NA­DIE EN­CA­JA CO­MO ELLA

ALES­SAN­DRA HA­CE PUZ­LES DE 18.000 PIE­ZAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: PA­BLO GÓ­MEZ

Pri­mer tor­neo de puz­les de A Co­ru­ña, por im­pul­so de Doc­tor Pa­nush. Allá van Ales­san­dra Do­sil (a la iz­quier­da de la ima­gen, en la fi­la de atrás) y su ma­dre, Be­go­ña. Lle­van ha­cien­do rom­pe­ca­be­zas to­da la vi­da. «Iba un po­co ner­vio­sa, por­que no sa­bía ni que exis­tían es­tos con­cur­sos. Me cro­no­me­tré en ca­sa, es­tu­vi­mos pla­ni­fi­can­do la es­tra­te­gia: tras cla­si­fi­car la mi­tad de las pie­zas, una de las dos em­pe­za­ría a ha­cer el bor­de. 500 pie­zas. Lo ter­mi­na­mos en 1 ho­ra 37 mi­nu­tos. Y que­da­mos de­ci­mo­no­ve­nas. ¡Alu­ci­na­mos cuan­do la pri­me­ra pa­re­ja ter­mi­nó el puz­le en me­nos de una ho­ra!». «Me uní a la Aso­cia­ción, y nos fui­mos al Cam­peo­na­to de Es­pa­ña a Ma­drid, a lo lo­co, en nues­tra se­gun­da par­ti­ci­pa­ción. Ahí que­da­mos de 120, pe­ro de 290 pa­re­jas. Nun­ca me ima­gi­né que pu­die­se mo­ver tan­ta gen­te, que hu­bie­se tan­ta afi­ción», re­la­ta.

Pues la hay, so­bre to­do fe­me­ni­na. Y en Ga­li­cia ha emer­gi­do con tal fuer­za que ya apu­ra el pa­so pa­ra po­ner­se a la ve­lo­ci­dad del res­to de Es­pa­ña. Des­de el 2009 se dispu­ta un cam­peo­na­to na­cio­nal, pa­san­do de 67 a 290 pa­re­jas, más ca­te­go­rías in­fan­ti­les. Ca­da par­ti­ci­pan­te pue­de ver on­li­ne su his­to­rial de tor­neos, sus tiem­pos y cla­si­fi­ca­cio­nes.

Luis Cas­tro, miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Puz­les (Ae­puzz) des­de el 2014 y pro­pie­ta­rio de la tien­da Doc­tor Pa­nush en A Co­ru­ña, ex­pli­ca: «En Ga­li­cia es­ta­mos a la co­la en cuan­to a vo­lu­men de par­ti­ci­pan­tes, pe­ro des­per­tan­do in­te­rés. Creo que a par­tir de aho­ra cre­ce­rá bas­tan­te. Te­ne­mos mu­cho mar­gen de me­jo­ra». Vi­go aco­gió el pri­mer, y úl­ti­mo, Cam­peo­na­to Ga­lle­go en el 2011. A La­ra­cha, por me­dio de So­ra­ya Souto, so­cia de Ae­puzz aca­ba de or­ga­ni­zar un con­cur­so con un pa­nel de los Mi­ni­ons de 9.000 pie­zas. Era el se­gun­do cer­ta­men. Doc­tor Pa­nush or­ga­ni­zó el pri­mer Ciu­dad de A Co­ru­ña...

