«Em­pe­za­ron a sa­lir bul­tos a la vía y eran ja­ba­líes; im­pac­té con­tra uno bru­tal­men­te y los otros se iban me­tien­do de­ba­jo del co­che»

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - LUGO -

ÁN­GEL CRIA­DO Án­gel Cria­do y su es­po­sa re­si­den en la ca­pi­tal de Es­pa­ña; pe­ro da­do que ella es na­tu­ral de Mei­ra, lle­van ve­ra­nean­do to­da la vi­da y dis­fru­tan­do de sus días de des­can­so en es­te mu­ni­ci­pio. A fi­na­les del pa­sa­do mes de fe­bre­ro, re­cién ju­bi­la­do tras tra­ba­jar du­ran­te años en una em­pre­sa de con­ge­la­dos en Ma­drid, se en­con­tra­ban en la zo­na pa­san­do una tem­po­ra­da de des­can­so cuan­do su­frie­ron un bru­tal ac­ci­den­te con­tra una pia­ra de ja­ba­líes. Ma­ta­ron al me­nos a seis, y los que sa­lie­ron vi­vos hu­ye­ron mon­te a tra­vés.

Eran las ocho de la tar­de y Án­gel cir­cu­la­ba con su es­po­sa y so­brino de 13 años por la N-640, ca­rre­te­ra que co­mu­ni­ca Lu­go con As­tu­rias. Re­gre­sa­ban a ca­sa lue­go de vi­si­tar a un fa­mi­liar que se en­con­tra­ba en la re­si­den­cia de Cas­tro de Rei. A la al­tu­ra del des­vío del Cas­tro de Vi­la­don­ga se pro­du­jo el ac­ci­den­te. «Era una de esas tar­des os­cu­ras y le di­je a mi mu­jer: ‘¡Qué po­co me gus­ta es­ta ca­rre­te­ra!’ Fue de­cir­le eso, y a los cin­co mi­nu­tos, el ac­ci­den­te. Vi co­mo sa­lían bul­tos a la vía y ya no hu­bo tiem­po de reac­ción. Se pro­du­jo un pri­mer im­pac­to bru­tal, se­me­jan­te al de un cho­que con­tra un mu­ro y los ani­ma­les se iban me­tien­do de­ba­jo del vehícu­lo, y es­te, pe­gan­do sal­tos», ex­pli­ca Án­gel Cria­do, que cuen­ta que era una ja­ba­li­na con va­rias crías y con un pe­so su­pe­rior a los 18 ki­los.

Reac­ción po­si­ti­va

La reac­ción de es­te con­duc­tor, de 64 años de edad, fue muy acer­ta­da. De no ser así, pro­ba­ble­men­te el re­sul­ta­do no se que­da­ría so­la­men­te en un buen sus­to. «Me aga­rré al vo­lan­te fuer­te­men­te, no pe­gué nin­gún vo­lan­ta­zo e intenté con­tro­lar el co­che pe­se a que sal­ta­ron to­dos los air­bag. Una vez con el co­che pa­ra­do, le di­je a la mu­jer y al so­brino que ba­ja­sen in­me­dia­ta­men­te, pe­ro con mu­cho cui­da­do, pa­ra no ser arro­lla­dos por otros vehícu­los. Te­nía mie­do de que se in­cen­dia­se el tu­ris­mo, por­que des­pren­día un fuer­te olor a que­ma­do», re­la­ta es­te tes­ti­mo­nio, que pe­se a los cuan­tio­sos da­ños ma­te­ria­les que su­frió el tu­ris­mo, nin­guno de los ocu­pan­tes re­sul­tó he­ri­do.

La fa­mi­lia cir­cu­la­ba en un Nis­san Qash­qai con tres años y me­dio de an­ti­güe­dad y a una ve­lo­ci­dad muy pru­den­te. «No sé exac­ta­men­te a qué ve­lo­ci­dad cir­cu­la­ría, pe­ro a me­nos de la li­mi­ta­da, se­gu­ro», ase­gu­ra es­te con­duc­tor.

Da­ños por 11.000 eu­ros

A con­se­cuen­cia del si­nies­tro el co­che tu­vo que per­ma­ne­cer tres me­ses en un ta­ller del mu­ni­ci­pio pa­ra su re­pa­ra­ción y el cos­te de los da­ños fue muy ele­va­do. «La re­pa­ra­ción su­pu­so un cos­te de 11.000 eu­ros da­do que la par­te fron­tal, los ra­dia­do­res, el sal­pi­ca­de­ro y de­más par­tes que­da­ron to­tal­men­te da­ña­das», ex­pli­ca Án­gel, que aña­de que fue el se­gu­ro el que co­rrió con los gas­tos.

Es­te se­xa­ge­na­rio es­ta­ba acos­tum­bra­do a ha­cer ru­tas lar­gas en co­che y era par­ti­da­rio de sa­lir a ho­ras tem­pra­nas pa­ra lle­gar a su des­tino, pe­ro des­pués del ac­ci­den­te ocu­rri­do con es­tos ani­ma­les cam­bió de opi­nión. «Aho­ra pre­fie­ro a una ho­ra cen­tral y no a pri­me­ra o a úl­ti­ma», con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.