“EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO ES UNA EN­FER­ME­DAD Y SE PUE­DE TRA­TAR”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Las ba­rre­ras que la edad po­ne a nues­tro cuer­po son los mo­ti­vos que guían a Da­vid Sin­clair en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Es­te pro­fe­sor de Ge­né­ti­ca, uno de los ma­yo­res ex­per­tos en lon­ge­vi­dad del mun­do, apues­ta por alar­gar la vi­da y la sa­lud con un cóc­tel de sus­tan­cias que com­ba­ten los da­ños en el ADN. Por MA­RI­SOL GUI­SA­SO­LA

N“No soy mé­di­co y no doy con­se­jos. Si te in­tere­sa co­no­cer res­tau­ran­tes de Lon­dres, Bos­ton o Syd­ney, pue­do ser tu guía, pe­ro no te di­ré que ha­gas es­to o lo otro. En cam­bio, creo en la trans­pa­ren­cia, y no me im­por­ta de­cir­te lo que ha­go yo. To­mo 750 mg de NMN jun­to con 1 g de res­ve­ra­trol y 500 mg de met­for­mi­na to­das las ma­ña­nas”. Así res­pon­día Da­vid Sin­clair a un tui­te­ro que, ha­ce unas se­ma­nas, le pre­gun­ta­ba qué po­día ha­cer pa­ra pro­lon­gar su vi­da. Na­ci­do en Aus­tra­lia en 1969, Sin­clair es pro­fe­sor de Ge­né­ti­ca y co­di­rec­tor del Cen­tro Paul F. Glenn Cen­ter pa­ra la Bio­lo­gía del En­ve­je­ci­mien­to, am­bos en la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.), car­gos que com­pa­gi­na con el de pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ga­les en su Aus­tra­lia na­tal. Fa­mo­so por su de­fen­sa del res­ve­ra­trol (pre­sen­te en la piel de las uvas o el vino tin­to) co­mo sus­tan­cia an­ti­edad y por sus es­tu­dios so­bre las sir­tui­nas o mo­lé­cu­las de la lon­ge­vi­dad, me reúno con él apro­ve­chan­do su par­ti­ci­pa­ción en la con­fe­ren­cia Top Scien­ce to So­ciety-aging, or­ga­ni­za­da por IMDEA Ali­men­ta­ción (sec­ción del Ins­ti­tu­to Ma­dri­le­ño de Es­tu­dios Avan­za­dos, di­ri­gi­da por el pro­fe­sor Gui­ller­mo Re­gle­ro), que reúne a nue­ve de los más pres­ti­gio­sos in­ves­ti­ga­do­res en en­ve­je­ci­mien­to del mun­do.

Mu­jer­hoy. Si el en­ve­je­ci­mien­to es una en­fer­me­dad, ¿qué son la dia­be­tes ti­po 2, la os­teo­po­ro­sis, el cán­cer, la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar o el Alz­hei­mer? Da­vid Sin­clair. Son sín­to­mas de esa en­fer­me­dad. El pro­ble­ma es que la me­di­ci­na ac­tual tra­ta es­tos sín­to­mas uno a uno, no su cau­sa. Pe­ro si lo­grá­ra­mos es­ti­mu­lar efi­caz­men­te las de­fen­sas na­tu­ra­les del or­ga­nis­mo fren­te al de­te­rio­ro pro­gre­si­vo del ADN, con­se­gui­ría­mos que to­dos los te­ji­dos y ór­ga­nos del cuer­po se man­tu­vie­ran jó­ve­nes y sa­nos, y com­ba­ti­ría­mos 20 en­fer­me­da­des a la vez.

Lo tie­ne di­fí­cil, por­que, hoy por hoy, la me­di­ci­na no con­tem­pla el en­ve­je­ci­mien­to co­mo en­fer­me­dad. Ese es el pro­ble­ma. Las vie­jas ideas es­tán muy en­quis­ta­das. Sé que, de mo­men­to, nin­gún país va a apro­bar un me­di­ca­men­to es­pe­cí­fi­ca­men­te for­mu­la­do pa­ra tra­tar el en­ve­je­ci­mien­to. Si al­guno lo ha­ce, en­via­ré uno de mis pro­duc­tos a pre­cio de cos­te a su Go­bierno du­ran­te 10 años.

