Los mu­seos de Lu­go, ma­pas de hu­ma­ni­dad

El di­rec­tor de los mu­seos de Be­ra­za­te­gui, en Bue­nos Ai­res, es­tu­dia en Lu­go el mo­de­lo de la Red Pro­vin­cial

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - PROVINCIA - LEO­NAR­DO CA­SA­DO

«Ten­go nos­tal­gia de un país que no exis­te to­da­vía en el ma­pa». Eduar­do Ga­leano (1940-2015).

Po­cas ve­ces ha­bía pres­ta­do aten­ción al te­rri­to­rio gallego. Sin em­bar­go, su re­lie­ve, flo­res­ta e hi­dro­gra­fía me era cer­ca­na. No la co­no­cía por en­ci­clo­pe­dias o apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les, sino por per­so­nas. Por ma­pas hu­ma­nos que ha­bien­do emi­gra­do, su­pie­ron na­rrar­me en pa­la­bras so­bre los co­lo­res, per­fu­mes y aro­mas an­dan­tes de una tie­rra le­ja­na que en el ser com­par­ti­da se hi­zo mía.

Las car­tas geo­grá­fi­cas son cons­truc­cio­nes hu­ma­nas. Representaciones de una reali­dad que, co­mo las per­so­nas, cam­bian co­mo los años. Los ma­pas son más que mon­ta­ñas, ca­mi­nos, bos­ques, ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos con rías y ma­res: son te­rri­to­rios don­de las co­mu­ni­da­des, las per­so­nas que lo ha­bi­tan con­fi­gu­ran su ser y es­tar. Son es­pa­cios en per­ma­nen­te cons­truc­ción li­ga­dos a tiem­pos en cons­tan­te co­rrer.

Mi lle­ga­da a Lu­go co­mo mu­seó­lo­go y edu­ca­dor te­nía un nor­te cla­ro: co­no­cer des­de den­tro el tra­ba­jo de la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial (RPM), in­da­gar ese ma­pa del afec­to don­de es­tas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas ge­ne­ran sen­ti­dos a par­tir del pa­tri­mo­nio de lo co­ti­diano, de las per­so­nas que for­man su hu­ma­ni­dad ayer y hoy.

A tra­vés de una be­ca a la for­ma­ción otor­ga­da por el Es­ta­do ar­gen­tino em­pren­dí en ju­nio de 2018 un via­je ha­cia ese la­do del Atlán­ti­co. Una tra­ve­sía allen­de el an­cho mar, en in­ver­sa di­rec­ción al ca­mino que tan­tos ga­lle­gos hi­cie­ran ha­cia Sudamérica. Pe­ro con el mis­mo sen­ti­do: ha­bi­tar nue­vos te­rri­to­rios que ali­men­ten el de­seo de via­jar, de tra­zar nue­vos ma­pas en lo, sub­je­ti­vo y lo in­ter­per­so­nal.

Lu­go no so­lo atraía por su be­lla geo­gra­fía na­tu­ral y cul­tu­ral, sino por un pro­yec­to de ges­tión pú­bli­ca ba­sa­do en la co­rrien­te de la Nue­va Mu­seo­lo­gía: la mu­seo­lo­gía so­cial. Es­ta pers­pec­ti­va teó­ri­co-prác­ti­ca na­ce en los años 70 y se cons­ti­tu­ye en un ver­da­de­ro hi­to en la dis­ci­pli­na al re­con­fi­gu­rar la no­ción de mu­seo del mo­men­to, com­pren­dién­do­lo co­mo un es­pa­cio al ser­vi­cio de la so­cie­dad y su desa­rro­llo a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción de las co­mu­ni­da­des, la re­cu­pe­ra­ción de la mi­cro­his­to­ria y sus usos en pos de la so­cia­li­za­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y na­tu­ral en un es­ce­na­rio ma­cro: el te­rri­to­rio.