CO­MO SE­LEC­TI­VI­DAD

Los con­cur­sos (por pa­re­jas, lo más ha­bi­tual, pe­ro tam­bién in­di­vi­dua­les y por gru­pos) lin­dan en­tre la se­lec­ti­vi­dad y la fi­nal de la Cham­pions. To­da la pre­sión, pe­ro si te cae un puz­le que ya co­no­ces, es pan co­mi­do. Ales­san­dra y Be­go­ña son, pa­ra ellas, el me­jor equi­po. «Me en­can­ta se­guir ha­cién­do­los con mi ma­dre. Re­cuer­do cuan­do los sá­ba­dos llu­vio­sos los pa­sá­ba­mos ar­man­do rom­pe­ca­be­zas. Era el mo­men­to que te­nía­mos pa­ra ha­blar de to­do, pa­ra es­cu­char mú­si­ca, pa­ra pe­dir con­se­jos... era tran­qui­li­dad y paz. El tiem­po pa­sa­ba vo­lan­do y qué fe­li­ci­dad cau­sa­ba el po­ner la úl­ti­ma pie­za y ver que to­do en­ca­ja­ba a la per­fec­ción. Aún hoy, ha­cer puz­les me re­la­ja. Hay mu­cha gen­te que no lo en­tien­de o que in­clu­so le cau­sa el efec­to con­tra­rio. Agi­li­za mu­chí­si­mo la men­te», re­la­ta.

Las sen­sa­cio­nes y be­ne­fi­cios que se des­pren­den de la ela­bo­ra­ción de puz­les son ar­gu­men­tos grue­sos pa­ra Doc­tor Pa­nush. «Son per­fec­tos pa­ra man­te­ner la men­te ágil, des­de la in­fan­cia has­ta la ve­jez. Son muy bue­nos co­mo de­fen­sa con­tra el alz­héi­mer. Re­co­men­da­ría ha­cer­los en fa­mi­lia. Lo ab­sur­do se­ría no ha­cer­los. Una vez que em­pie­ces, ten­gas la edad que ten­gas, no lo de­jes», re­co­mien­da.

Ales­san­dra se en­tre­na ha­cién­do­los una y otra vez con­tra re­loj pa­ra me­jo­rar la cla­si­fi­ca­ción de pie­zas. Lo tie­ne cla­ro: «Es la cla­ve». La es­tra­te­gia es otra. «Mi ma­dre y yo lo ana­li­za­mos bien, pen­san­do có­mo se­ría más fá­cil se­pa­rar las pie­zas, qué par­te ha­ce ca­da una, cuál ha­ce­mos pri­me­ro...», des­ve­la. Ella tie­ne un plan: «Pri­me­ro los bor­des, des­pués por co­lo­res y es­tos por for­mas. In­flu­ye mu­cho la mar­ca y có­mo en­ca­jan. Y la luz, pa­ra que las pie­zas no te pa­rez­can del mis­mo co­lor». «Y así lle­gó el día en el que tam­bién ba­ja­mos de una ho­ra. ¡No sa­bes qué fe­li­ci­dad!», ce­le­bra. Luis Cas­tro apun­ta: «Si se com­pi­te, es un de­por­te co­mo lo pue­de ser el ajedrez».

POR EN­CAR­GO

Ales­san­dra has­ta re­ci­be en­car­gos. «Gen­te que le gus­ta te­ner­los en la pa­red, pe­ro que no tie­ne tiem­po o pa­cien­cia pa­ra ha­cer­lo. Y no ne­ce­si­tas te­ner mu­cho tiem­po li­bre, es sim­ple­men­te te­ma de cam­biar una ac­ti­vi­dad por otra, ya que te lle­va lo mis­mo ar­mar un puz­le que ver una pe­lí­cu­la o una se­rie», ex­pli­ca.

Aho­ra Ales­san­dra es­tá mon­tan­do el puz­le de Star Wars de 18.000 pie­zas ella so­la [qui­zás pa­ra cuan­do leas es­te re­por­ta­je, se­rá his­to­ria] ¿Y qué ha­ce con tan­to puz­le re­suel­to? Eso es otro rom­pe­ca­be­zas: «Es una pe­na que no ha­ya pa­red su­fi­cien­te pa­ra col­gar­los to­dos. Al­gu­nos los vuel­vo a des­ha­cer pa­ra en­tre­nar. Otros los guar­do en tro­zos del ta­ma­ño de la ca­ja... pa­ra cuan­do les en­cuen­tre un hue­co».

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.