JA­VIER MO­RA­LES

Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta, 50 años.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

“La pre­gun­ta no es por qué vi­vir sin car­ne, sino por qué co­mer­la si no ha­ce fal­ta”

“No lo ha­go por mi sa­lud, sino por la sa­lud de las ga­lli­nas”. Ja­vier Mo­ra­les ci­ta es­ta fra­se del es­cri­tor Isaac Bas­he­vis Sin­ger pa­ra ex­pli­car por qué de­ci­dió ha­cer­se ve­ge­ta­riano y, un tiem­po des­pués, ve­gano. “Los hu­ma­nos no te­ne­mos por qué co­mer ani­ma­les, no los ne­ce­si­ta­mos – afir­ma–. Es­tá de­mos­tra­do. Por eso, creo que la pre­gun­ta que hay que ha­cer­se no es por qué vi­vir sin car­ne, sino por qué co­mer­la si no es ne­ce­sa­ria”. Él no co­me pro­duc­tos de ori­gen ani­mal. “To­do lo que ne­ce­si­ta­mos des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­ti­vo lo en­con­tra­mos en las le­gum­bres y las ver­du­ras, sal­vo la vi­ta­mi­na B12, que to­mo co­mo com­ple­men­to ali­men­ta­rio. Si man­tie­nes una die­ta equi­li­bra­da, al­go que hay que ha­cer en cual­quier ca­so, no hay nin­gún pro­ble­ma”. ¿Y las plan­tas, no son tam­bién se­res vi­vos? “Cla­ro que sí. La di­fe­ren­cia es que res­pon­den a es­tí­mu­los co­mo la luz, pe­ro no sien­ten, co­mo lo ha­ce una va­ca o un pul­po. Los ani­ma­les tie­nen una vi­da más com­ple­ja de lo que pen­sa­mos y, so­bre to­do, su­fren cuan­do les ha­ce­mos da­ño, cuan­do les re­ti­ra­mos a sus crías o cuan­do los ma­ta­mos. Por eso, creo que tie­nen de­re­chos y que hay que re­co­no­cér­se­los; ellos no los pue­den de­man­dar, pe­ro son se­res vi­vos, que sien­ten, que com­par­ten nues­tro pre­sen­te y nues­tro pa­sa­do en la Tie­rra”.

La sen­si­bi­li­dad de la so­cie­dad en es­te asun­to va en au­men­to, se­gún cree Ja­vier. “Cuan­do sal­go a co­mer fue­ra, la ma­yo­ría ya no ve ra­ro que yo no pi­da car­ne; al re­vés, es­tán abier­tos a no co­mer­la ellos en ese mo­men­to”. Ja­vier es padre de un ado­les­cen­te cu­yo pla­to fa­vo­ri­to son las ham­bur­gue­sas y sal­chi­chas. “Me gus­ta­ría que fue­ra ve­ge­ta­riano o ve­gano en el fu­tu­ro, pe­ro es una de­ci­sión que de­be to­mar él”, apun­ta. El pri­mer pa­so es fo­men­tar la em­pa­tía. Y An­tón, el pe­que­ño sch­nau­zer gris que con­vi­ve con la fa­mi­lia, for­ma par­te de ese pri­mer pa­so. “Nues­tra fa­mi­lia es im­pen­sa­ble sin es­te com­pa­ñe­ro si­len­cio­so y tierno. Criar­le nos ha en­se­ña­do a ver el mun­do de otra for­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.