Si los BEATLES hu­bie­ran si­do ellas...

CAITLIN MO­RAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En­tre No­so­tras -

HHA­CE UN PAR DE ME­SES, las re­des ar­die­ron con apli­ca­cio­nes del ti­po Gen­der Flip, que cam­bia­ban a la gen­te de gé­ne­ro. Mu­chos apro­ve­cha­ron pa­ra rein­ven­tar a los hom­bres más fa­mo­sos del mun­do co­mo mu­je­res. Al­gu­nos re­sul­ta­dos fue­ron vi­ra­les, y lo más in­tere­san­te fue ver có­mo el efec­to “vi­sual” po­día cam­biar la per­cep­ción de sus per­so­na­li­da­des. Es de­cir, to­dos sa­be­mos que la ma­yo­ría de los lí­de­res mun­dia­les han si­do hom­bres pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, so­lo cuan­do ve­mos a esas mu­je­res-lí­de­res-que-nun­cae­xis­tie­ron des­per­ta­mos a la reali­dad: no hu­bo nin­gu­na Geor­gi­na Was­hing­ton ni una Johan­na F. Ken­nedy ni una Wi­ni­fred Chur­chill. Di­cho es­to, yo he leí­do mu­cha His­to­ria, así que ten­go que ad­mi­tir que las pre­si­den­tas y pri­me­ras mi­nis­tras de fan­ta­sía me de­jan fría. Me he cru­za­do con su­fi­cien­tes em­pe­ra­tri­ces, rei­nas y fa­rao­nas co­mo pa­ra ha­ber ima­gi­na­do in­nu­me­ra­bles ve­ces có­mo se­ría un mun­do li­de­ra­do por mu­je­res. Sí, lo ad­mi­to, ya he so­ña­do ese sue­ño. Qui­zás por eso la fo­to que me de­jó alu­ci­na­da fue la de… los Beatles. He aquí una ima­gen dis­tin­ta de la his­to­ria: la idea de cua­tro mu­je­res ve­ne­ra­das co­mo lo más cer­cano a Dios so­bre la tie­rra. Mu­je­res jó­ve­nes de cla­se tra­ba­ja­do­ra, for­man­do el me­jor gru­po de to­dos los tiem­pos, chi­cas sú­per in­te­li­gen­tes, in­ge­nio­sas, ele­gan­tes e in­se­pa­ra­bles. Tan ca­ris­má­ti­cas y ge­nia­les que crean una nue­va idea de lo que sig­ni­fi­ca ser ta­len­to­so, in­quie­to, jo­ven. Es­tar vi­vo.