Su ma­dre, doc­to­ra en In­ves­ti­ga­ción Ge­né­ti­ca por el MIT (Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts), fue una de las pri­me­ras per­so­nas del mun­do en to­mar al­tas do­sis de res­ve­ra­trol cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de pul­món. Así es. Era fu­ma­do­ra y ade­más te­nía una mu­ta­ción ge­né­ti­ca que au­men­ta­ba su ries­go de cán­cer de pul­món. Di­cho eso, mu­rió dos dé­ca­das más tar­de de lo que ha­bían pro­nos­ti­ca­do los on­có­lo­gos. Pien­so que aque­llas gran­des do­sis dia­rias de res­ve­ra­trol tu­vie­ron que ver en ello.

Las mu­je­res de su fa­mi­lia han si­do im­por­tan­tes en su vi­da, em­pe­zan­do por su abue­la pa­ter­na, Ve­ra. Mi abue­la Ve­ra tu­vo una in­fluen­cia enor­me en mi exis­ten­cia. Lle­gó a Aus­tra­lia en 1956 con mi pa­dre, al fra­ca­sar la re­vo­lu­ción hún­ga­ra fren­te a los so­vié­ti­cos, tras ha­ber ayu­da­do a mu­chos com­pa­trio­tas a es­ca­par de los na­zis. Era di­ver­ti­da, ori­gi­nal e in­con­for­mis­ta. In­clu­so vi­vió con na­ti­vos en Nue­va Guinea, com­par­tien­do su co­mi­da y sus cos­tum­bres. Me con­tó que un día la echa­ron de una pla­ya aus­tra­lia­na por ser una de las pri­me­ras mu­je­res en lle­var bi­qui­ni en el país. De ni­ño, me de­cía: “No crez­cas nun­ca y, so­bre to­do, no seas abu­rri­do”. Mu­rió un año an­tes que mi ma­dre. Siem­pre me pre­gun­to si no po­dría ha­ber he­cho al­go más pa­ra pro­lon­gar su vi­da y su sa­lud. Us­ted mis­mo ha­ce de co­ne­ji­llo de In­dias de sus pro­duc­tos... To­mo NMN (mo­no­nu­cleó­ti­do de ni­co­ti­na­mi­da) por­que au­men­ta los ni­ve­les de NAD+, una sus­tan­cia que te­ne­mos to­dos los se­res vi­vos y que no so­lo es­ti­mu­la la sir­tui­na 1, sino las sie­te sir­tui­nas que te­ne­mos los hu­ma­nos. Lo ma­lo es que los ni­ve­les de NAD+ caen con los años. Por eso nos pa­re­ce im­por­tan­te au­men­tar­los.

Leí en la re­vis­ta Cell el es­tu­dio so­bre el efec­to del NMN en ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio. Fue in­creí­ble. Vi­mos que ra­to­nes en­ve­je­ci­dos tra­ta­dos con NMN re­cu­pe­ra­ban su as­pec­to ju­ve­nil, co­rrían más rá­pi­do y re­sis­tían más tiem­po co­rrien­do que ra­to­nes jó­ve­nes no tra­ta­dos. Tras so­lo una se­ma­na de tra­ta­mien­to, no dis­tin­guía­mos las cé­lu­las de los ra­to­nes vie­jos de las de los ra­to­nes jó­ve­nes. El NMN reac­ti­va el flu­jo de san­gre crean­do nue­vos ca­pi­la­res y los te­ji­dos y ór­ga­nos vuel­ven a re­ci­bir el oxí­geno y los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan.