Be­ca en ju­nio en Lu­go

Mi arri­bo a la ciu­dad con la be­ca tu­vo co­mo des­tino la par­ti­ci­pa­ción en el pro­yec­to El ofi­cio del pa­la­bre­ro/a, ga­na­dor del con­cur­so in­ter­na­cio­nal Iber­mu­seos 2018 don­de la RMP fue ac­tor cen­tral jun­to a un con­sor­cio de ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las y la­ti­nas. El en­cuen­tro con En­car­na La­go —ge­ren­te de la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial— y el gran equi­po de pro­fe­sio­na­les que la acom­pa­ñan en ca­da es­pa­cio, en ca­da ges­to y pro­yec­to fue­ron un hi­to cla­ve en mi ma­pa lu­cen­se. Su pro­fe­sio­na­lis­mo, en­mar­ca­dos de una hu­ma­ni­dad ma­yor, sir­vie­ron de puen­te cons­tan­te en es­te pe­re­gri­nar —co­mo un San­tia­go de los mu­seos— en el ca­mino for­ma­ti­vo ob­te­ni­do pa­ra des­an­dar es­tra­te­gias que po­ten­cien a los mu­seos co­mo ám­bi­tos real­men­te abier­tos, in­clu­si­vos y sos­te­ni­bles des­de el diá­lo­go y la re­fle­xión trans­for­ma­do­ra.

Los 32 días en que ha­bi­té, tran­si­té y sen­tí Lu­go per­mi­tie­ron re­for­zar el sen­ti­do que tie­ne ha­cer mu­seo­lo­gía hoy en día: ser­vir pa­ra la vi­da. Por me­dio de la RMP y sus cua­tro es­pa­cios (del Mar, San Paio de Nar­la, Pa­zo de Tor y Lu­go), re­for­cé el va­lor —y no el pre­cio— del te­rri­to­rio, las per­so­nas y sus his­to­rias al mo­men­to de di­se­ñar y eje­cu­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ins­ti­tu­cio­nes mu­seís­ti­cas. La re­fle­xión teó­ri­ca, pe­ro es­pe­cial­men­te la re­fle­xión so­bre el afec­to me vol­vie­ron a con­fir­mar que ahí mis­mo es­tá el efec­to.

La ins­tan­cia for­ma­ti­va rea­li­za­da con­tem­pló un plan de tra­ba­jo ar­duo pro­fe­sio­nal con dis­tin­tas postas de pen­sa­mien­to/re­fle­xión/ac­ción cons­trui­das en el li­nea­mien­to po­lí­ti­co de la RMP, sos­te­ni­das des­de ha­ce ya ca­si dos dé­ca­das:

A) Edu­ca­ción: Di­se­ño, rea­li­za­ción y ges­tión de los ta­lle­res «¿Qué ves cuán­do me ves? - La iden­ti­dad co­mo cons­truc­ción de li­ber­tad» pa­ra in­ter­nos e in­ter­nas de las Uni­da­des Car­ce­la­rias de Mon­te­rro­so y Bon­xe jun­to al psi­có­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en as­pec­tos pe­ni­ten­cia­rios, Víc­tor Fra­ga y «Co­mer y pen­sar es so­lo em­pe­zar - El Mu­seo co­mo co­ci­na de ideas» en el Mu­seo Pro­vin­cial de Lu­go y el Mu­seo del Mar de San Ci­brao, en­mar­ca­dos en el pro­gra­ma «Cul­tu­ras en diá­lo­go» jun­to a la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial de Lu­go y la Aso­cia­ción de In­mi­gran­tes Rio­pla­ten­ses de Lu­go.

B) Ac­ce­si­bi­li­dad: Di­se­ño, rea­li­za­ción y ges­tión de los ta­ller «Me­mo­ria del pan, cul­tu­ra de ma­sas» en el Mu­seo Pa­zo de Tor jun­to a la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial y la Aso­cia­ción de Ayu­da a Per­so­nas con Mal de Alz­héi­mer. Tam­bién, la par­ti­ci­pa­ción den­tro del ta­ller ar­tís­ti­co - te­ra­péu­ti­co «AGORA Mon­for­te» en la ciu­dad de Mon­for­te jun­to a la res­tau­ra­do­ra Blan­ca Bes­tei­ro, la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial y la Aso­cia­ción Agora Mon­for­te de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

C) Gé­ne­ro y di­ver­si­dad. Par­ti­ci­pa­ción en la or­ga­ni­za­ción de Lu­go Di­ver­so/ Se­ma­na del Or­gu­llo LGTBQA+ con el di­se­ño, rea­li­za­ción y ges­tión del ta­ller «Ca­tá­lo­go par­ti­ci­pa­ti­vo: el co­lor de la di­ver­si­dad» pa­ra ni­ños y fa­mi­lias en el Mu­seo Pro­vin­cial de Lu­go jun­to a la ge­ren­te de la Re­de Mu­seís­ti­ca de Lu­go, En­car­na La­go Gon­zá­lez, y la Aso­cia­ción de Me­no­res Tran­se­xua­les de Ga­li­cia – ARELAS.

