Enotu­ris­mo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Vi­lla­nue­va, el pue­blo con más bo­de­gas del mun­do, en la Rio­ja Ala­ve­sa.

Aqui en oto­ño hue­la a vino Pa­sean­do por las ca­lles de Vi­lla­bue­na unas se­ma­nas des­pués de la ven­di­mia, el aroma de la uva fer­men­tan­do en los la­gos (co­mo se lla­man los de­pó­si­tos de hor­mi­gón don­de se pro­ce­san) in­va­de el am­bien­te. No es de ex­tra­ñar: la ma­yo­ría de las ca­sas de es­ta lo­ca­li­dad al­ber­ga una bo­de­ga en su só­tano. Es­ta­mos en el pue­blo con más bo­de­gas por ha­bi­tan­te del mun­do. Hay al­go más de 300 per­so­nas cen­sa­das –aun­que en in­vierno, cuen­tan, vi­ven unas 160– y 43 bo­de­gas cen­sa­das. «¡Aquí, to­do el mun­do en­tien­de de vino! Lo he­mos ma­ma­do des­de pe­que­ños. Cuan­do éra­mos críos, íba­mos ya a echar una mano a la ven­di­mia. An­tes era una fies­ta, iba to­da la fa­mi­lia, con el ca­rro, el ba­ca­lao...». Ha­bla An­to­nio Ra­mí­rez de la Pe­ci­ña, pe­núl­ti­mo es­la­bón de una fa­mi­lia de lar­ga tra­di­ción bo­de­gue­ra: «Con­mi­go son ya 12 ge­ne­ra­cio­nes». El su­yo es un vino de año. El que se co­mer­cia­li­za ba­jo la eti­que­ta Bi­kain lle­va una mezcla de tem­pra­ni­llo y viu­ra, una va­rie­dad con mu­cho arrai­go en la zo­na que ha da­do nom­bre al mo­derno ho­tel ubi­ca­do en el cen­tro del pue­blo. Y cuen­ta An­to­nio, de­jan­do trans­lu­cir su or­gu­llo, que ellos lo ha­cen a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal: pi­san­do la uva. No son mu­chos los que si­guen em­plean­do es­te mé­to­do. «Tras la ven­di­mia –ex­pli­ca– trae­mos al la­go el ra­ci­mo en­te­ro y du­ran­te unas se­ma­nas se pro­du­ce la ma­ce­ra­ción car­bó­ni­ca», es de­cir, que se rom­pe por su pro­pio pe­so y fer­men­ta. Así per­ma­ne­ce du­ran­te al­go me­nos de tres se­ma­nas, y ca­da día se rea­li­za el lla­ma­do 're­mon­ta­do': con una bom­ba, ex­traen el lí­qui­do del fon­do del de­pó­si­to y 'rie­gan' la uva con él. De es­te mo­do se mezcla el mos­to, y la tem­pe­ra­tu­ra se man­tie­ne cons­tan­te. A unos 24 gra­dos. El pi­sa­do pos­te­rior de la uva cum­ple un ri­tual muy pre­ci­so: a lo lar­go de dos días se irá pi­san­do el la­go, pri­me­ro una mi­tad y des­pués la otra. El ter­cer día, la oru­ja pa­sa a la pren­sa de hu­si­llo pa­ra ex­traer el ju­go que to­da­vía pue­da con­te­ner. Y de ahí al de­pó­si­to, don­de se pro­du­ce la lla­ma­da 'fer­men­ta­ción ma­lo­lác­ti­ca', que re­du­ce la aci­dez del vino.

UN NOM­BRE MALSONANTE. Un pa­seo por es­ta lo­ca­li­dad es co­mo una lec­ción ma­gis­tral del vino. O mu­chas. Si el bo­de­gue­ro se en­cuen­tra en 'ca­sa' es fá­cil que in­vi­te a pa­sar al vi­si­tan­te. Ex­pli­ca el ori­gen de su bo­de­ga, el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del vino… Cons­cien­tes del va­lor de es­tas vi­si­tas, se ha or­ga­ni­za­do el Vi­lla­bue­na Wi­ne­to­ur (se pue­de re­ser­var, por 25 eu­ros, en la re­cep­ción del ho­tel Viu­ra), que aca­ba de re­ci­bir el pre­mio Best of Bil­bao-rio­ja 2019 del Tu­ris­mo del Vino. La ru­ta per­mi­te co­no­cer de pri­me­ra mano tres de las más de diez bo­de­gas que par­ti­ci­pan. Por su­pues­to, se ca­tan los cal­dos. Allí se en­cuen­tran al­gu­nas de las gran­des, co­mo Bo­de­gas Iza­di, Luis Ca­ñas o V&B de la Mar­que­sa. Y otras de es­ca­la me­dia, co­mo Bo­de­gas Jo­sé Ba­so­co Ba­so­co o Bo­de­gas Her­ma­nos Frías del Val. El Fla­ko, co­mo es co­no­ci­do en el pue­blo, es Vicente, uno de los her­ma­nos Frías del Val. «So­mos la cuar­ta ge­ne­ra­ción de­di­ca­da a es­to. Al prin­ci­pio se ha­cía vino pa­ra con­su­mir en ca­sa. Des­pués se em­pe­zó a ven­der a las gran­des co­mer­cia­li­za­do­ras, las que lle­va­ban el vino a gra­nel a Bil­bao. Y mi pa­dre em­pe­zó a ven­der el vino em­bo­te­lla­do en los años se­ten­ta». Y ellos han da­do un pa­so más allá ela­bo­ran­do un cal­do cui­da­do, con un to­que per­so­nal. «Lo que ha he­cho de Vi­lla­bue­na un pue­blo tan bo­de­gue­ro es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.