¿En­gan­cha­das a la CONQUISTA?

Hay mu­je­res que vi­ven su se­xua­li­dad de for­ma apa­ren­te­men­te muy in­ten­sa. Tie­nen mu­chos en­cuen­tros, pe­ro no lle­gan a cons­truir víncu­los du­ra­de­ros. ¿Dis­fru­tan real­men­te de sus re­la­cio­nes y su pro­mis­cui­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

RRa­quel es­ta­ba re­pa­san­do men­tal­men­te el encuentro de unas ho­ras an­tes con Da­niel. Ha­bía es­ta­do bien, pe­ro la ver­dad es que es­pe­ra­ba al­go me­jor. Lo ha­bía co­no­ci­do un mes an­tes en una ce­na de em­pre­sa y esa mis­ma no­che aca­ba­ron jun­tos en su ca­sa. A par­tir de ese día, Da­niel co­men­zó a lla­mar­la. Al prin­ci­pio le gus­ta­ba, pe­ro Ra­quel en­se­gui­da se sin­tió perseguida por­que pre­fe­ría ser ella quien do­mi­na­ra la si­tua­ción. En el se­gun­do encuentro ya se sen­tía de­cep­cio­na­da. Ra­quel tie­ne 39 años y, des­pués de una re­la­ción cor­ta, de­ci­dió que pre­fe­ría es­tar so­la y bus­car en­cuen­tros es­po­rá­di­cos. Es la me­nor de cua­tro her­ma­nos y siem­pre sin­tió ha­cia su ma­dre una gran am­bi­va­len­cia afec­ti­va, pues se tra­ta­ba de una mu­jer al­go fría. Por el con­tra­rio, idea­li­zó a su pa­dre, a quien veía co­mo un gran hom­bre, aun­que le­jano. De ni­ña se las in­ge­nia­ba pa­ra lla­mar su aten­ción. En­tre los acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron la vi­da in­fan­til de Ra­quel, des­ta­can los acer­ca­mien­tos que uno de sus tíos tu­vo con ella. Con­sis­tían en to­ca­mien­tos de­ma­sia­do se­xua­les pa­ra una ni­ña. Ese abu­so pro­vo­ca efec­tos en ella to­da­vía hoy. Ra­quel se de­fien­de de los hom­bres; bus­ca se­xo, pe­ro siem­pre que ella do­mi­ne la re­la­ción. De es­ta ma­ne­ra, tra­ta de in­ver­tir la si­tua­ción vi­vi­da en su in­fan­cia, cuan­do se sin­tió in­va­di­da por su tío. Hu­ye del amor por te­mor a sen­tir­se frá­gil. Se sien­te desea­da, pe­ro du­da acer­ca de si es que­ri­da. En oca­sio­nes, cuan­do a una mu­jer le gus­ta mu­cho se­du­cir, una vez rea­li­za­da la conquista, pier­de el in­te­rés. En pri­mer lu­gar, por­que no cree que el hom­bre le ha­ya pro­cu­ra­do el pla­cer que an­sia­ba y, en se­gun­do, por­que su ne­ce­si­dad nar- ci­sis­ta de con­fir­mar­se le exi­ge ve­ri­fi­car cons­tan­te­men­te la ca­pa­ci­dad de ex­ci­tar a los hom­bres. Una vez ha con­quis­ta­do a un hom­bre, sur­gen las du­das acer­ca de lo que se es­tá per­dien­do: siem­pre pue­de ha­ber otro me­jor. En ge­ne­ral, una ac­ti­tud se­xual exa­ge­ra­da es un in­ten­to de de­ri­var y des­car­gar por vía ge­ni­tal ne­ce­si­da­des re­cha­za­das o blo­quea­das que no son de ca­rác­ter se­xual. Al igual que en el hom­bre, el afán des­me­di­do por con­quis­tar se de­be a un in­ten­so te­mor a la pér­di­da de amor.

Siem­pre in­sa­tis­fe­chas

Tras ese mo­do de vi­vir la se­xua­li­dad se pue­de ocul­tar una lu­cha por ad­qui­rir po­der. El de­seo de es­tar con mu­chos hom­bres en­cu­bre la in­ca­pa­ci­dad de com­pro­me­ter­se con uno so­lo. La exa­ge­ra­ción en cuan­to a las con­quis­tas ta­pa la ca­ren­cia pro­fun­da que sien­te en su fe­mi­ni­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con un hom­bre. Ade­más, con fre­cuen­cia, es­tas mu­je­res tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar al or­gas­mo de for­ma re­gu­lar. Les cues­ta al­can­zar la sa­tis­fac­ción y siem­pre su­po­nen que es el hom­bre quien ha fa­lla­do; por eso bus­can a otro que las sa­tis­fa­ga. El encuentro las ex­ci­ta, pe­ro no las lle­na, por eso desean al­can­zar una sa­tis­fac­ción im­po­si­ble y lo in­ten­tan con otros hom­bres. Bus­can que los hom­bres les ase­gu­ren una fe­mi­ni­dad que se tam­ba­lea y una au­to­es­ti­ma que so­lo se sus­ten­ta si el otro cae ren­di­do a sus pies. Una mu­jer con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas tie­ne po­cos re­cur­sos in­ter­nos pa­ra que­rer­se a sí mis­ma, por lo que ne­ce­si­ta ve­ri­fi­car cons­tan­te­men-

te la ca­pa­ci­dad de ex­ci­tar a los de­más. Una vez que se sa­be ca­paz de ex­ci­tar a uno, le sur­gen du­das acer­ca de los otros, a quie­nes to­da­vía no ha pues­to a prue­ba. Por eso si­gue bus­can­do, aun­que siem­pre se man­ten­drá in­sa­tis­fe­cha. Hay mu­je­res que per­ma­ne­cen so­las por­que es­tán in­cons- cien­te­men­te com­pro­me­ti­das con im­pul­sos que las do­mi­nan. Más que com­par­tir y dis­fru­tar del jue­go se­xual, quie­ren do­mi­nar­lo. La mu­jer, co­mo el hom­bre, pue­de ocul­tar sus di­fi­cul­ta­des an­te la fe­mi­ni­dad con una ac­ti­tud hi­per­se­xual que le ayu­de a en­ga­ñar­se a sí mis­ma. Si tie­ne mu­chas re­la­cio­nes, se sien­te li­be­ra­da, pe­ro pue­de es­tar le­jos de sen­tir­se bien co­mo mu­jer. Mu­chas ve­ces la hi­per­se­xua­li­dad ocul­ta lo con­tra­rio de lo que pa­re­ce. En la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca de las neu­ro­sis, Ot­to Fe­ni­chel di­ce que mu­chos neu­ró­ti­cos, pri­va­dos de sa­tis- fac­ción ver­da­de­ra, se em­pe­ñan en des­car­gar a tra­vés de la ac­ti­vi­dad ge­ni­tal la se­xua­li­dad que no son ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer por otras vías. Pe­ro la se­xua­li­dad so­lo re­sul­ta sa­tis­fac­to­ria si se han rea­li­za­do las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas ne­ce­sa­rias que nos con­du­cen a una sub­je­ti­vi­dad ma­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.