«Los me­no­res tie­nen ac­ce­so in­fi­ni­to a to­do ti­po de con­te­ni­dos, legales e ile­ga­les»

Ru­bén Da­río Vei­ga, Po­li­cía Na­cio­nal de Lu­go, aler­tó en el Con­gre­so de Pe­dia­tría so­bre los ries­gos de las nue­vas tec­no­lo­gías

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - LUGO - LAU­RA LÓ­PEZ

In­ter­net abre un abis­mo an­te los me­no­res, tan atrac­ti­vo co­mo pe­li­gro­so. Las opor­tu­ni­da­des y los ries­gos se mul­ti­pli­can por igual. Pa­ra aler­tar de los pe­li­gros que im­pli­can las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra los jó­ve­nes, es­tu­vo ayer en Lu­go en el Con­gre­so de la So­cie­dad de Pe­dia­tría de Ga­li­cia Ru­bén Da­río Vei­ga Arias, de­le­ga­do de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na de la Po­li­cía Na­cio­nal de Lu­go. El prin­ci­pal pro­ble­ma de­ri­va de que los me­no­res son una ge­ne­ra­ción que, le­jos de ser con­su­mi­do­ra o con­sul­tan­te de in­for­ma­ción, ge­ne­ra con­te­ni­dos y que, ade­más, tie­ne ac­ce­so ili­mi­ta­do a la Red: «Los me­no­res tie­nen un ac­ce­so ca­si in­fi­ni­to a to­do ti­po de con­te­ni­dos, legales e ile­ga­les, ade­cua­dos e inade­cua­dos, a los que pue­den lle­gar in­clu­so de ma­ne­ra ac­ci­den­tal», ad­vir­tió Vei­ga. Eso in­clu­ye pá­gi­nas de por­no­gra­fía, que in­ci­ten al te­rro­ris­mo o tras­tor­nos ali­men­ti­cios co­mo bu­li­mia o anore­xia, apues­tas on-li­ne... Y es­ta si­tua­ción afec­ta e im­pli­ca a los pa­dres, a los po­li­cías y a los pro­pios pe­dia­tras, que ven có­mo ca­da vez en sus con­sul­tas abun­dan más los pro­ble­mas de tec­noa­dic­cio­nes, se­den­ta­ris­mo y otras do­len­cias de­ri­va­das di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te de los ries­gos de In­ter­net.

El ci­be­ra­co­so es uno de los gran­des per­jui­cios de las nue­vas tec­no­lo­gías, con hu­mi­lla­cio­nes, in­sul­tos, su­plan­ta­cio­nes de iden­ti­dad...

El aco­so se ha agra­va­do

«El aco­so en­tre me­no­res no es al­go nue­vo, pe­ro an­tes se li­mi­ta­ba a es­ce­na­rios en los que no ha­bía au­to­ri­dad, co­mo a la sa­li­da del co­le­gio. El ci­be­ra­co­so es más gra­ve, por­que se pro­du­ce las 24 ho­ras, con más es­pec­ta­do­res, con gran vi­ra­li­dad, se ex­tien­de muy rá­pi­do y tar­da en ol­vi­dar­se», re­cuer­da es­te po­li­cía. En es­te sen­ti­do, Vei­ga in­sis­te en la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción y el diá­lo­go, tan­to pa­ra que las víc­ti­mas pue­dan ha­blar con con­fian­za con un adul­to y pue­dan de­nun­ciar­lo, co­mo pa­ra pre­ve­nir con­duc­tas aco­sa­do­ras. Pe­ro va más allá e in­ci­de en la re­le­van­cia de los tes­ti­gos de los aco­sos: «Hay que ani­mar­les a pa­sar de ser tes­ti­gos a ac­to­res, a que ac­túen, que no sean pa­si­vos, que lo de­nun­cien».

El groo­ming es otra de las prác­ti­cas que es­tá ga­nan­do te­rreno. Se tra­ta de ma­yo­res de edad que se ha­cen pa­sar por me­no­res. «Yo siem­pre di­go que quien su­plan­ta o fal­sea su iden­ti­dad en In­ter­net es con fi­nes eco­nó­mi­cos o se­xua­les, y cuan­do las víc­ti­mas son me­no­res, lo que bus­can no es di­ne­ro», ad­vier­te. En el ca­so del groo­ming los agre­so­res in­ten­tan con­se­guir una ima­gen o un «se­cre­to» del me­nor pa­ra lue­go chan­ta­jear­lo: «Así lo­gran más imá­ge­nes has­ta aca­bar con un en­cuen­tro se­xual». Tam­bién en es­te ca­so, el diá­lo­go y la edu­ca­ción son la me­jor pre­ven­ción: «Hay que ex­pli­car­les a los me­no­res la im­por­tan­cia de pro­te­ger su in­ti­mi­dad e in­sis­tir en que en In­ter­net, co­mo en la vi­da real, hay que co­no­cer a la gen­te».

Por otra par­te, ha­bló de los bu­los, de las co­mu­ni­da­des pe­li­gro­sas y fo­ros que in­ci­tan a la xe­no­fo­bia, anore­xia, sui­ci­dio... y de otras pá­gi­nas de jue­go que lle­van a la lu­do­pa­tía.

Fo­men­tar la au­to­es­ti­ma

La la­bor de los pa­dres es en es­te sen­ti­do tan im­por­tan­te co­mo ar­dua. Por un la­do, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar la au­to­es­ti­ma del me­nor y su con­fian­za: «Hay que ge­ne­rar con­fian­za y un am­bien­te ade­cua­do (...), hay que dia­lo­gar abier­ta­men­te con ellos, sin juz­gar­los (...,), fo­men­tar su au­to­es­ti­ma, desa­rro­llo per­so­nal y amis­ta­des en la vi­da real, ex­pli­car­les que hay que pen­sar y re­leer an­tes de pu­bli­car, com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de las fuentes» y, so­bre to­do, «te­ne­mos que in­cul­car­les el res­pe­to a su pro­pia ima­gen y a la de los de­más y fo­men­tar un pen­sa­mien­to crí­ti­co». Otros con­se­jos que Vei­ga dio a los edu­ca­do­res se ba­san en li­mi­tar el tiem­po de exposición a los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, su ubi­ca­ción en zo­nas co­mu­nes de la ca­sa, ins­ta­lar he­rra­mien­tas de con­trol pa­ren­tal, an­ti­vi­rus, con­tra­se­ñas se­gu­ras y, por su­pues­to, en dar ejem­plo. Vei­ga tam­bién ofre­ció re­cur­sos pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción fia­ble, co­mo las webs Pan­ta­llas Ami­gas o In­ter­net Se­gu­ra For Kids.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Vei­ga in­ter­vino en el Con­gre­so de Pe­dia­tría en el HU­LA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.