ya sea atri­bui­ble a la ca­li­dad del tra­ba­jo de la em­pre­sa que se en­car­ga del aseo ur­bano, lo cier­to es que hay una ex­ten­di­da con­vic­ción en­tre los ciu­da­da­nos en que la lim­pie­za de la ciu­dad es fá­cil­men­te me­jo­ra­ble. Por su­ge­ren­cia de al­gu­nos re­si­den­tes en el cas­co his­tó­ri­co, y al hi­lo de más de un co­men­ta­rio de vi­si­tan­tes, La Voz dio un re­pa­so a la cén­tri­ca y re­pre­sen­ta­ti­va Pra­za da Soe­da­de, en la que se en­cuen­tra el Mu­seo Pro­vin­cial. Lo que se na­rra se­gui­da­men­te es lo que vio el pe­rio­dis­ta una ma­ña­na de es­ta se­ma­na que aca­ba, y que que­dó re­fle­ja­do en las fo­tos.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es que, esa ma­ña­na, co­mo otras mu­chas, ha­bía ca­jas de car­tón fue­ra de los con­te­ne­do­res so­te­rra­dos; pe­ga­das a ellos, pe­ro fue­ra. Se ve que re­sul­ta más có­mo­da esa for­ma de pro­ce­der que to­mar­se el tra­ba­jo de des­ha­cer las ca­jas y me­ter el car­tón en el re­ci­pien­te co­rres­pon­dien­te. El en­torno in­me­dia­to de es­ta is­la de con­te­ne­do­res tie­ne una in­ci­den­cia cla­ra en la ima­gen de fal­ta de lim­pie­za y cui­da­do que pre­sen­ta la pla­za. La pla­ta­for­ma so­bre la que se asien­tan las bo­cas de los re­ci­pien­tes ha­ce tiem­po la ma- yor par­te del pa­vi­men­to que la cu­bría, y así si­gue.

Al otro la­do de la pla­za, en la es­qui­na con la Rúa No­va, tan­to la pa­red del Mu­seo co­mo el sue­lo pre­sen­tan unas man­chas que re­fuer­zan la sen­sa­ción de su­cie­dad. En el pa­vi­men­to, pa­re­ce que hay res­tos de san­gre; no lo se­rán, pe­ro lo pa­re­cen.

El pa­vi­men­to de la pla­za pre­ci­sa una lim­pie­za a fon­do. Es­te ám­bi­to ur­bano acu­sa su con­di­ción de tem­po­ral mar­co de chu­rras­que­rías, fe­rias va­rias y con­cier­tos. Y tam­bién, cla­ro, co­mo pa­ra­da y lu­gar de ma­nio­bra de los ca­mio­nes de re­par­to. Por eso, las hue­llas que de­jan las go­mas de las rue­das de los ca­mio­nes es­tán tan pre­sen­tes co­mo otras man­chas cu­ya ve­te­ra­nía que­da de ma­ni­fies­to.

En el ban­co de pie­dra pe­ga­do a la pa­red del Mu­seo hay tan­tas man­chas, tan­tas hue­llas de ori­gen des­co­no­ci­do, que sen­tar­se en él exi­ge va­lor más allá de lo que re­co­mien­dan la pru­den­cia y la hi­gie­ne. De­ba­jo del ban­co, una ope­ra­ción lim­pie­za me­jo­ra­ría am­plia­men­te la sen­sa­ción que se lle­va quien pa­sa por es­te ám­bi­to ur­bano, lo mis­mo da que sea lu­cen­se que vi­si­tan­te. Es evi­den­te que la coope­ra­ción ciu­da­da­na y de los ti­tu­la­res de lo­ca­les en el en­torno es es­ca­sa.

A la en­tra­da a la pla­za des­de Ar­man­yá, una am­plia su­per­fi­cie re­cu­bier­ta de res­tos de pa­pe­les pe­ga­dos re­ci­be en la pa­red de la iz­quier­da al pea­tón. Anuncia lo que le es­pe­ra.

La pla­ta­for­ma so­bre la que se asien­ta las bo­cas de los con­te­ne­do­res per­dió el pa­vi­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.