D) In­ves­ti­ga­ción: Par­ti­ci­pa­ción en el di­se­ño de pro­yec­tos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal en ma­te­ria de Mu­seo­lo­gía So­cial jun­to a la pro­fe­sio­nal me­xi­ca­na de mu­seos Pa­tri­cia To­rres Agui­lar Ugar­te, en el desa­rro­llo del pro­yec­to MUSA­pa­la­bra pa­ra 2018-2019.

E) Ges­tión: Par­ti­ci­pa­ción co­mo asis­ten­te ins­ti­tu­cio­nal de la RMP en el IV Fo­ro de ini­cia­ti­vas fe­mi­nis­tas de Va­lla­do­lid, or­ga­ni­za­do por la Co­lec­ción de Ar­te Afri­cano Are­llano Alon­so de la Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid y, co­la­bo­ra­dor en el pro­ce­so de ges­tión de los ta­lle­res de verano de la red. Ca­da mo­men­to cum­pli­do en la be­ca des­per­tó un uni­ver­so de sen­ti­dos en to­dos los que for­ma­mos par­te de una u otra ac­ción vi­vi­da en Lu­go, sus mu­seos y sus gen­tes.

En mí, vol­vió a re­for­zar la ne­ce­si­dad que te­ne­mos co­mo se­res hu­ma­nos en re­en­con­trar­nos con los otros, esos con quie­nes nos con­fi­gu­ra­mos co­mo per­so­nas y vol­ve­mos a te­ner es­pe­ran­za en que el via­je ha­cia lo que ven­drá es me­jor con to­dos den­tro.

Los mu­seos, co­mo los ma­pas, pa­ra mu­chos pa­re­cen es­tar in­mó­vi­les (sin em­bar­go es­tán lle­nos de mo­vi­mien­to). Ca­da re­co­ve­co de sus te­rri­to­rios tan­gi­bles en ob­je­tos y per­so­nas, ma­ni­fies­tan ver­da­de­ra ne­ce­si­dad de ser leí­dos en to­da su di­men­sión. Los ma­pas, co­mo los mu­seos, pue­den con­tar, ca­mi­nar y des­cu­brir his­to­rias. Las per­so­nas, po­de­mos per­der­nos y reorien­tar­nos en esa aven­tu­ra de via­jar que plan­tean a tra­vés de nues­tra hu­ma­ni­dad, en ese desafian­te ca­mino de vi­vir en co­mu­ni­dad, de go­zar la di­ver­si­dad.

Los mu­seos co­mo ma­pas del de­seo, ¿qué ex­pe­rien­cia co­mún pro­po­nen? ¿Qué equi­pa­je pro­po­nen pa­ra la tra­ve­sía? ¿Cuál rum­bo plan­tean co­mo me­dia­do­res de un te­rreno en cons­tan­te cam­bio? Sin du­das, ya sien­do par­te de la Red Mu­seís­ti­ca Pro­vin­cial de Lu­go pue­do afir­mar que allí exis­ten pro­pues­tas de ca­mi­nos po­si­bles a es­tos in­te­rro­gan­tes. So­lo res­ta ani­mar­se a em­pren­der el via­je, a tra­zar jun­to a otros más ca­mi­nos, más opor­tu­ni­da­des que des­de el víncu­lo nos ayu­den a vi­vir ese país sin fron­te­ras lla­ma­do li­ber­tad.

«Lu­go atrae por un pro­yec­to de ges­tión pú­bli­ca ba­sa­do en la co­rrien­te de la nue­va mu­seo­lo­gía, la mu­seo­lo­gía so­cial»

Ta­ller im­par­ti­do en el Mu­seo Pro­vin­cial so­bre el co­lor y la di­ver­si­dad, con Ca­sa­do al fon­do a la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.