GINGIVITIS: EL RIES­GO OCUL­TO

En­cías que san­gran al ce­pi­llar­nos los dien­tes. No pa­re­ce preo­cu­pan­te, pe­ro de­trás de es­te sín­to­ma se es­con­de una en­fer­me­dad que pue­de com­pli­car­nos, y mu­cho, la sa­lud. Por S. VI­VAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Nues­tras en­cías son vul­ne­ra­bles y su peor enemi­go se lla­ma gingivitis. Una en­fer­me­dad que, en sus co­mien­zos, no re­sul­ta do­lo­ro­sa, por lo que pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­da. Por su cul­pa, las en­cías se mues­tran en­ro­je­ci­das o in­fla­ma­das y el san­gra­do de las mis­mas du­ran­te el ce­pi­lla­do pue­de ser el pri­mer sín­to­ma de que al­go no va bien. Pa­re­ce po­ca co­sa, pe­ro es la úni­ca pis­ta que po­de­mos te­ner de que su­fri­mos una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria crónica de lo más co­mún. Tan­to que, en oca­sio­nes, no le da­mos im­por­tan­cia y lo to­ma­mos in­clu­so co­mo al­go “nor­mal” y po­co pe­li­gro­so. Aun­que sí lo es.

UNA HIS­TO­RIA DE MI­CRO­BIOS

Pa­ra saber quién es­tá de­trás de to­do es­te pro­ce­so de­be­mos te­ner cla­ro un con­cep­to: pla­ca bac­te­ria­na. “Se tra­ta del con­jun­to de eco­sis­te­mas pla­ga­dos de bac­te­rias que ha­bi­tan en nues­tra bo­ca, ad­he­ri­dos a nues­tros dien­tes. Se for­ma por las pro­teí­nas de sa­li­va, que crea so­bre los dien­tes una ca­pa in­vi­si­ble en la que se de­po­si­tan di­fe­ren­tes es­pe­cies de bac­te­rias”, ex­pli­ca el odon­tó­lo­go Iván Ma­la­gón. Nor­mal­men­te, la gingivitis es­tá in­du­ci­da por la acu­mu­la­ción de es­ta pla­ca den­tal y bac­te­ria­na, aun­que otros fac­to­res pro­pi­cian su apa­ri­ción: su­frir in­fec­cio­nes con vi­rus (co­mo el her­pes) u hon­gos, la ge­né­ti­ca o te­ner los dien­tes mal co­lo­ca­dos. Si no nos ce­pi­lla­mos los dien­tes de for­ma ade­cua­da (y a me­nu­do), es­tas bac­te­rias em­pie­zan a ha­cer de las su­yas; o lo que es lo mis­mo, apa­re­ce la gingivitis. Y si es­ta no se tra­ta a tiem­po, se con­vier­te en pe­rio­don­ti­tis, una en­fer­me­dad en la que las en­cías se ale­jan de los dien­tes y for­man es­pa­cios o bol­sas que se in­fec­tan. Y en­ton­ces co­mien­za la ba­ta­lla: el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio lu­cha con­tra las bac­te­rias a me­di­da que la pla­ca se ex­tien­de y cre­ce por de­ba­jo de las en­cías. Las bac­te­rias y la res­pues­ta na­tu­ral del cuer­po con­tra esa in­fec­ción em­pie­zan a des­truir el hue­so que man­tie­nen a los dien­tes en

su lu­gar. Y si la pe­rio­don­ti­tis no se tra­ta, los huesos, las en­cías y los te­ji­dos que sos­tie­nen la den­ta­du­ra se des­tru­yen y los dien­tes pue­den aflo­jar­se. Pe­ro per­der pie­zas den­ta­les es so­lo la con­se­cuen­cia más ob­via de ig­no­rar la gingivitis y su evo­lu­ción. Exis­ten otras más preo­cu­pan­tes. En los úl­ti­mos años se ha re­la­cio­na­do es­ta afec­ción bu­cal con pro­ble­mas car­día­cos, co­mo la ate­roes­cle­ro­sis co­ro­na­ria. “La teo­ría es que las pro­teí­nas in­fla­ma­to­rias y las bac­te­rias del te­ji­do de las en­cías en­tran en el to­rren­te san­guí­neo y cau­san va­rios efectos en el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Los in­ves­ti­ga­do­res han con­clui­do que el en­gro­sa­mien­to de los va­sos san­guí­neos es­tá aso­cia­do a la pre­sen­cia de una de las bac­te­rias encontradas en la pla­ca den­tal co­no­ci­da por cau­sar, ade­más, la pe­rio­don­ti­tis”, ex­po­ne Ele­na Cria­do, odon­tó­lo­ga de la Di­rec­ción Asis­ten­cial de Sa­ni­tas Den­tal.