IMA­GI­NAD

–co­mo di­ría Johan­na Len­non– a cua­tro ado­les­cen­tes dán­do­lo to­do, bri­llan­tes, asom­bro­sa­men­te ta­len­to­sas y du­ras, en Ale­ma­nia; ves­ti­das de cue­ro ne­gro, has­ta arri­ba de an­fe­ta­mi­nas, to­can­do has­ta las cua­tro de la ma­dru­ga­da, mien­tras los gam­be­rros de la ba­rra se rom­pen bo­te­llas en la ca­be­za. De­li­nea­dor en los ojos, pis­ta de bai­le, ci­ga­ri­llos. Y las tías pa­tean­do a los ma­ri­ne­ros bo­rra­chos fue­ra del es­ce­na­rio con sus bo­tas mo­te­ras, mien­tras gri­tan Twist & Shout. Ima­gi­nad a esas cua­tro mu­je­res vol­vien­do a Li­ver­pool, con una mi­sión en la vi­da, gra­duán­do­se con ho­no­res en el mun­do, ves­ti­das con tra­jes ele­gan­tes y fle­qui­llo, mien­tras to­dos se enamo­ran de su en­can­to. Ima­gi­nad a las cua­tro en el es­tu­dio de Ab­bey Road. Ta­zas de té, man­gas de ca­mi­sa en­ro­lla­das, ci­ga­rri­llos. La Mccart­ney, con los au­ri­cu­la­res pues­tos, com­po­nien­do con la zur­da la lí­nea de ba­jo de Tax­man. Ya, ya, es di­fí­cil ima­gi­nar a unas Beatles. Pe­ro no te rin­das. Vi­sua­li­za. Pien­sa en lo que ha­bría si­do ver a es­tas cua­tro mu­je­res en la te­le; ha­ber es­cu­cha­do sus can­cio­nes bro­tar de to­das las ca­sas de la tie­rra, su Plea­se Plea­se Me –un himno a la frus­tra­ción se­xual fe­me­ni­na que ha­ría sal­tar los dio­dos to­das las ra­dios con su “¡Ni si­quie­ra lo es­tás in­ten­tan­do / tío!”–, lle­gan­do al nú­me­ro uno en to­do el mun­do. Pien­sa en una Tie­rra ren­di­da a esas cua­tro mu­je­res agu­das, lo­cua­ces y fas­ci­nan­tes, lle­nas de esa con­fian­za que so­lo te da el sa­ber que es­tás en la ci­ma y que has de­ja­do fue­ra de jue­go a to­dos los de­más ar­tis­tas del mun­do. Ima­gi­na a Johan­na Len­non, gam­be­rra, bri­llan­te e in­tré­pi­da, con ese sen­ti­do del hu­mor in­te­li­gen­te y mor­daz, fu­mán­do­se un pi­ti mien­tras la sec­ción de cuer­das de To­mo­rrow Ne­ver Knows se vuel­ve lo­ca a su al­re­de­dor y ella son­ríe con son­ri­sa so­ca­rro­na. Pau­la Mccart­ney, fres­ca des­pués ha­ber alu­ci­na­do con Phi­lip Glass y com­pra­do al­gu­nos Ma­grit­tes. Mí­ra­las a las dos ter­mi­nan­do los chis­tes de la otra, las can­cio­nes de la otra, los ci­ga­rri­llos de la otra. Pien­sa en to­da la gen­te im­por­tan­te del mun­do, del Pa­la­cio de Buc­king­ham o la Ca­sa Blan­ca, lla­man­do a su puer­ta, por­que ellas son las mu­je­res que a las que ado­ran los hi­jos (hom­bres) de to­dos los lí­de­res mun­dia­les.

Y NO ES JUS­TO SU­PO­NER

–ya que en reali­dad los ni­ños no son tan di­fe­ren­tes de las ni­ñas– que los años 60 ha­brían vis­to los es­ta­dios, los ae­ro­puer­tos y las puer­tas de los ho­te­les lle­nos de ado­les­cen­tes gri­tan­do a to­do pul­món (o por lo me­nos aga­rrán­do­se unos a otros llo­ran­do)? Cha­va­les en­tre­ga­dos a cua­tro chi­cas a las que ha­brían ama­do fe­roz y ob­se­si­va­men­te, y a las que ha­brían re­ve­ren­cia­do co­mo maes­tras de su ofi­cio. Chi­cas que, tal vez, re­pre­sen­ta­ran to­do lo que esos ni­ños que­rrían ser. Por­que ser una de ellas pa­re­ce­ría la aven­tu­ra más in­creí­ble que pue­das vi­vir. En fin, es­ta­mos en 2018 y, co­mo se de­ba­te so­bre mas­cu­li­ni­da­des tó­xi­cas, no pue­do evi­tar pre­gun­tar­me si nues­tra idea de lo que es ser un hom­bre po­dría ser com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te si los ni­ños hu­bie­ran pa­sa­do, en los años 60, por el re­na­ci­mien­to emo­cio­nal co­lec­ti­vo de vol­ver­se lo­cos por cua­tro ge­nios… fe­me­ni­nos. Y si las mu­je­res, a su vez, se hu­bie­ran vis­to com­ple­ta­men­te trans­for­ma­das al se­ña­lar a sus cua­tro her­ma­nas mu­si­ca­les en el te­cho de los es­tu­dios Ap­ple, con el pe­lo lar­go on­dean­do al vien­to, mien­tras ar­mo­ni­za­ban sus vo­ces en Don’t Let Me Down. Son­rien­do y rom­pien­do co­ra­zo­nes. La idea de que al­gu­na vez po­da­mos amar y ve­ne­rar a cua­tro mu­je­res co­mo el mun­do ama­ba a los Beatles me alu­ci­na. Por­que to­da­vía, y es do­lo­ro­so, no ama­mos a nues­tras exi­to­sas, ta­len­to­sas, bri­llan­tes, di­fí­ci­les y cam­bian­tes mu­je­res. No co­mo ama­mos a un Beatle. No co­mo hu­bié­ra­mos ama­do a una Beatle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.