Pe­ro los efec­tos en los ra­to­nes no siem­pre se dan en las per­so­nas. De he­cho, mu­chos can­di­da­tos a me­di­ca­men­tos caen en fa­se III, la de es­tu­dios de efi­ca­cia y se­gu­ri­dad en hu­ma­nos. Por eso que­re­mos so­me­ter el NMN al pro­ce­so de apro­ba­ción de fár­ma­cos de la FDA (Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de EE.UU.). Si los es­tu­dios con hu­ma­nos sa­len co­mo es­pe­ra­mos, po­dría es­tar pron­to en el mer­ca­do. En cual-

TRAS UNA SE­MA­NA CON NMN, LAS CÉ­LU­LAS DE RA­TO­NES JÓ­VE­NES Y VIE­JOS NO SE DISTINGUÍAN”.

quier ca­so, hay que es­pe­rar a ver qué ocu­rre. Has­ta que no su­pere esas prue­bas, no hay na­da es­cri­to.

¿Des­con­fía de los su­ple­men­tos?

Ha­ce unos años, tes­té una do­ce­na de mues­tras de su­ple­men­tos de res­ve­ra­trol di­fe­ren­tes y so­lo uno pa­só la cri­ba de efi­ca­cia y pu­re­za.

Ade­más de res­ve­ra­trol y NMN, us­ted to­ma tam­bién el fár­ma­co antidiabético met­for­mi­na. ¿Por qué? Por­que es­ti­mu­la la lon­ge­vi­dad y pro­te­ge fren­te al ries­go de cán­ce­res, hi­per­ten­sión y Alz­hei­mer. Lo ha­ce es­ti­mu­lan­do una en­zi­ma, la AMK. Lo com­pro­bó un es­tu­dio con 180.000 su­je­tos, que vio que per­so­nas ma­yo­res con dia­be­tes ti­po 2 que to­ma­ban met­for­mi­na so­bre­vi­vían a otras de su edad sin dia­be­tes y que no to­ma­ban el me­di­ca­men­to. Yo creo que los ma­yo­res de 40 años de­be­ría­mos to­mar­la, aun­que no sea­mos dia­bé­ti­cos.

So­lo la res­tric­ción de ca­lo­rías y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca han de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que pro­lon­gan la vi­da. Así es, y lo ha­cen por­que au­men­tan los ni­ve­les de NAD+. El NMN ac­túa de la mis­ma for­ma.

Lle­va tiem­po apos­tan­do fuer­te por su teo­ría.

Lle­vo más de 15 años co­mer­cia­li­zan­do la in­ves­ti­ga­ción en en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro es aho­ra cuan­do los in­ver­so­res es­tán en­tran­do en es­te sec­tor. Sa­ben que la po­si­bi­li­dad de au­men­tar la es­pe­ran­za de vi­da no so­lo es real, sino inevi­ta­ble.

Tam­bién ga­nó un con­cur­so de la NA­SA pa­ra re­du­cir los da­ños de la ra­dia­ción cós­mi­ca en el ADN de los as­tro­nau­tas. Es que, cuan­do los as­tro­nau­tas re­gre­san del es­pa­cio, su­fren de­bi­li­dad mus­cu­lar, pér­di­da de me­mo­ria y otros sín­to­mas de en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do. Un 5% de sus cé­lu­las mue­ren y su ries­go de cán­cer se acer­ca al 100%. Pues bien, el NMN po­dría me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de las cé­lu­las pa­ra re­pa­rar da­ños en el ADN ge­ne­ra­dos por la ra­dia­ción cós­mi­ca. En eso tra­ba­ja­mos.

¿Y cuán­ta ra­dia­ción po­de­mos re­ci­bir no­so­tros en un via­je en avión?

De­pen­de de la du­ra­ción del vue­lo. Se cal­cu­la que la ra­dia­ción que re­ci­bi­mos vo­lan­do de Lon­dres a Sin­ga­pur equi­va­le a la de una ra­dio­gra­fía de tó­rax. Por eso uno de nues­tros pro­yec­tos es desa­rro­llar pro­duc­tos que sean ca­pa­ces de pro­te­ger a los via­je­ros de avión ha­bi­tua­les fren­te a los efec­tos de la ra­dia­ción.

No me ex­tra­ña que sus la­bo­ra­to­rios re­ci­ban tan­tas lla­ma­das de ri­cos y fa­mo­sos pi­dien­do re­ce­tas de lon­ge­vi­dad. Y yo les res­pon­do que ayu­den a fi­nan­ciar la in­ves­ti­ga­ción pa­ra que así dis­pon­ga­mos an­tes de los pro­duc­tos que in­ves­ti­ga­mos.