ENEMI­GAS DEL CE­RE­BRO

El co­ra­zón es el prin­ci­pal afec­ta­do por las bac­te­rias bu­ca­les (ade­más de, ob­via­men­te, los dien­tes), pe­ro las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes es­tán bus­can­do otras víc­ti­mas de es­tos mo­les­tos in­qui­li­nos. Aho­ra se sa­be, por ejem­plo, que hay una co­ne­xión en­tre la pe­rio­don­ti­tis y el in­far­to la­cu­nar, un ti­po de ac­ci­den­te vas­cu­lar que cau­sa le­sio­nes de pe­que­ño diá­me­tro en la zo­na más pro­fun­da del ce­re­bro y que es el cau­san­te del 25% de los ic­tus. “Se­gún va­rios es­tu­dios, las per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­dad pe­rio­don­tal au­men­tan has­ta cua­tro ve­ces su ries­go de pa­de­cer un in­far­to la­cu­nar en com­pa­ra­ción con las per­so­nas que no la su­fren. Es­to pue­de ser de­bi­do, bien a que la pe­rio­don­ti­tis pro­vo­ca una in­fla­ma­ción que de­bi­li­ta la sa­lud de los va­sos san­guí­neos o a que am­bas do­len­cias com­par­ten di­ver­sos fac­to­res de ries­go, co­mo la hi­per­ten­sión, el co­les­te­rol al­to o la dia­be­tes”, ex­pli­ca Iván Ma­la­gón. El si­guien­te pro­ble­ma que afec­ta a nues­tro ce­re­bro y que pa­re­ce es­tar re­la­cio­na­do con la sa­lud de las en­cías es el alz­héi­mer. Es­ta do­len­cia, de ori­gen aún hoy des­co­no­ci­do, se ca­rac­te­ri­za por pro­vo­car pér­di­das de me­mo­ria y des­orien­ta­ción a quien la pa­de­ce, ade­más de in­fla­mar el ce­re­bro. “En la bo­ca pro­li­fe­ran más de 900 bac­te­rias, y al­gu­nas de ellas, co­mo la P. gin­gi­va­lis, C. pneu­mo­niae, H. py­lo­rio y la del her­pes sim­ple ti­po I, se con­si­de­ra que pue­dan afec­tar a di­cha en­fer­me­dad. Hay sos­pe­chas de que la in­fec­ción oral po­dría ser la puer­ta de en­tra­da en el to­rren­te san­guí­neo pa­ra las bac­te­rias que ha­bi­tan en la bo­ca, y que una vez den­tro, si lo­gran tras­pa­sar la ba­rre­ra he­ma­to­en­ce­fá­li­ca del ce­re­bro, mu­chas de ellas po­drían es­tar im­pli­ca­das en el desa­rro­llo de alz­héi­mer”, di­ce Iván Ma­la­gón. En es­te sen­ti­do, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Sout­ham­pton y el Kings Co­lle­ge de Lon­dres aso­ció la pe­rio­don­ti­tis con un au­men­to de seis ve­ces en la ta­sa de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo. Otro fac­tor que sus­ten­ta es­ta teo­ría es el des­cu­bri­mien­to de mo­lé­cu­las de hon­gos en el ce­re­bro de pa­cien­tes con es­ta do­len­cia y el au­men­to de las in­fec­cio­nes fún­gi­cas se­ve­ras en an­cia­nos en los úl­ti­mos 30 años, co­mo com­pro­bó un equi­po de cien­tí­fi­cos del Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar Se­ve­ro Ochoa (de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas). Es­tas mo­lé­cu­las tam­bién se lo­ca­li­zan en la bo­ca de per­so­nas con pe­rio­don­ti­tis.

PO­NIEN­DO SO­LU­CIO­NES

Aho­rrar es­tos ries­gos es, sin em­bar­go, sen­ci­llo: tra­tar la gingivitis en cuan­to apa­rez­ca. Pa­ra cu­rar­la hay que eli­mi­nar el sa­rro con una lim­pie­za es­pe­cí­fi­ca (tar­trec­to­mía) y rea­li­zar un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo. “Si las en­cías san­gran hay que acu­dir al pe­rio­don­cis­ta, que es el es­pe­cia­lis­ta en su cui­da­do. Él ela­bo­ra­rá un diag­nós­ti­co y rea­li­za­rá se­sio­nes de lim­pie­za bu­cal pro­fe­sio­nal o pro­fi­la­xis, que pue­de in­cluir el uso de ul­tra­so­ni­dos pa­ra com­ba­tir el sa­rro y el de una pas­ta pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de flúor, me­jo­rar la lim­pie­za y eli­mi­nar man­chas”, ex­pli­ca Cria­do. Tras el tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal lle­ga el tra­ba­jo du­ro: se­guir las ins­truc­cio­nes de hi­gie­ne den­tal, que se­rán ri­gu­ro­sas y que, en mu­chos ca­so, in­clu­yen el uso de ce­pi­llos in­ter­pro­xi­ma­les, hi­lo den­tal, en­jua­gues bu­ca­les es­pe­cí­fi­cos... To­do sea por con­ser­var un co­ra­zón, un ce­re­bro y una bo­ca sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.