¿Y qué hay del pre­cio? ¿Son so­lo pro­duc­tos pa­ra ri­cos?

Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar con el NMN, su pre­cio era de 2.500 dó­la­res el gra­mo. Con los años, se ha re­du­ci­do a una dé­ci­ma par­te. La idea es lle­gar a desa­rro­llar pro­duc­tos ase­qui­bles que con­si­gan au­men­tar la es­pe­ran­za de vi­da en cin­co o 10 años..

Un es­tu­dio es­ta­dís­ti­co va­ti­ci­na que los es­pa­ño­les va­mos a ser los más lon­ge­vos del mun­do en 2040. ¿No cree que el es­ti­lo de vi­da que te­ne­mos en Es­pa­ña in­flu­ye en esa pers­pec­ti­va de lon­ge­vi­dad? Por su­pues­to. La die­ta y otros fac­to­res del en­torno po­nen mar­cas en­ci­ma de nues­tros ge­nes que ha­cen que es­tos ac­túen o no. Es lo que se co­no­ce co­mo epi­ge­né­ti­ca.

Pe­ro no se tra­ta de vi­vir más, sino de vi­vir más años con más sa­lud. Yo ten­go una teo­ría, y es que en­ve­je­ce­mos cuan­do nues­tras cé­lu­las ya no “leen” bien la in­for­ma­ción del ge­no­ma. Es co­mo un DVD vie­jo. La in­for­ma­ción es­tá en el CD, pe­ro el DVD ya no la lee. Pues bien, no­so­tros he­mos en­con­tra­do una for­ma de lim­piar ese CD pa­ra que las cé­lu­las pue­dan leer los ge­nes co­mo cuan­do eran jó­ve­nes. Eso es lo que he ve­ni­do a pre­sen­tar en IMDEA. Si es­ti­mu­la­mos las sir­tui­nas, es­tas “des­ac­ti­va­rán” ge­nes que ace­le­ran el en­ve­je­ci­mien­to.

Ha­brá que ha­cer al­go por­que, se­gún la OMS, el nú­me­ro de años per­di­dos por muer­tes pre­ma­tu­ras o por in­ca­pa­ci­dad era de 2.500 mi­llo­nes en 2010. Eso sig­ni­fi­ca que per­de­mos un ter­cio de vi­da hu­ma­na. Lo ma­lo es que ape­nas un 1% de los fon­dos pa­ra in­ves­ti­ga­ción se de­di­can al es­tu­dio de las cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to.

¿Có­mo se ima­gi­na una po­bla­ción que lle­gue a vi­vir 150 años?

Me lo ima­gino co­mo el mun­do pos­te­rior a la apa­ri­ción de las va­cu­nas y de los an­ti­bió­ti­cos. Me ima­gino a abue­los ju­gan­do al te­nis con sus nie­tos y sien­do miem­bros ac­ti­vos de la so­cie­dad has­ta los 100 años o más, sin ne­ce­si­dad de pa­sar los úl­ti­mos años de su vi­da re­clui­dos en re­si­den­cias. Veo el ejem­plo de mi pro­pio pa­dre, que to­ma lo mis­mo que yo y que, con 78 años, ha em­pe­za­do una nue­va pro­fe­sión y ha­ce raf­ting y es­ca­la­da. An­te la idea de es­tar ju­bi­la­do y en­fer­mo o te­ner la ener­gía su­fi­cien­te co­mo pa­ra co­men­zar una nue­va pro­fe­sión o ha­cer de­por­te ac­ti­vo, creo que la ma­yo­ría de las gen­te ele­gi­ría es­ta úl­ti­ma op­ción.

TO­MO UN ANTIDIABÉTICO QUE ES­TI­MU­LA LA LON­GE­VI­DAD Y PRO­TE­GE DEL ALZ­HEI­MER, LA HI­PER­TEN­SIÓN Y EL CÁN­CER”. LAS SIR­TUI­NAS, AL ESTIMULARLAS, DESACTIVAN GE­NES QUE ACE­LE­RAN EL ENVEJE CIMIENTO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.